Es­ta tec­no­lo­gía mex­cia­na po­dría pre­ve­nir da­ños y muer­tes an­te un sis­mo

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Lu­ci­na Me­le­sio

¿Por qué el go­bierno no la ha uti­li­za­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de ocu­rren te­rre­mo­tos de gran mag­ni­tud?

EN MÉ­XI­CO te­ne­mos la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra sa­ber cuán­to da­ño oca­sio­na­rá un sis­mo, del ti­po y mag­ni­tud que sea, por zo­nas y ca­te­go­ría de edi­fi­cios. El go­bierno, sin em­bar­go, no ha mos­tra­do in­te­rés en in­ver­tir en ella. En com­pa­ra­ción, el Atlas de Pe­li­gros y Ries­gos que ma­ne­jan tan­to el Cen­tro Na­cio­nal de Pre­ven­ción de De­sas­tres (Ce­na­pred) co­mo Pro­tec­ción Ci­vil de la CDMX es ape­nas una an­ti­cua­da co­lec­ción de ma­pas.

Es­ta tec­no­lo­gía exis­te gra­cias a que, por más de 25 años, el sec­tor de las ase­gu­ra­do­ras la ha fi­nan­cia­do, pe­ro no ha si­do uti­li­za­da pa­ra pre­ve­nir tra­ge­dias co­mo las de las per­so­nas que per­die­ron la vi­da, a sus fa­mi­lia­res, y su pa­tri­mo­nio du­ran­te los sis­mos de sep­tiem­bre de 2017.

Es­ta es la his­to­ria de un avan­ce tecno- ló­gi­co que po­dría sal­var vi­das en una de las ciu­da­des con ma­yor ries­go sís­mi­co del mun­do.

¿QUÉ HA­CES CUAN­DO VES TU CA­SA DESECHA?

“Llo­ras”, res­pon­de Anel Ro­sa­do García, una de las pro­pie­ta­rias de los de­par­ta­men­tos de Tlal­pan 550. “Aden­tro de tu ca­sa es­tá to­do. Y afue­ra de esos se­sen­ta me­tros cua­dra­dos no hay na­da”.

A pe­sar de te­ner me­nos de sie­te años de ha­ber si­do cons­trui­dos, los de­par­ta­men­tos que­da­ron in­ha­bi­ta­bles des­pués del sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017. Ro­sa­do, su es­po­so y su hi­jo de 10 años pa­sa­ron de ser pro­pie­ta­rios a in­qui­li­nos. Tras per­der su pa­tri­mo­nio y to­das sus per­te­nen­cias, ren­ta­ron un cuar­to pa­ra vi­vir. Dos se­ma­nas des­pués, cuan­do ella re­gre­só a tra­ba­jar a su pues­to en la Se­gob, no te­nía ro­pa qué po­ner­se. “Com­pré cin­co fal­das y cin­co ca­mi­sas, y ca­da día los la­va­ba en el la­va­bo del ba­ño. Tam­bién el uni­for­me de mi hi­jo, que co­mo so­lo te­nía uno lo te­nía que la­var dia­rio.”

Ro­sa­do es una de mi­llo­nes de dam­ni­fi­ca­dos de la Ciu­dad de Mé­xi­co por el sis­mo de mag­ni­tud 7.1 del 19 de sep­tiem­bre de 2017, que de­jó ca­si 16,000 edi­fi­cios con da­ños, más de 40 edi­fi­cios co­lap­sa­dos y 228 muer­tos. No ha si­do ni de le­jos el más da­ñino que ha pa­de­ci­do la ca­pi­tal me­xi­ca­na. El sis­mo de mag­ni­tud 8.1 de 1985 ma­tó a más de 10,000 per­so­nas, ti­ró unos 400 edi­fi­cios y cau­só da­ños a unos 3,000 más.

Los ex­per­tos de­ter­mi­na­ron que la ma­yo­ría de los edi­fi­cios que co­lap­sa­ron en el

sis­mo del año pa­sa­do eran cons­truc­cio­nes vie­jas que no cum­plían con las nor­mas de cons­truc­ción pos­te­rio­res a 1985. El he­cho es que sí ha­bía tec­no­lo­gía pa­ra sa­ber qué ti­po edi­fi­cios es­ta­ban en ma­yor ries­go, in­clu­so an­tes de que tem­bla­ra aquel día.

