La me­mo­ria se vol­vió ce­ni­za de un con­ti­nen­te

Newsweek en Español - - MIRADA - POR LEO­NAR­DO CAVALCANTI @leo­can­ti

El acer­vo úni­co del Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil, inaugurado ha­ce 200 años en Río de Janeiro, con 20 mi­llo­nes de pie­zas de ar­te, fue con­su­mi­do por el fue­go y la ne­gli­gen­cia de los po­lí­ti­cos, quie­nes des­de­ña­ron la he­ren­cia de la hu­ma­ni­dad que sus pa­re­des al­ber­ga­ba.

BRA­SI­LIA, BR.— El Mu­seo Na­cio­nal, en Río de Janeiro, co­men­zó a ar­der a las 19:30 ho­ras del pri­mer do­min­go de sep­tiem­bre. Y se que­mó du­ran­te seis ho­ras. Po­co se hi­zo an­tes o du­ran­te el in­cen­dio que trans­for­mó en ce­ni­zas la me­mo­ria de to­do un con­ti­nen­te. Fun­da­do ha­ce dos cen­te­na­res de años, el pa­la­cio fue con­su­mi­do por las lla­ma­ra­das y por la ne­gli­gen­cia de los po­lí­ti­cos que, a lo lar­go de los úl­ti­mos días, in­ten­tan des­ha­cer­se de la cul­pa en un jue­go de es­ti­ra y aflo­ja y fal­tas de res­pe­to. Los per­jui­cios pa­ra un pue­blo son in­cal­cu­la­bles, con­si­de­ran­do los 20 mi­llo­nes de pie­zas de ar­te que abri­ga­ban las es­truc­tu­ras mal cui­da­das de ma­de­ra, con hi­la­chas ex­pues­tas, pa­re­des pe­la­das por la ac­ción del tiem­po y sin nin­gu­na pla­ni­fi­ca­ción de ries­gos.

Allí, ex­hi­bi­dos de ma­ne­ra des­cui­da­da, co­mo se com­prue­ba aho­ra, es­ta­ban li­bros raros —una par­te de ellos no ca­ta­lo­ga­dos—, pie­zas prehis­pá­ni­cas, mo­mias, es­pe­cies de la fau­na y flo­ra bra­si­le­ña, al­gu­nos aún no des­cri­tos, e in­clu­so fó­si­les. Pa­ra mon­tar el mo­sai­co del des­ca­la­bro, News­week en Es­pa­ñol en­tre­vis­tó a his­to­ria­do­res, mu­seó­lo­gos, ar­qui­tec­tos, cien­tí­fi­cos po­lí­ti­cos y mi­nis­tros en el in­ten­to de ex­pli­car la tra­ge­dia. A pe­sar de la com­ple­ja ta­rea, una co­sa se pue­de afir­mar: fal­tó cui­da­do con la his­to­ria.

La tra­ge­dia es aún más la­men­ta­ble cuan­do se com­pa­ra cuán­to se des­ti­nó de re­cur­sos al mu­seo y lo que se in­vir­tió en ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar even­tos de­por­ti­vos, co­mo la Co­pa del Mun­do de Fut­bol. En el es­ta­dio Ma­ra­ca­ná, so­lo con es­truc­tu­ra tem­po­ral, co­mo lo fue­ron las tien­das he­chas pa­ra los pa­tro­ci­na­do­res, se gas­ta­ron 8 mi­llo­nes de dó­la­res (en va­lor ac­tual) en 2014. En to­tal, el es­ta­dio cos­tó más de 317 mi­llo­nes de dó­la­res. En ese mis­mo año, los re­cur­sos pa­ra el mu­seo co­men­za­ban a caer ver­ti­gi­no­sa­men­te de 220 mi­llo­nes de dó­la­res a me­nos de 100,000 dó­la­res en es­te año.

“Per­di­mos una par­te del pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. Mos­tra­mos al mun­do có­mo el bra­si­le­ño cui­da mal de su his­to­ria y del pla­ne­ta en que vi­ve. Es la­men­ta­ble”, afir­ma el ar­qui­tec­to Paulo Rez­zut­ti, uno de los ma­yo­res es­tu­dio­sos de la fa­mi­lia im­pe­rial. El 7 de sep­tiem­bre, cuan­do se celebra la In­de­pen­den­cia de Bra­sil de Por­tu­gal, un es­tu­dian­te iba a dar un dis­cur­so en el Mu­seo Na­cio­nal de la em­pe­ra­triz Leo­pol­di­na —la pri­me­ra es­po­sa del rey Pe­dro I—, que vi­vió en el pa­la­cio has­ta su muerte, en 1826.

