Si­ria-Israel: el puen­te iné­di­to

Tras años de su­frir el ase­dio de su pro­pio go­bierno, le­sio­na­dos si­rios han en­con­tra­do ayu­da ines­pe­ra­da con un an­ti­guo enemi­go: Israel.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Yar­de­na Sch­wartz

MIEN­TRAS HA­NI cre­cía en Si­ria, su ma­dre so­lía ad­ver­tir­le que, si no ter­mi­na­ba la ce­na, los sio­nis­tas irían a be­ber su san­gre. Sin em­bar­go, cuan­do su pro­pio go­bierno le dis­pa­ró mien­tras huía con su es­po­sa y sus hi­jos, Ha­ni pi­dió a los mé­di­cos de cam­po que lo lle­va­ran a Israel.

Ha­ni ha­bía per­di­do la mi­tad de la ca­ra, y los sol­da­dos is­rae­líes lo re­gis­tra­ron en bus­ca de ar­mas an­tes de lle­var­lo al Cen­tro Mé­di­co de Ga­li­lea, en Naha­ri­ya. “Otros si­rios aten­di­dos aquí con­ta­ban que Israel los ha­bía tra­ta­do muy bien, no co­mo en los paí­ses ára­bes”, re­ve­la.

Si­ria nun­ca ha re­co­no­ci­do al Es­ta­do de Israel, por lo que prohí­be la vi­si­ta de cual­quie­ra con pa­sa­por­te is­rae­lí y ha es­ta­do en gue­rra con su ve­cino des­de 1948, año de la fun­da­ción de Israel. No obs­tan­te, la po­lí­ti­ca de “bue­na ve­cin­dad” de Israel ha cam­bia­do la re­gión su­til­men-

te, aun­que de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, y ese cam­bio po­dría te­ner con­se­cuen­cias tre­men­das pa­ra el fu­tu­ro de Orien­te Me­dio. Con­for­me la gue­rra si­ria se apro­xi­ma a su oc­ta­vo año, las atro­ci­da­des del pre­si­den­te Bas­har al-As­sad, com­bi­na­das con una po­lí­ti­ca is­rae­lí que ha brin­da­do aten­ción mé­di­ca y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a los si­rios, bien po­drían abrir un ca­mino pa­ra que Israel avan­ce en una re­gión que siem­pre ha re­sis­ti­do su exis­ten­cia.

“Nun­ca se ha­bía vis­to se­me­jan­te aper­tu­ra en los 100 años de his­to­ria que comparten Israel y Si­ria. Y me pa­re­ce que se­gui­rá desa­rro­llán­do­se”, se­ña­la Sha­di Mar­ti­ni, di­rec­tor de ayu­da hu­ma- ni­ta­ria en Mul­ti­faith Allian­ce for Sy­rian Re­fu­gees.

Pe­ro la si­tua­ción es com­pli­ca­da, co­mo to­do en Orien­te Me­dio. Por pri­me­ra vez des­de 2011, As­sad ha re­cu­pe­ra­do el con­trol del te­rri­to­rio si­rio en los Al­tos del Go­lán, lo cual ha ori­lla­do a Israel a in­te­rrum­pir la ayu­da, al me­nos por aho­ra. En­tre tan­to, los si­rios que es­pe­ra­ban que Israel im­pi­die­ra el re­gre­so de As­sad se sien­ten trai­cio­na­dos.

En ju­lio de 2017, las Fuer­zas de De­fen­sa de Israel (FDI) ha­bla­ron del pro­gra­ma “Ope­ra­ción Buen Ve­cino”. Aun­que FDI de­cla­ró que ha­bía co­men­za­do en 2016, su ar­qui­tec­to —el te­nien­te co­ro­nel re­ti­ra­do, Mar­co Mo­reno—, pun­tua­li­za que el pro­gra­ma ini­ció, efec­ti­va­men­te, en 2012, con las ne­go­cia­cio­nes en­tre si­rios e is­rae­líes.