LA NE­CE­DAD DE FUN­DAR UNA CIU­DAD SO­BRE UN LA­GO

Ya ha­bían pa­sa­do seis años del sis­mo de 1985 y Cin­na Lom­nitz, in­ge­nie­ro y geo­fí­si­co ex­per­to en me­cá­ni­ca de sue­los, es­cri­bía lo si­guien­te en la re­vis­ta Ne­xos: “Cree­mos en­ten­der por qué se caen los edi­fi­cios en el Va­lle de Mé­xi­co. Nos fal­ta sa­ber por qué pue­den exis­tir olas en tie­rra só­li­da. La res­pues­ta es aca­so más sen­ci­lla de lo que nos ima­gi­na­mos: no es­ta­mos en tie­rra só­li­da. El Va­lle de Mé­xi­co fue un la­go y, des­de el pun­to de vis­ta del sis­mo, lo si­gue sien­do”.

Hay que ad­mi­tir que los geo­fí­si­cos e in­ge­nie­ros me­xi­ca­nos al­go han avan­za­do des­de en­ton­ces en el co­no­ci­mien­to de la res­pues­ta sís­mi­ca del sue­lo y de los edi­fi­cios del Va­lle de Mé­xi­co. Aho­ra, por ejem­plo, sa­ben por qué los sis­mos se am­pli­fi­can cuan­do en­tran a la lla­ma­da “zo­na blan­da” de la Ciu­dad de Mé­xi­co y tie­nen un me­jor en­ten­di­mien­to de por qué du­ran tan­to, y so­bre to­do, có­mo cons­truir edi­fi­cios ro­bus­tos que los re­sis­ti­rán.

“El peor lu­gar pa­ra cons­truir una ciu­dad, es la Ciu­dad de Mé­xi­co”, di­ce Luis Quin­tar Ro­bles, geo­fí­si­co res­pon­sa­ble de la Red Sís­mi­ca del Va­lle de Mé­xi­co. La me­ga­ló­po­lis es­tá cons­trui­da so­bre el sue­lo fan­go­so don­de al­gu­na vez es­tu­vo el la­go de Tex­co­co, so­bre el cual flo­ta­ba la Gran Te­noch­titlán.

Des­de la épo­ca de la co­lo­nia ya sa­bían de los in­con­ve­nien­tes de cons­truir en es­tos te­rre­nos la­cus­tres. En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XVII, el cos­mó­gra­fo e in­ge­nie­ro En­ri­co Martínez fue en­via­do por la Co­ro­na a la Nue­va Es­pa­ña a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las fre­cuen­tes inun­da­cio­nes de la Ciu­dad. Lo que Martínez su­gi­rió era sen­sa­to: de plano des­pla­zar la Ciu­dad ha­cia la zo­na de las lo­mas y de­jar la zo­na la­cus­tre pa­ra jar­di­nes y áreas ver­des. En lu­gar de aten­der la re­co­men­da­ción, el vi­rrey op­tó por pa­tro­ci­nar un gi­gan­tes­co pro­yec­to de in­ge­nie­ría pa­ra ha­cer un desagüe pa­ra la Ciu­dad, y lo en­car­gó a Martínez. La ma­la suer­te qui­so que el 21 de sep­tiem­bre de 1629 ca­ye­ra un di­lu­vio que du­ró 40 ho­ras. Du­ran­te cin­co años, la ciu­dad que­dó inun­da­da ba­jo dos me­tros de agua. Co­mo ya des­de en­ton­ces los vi­rre­yes no se ha­cían car­go de sus erro­res, Martínez fue a dar a la cár­cel acu­sa­do de ne­gli­gen­cia y la Ciu­dad de Mé­xi­co si­guió en don­de fue fun­da­da.

La ur­be no so­la­men­te se ha se­gui­do inun­dan­do du­ran­te si­glos y siem­pre ha si­do un re­to cons­truir edi­fi­cios que se hun­den so­bre el lo­do. El ma­yor pro­ble­ma de ha­ber cons­trui­do la ciu­dad so­bre lo que fue­ron la­gos se hi­zo evi­den­te des­pués de

Geo­fí­si­cos e in­ge­nie­ros me­xi­ca­nos han avan­za­do en el co­no­ci­mien­to de la res­pues­ta sis­mí­ca del sue­lo los edi­fi­cios del Va­lle de Mé­xi­co.