En ju­nio, el pa­la­cio ha­bía cum­pli­do 200 años de fun­da­ción, lo que lo ha­cía el ór­gano cien­tí­fi­co más an­ti­guo de Bra­sil, con uno de los ma­yo­res acer­vos so­bre his­to­ria na­tu­ral y an­tro­po­lo­gía de las Amé­ri­cas. Ofi­cial­men­te, el edi­fi­cio fue ocu­pa­do en 1818 por Don João VI, el rey de Por­tu­gal, Bra­sil y Al­gar­ve. El in­mue­ble se trans­for­mó en mu­seo en 1892 al agre­gar las co­lec­cio­nes im­pe­ria­les, en­tre ellas, las de la em­pe­ra­triz Leo­pol­di­na. An­tes, en­tre 1889 y 1891, fue se­de de la pri­me­ra Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de la República bra­si­le­ña. Si­tua­do en la Quin­ta da Boa Vis­ta, el mu­seo se en­cuen­tra en un com­ple­jo pai­sa­jís­ti­co pú­bli­co en la zo­na nor­te

de Río, a so­lo 13 ki­ló­me­tros de la fa­mo­sa pla­ya de Co­pa­ca­ba­na. Du­ran­te el in­cen­dio, el com­ba­te de los bom­be­ros a las lla­mas fue per­ju­di­ca­do por la fal­ta de agua en los dos hi­dran­tes cer­ca­nos al edi­fi­cio. La ope­ra­ción pa­ra gol­pear las lla­mas tu­vo que ser he­cha con ca­mio­nes-pi­pas, y una bomba tam­bién fue usa­da pa­ra re­ti­rar agua de un la­go cer­cano. Una im­pro­vi­sa­ción, prin­ci­pal­men­te si se con­si­de­ra la gran es­truc­tu­ra de ma­de­ra del pa­la­cio, los ma­te­ria­les de al­gu­nos ar­tícu­los, co­mo li­bros, y las obras al­ta­men­te in­fla­ma­bles. En me­dio del caos, pro­fe­so­res, fun­cio­na­rios y alum­nos arries­ga­ron la pro­pia vi­da pa­ra in­ten­tar sal­var al­go del acer­vo.

RA­RE­ZAS

El in­cen­dio co­men­zó des­pués del ho­ra­rio de vi­si­tas del edi­fi­cio pú­bli­co, que el do­min­go se ce­rró a las 17:00 ho­ras, se­gún in­for­ma­cio­nes que aún cons­tan en el si­tio del mu­seo. Con la no­ti­cia del fue­go, al­gu­nas per­so­nas se di­ri­gie­ron ha­cia el lu­gar. Los re­la­tos de he­roís­mo de aque­lla no­che son va­rios, co­mo los de per­so­nas que de­rri­ba­ron puer­tas pa­ra re­ti­rar ma­te­ria­les de in­ves­ti­ga­ción de la sa­la de crus­tá­ceos y ra­re­zas del de­par­ta­men­to de pa­leon­to­lo­gía. Las bús­que­das se in­te­rrum­pían una y otra vez por gri­tos y la­men­tos.

Has­ta la no­che del miér­co­les, los ex­per­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral no te­nían res­pues­tas so­bre las cau­sas del in­cen­dio. Ade­más del aná­li­sis en el si­tio, se re­co­gie­ron imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad pa­ra ha­cer una ma­que­ta en 3D pa­ra pre­ve­nir po­si­bles nue­vos de­rrum­bes —un ries­go aún pre­sen­te, lo que ha obs­ta­cu­li­za­do el res­ca­te de pie­zas—. Otra de las ra­zo­nes que im­po­si­bi­li­ta re­cu­pe­rar el ar­te es el he­cho de que el agua usa­da por los bom­be­ros en el mo­men­to de la ope­ra­ción pu­do ha­ber­les cau­sa­do da­ño. Ade­más, 72 ho­ras des­pués de la tra­ge­dia, los in­ves­ti­ga­do­res to­da­vía es­pe­ra­ban que la tem­pe­ra­tu­ra de los ob­je­tos da­ña­dos ba­ja­ra pa­ra po­der ser re­mo­vi­dos del área de pe­li­gro. La llu­via en la es­truc­tu­ra abier­ta y los hon­gos tam­bién preo­cu­pan a los res­ca­tis­tas.

Una de las hi­pó­te­sis pa­ra la tra­ge­dia es un cor­to­cir­cui­to en uno de los la­bo­ra­to­rios de cien­cia. El fue­go se ha­bría ex­ten­di­do de­bi­do a la carencia de sis­te­mas con­tra in­cen­dios más mo­der­nos. Otra hi­pó­te­sis es que un glo­bo ar­te­sa­nal, crea­do a par­tir de ma­te­ria­les in­fla­ma­bles, co­mo ve­las, pa­pe­les y ma­de­ras, se in­cen­dió. La se­gun­da sos­pe­cho­sa fue de­te­ni­da des­pués de que tes­ti­gos di­je­ron ha­ber vis­to que el fue­go se ini­cia­ba des­de el pi­so de arri­ba ha­cia aba­jo, en la par­te tra­se­ra del mu­seo.