En 2011, cuan­do es­ta­lló la gue­rra si­ria du­ran­te la Pri­ma­ve­ra Ára­be, las FDI no su­pie­ron qué es­pe­rar. “Al­gu­nos pen­sa­ron que la opo­si­ción da­ría ori­gen a gru­pos terroristas”, ex­pli­ca Mo­reno. Y ese te­mor se hi­zo reali­dad con el sur­gi­mien­to del gru- po mi­li­tan­te Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés) y el Fren­te Al-Nus­ra. “Así que pen­sa­mos, ‘Ha­ga­mos al­go dis­tin­to. Sea­mos buenos ve­ci­nos’”.

Las FDI em­pe­za­ron a tra­ba­jar con ac­ti­vis­tas y tra­ba­ja­do­res de ayu­da in­di­vi­dua­les y lue­go, con los gru­pos mo­de­ra­dos del Ejér­ci­to Li­bre Si­rio, una coa­li­ción de fuer­zas opo­si­to­ras que in­clu­ye an­ti­guos miem­bros del Ejér­ci­to si­rio. “Nues­tra pro­pues­ta fue, ‘Les da­re­mos ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, y us­te­des se ase­gu­ra­rán de que los gru­pos terroristas no se apro­pien de su mo­vi­mien­to”, ex­pli­ca Mo­reno.

SER PAR­TE DEL PAI­SA­JE

Des­de 2013, Israel ha tra­ta­do a más de 5,000 si­rios le­sio­na­dos en sus hos­pi­ta­les pú­bli­cos es­ta­ta­les y, por lo me­nos, a otros 7,000 en los hos­pi­ta­les y las clí­ni­cas de cam­pa­ña que el Ejér­ci­to is­rae­lí ope­ra a lo lar­go de la fron­te­ra. Se­gún di­ver­sos fun­cio­na­rios, so­lo en 2017, el país pro­por­cio­nó a los si­rios más de 31 mi­llo­nes de dó­la­res en ayu­da.

El Cen­tro Mé­di­co de Ga­li­lea ha aten­di­do a 2,500 de esos le­sio­na­dos, in­clui­dos 1,000 du­ran­te el año pa­sa­do. En opinión del ci­ru­jano Eyal Se­la, ese in­cre­men­to se de­be a que si­rios co­mo Ha­ni re­gre­san de Israel y co­rren la voz de que su peor enemi­go es, de he­cho, un ami­go.

Se­la re­cuer­da que la ma­dre de una ni­ña en tra­ta­mien­to re­ve­ló que, es­tan­do en Si­ria, ni si­quie­ra po­dían pro­nun­ciar la pa­la­bra Israel. Pe­ro, co­mo ocu­rre en ca­si to­dos los hos­pi­ta­les is­rae­líes, el per­so­nal del cen­tro mé­di­co es mi­tad ára­be y mi­tad ju­dío. “Cuan­do los si­rios ven que ju­díos y ára­bes tra­ba­jan y ríen jun­tos, su opinión de Israel cam­bia”, afir­ma Se­la, se­ña­lan­do que, con la fi­na­li­dad de que los pa­cien­tes re­gre­sen sin ries­go a Si­ria, to­dos los ex­pe­dien­tes mé­di­cos que lle­van con­si­go es­tán re­dac­ta­dos en ára­be, nun­ca en he­breo. Asi­mis­mo, los pa­cien­tes se dan cuen­ta de que los mé­di­cos dan pre­fe­ren­cia a los si­rios so­bre los is­rae­líes, quie­nes sue­len te­ner le­sio­nes me­nos gra­ves.

Cuan­do ini­ció el pro­gra­ma fue ne­ce­sa­rio ha­cer más la­bor de con­ven­ci­mien­to en­tre los is­rae­líes que con los si­rios. “La men­ta­li­dad de las FDI no es muy ori­gi­nal. Ya sa­bes, el Ejér­ci­to no es cues­tión de paz y amor”, co­men­ta Mo­reno, quien hoy co­la­bo­ra con un gru­po de ayu­da cris­tiano que ope­ra en Si­ria.

