Una nue­va es­pe­ran­za lla­ma­da EMT

La es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal es un nue­vo tra­ta­mien­to que po­dría ayu­dar a pa­cien­tes con TDAH; pe­ro su va­li­da­ción clí­ni­ca es­tá aún le­jos de con­cre­tar­se.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Katherine Elli­son

SO­ÑA­DO­RA y dis­traí­da, Mei­tal Guet­ta pa­só mu­chas di­fi­cul­ta­des cuan­do cur­sa­ba la pre­pa­ra­to­ria en la pe­que­ña po­bla­ción de Shoham, Israel. Su men­te di­va­ga­ba ha­cia la de­co­ra­ción de in­te­rio­res, la ro­pa, los pla­nes pa­ra la ce­na: cual­quier co­sa me­nos el tra­ba­jo aca­dé­mi­co. “Los maes­tros de­cían que era una lás­ti­ma, por­que era muy in­te­li­gen­te y no me es­for­za­ba”, re­cuer­da. “Pe­ro me es­for­za­ba”. Cuan­do cum­plió 23 años, un neu­ró­lo­go diag­nos­ti­có el tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción con hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH) y re­ce­tó un es­ti­mu­lan­te lla­ma­do Ri­ta­lin (me­til­fe­ni­da­to). Sir­vió de al­go, pe­ro a Guet­ta no le gus­ta­ba la idea de to­mar me­di­ca­men­tos. “No quie­ro sen­tir que to­dos los días de­bo to­mar al­go pa­ra es­tar bien”, re­ve­la. “So­lo quie­ro es­tar bien”. En 2015, se ins­cri­bió en un en­sa­yo clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad Ben-Gu­rión. Los doc­to­res le pu­sie­ron en la ca­be­za un go­rro con una bo­bi­na elec­tro­mag­né­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ron pul­sos mag­né­ti­cos in­ten­sos, pe­ro cor­tos, que ge­ne­ra­ron una li­ge­ra co­rrien­te eléc­tri­ca en el in­te­rior de su ce­re­bro. A di­fe­ren­cia de la te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va —que pro­vo­ca con­vul­sio­nes al pa­cien­te anes­te­sia­do—, es­te tra­ta­mien­to, co­no­ci­do co­mo es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal, o EMT, ra­ra vez oca­sio­na con­vul­sio­nes y se apli­ca mien­tras el pa­cien­te se en­cuen­tra des­pier­to. A lo lar­go de tres se­ma­nas, Guet­ta se so­me­tió a me­dia ho­ra dia­ria de tra­ta­mien­to, cin­co días a la semana.

Guet­ta in­for­ma que la te­ra­pia la ayu­dó, y lo mis­mo di­cen los mé­di­cos que han ofre­ci­do el tra­ta­mien­to co­mo al­ter­na­ti­va a los fár­ma­cos. Sin em­bar­go, ex­cep­to por la evi­den­cia anec­dó­ti­ca, las re­vis­tas cien­tí­fi­cas de re­vi­sión pa­ri­ta­ria no han pu­bli­ca­do en­sa­yos clí­ni­cos ri­gu­ro­sos que con­fir­men su efi­ca­cia en el tra­ta­mien­to de TDAH.

Y la si­tua­ción pre­sen­ta un di­le­ma éti­co a esos mé­di­cos: aun­que han ob­ser­va­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ¿deben aguar­dar —po­si­ble­men­te, años— pa­ra que pu­bli­quen di­chos es­tu­dios e in­ter­ven­gan los re­gu­la­do­res, o pue­den se­guir ofre­cien­do un tra­ta­mien­to que con­si­de­ran pro­ve­cho­so?

Es­te cues­tio­na­mien­to es re­le­van­te pa­ra los, por ejem­plo, cer­ca de 6 mi­llo­nes de niños y 10 mi­llo­nes de adul­tos es­ta­dou­ni­den­ses con TDAH. Se­gún in­for­mes, al me­nos 15 por cien­to de esas per­so­nas no me­jo­ran con los me­di­ca­men­tos con­ven­cio­na­les (ca­si siem­pre, es­ti­mu­lan­tes co­mo me­til­fe­ni­da­to) o bien, no to­le­ran los efectos co­la­te­ra­les, que pue­den in­cluir in­som­nio, an­sie­dad, pér­di­da del ape­ti­to, ries­gos car­dio­vas­cu­la­res y re­tra­so del cre­ci­mien­to. Otros, co­mo Guet­ta, sim­ple­men­te se nie­gan a to­mar me­di­ci­nas.

En 2007, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos (FDA, por sus

si­glas en in­glés) apro­bó el uso de EMT en pa­cien­tes con de­pre­sión que no res­pon­dían a los fár­ma­cos. Pe­ro, en el ca­so del TDAH, “des­co­noz­co evi­den­cia al­gu­na que de­mues­tre su efi­ca­cia cí­ni­ca”, sen­ten­cia Joel Voss, pro­fe­sor aso­cia­do de neu­ro­lo­gía en la Uni­ver­si­dad North­wes­tern. Agre­ga que cual­quier tra­ta­mien­to ajeno a los des­cri­tos en en­sa­yos clí­ni­cos so­bre TDAH “se­rían po­co éti­cos, so­bre to­do por­que son muy cos­to­sos”.