Los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen un mes pa­ra con­cluir la ave­ri­gua­ción. Rez­zut­ti y otros in­ves­ti­ga­do­res en­tre­vis­ta­dos son es­cép­ti­cos en re­la­ción con lo que pue­de ser re­cu­pe­ra­do en las bús­que­das. “Ten­go po­cas es­pe­ran­zas en re­la­ción con lo que es­ta­ba den­tro del edi­fi­cio. Creo que la úni­ca es­pe­ran­za es la re­cu­pe­ra­ción del edi­fi­cio mis­mo”, di­ce, y re­ma­ta: “Es­to de­be­ría ser­vir de lec­ción. No te­ne­mos go­ber­nan­tes que va­lo­ren real­men­te nues­tra cul­tu­ra e in­vier­tan en la edu­ca­ción. El pue­blo es­tá

Du­ran­te el in­cen­dio, el com­ba­te de los bom­be­ros a las lla­mas fue per­ju­di­ca­do por la fal­ta de agua en los dos hi­dran­tes cer­ca­nos al edi­fi­cio.

asis­tien­do bo­quia­bier­to sin que se to­men me­di­das pre­ven­ti­vas”.

El úl­ti­mo do­min­go, an­tes del in­cen­dio, el pa­la­cio to­da­vía guar­da­ba el crá­neo de Lu­cía, el fó­sil hu­mano más an­ti­guo de Amé­ri­ca, con cer­ca de 13,000 años. El es­que­le­to fue en­con­tra­do en 1975 en un si­tio ar­queo­ló­gi­co de Mi­nas Ge­rais, es­ta­do del su­r­es­te bra­si­le­ño, y aca­bó in­cor­po­ra­do al acer­vo del Mu­seo Na­cio­nal. Des­pués de la tra­ge­dia, frag­men­tos de un crá­neo fue­ron en­con­tra­dos en­tre los es­com­bros del edi­fi­cio, pe­ro se te­nía cer­te­za de que se tra­ta­ba de Lu­cía, con­si­de­ra­da la “pri­me­ra bra­si­le­ña”. La pér­di­da de los res­tos de Lu­cía re­pre­sen­ta una se­gun­da tra­ge­dia so­bre la prehis­to­ria de las Amé­ri­cas. La im­por­tan­cia del ha­llaz­go en la dé­ca­da de 1970 es com­pa­ra­da con los gran­des des­cu­bri­mien­tos de la cien­cia, pues con­tra­di­ce teo­rías es­ta­ble­ci­das has­ta aho­ra. Lu­cía, por te­ner ras­gos ne­groi­des, se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos, ata­ca la te­sis prin­ci­pal de que par­te del con­ti­nen­te ame­ri­cano fue po­bla­do por asiá­ti­cos.

Los vi­si­tan­tes po­dían ver mo­mias egip­cias de 3,000 años de an­ti­güe­dad, te­so­ros de pi­ra­tas del si­glo XVI, ar­te­fac­tos de pue­blos in­dí­ge­nas bra­si­le­ños, una de las co­lec­cio­nes de di­no­sau­rios más im­por­tan­tes del país, co­mo el Ma­xa­ka­li­sau­rus to­pai, que ha­bi­tó Bra­sil ha­ce al me­nos 80 mi­llo­nes de años. Una par­te de la co­lec­ción de mo­mias la com­pró Pe­dro I a un co­mer­cian­te ita­liano que es­ta­ba de pa­so por Río de Janeiro en 1826. Ni­co­lau Fien­go, el ven­de­dor, ha­bía ad­qui­ri­do las pie­zas de un ex­plo­ra­dor de la ne­cró­po­lis de Te­bas, ac­tual ciu­dad de Lu­xor, en el sur de Egip­to.

“Con mi­llo­nes de pie­zas y obras es di­fí­cil ele­gir uno de los más sim­bó­li­cos y re­pre­sen­ta­ti­vos. Pe­ro creo que la par­te egip­cia es una de las gran­des pér­di­das mun­dia­les”, afir­ma el ar­qui­tec­to Paulo Rez­zut­ti. El in­cen­dio tam­bién pu­do ha­ber diez­ma­do pie­zas im­por­tan­tes pa­ra el es­tu­dio de los pue­blos in­dí­ge­nas, co­mo es el ca­so de la más­ca­ra del pue­blo Ti­ku­na, que vi­vía en el Ama­zo­nas y aca­bó es­cla­vi­za­do aún en los años 1600. En­tre los ob­je­tos per­di­dos pue­den es­tar los en­con­tra­dos en ex­pe­di­cio­nes del mé­di­co y an­tro­pó­lo­go Ed­gar Ro­quet­te-Pin­to, rea­li­za­dos a prin­ci­pios del si­glo XX.