1985: es­te sue­lo ha­ce aún más de­vas­ta­do­res los sis­mos.

Tras el te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre de aquel año, Jor­ge Flo­res Valdés, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), se dio cuen­ta de que el pa­trón de des­truc­ción es­ta­ba con­cen­tra­do en la zo­na de la­gos, y que al­ter­na­ba zo­nas de al­ta y ba­ja de­vas­ta­ción se­pa­ra­das por tan so­lo al­gu­nas man­za­nas. Con­si­de­ran­do que el sue­lo en al­gu­nas zo­nas es en vo­lu­men 90 por cien­to agua, “se vol­vió evi­den­te que las on­das sís­mi­cas se ha­bían pro­pa­ga­do co­mo on­das de so­ni­do en agua”. Flo­res, que es fí­si­co teó­ri­co y no geo­fí­si­co, uti­li­zó ecua­cio­nes de fí­si­ca clá­si­ca pa­ra mo­de­lar pro­ble­mas muy reales: des­cri­bir el pa­trón de des­truc­ción del sis­mo. Su tra­ba­jo, “Po­si­bles efec­tos de re­so­nan­cia en la dis­tri­bu­ción de da­ños por sis­mos en la Ciu­dad de Mé­xi­co” (en in­glés en el ori­gi­nal), fue la por­ta­da de la re­vis­ta Na­tu­re en 1987.

El tra­ba­jo de Flo­res fue de los pri­me­ros que equi­pa­ra­ron la re­so­nan­cia pro­pia del Va­lle de Mé­xi­co a un ta­zón con agua cu­ya su­per­fi­cie se agi­ta con los sis­mos. En ese as­pec­to ya han ha­bi­do mu­chos avan­ces. Hoy, Víc­tor Cruz Atien­za, sis­mó­lo­go del Ins­ti­tu­to de Geo­fí­si­ca de la UNAM, tie­ne otros mo­de­los pa­ra des­cri­bir có­mo se pro­pa­gan los sis­mos ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal­men­te en los se­di­men­tos del Va­lle de Mé­xi­co. Con ellos ex­pli­ca por qué las on­das sís­mi­cas se in­ten­si­fi­can al lle­gar a es­ta re­gión, por qué se am­pli­fi­can has­ta 500 ve­ces cuan­do pa­san del sue­lo fir­me a los se­di­men­tos la­cus­tres, y por qué du­ran en­tre 200 y 300 por cien­to más que en tie­rra fir­me.

De he­cho, Cruz Atien­za coor­di­na un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción pa­ra mo­ni­to­rear la lla­ma­da brecha sís­mi­ca de Gue­rre­ro, que es una zo­na de 250 ki­ló­me­tros de lar­go don­de no ha ocu­rri­do un te­rre­mo­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en más de 60 años. De­bi­do a la ener­gía que se es­tá acu­mu­lan­do allí, por­que no se han desata­do tem­blo­res lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra li­be­rar­la, los sis­mó­lo­gos es­pe­ran que ocu­rra un te­rre-

mo­to de mag­ni­tud su­pe­rior a 8 gra­dos. Es­ta zo­na es­tá a unos 300 ki­ló­me­tros de la Ciu­dad de Mé­xi­co: 150 ki­ló­me­tros más cer­ca que el epi­cen­tro del tem­blor de 1985. En­tre más cer­ca del epi­cen­tro es­tá la Ciu­dad, la in­ten­si­dad es ma­yor; por eso el sis­mo de mag­ni­tud 7.1 del 19 de sep­tiem­bre fue en al­gu­nos as­pec­tos más in­ten­so que el de 8.0 de 1985, pues su epi­cen­tro fue a tan so­lo 120 ki­ló­me­tros de la ciu­dad. Los sis­mó­lo­gos de la UNAM es­ti­man que las ace­le­ra­cio­nes de un tem­blor en esa brecha al to­car la zo­na blan­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co no so­lo se­rán más in­ten­sas de las del sis­mo de 7.1 del 19 de Sep­tiem­bre de 2017, sino que se­rían de dos a tres ve­ces más fuer­tes que las de 1985, en par­ti­cu­lar pa­ra edi­fi­cios de más de 10 pi­sos. Es­ti­man tam­bién que la du­ra­ción se­rá ma­yor a esos te­rre­mo­tos: al­re­de­dor de tres mi­nu­tos en su fa­se in­ten­sa.