Al prin­ci­pio, tam­bién fue ex­tra­ño pa­ra Se­la, pe­ro aho­ra los si­rios “son par­te del pai­sa­je”. Y los is­rae­líes no se que­jan. En ju­lio, una en­cues­ta del Ins­ti­tu­to de De­mo­cra­cia Is­rae­lí re­ve­ló que 78 por cien­to de los ju­díos is­rae­li­tas aprue­ba la ayu­da gu­ber­na­men­tal pa­ra las víc­ti­mas de la gue­rra si­ria. Con to­do, la mis­ma en­cues­ta re­ve­ló que 80 por cien­to res­pal­da la pos­tu­ra del go­bierno con­tra la asi­mi­la­ción de los re­fu­gia­dos si­rios. Por ello, al con­cluir el tra­ta­mien­to en Israel, los si­rios le­sio­na­dos deben re­gre­sar a ca­sa.

La ayu­da is­rae­lí no es de­sin­te­re­sa­da. La es­tra­te­gia sur­gió de las pri­me­ras eva­lua­cio­nes mi­li­ta­res so­bre el caos en la fron­te­ra nor­te, y pa­re­ce que ha si­do efi­caz: la opo­si­ción si­ria no ha dis­pa­ra­do un so­lo ti­ro con­tra las fuer­zas is­rae­líes.

“Nun­ca se ha­bía vis­to se­me­jan­te aper­tu­ra en los cien años de his­to­ria”.

La dis­mi­nu­ción de las hos­ti­li­da­des con­tra Israel se ha vuel­to más pa­ten­te en los úl­ti­mos me­ses, des­de que las fuer­zas de As­sad —con apo­yo aé­reo ru­so— lan­za­ron una ofen­si­va ma­si­va pa­ra re­to­mar el sur de Si­ria. A prin­ci­pios de ju­lio, cuan­do el ré­gi­men con­quis­tó Da­raa (la cu­na de la re­vo­lu­ción), cer­ca de 300,000 ci­vi­les hu­ye­ron a las fron­te­ras con Jor­da­nia e Israel, y mi­les de ellos acam­pa­ron en el la­do si­rio de la va­lla fron­te­ri­za is­rae­lí. Y los des­pla­za­dos han acu­sa­do a As­sad de uti­li­zar a Israel co­mo chi­vo ex­pia­to­rio. “El pue­blo si­rio aho­ra sa­be quié­nes son los ver­da­de­ros enemi­gos. Son As­sad, Irán y Ru­sia. No Israel”, afir­ma Mu­sa Abu Al Ba­ra’a, ac­ti­vis­ta de la opo­si­ción si­ria.

El 17 de ju­lio pa­sa­do, más de 200 ma­ni­fes­tan­tes si­rios pro­tes­ta­ron a lo lar­go de la va­lla fron­te­ri­za, ro­gan­do la pro­tec­ción de Israel con­tra el ata­que de las fuer­zas de As­sad. La úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción si­ria ma­si­va en la fron­te­ra is­rae­lí ocu­rrió en ma­yo de 2011. Aquel día, 100 de los 1,000 ma­ni­fes­tan­tes cru­za­ron la va­lla y ata­ca­ron a los sol­da­dos is­rae­líes. Un si­rio mu­rió en el en­fren­ta­mien­to, que de­jó de­ce­nas de he­ri­dos y a un sol­da­do is­rae­lí hos­pi­ta­li­za­do tras re­ci­bir una pe­dra­da en la ca­ra.