CO­LEC­CIÓN

Ci­tar al­gu­nas ra­re­zas del mu­seo es ha­cer un via­je por la his­to­ria de Bra­sil y del mun­do. Una de las pri­me­ras pie­zas del acer­vo fue la tum­ba de Dao­mé —un an­ti­guo reino de Áfri­ca, ubi­ca­do don­de hoy es Be­nín—. El ar­tícu­lo fue un re­ga­lo de un rey lo­cal a João IV. El edi­fi­cio, de pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas, te­nía dos pa­be­llo­nes, don­de las pie­zas eran dis­tri­bui­das en­tre sa­las, co­mo la del trono, que se man­te­nía pre­ser­va­do des­de la épo­ca de la vivienda de la fa­mi­lia real en el si­glo XIX. El lu­gar abri­ga­ba jo­yas, pin­tu­ras y mue­bles co­lo­nia­les. El edi­fi­cio fue tum­ba­do en 1938. Mu­cho an­tes, a prin­ci­pios de los 1800, per­te­ne­ció al co­mer­cian­te de es­cla­vos Elias An­tô­nio Lo­pes. Con la lle­ga­da de la fa­mi­lia real — que aban­do­nó a to­da pri­sa Por­tu­gal por el te­mor al avan­ce de las tro­pas na­po­leó­ni­cas

en Eu­ro­pa—, el rey Juan VI ini­ció un pro­ce­so de ex­pro­pia­ción de tie­rras. An­to­nio Lo­pes pre­vió la pér­di­da de la propiedad y la ofre­ció co­mo un re­ga­lo a la fa­mi­lia del go­ber­nan­te por­tu­gués. Se­gún un con­sen­so de his­to­ria­do­res, el co­mer­cian­te ima­gi­na­ba ob­te­ner ven­ta­jas del go­ber­nan­te re­cién lle­ga­do. Y así fue, aún en 1810, con­sa­gra­do ca­ba­lle­ro de la Ca­sa Real.

Los in­ves­ti­ga­do­res to­da­vía tar­da­rán un tiem­po pa­ra es­ti­mar la ex­ten­sión del acer­vo per­di­do. Una de las po­cas cer­te­zas que se tie­nen hoy es la re­cu­pe­ra­ción in­tac­ta del me­teo­ri­to de Ben­den­gó, de cin­co to­ne­la­das y con al­re­de­dor de 4,000 mi­llo­nes de años. Aún con 90 por cien­to del es­pa­cio des­trui­do, se sal­va­ron in­ves­ti­ga­cio­nes que se en­con­tra­ban en anexos del edi­fi­cio prin­ci­pal. A par­tir de tes­ti­mo­nios de pro­fe­so­res, al­gu­nos ma­te­ria­les que no es­ta­ban en el pa­la­cio fue­ron pre­ser­va­dos. En ese cálcu­lo, es­ta­rían la co­lec­ción de in­ver­te­bra­dos ma­ri­nos. La bi­blio­te­ca cen­tral del mu­seo, ubi­ca­da en el Jar­dín Bo­tá­ni­co, tam­bién es­ca­pó del fue­go. El pro­ble­ma es que, por más es­pe­ran­zas que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res del lu­gar pue­dan mos­trar, el fue­go con­su­mió una par­te del acer­vo de la bi­blio­te­ca Fran­cis­ca Ke­ller. Aun­que al­gu­nas obras han si­do di­gi­ta­li­za­das, las pér­di­das pa­ra los es­tu­dios son in­con­ta­bles. Los de otra ala, se­gún da­tos del pro­pio pa­la­cio, fue­ron per­di­das pa­ra siem­pre.

“Los re­gis­tros de los pri­me­ros cien años de his­to­ria del mu­seo, que com­pren­den de 1818 a co­mien­zos del si­glo XX, y que es­ta­ban en una de las alas con­su­mi­da por el fue­go, se per­die­ron”, di­ce a News­week en Es­pa­ñol An­drea Con­si­de­ra, pro­fe­so­ra del cur­so de Mu­seo­lo­gía Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia (UnB) y au­to­ra de una te­sis de doc­to­ra­do so­bre la for­ma­ción de acer­vos, in­clu­yen­do es­pe­cí­fi­ca­men­te el del Mu­seo Na­cio­nal. “Mu­cho de lo que fue per­di­do en Río no ha­bía si­do ca­ta­lo­ga­do o es­tu­dia­do. Aho­ra to­do se vol­vió ce­ni­za, de­jó de exis­tir”, la­men­ta ella, que en 2014 pa­só tres me­ses tra­ba­jan­do en el edi­fi­cio co­mo in­ves­ti­ga­do­ra.