LA IN­GE­NIE­RÍA AL RES­CA­TE

Afor­tu­na­da­men­te, los in­ge­nie­ros me­xi­ca­nos du­ran­te mu­chos años han per­fec­cio- na­do la cien­cia de cons­truir edi­fi­cios re­sis­ten­tes en es­tas con­di­cio­nes. “Los edi­fi­cios nue­vos da­ña­dos no de­bie­ron su­frir da­ños si hu­bie­ran se­gui­do las re­gla­men­ta­cio­nes mo­der­nas”, di­ce Ed­gar Ta­pia, in­ge­nie­ro sís­mi­co es­truc­tu­ris­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na, quien par­ti­ci­pó en bri­ga­das vo­lun­ta­rias de re­vi­sión de in­mue­bles des­pués del sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017.

Des­pués de 1985, el re­gla­men­to de cons­truc­cio­nes se ac­tua­li­zó pa­ra di­vi­dir a la Ciu­dad de Mé­xi­co en tres zo­nas dis­tin­tas ba­sa­das en las ca­rac­te­rís­ti­cas del sue­lo (zo­na de la­go, zo­na de tran­si­ción y zo­na de lo­mas), y des­pués de 2004 lo di­vi­die­ron en seis al di­vi­dir en cua­tro re­gio­nes a la zo­na de la­go.

A par­tir del nue­vo re­gla­men­to de di­ciem­bre 2017, la sub­di­vi­sión es tan ex­haus­ti­va que el di­se­ña­dor pue­de ob­te­ner un es­pec­tro de di­se­ño par­ti­cu­la­ri­za­do prác­ti­ca­men­te ca­da 100 me­tros, de don­de se pue­den ob­te­ner las de­man­das sís­mi­cas. Es­te es­pec­tro de di­se­ño, a gran­des ras­gos, es lo que per­mi­te co­no­cer qué fuer­zas de­be re­sis­tir el edi­fi­cio en fun­ción de su al­tu­ra y ubi­ca­ción. Ta­pia la­men­ta: “Ya te­nía­mos es­tos li­nea­mien­tos lis­tos pa­ra pu­bli­car­los qui­zás des­de 2016, pe­ro no fue sino has­ta des­pués del sis­mo que las au­to­ri­da­des se apre­su­ra­ron a ac­tua­li­zar el re­gla­men­to”.

Pa­ra com­ple­men­tar el nue­vo re­gla­men­to de cons­truc­cio­nes, el Ins­ti­tu­to pa­ra la Se­gu­ri­dad de las Cons­truc­cio­nes en la Ciu­dad de Mé­xi­co or­de­nó el Sis­te­ma de Ac­cio­nes Sís­mi­cas de Di­se­ño (SASID), una pla­ta­for­ma en lí­nea que per­mi­ti­rá que los in­ge­nie­ros ob­ten­gan los es­pec­tros de di­se­ño sís­mi­co pa­ra sus cons­truc­cio­nes in­gre­san­do al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de sus edi­fi­cios y la lo­ca­li­za­ción.

Es­ta pla­ta­for­ma la desa­rro­lla el equi­po del in­ge­nie­ro Ma­rio Or­daz Schroe­der, del Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ría de la UNAM, quien hi­zo una de­mos­tra­ción pa­ra es­te reportaje. Es­ta pla­ta­for­ma mues­tra có­mo, tras in­gre­sar al­gu­nos pa­rá­me­tros so­bre la cons­truc­ción y es-

co­ger la ubi­ca­ción, un mis­mo edi­fi­cio de más de 10 pi­sos que se cons­tru­ye en la co­lo­nia Ro­ma Nor­te (en la lla­ma­da “zo­na de tran­si­ción” de la Ciu­dad, aque­lla en­tre el sue­lo blan­do de los la­gos y la tie­rra fir­me) re­quie­re ser in­clu­so cua­tro ve­ces más fuer­te que el mis­mo edi­fi­cio cons­trui­do en la zo­na de Las Lo­mas, que se con­si­de­ra tie­rra fir­me.