Tras un lap­so de sie­te años, el cam­bio en las pro­tes­tas sim­bo­li­za lo mu­cho que se ha mo­di­fi­ca­do la si­tua­ción. “Tu­vi­mos que aban­do­nar nues­tros ho­ga­res pa­ra es­ca­par; no de los ata­ques o de la agre­sión is­rae­lí, sino de los ata­ques de As­sad y los ru­sos”, la­men­ta Moham­med Sha­raf, ac­ti­vis­ta si­rio que par­ti­ci­pó en la mar­cha pa­cí­fi­ca de ju­lio has­ta la fron­te­ra is­rae­lí. “Nos hi­cie­ron creer una co­sa y, sin em­bar­go, Israel nos ha ayu­da­do. Por eso pe­di­mos la pro­tec­ción is­rae­lí, por­que co­rre­mos gra­ve pe­li­gro con los ata­ques aé­reos ru­sos”.

De­bi­do al apo­yo de Israel, los ci­vi­les del sur de Si­ria pen­sa­ron que en­con­tra­rían re­fu­gio cuan­do las fuer­zas de As­sad in­va­die­ran la re­gión. Más aún, los ac­ti­vis­tas de la opo­si­ción es­pe­ra­ban que Israel los ayu­da­ría a de­rri­bar a As­sad. Pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas, Israel se ha mos­tra­do dis­pues­to a coope­rar con la cam­pa­ña ru­sa pa­ra re­to­mar las zo­nas que con­tro­lan las fuer­zas opo­si­to­ras.

“Pen­sa­ron que, co­mo el área cae­ría en ma­nos del ré­gi­men de As­sad y sus socios —no so­lo Ru­sia, sino tam­bién Irán—, Israel la con­si­de­ra­ría una amenaza y ayu­da­ría a que la opo­si­ción con­ser­va­ra el con­trol de la re­gión. Por supuesto, no fue así y aho­ra, mu­chos se sien­ten trai­cio­na­dos”, in­for­ma Mar­ti­ni, de la alian­za pa­ra re­fu­gia­dos si­rios.

Mar­ti­ni agre­ga que ese sen­ti­mien­to per­sis­tía a fi­nes de agos­to, cuan­do las fuer­zas de As­sad re­cu­pe­ra­ron el con­trol del sur de Si­ria. “Pe­ro la transformación que ha ocu­rri­do es enor­me; com­pa­ra­da con el pa­sa­do, cuan­do la gen­te ni si­quie­ra po­día men­cio­nar la pa­la­bra Israel”.

“Aun­que sus­pen­dan esos pro­gra­mas, los si­rios no ol­vi­da­rán lo que hi­cie­ron los is­rae­líes pa­ra ayu­dar­los”.

Si bien in­te­rrum­pir la ayu­da po­dría ser un re­vés, Mar­ti­ni aña­de: “Aun­que sus­pen­dan esos pro­gra­mas, [los si­rios] no ol­vi­da­rán lo que hi­cie­ron los is­rae­líes pa­ra ayu­dar­los”.

En el Cen­tro Mé­di­co de Ga­li­lea, Ha­ni vis­te ro­pa qui­rúr­gi­ca azul y blan­ca, los co­lo­res na­cio­na­les de Israel. Ar­de en de­seos de re­unir­se con su fa­mi­lia en Si­ria. “Qui­sie­ra una paz don­de los is­rae­líes pue­dan ir a Si­ria y no­so­tros po­da­mos ir a Israel”, di­ce. “Pe­ro no co­mo re­fu­gia­dos”.

MÉ­DI­COS SIN FRON­TE­RAS: Mé­di­cos is­rae­líes atien­den a un pa­cien­te si­rio en los Al­tos del Go­lán. Des­de 2013, el pro­gra­ma “Buen Ve­cino” de Israel ha tra­ta­do a más de 12,000 si­rios le­sio­na­dos.

VÍC­TI­MAS DE LA GUE­RRA: Niños des­pla­za­dos de Da­raa piden pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal en la fron­te­ra si­rio-is­rae­lí, en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.