Con­si­de­ra re­cuer­da las pri­me­ras ve­ces que fue, aún sien­do ni­ña, al pa­la­cio de la Quin­ta da Boa Vis­ta. “Es un pe­da­zo de mi his­to­ria que des­apa­re­ció. Yo na­cí en Río y re­cuer­do las pri­me­ras vi­si­tas al edi­fi­cio. Era tan pe­que­ña que te­nía que ser le­van­ta­da por mis fa­mi­lia­res pa­ra ver las pie­zas ex­pues­tas. Fue una tra­ge­dia sin com­pa­ra­cio­nes, pe­ro al­go que pa­re­cía anun­cia­do”.

En el pa­sa­do mes de ju­lio, un es­tu­dio­so de ar­qui­tec­tu­ra for­ma­li­zó una de­nun­cia an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral con­tra las con­di­cio­nes pre­ca­rias del mu­seo. El do­cu­men­to re­ve­la­ba que el edi­fi­cio po­día in­cen­diar­se en cual­quier mo­men­to, de­bi­do a los hi­los y el plás­ti­co en la cu­bier­ta. El edi­fi­cio his­tó­ri­co no te­nía ni un de­tec­tor de hu­mo. El vien­to lle­vó, a las cer­ca­nías del Mu­seo Na­cio­nal, frag­men­tos de pie­zas o in­sec­tos que es­ta­ban res­guar­da­dos en el pa­la­cio. Los ve­ci­nos lle­ga­ron a re­co­ger pla­cas con es­ca­ra­ba­jos o in­clu­so pe­da­zos de ho­jas con al­gu­nas ins­crip­cio­nes de li­bros car­bo­ni­za­dos. In­clu­so un exa­men de un cur­so de teo­ría an­tro­po­ló­gi­ca, se­gún un re­por­ta­je del dia­rio O Glo­bo, que fue en­con­tra­da por una se­ño­ra que vi­ve cer­ca del pa­la­cio.

CUL­PA­BLE

Y aquí lle­ga­mos al des­cui­do con la pro­pia his­to­ria de un país. A tra­vés de cur­sos de ex­ten­sión aca­dé­mi­ca y pos­gra­do, el Mu­seo Na­cio­nal es­tá vin­cu­la­do con la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Río de Janeiro (UFRJ), que tie­ne au­to­no­mía ad­mi­nis­tra­ti­va y fi­nan­cie­ra. En el pa­la­cio se im­par­tían cla­ses de maes­tría, doc­to­ra­do y pos­doc­to­ra­do, tra­ba­ja­ban ahí 89 pro­fe­so­res y asis­tían a cla­ses cer­ca de 500 alum­nos. Pa­ra po­der reanu­dar las cla­ses, la di­rec­ción in­for­mó que pe­di­rá la ins­ta­la­ción de con­te­ne­do­res que fun­cio­na­ran co­mo au­las. Otra so­lu­ción in­me­dia­ta se­rá dis­tri­buir los cur­sos in­te­rrum­pi­dos por el in­cen­dio a otros de­par­ta­men­tos de la Uni­ver­si­dad. Las me­di­das pa­lia­ti­vas ex­po­nen la im­pro­vi­sa­ción que se es­ta­ble­ció a lo lar­go del tiem­po. Y, en el año elec­to­ral, es­to se ha con­ver­ti­do en mo­ne­da de dis­cur­sos de po­lí­ti­cos, mi­li­tan-

“Ten­go po­cas es­pe­ran­zas en re­la­ción con lo que es­ta­ba den­tro del edi­fi­cio. Creo que la úni­ca es­pe­ran­za es la re­cu­pe­ra­ción del edi­fi­cio mis­mo”.

tes y ges­to­res. En una ru­le­ta ru­sa de acu­sa­cio­nes pú­bli­cas, po­co o na­da pro­duc­ti­vas.

In­te­gran­tes del ga­bi­ne­te del pre­si­den­te Michel Te­mer cul­pan a la ges­tión uni­ver­si­ta­ria por los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios se­gui­dos a lo lar­go de los úl­ti­mos años. En los úl­ti­mos tres, el pro­me­dio de trans­fe­ren­cias fue de 100,000 dó­la­res, dinero in­su­fi­cien­te pa­ra ini­ciar cual­quier plan de pre­ven­ción de in­cen­dios, por más que téc­ni­cos de los go­bier­nos fe­de­ral, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal aler­ta­ron, des­de 2004, so­bre los ries­gos de una po­si­ble tra­ge­dia. La gue­rra abier­ta en­tre ges­to­res au­men­tó des­pués de que in­te­gran­tes del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, en Bra­si­lia, ase­gu­ra­ron ha­ber au­men­ta­do el pre­su­pues­to pa­ra la uni­ver­si­dad en 120 mi­llo­nes de dó­la­res en los úl­ti­mos