La pla­ta­for­ma, se­gún Or­daz, es­ta­rá lis­ta pro­ba­ble­men­te an­tes de oc­tu­bre pró­xi­mo. En su len­gua­je ex­pli­có que se­rá re­qui­si­to que los in­ge­nie­ros in­clu­yan los es­pec­tros de di­se­ño que se ob­tie­nen con se­llo di­gi­tal del SASID en la me­mo­ria de cálcu­lo de ca­da edi­fi­cio (o sea, en el do­cu­men­to que des­cri­be y jus­ti­fi­ca có­mo se di­se­ñó). Es­to es pa­ra ga­ran­ti­zar que si­gan las fuer­zas de di­se­ño (qué tan re­sis­ten­tes de­ben ser los edi­fi­cios an­te sis­mos) que exi­ge el nue­vo re­gla­men­to.

Or­gu­llo­so, Or­daz de­cla­ra: “Los di­se­ña­do­res de edi­fi­cios ya no se po­drán ha­cer los lo­cos con las fuer­zas de di­se­ño. Cla­ro que po­drían sa­car el es­pec­tro y di­se­ñar el edi­fi­cio pa­ra la mi­tad de la fuer­za, pe­ro eso se­ría un frau­de y un de­li­to pe­nal. Ya no po­drían de­cir que fue un ac­to de dios o un ac­ci­den­te si se cae el edi­fi­cio”.

Si bien es­ta es una im­por­tan­te in­no­va­ción a los re­gla­men­tos de cons­truc­cio­nes, no es la pri­me­ra vez que su equi­po ofre­ce al go­bierno tec­no­lo­gía que ayu­da a sal­var vi­das. Por ejem­plo, en 2005 Or­daz y su gen­te desa­rro­lla­ron un sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do pa­ra es­ti­mar los da­ños pro­ba­bles des­pués de un sis­mo en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Una vez ins­ta­la­do, en me­nos de 10 mi­nu­tos del tem­blor en­via­ría del cen­tro de re­gis­tro de la UNAM a Pro­tec­ción Ci­vil ma­pas de­ta­lla­dos con las in­ten­si­da­des sís­mi­cas, los da­ños po­si­bles a edi­fi­ca­cio­nes, po­si­bles cor­tes al su­mi­nis­tro de agua, y has­ta pér­di­das hu­ma­nas, pa­ra que las au­to­ri­da­des se­pan exac­ta­men­te a dón­de en­viar la res­pues­ta de emer­gen­cia.

El sis­te­ma es­ta­ba di­se­ña­do pa­ra fun­cio­nar aun sin luz eléc­tri­ca, con in­ter­co­mu­ni­ca­ción por ra­dio y men­sa­jes de ce­lu­lar en­tre es­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, Pro­tec­ción Ci­vil des­man­te­ló su es­ta­ción re­cep­to­ra y aho­ra so­lo re­ci­be los ma­pas por email, se­gún con­fir­mó la pro­pia de­pen­den­cia pa­ra es­te reportaje. Tam­po­co su­pie­ron dar el mo­ti­vo de esa de­ci­sión y la ad­ju­di­ca­ron a que eso ocu­rrió “en una ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior”.

Así, en la im­po­si­bi­li­dad de po­ner en fun­cio­na­mien­to es­te sis­te­ma de van­guar­dia, la res­pues­ta de emer­gen­cia de las au­to­ri­da­des el 19 de sep­tiem­bre de 2017 fue pla­nea­da en fun­ción de la in­for­ma­ción vi­sual ob­te­ni­da de los so­bre­vue­los de la Ciu­dad des­pués del sis­mo.

Or­daz uti­li­zó in­for­ma­ción del ca­tas­tro de in­mue­bles pa­ra co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de los edi­fi­cios cla­si­fi­ca­dos en seis gran­des ca­te­go­rías por ti­po de cons­truc­ción, pa­ra lue­go de­ter­mi­nar su vul­ne­ra­bi­li­dad de acuer­do con las in­ten­si­da­des sís­mi­cas re­gis­tra­das en ca­da zo­na y con ello es­ta­ble­cer los po­si­bles da­ños. Con es­te mis­mo al­go­rit­mo, se pue­den si­mu­lar di­fe­ren­tes po­si­bles te­rre­mo­tos y ver cuál es la res­pues­ta de las edi­fi­ca­cio­nes por ti­po de cons­truc­cio­nes.