Mé­di­cos en­tre­vis­ta­dos por News­week in­for­man que las se­sio­nes de me­dia ho­ra dia­ria pue­den du­rar cin­co se­ma­nas o más, y cues­tan has­ta 16,000 dó­la­res en to­tal. Y sin la aprobación de la FDA, las ase­gu­ra­do­ras no cu­bren el EMT por­que no es­tá in­di­ca­do co­mo tra­ta­mien­to pa­ra TDAH. Los doc­to­res que desean ayu­dar a sus pa­cien­tes, a ve­ces de­ses­pe­ra­dos, tie­nen que va­lo­rar co­lec­cio­nes de da­tos que no han si­do ava­la­dos por la pro­fe­sión mé­di­ca. A prin­ci­pios de es­te año, Brains­way —la com­pa­ñía is­rae­lí que desa­rro­lló el tra­ta­mien­to de Guet­ta— pu­bli­có los re­sul­ta­dos de un en­sa­yo clí­ni­co de 53 pa­cien­tes adul­tos con TDAH, quie­nes pre­sun­ta­men­te ex­pe­ri­men­ta­ron be­ne­fi­cios “sig­ni­fi­ca­ti­vos”. Sin em­bar­go, es di­fí­cil evaluar di­chos re­sul­ta­dos por­que aún no se han pu­bli­ca­do en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca de re­vi­sión pa­ri­ta­ria.

PROS Y CON­TRAS

Rus­tin Ber­low, psi­quia­tra prin­ci­pal de Ame­ri­can Brain Sti­mu­la­tion Cli­nic en Del Mar, Ca­li­for­nia, es uno de los es­pe­cia­lis­tas que jus­ti­fi­ca el uso de EMT con ba­se en las evi­den­cias anec­dó­ti­cas. Se­ña­la que los pa­cien­tes que ha­bía tra­ta­do por de­pre­sión in­for­ma­ron que EMT les ayu­dó a re­cu­pe­rar la aten­ción. Des­de en­ton­ces ha tra­ta­do a unas 100 per­so­nas con TDAH, y afir­ma que la ma­yo­ría ha mos­tra­do cier­ta me­jo­ría. Otro mé­di­co, quien pi­dió el ano­ni­ma­to, di­jo a News­week que lle­gó a con­si­de­rar­se un “cha­mán” por­que uti­li­zó EMT en cer­ca de 30 pa­cien­tes, a lo lar­go de va­rios años. Al fi­nal, de­ci­dió es­ti­mu­lar las re­gio­nes ce­re­bra­les que in­ter­vie­nen en la fun­ción eje­cu­ti­va —co­mo con­trol de im­pul­sos y me­mo­ria de tra­ba­jo— mien­tras los pa­cien­tes prac­ti­ca­ban ejer­ci­cios de “gim­na­sia ce­re­bral” en una compu­tado­ra.

“No con­ta­ba con da­tos pa­ra res­pal­dar lo que ha­cía”, agre­ga. “No obs­tan­te, tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en una ‘clí­ni­ca bou­ti­que’ don­de mu­cha gen­te cu­bría los servicios por cuen­ta pro­pia. Co­no­cía a mu­chos pa­cien­tes de­ses­pe­ra­dos y ar­gu­men­té que, si te­nía­mos la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo y sa­bía­mos que era se­gu­ra, ¿por qué no apli­car­la y apren­der de la ex­pe­rien­cia?”.

Aun­que sus co­le­gas se “bur­la­ban” de su fe en la te­ra­pia, ase­gu­ra que la ma­yo­ría de sus pa­cien­tes res­pon­dió al tra­ta­mien­to. Pe­se a ello, con el tiem­po de­jó de ad­mi­nis­trar EMT pa­ra TDAH.

Voss y otros opi­nan que hay de­ma­sia­dos ries­gos pa­ra jus­ti­fi­car una es­tra­te­gia ex­pe­ri­men­tal. Ex­pli­can que me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de una re­gión ce­re­bral pue­de te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra otras ca­pa­ci­da­des: un pro­ble­ma de es­pe­cial preo­cu­pa­ción en pa­cien­tes jó­ve­nes, cu­yos ce­re­bros si­guen desa­rro­llán­do­se.

“¡Por Dios, no ha­gas es­to con los niños!”, es­cri­bió Voss en un co­rreo elec­tró­ni­co. “Al me­nos, no sin un ar­gu­men­to neu­ro­ló­gi­co tre­men­da­men­te fuer­te y una montaña de da­tos in­cues­tio­na­bles que, por lo me­nos, de­mues­tren que no les cau­sa­rás da­ño”.

El tra­ta­mien­to EMT no es­tá exen­to de do­lor, y al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res afir­man que con­lle­va un pe­que­ño po­ten­cial de con­vul­sio­nes. Guet­ta com­pa­ra sus se­sio­nes con “un mar­ti­llo que gol­pea­ba mi ca­be­za”. Pe­se a ello, si­guió ade­lan­te. “Fue ab­so­lu­ta­men­te asom­bro­so”, ase­gu­ra. “Me sen­tí me­jor per­so­na, dis­pues­ta a asis­tir a cla­ses y es­cu­char; co­mo si, ¡ca­ram­ba! No soy una hol­ga­za­na, des­pués de to­do”. Al me­nos pa­ra Guet­ta, los ries­gos va­lie­ron la pe­na.

“Co­no­cía a mu­chos pa­cien­tes de­ses­pe­ra­dos y ar­gu­men­té: ¿por qué no apli­car­la y apren­der de la ex­pe­rien­cia?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.