tres años, vo­lu­men de dinero usa­do pa­ra pa­gar al per­so­nal bá­si­ca­men­te. Los da­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción re­ve­lan que los gas­tos de nó­mi­na pa­ra fun­cio­na­rios y em­plea­dos al­can­za­ron 87 por cien­to de los fon­dos pa­ra la UFRJ el año pa­sa­do. De los 780 mi­llo­nes de dó­la­res que trans­fie­re el go­bierno fe­de­ral a la uni­ver­si­dad, cer­ca de 678 mi­llo­nes de dó­la­res fue­ron pa­ra la nó­mi­na de los em­plea­dos, ha­cien­do im­po­si­ble pen­sar en in­ver­sio­nes pa­ra el Mu­seo Na­cio­nal. El es­ce­na­rio es un re­tra­to de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca bra­si­le­ña, in­ca­paz de pen­sar en pro­yec­tos bá­si­cos de se­gu­ri­dad de edi­fi­cios his­tó­ri­cos de­bi­do a las res­tric­cio­nes en re­cur­sos.

En una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con News­week en Es­pa­ñol, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Sér­gio Sá Lei­tão, cri­ti­ca la rec­to­ría de la UFRJ por la ges­tión del Mu­seo Na­cio­nal. “La pri­me­ra cues­tión que hay que ana­li­zar —afir­ma— es la ma­ne­ra en que nues­tro país tra­ta la cul­tu­ra y su his­to­ria. Y aquí in­clu­yo a to­da la so­cie­dad, in­clu­so a los me­dios bra­si­le­ños”. El mi­nis­tro es­ta­ba en Río de Janeiro en la ce­re­mo­nia del Pre­mio Ca­mões, que ho­me­na­jeó al es­cri­tor ca­bo- ver­diano Ger­mano Al­mei­da, un au­tor in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­do cu­yos li­bros se han tra­du­ci­do a va­rias len­guas. “El úni­co vehícu­lo que cu­bría el even­to fue una te­le­vi­sión por­tu­gue­sa. La pren­sa bra­si­le­ña no apa­re­ció”, cri­ti­ca Sá Lei­tão.

El fun­cio­na­rio cree que la tra­ge­dia en el Mu­seo Na­cio­nal fue oca­sio­na­da por el mo­de­lo de ges­tión uni­ver­si­ta­rio. “La uni­ver­si­dad es un es­pa­cio pa­ra en­se­ñan­za e in­ves­ti­ga­ción, no es pa­ra ad­mi­nis­trar un mu­seo, eso no fun­cio­nó”, afir­ma el mi­nis­tro. El go­bierno ac­tual tra­ba­ja con un pro­yec­to pa­ra es­ta­ble­cer per­mi­sos pa­ra que or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ad­mi­nis­tren mu­seos. En un pri­mer mo­men­to, sin em­bar­go, la ex­pec­ta­ti­va es crear cuen­tas pa­ra donaciones pa­ra ca­sos emer­gen­tes co­mo el del Mu­seo de la República. “Los mo­de­los de ges­tión so­cial fun­cio­nan en la Pi­na­co­te­ca de São Paulo y en el Mu­seo del Ma­ña­na, en Río de Janeiro”, ejem­pli­fi­ca.

DINERO

Des­pués de que el edi­fi­cio se vol­vió gris, el dinero de ma­ne­ra sor­pren­den­te apa­re­ció. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ga­ran­ti­zó la li­be­ra­ción de 2.5 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la re­cons­truc­ción del Mu­seo Na­cio­nal. La tra­ge­dia mo­vi­li­zó a los pre­si­den­tes de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, y de Por­tu­gal, Mar­ce­lo Re­be­lo de Souza. Pro­me­tie­ron ayu­da técnica pa­ra la re­es­truc­tu­ra­ción. La Unes­co que­dó de des­em­bol­sar cer­ca de un millón de dó­la­res. Mien­tras tan­to, las autoridades bra­si­le­ñas apun­ta­ban el de­do, el uno al otro, en bus­ca de culpables. Car­los Ma­run, uno de los mi­nis­tros más cer­ca­nos del im­po­pu­lar Michel Te­mer, di­jo: “Es­ta­ba apa­re­cien­do mu­cha viu­da apa­sio­na­da, pe­ro en reali­dad esas viu­das no ama­ban tan­to el mu­seo”.

Je­fe de la Se­cre­ta­ría de Go­bierno e in­ves­ti­ga­do en el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral (STF) por sos­pe­chas de co­rrup­ción, Ma­run apun­ta­ba el de­do a los me­dios. El jue­go del es­ti­ra y aflo­ja fue to­man­do pro­por­cio­nes ape­nas com­pa­ra­das con el pro­pio fue­go. Has­ta los bom­be­ros fue­ron acu­sa­dos de ne­gli­gen­cia por no ha­ber vis­to que los hi­dran­tes cer­ca­nos al mu­seo ca­re­cían de po­ten­cia pa­ra ro­ciar agua. La com­pa­ñía es­ta­tal de agua tam­bién tu­vo acu­sa­cio­nes

por la fal­ta de su­mi­nis­tro. Los fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res del mu­seo tam­po­co que­da­ron fue­ra de la gri­te­ría ge­ne­ral. ¿Por qué no se que­ja­ron so­bre las con­di­cio­nes de tra­ba­jo mien­tras po­dían, des­pués de to­do, el in­cen­dio pa­re­cía in­mi­nen­te?

El debate ideo­ló­gi­co, sin em­bar­go, pre­va­le­ció en­tre los re­pre­sen­tan­tes del go­bierno fe­de­ral y la uni­ver­si­dad. Mien­tras el per­so­nal de Bra­si­lia, vin­cu­la­do con el pre­si­den­te Michel Te­mer, que es del MDB —un par­ti­do de cen­tro­de­re­cha en Bra­sil—, par­te de la di­rec­ti­va de la UFRJ, in­clui­do el rec­tor Ro­ber­to Leher, es­tá afi­lia­da al PSOL, una le­yen­da de iz­quier­da, que tie­ne un can­di­da­to pro­pio, Guil­her­me Bou­los, en la dispu­ta pre­si­den­cial y de­fien­de la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, con­de­na­do y pre­so por co­rrup­ción. “El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra hi­zo to­do lo que po­día pa­ra ga­ran­ti­zar re­cur­sos pa­ra el mu­seo, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te no dio tiem­po”, di­ce Sá Lei­tão. Se re­fie­re al con­ve­nio de un ban­co de de­sa­rro­llo del go­bierno fe­de­ral por un va­lor de 5 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la res­tau­ra­ción del edi­fi­cio his­tó­ri­co. El do­cu­men­to fue fir­ma­do el pa­sa­do mes de ju­nio, pe­ro no lle­gó a tiem­po pa­ra evi­tar el in­cen­dio. “Es una lás­ti­ma, pues me he com­pro­me­ti­do per­so­nal­men­te, la tra­ge­dia po­dría ha­ber si­do evi­ta­da”, con­si­de­ra el mi­nis­tro sin de­jar de cri­ti­car la ges­tión de la UFRJ. News­week en Es­pa­ñol bus­có la po­si­ción de la uni­ver­si­dad pa­ra dar­le opor­tu­ni­dad de res­pon­der a lo di­cho por Sá Lei­tão, pe­ro no se pro­nun­ció.

El mi­nis­tro de Cul­tu­ra, por su par­te, es cri­ti­ca­do por no ha­ber par­ti­ci­pa­do en el fes­te­jo de con­me­mo­ra­ción de los 200 años de la fun­da­ción del Mu­seo Na­cio­nal, en ju­nio pa­sa­do. El mi­nis­tro di­ce a su vez que man­dó re­pre­sen­tan­tes de la ofi­ci­na de Río de Janeiro. “Es­te jue­go de apun­tar la res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia el otro no fun­cio­na”, di­ce Paulo Cal­mon, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia (UnB). Es­pe­cia­lis­ta en ges­tión pú­bli­ca, Cal­mon es­tá más preo­cu­pa­do por los otros edi­fi­cios his­tó­ri­cos bra­si­le­ños que se en­cuen­tran en una si­tua­ción pre­ca­ria. Pa­ra te­ner una idea, el nú­me­ro de mu­seos fe­de­ra­les en Bra­sil lle­ga a 500. “Es una in­fi­ni­dad de pro­ble­mas, no pue­do ver la cul­pa en per­so­nas es­pe­cí­fi­cas, pe­ro en el mo­de­lo de ges­tión cul­tu­ral”, afir­ma el pro­fe­sor. En la eva­lua­ción de Cal­mon, quien tam­bién es eco­no­mis­ta, la po­lí­ti­ca fiscal más con­ser­va­do­ra ex­po­ne el fra­ca­so del mo­de­lo de ges­tión de los mu­seos. “Hay res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias e in­clu­so de ges­tión. La bu­ro­cra­cia entorpece to­do, se ne­ce­si­ta au­to­ri­za­ción de va­rias ins­tan­cias pa­ra to­mar una de­ci­sión”, ase­gu­ra, y aña­de que el mar­co ju­rí­di­co es com­ple­ta­men­te inade­cua­do pa­ra ges­tio­nar el pa­tri­mo­nio.

Los can­di­da­tos al Pa­la­cio del Pla­nal­to, se­de del go­bierno bra­si­le­ño, tam­bién apro­ve­cha­ron la tra­ge­dia pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca. Pe­ro so­lo dos de los 13 po­lí­ti­cos co­lo­ca­ron en los pla­nes de go­bierno al­gu­na re­fe­ren­cia a la pro­tec­ción de los mu­seos: Lu­la, a quien le fue prohi­bi­do com­pe­tir por la Jus­ti­cia Elec­to­ral y, Ma­ri­na Sil­va, de la Red, un par­ti­do de opo­si­ción al go­bierno Te­mer. “La ca­tás­tro­fe que al­can­zó el Mu­seo Na­cio­nal equi­va­le a una lo­bo­to­mía en la his­to­ria bra­si­le­ña”, di­ce Ma­ri­na.

El ca­pi­tán del Ejér­ci­to Jair Bol­so­na­ro, quien en­ca­be­za las en­cues­tas (en au­sen­cia de Lu­la), co­men­tó la tra­ge­dia con bur­la, se­gún el dia­rio Correio Braziliense, con se­de en Bra­si­lia. Du­ran­te una con­ver­sa­ción con pe­rio­dis­tas, al ser cues­tio­na­do so­bre el in­cen­dio, di­jo: “Ya es­tá he­cho, ya ha pren­di­do”, y com­ple­tó: “¿Qué quie­res que yo ha­ga?”. El am­bien­te po­lí­ti­co en Bra­sil ha lle­va­do los de­ba­tes so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas a ni­ve­les ca­da vez más ba­jos, au­men­tan­do la ten­sión por par­te de de­ter­mi­na­dos ac­to­res con el in­cen­dio al Mu­seo Na­cio­nal.

El aca­dé­mi­co Paulo Cal­mon no con­si­de­ra que sea ne­ce­sa­rio sa­car la ges­tión del Mu­seo de la UFRJ. “En de­ter­mi­na­dos mu­seos tie­nen cen­tros de ex­ce­len­cia en in­ves­ti­ga­cio­nes. La cues­tión es dar más au­to­no­mía”. Na­ci­do en Río de Janeiro, Cal­mon vi­si­ta el Mu­seo Na­cio­nal des­de la in­fan­cia. “Re­cuer­do los pa­seos de las

“La bu­ro­cra­cia entorpece to­do, se ne­ce­si­ta au­to­ri­za­ción de va­rias ins­tan­cias pa­ra to­mar una de­ci­sión”.

es­cue­las cuan­do era chi­co. Des­pués, fui al­gu­nas ve­ces con la fa­mi­lia”, pla­ti­ca el pro­fe­sor. Las vi­si­tas guia­das de alum­nos al pa­la­cio eran fre­cuen­tes, a pe­sar del aban­dono de la Quin­ta da Boa Vis­ta. “Aque­lla par­te de la ciu­dad es­tá muy vio­len­ta, ya no era un pa­seo tran­qui­lo”, co­men­ta Cal­mon. Se es­pe­ra que el in­cen­dio trai­ga una preo­cu­pa­ción ma­yor de las autoridades del país con la me­mo­ria del país. “El pro­ble­ma es que si no cam­bia la es­truc­tu­ra, ten­dre­mos que llo­rar la pró­xi­ma tra­ge­dia en la cul­tu­ra bra­si­le­ña”, con­clu­ye Cal­mon.

MA­NI­FES­TA­CIÓN TRAS LA TRA­GE­DIA: “Con­ge­lar dinero pa­ra la cien­cia, la cul­tu­ra y la edu­ca­ción es fue­go”.

EN ME­DIO DEL CAOS, pro­fe­so­res, fun­cio­na­rios y alum­nos arries­ga­ron la vi­da pa­ra in­ten­tar sal­var al­go del acer­vo.

LOS VI­SI­TAN­TES po­dían ver, en­tro otros, mo­mias egip­cias de 3,000 años de an­ti­güe­dad y te­so­ros de pi­ra­tas del si­glo XVI.

FO­TO DE 1999 que mues­tra la re­cons­truc­ción de la ca­be­za de “Lu­cía, la pri­me­ra mu­jer bra­si­le­ña”.

El mi­nis­tro de Cul­tu­ra cree que la tra­ge­dia en el Mu­seo Na­cio­nal fue oca­sio­na­da por el mo­de­lo de ges­tión uni­ver­si­ta­rio.

“LA CA­TÁS­TRO­FE que al­can­zó al Mu­seo Na­cio­nal equi­va­le a una lo­bo­to­mía en la his­to­ria bra­si­le­ña”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.