Con es­te soft­wa­re “sí po­dría­mos iden­ti­fi­car cla­ses es­truc­tu­ra­les [ti­pos de edi­fi­cios] y zo­nas de la ciu­dad don­de sea prio­ri­ta­rio mi­ti­gar los ries­gos”, di­ce el in­ge­nie­ro. Si bien “no­so­tros no he­mos he­cho es­te ejer­ci­cio, sí te­ne­mos una idea bas­tan­te cla­ra de cuá­les son las cla­ses [es­truc­tu­ra- les] y en qué zo­nas de la ciu­dad es­tán. Pe­ro na­die [de go­bierno] se ha acer­ca­do a no­so­tros a pen­sar có­mo po­dría­mos ha­cer un programa de in­ves­ti­ga­ción se­rio, cuán­to cos­ta­ría, cuán­to tiem­po lle­va­ría, cuá­les se­rían los me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to pa­ra las per­so­nas que ne­ce­si­tan re­for­zar sus edi­fi­cios, et­cé­te­ra. Na­die se ha pues­to a pen­sar có­mo se po­dría lle­var a ca­bo un programa de mi­ti­ga­ción de ries­go de for­ma ofi­cial”.

El úni­co sec­tor que en reali­dad se ha in­tere­sa­do por es­tos desa­rro­llos, no es el go­bierno o Pro­tec­ción Ci­vil, sino la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra. Or­daz y su equi­po tie­nen más de 25 años desa­rro­llan­do al­go­rit­mos pa­ra es­ti­mar ries­gos de da­ños por de­sas­tres naturales (in­clu­yen­do sis­mos). Des­de los años no­ven­ta sus mo­de­los son los que uti­li­za la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ros y Fian­zas pa­ra es­ta­ble­cer los ries­gos que las ase­gu­ra­do­ras co­rren fren­te a sus clien­tes y cal­cu­lar cuán­tas re­ser­vas ne­ce­si­tan te­ner pa­ra res­pon­der a los si­nies­tros.

Pa­ra es­te reportaje se pre­gun­tó a Pro­tec­ción Ci­vil si tie­nen la ca­pa­ci­dad o el in­te­rés de ha­cer mo­de­los avan­za­dos co­mo los que han pa­ga­do la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra, pe­ro no die­ron res­pues­ta.

¿QUÉ RIES­GO TIE­NE EL EDI­FI­CIO EN DON­DE VI­VES, ESTUDIAS O TRA­BA­JAS?

Pa­ra me­dir los ries­gos de las es­truc­tu­ras, el equi­po de Or­daz tie­ne mo­de­la­da la res­pues­ta sís­mi­ca del sue­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co prác­ti­ca­men­te cua­dra por cua­dra. Una ver­sión sim­ple que su com­pa­ñía ERN Con­sul­to­res usa co­mo de­mo es­tá dis­po­ni­ble en su si­tio web (http://serv.ern. com.mx:86/) y tam­bién se pue­de des­car­gar co­mo una app lla­ma­da Qua­keRisk. Los usua­rios in­gre­san su di­rec­ción, las ca­rac­te­rís­ti­cas de su edi­fi­cio (fe­cha de cons­truc­ción, nú­me­ro de pi­sos, ti­po de cons­truc­ción y otros pa­rá­me­tros) y po­nen su es­truc­tu­ra a prue­ba es­co­gien­do un te­rre­mo­to de una lis­ta de sis­mos his­tó­ri­cos (por ejem­plo, el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 1985). El al­go­rit­mo arro­ja un por­cen­ta­je

“Los di­se­ña­do­res de edi­fi­cios ya no se po­drán ha­cer los lo­cos con las fuer­zas de di­se­ño”, Ma­rio Or­daz, Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ría de la UNAM.

de ries­go de da­ños pa­ra ese edi­fi­cio, en esa di­rec­ción, an­te ese sis­mo en par­ti­cu­lar.

“En Mé­xi­co, el desa­rro­llo de atlas de ries­gos es más bien ru­di­men­ta­rio”, di­ce Or­daz. “En reali­dad [es­tos atlas] son co­lec­cio­nes de ma­pas te­má­ti­cos que no tie­nen ma­yor aná­li­sis. Pro­ba­ble­men­te es me­jor eso que na­da, y pa­ra al­gu­nos fi­nes no es­tá mal. Pa­ra fi­nes de pro­tec­ción ci­vil bas­ta con ma­pear las ga­so­li­ne­ras, por ejem­plo. Pe­ro co­sas más avan­za­das, co­mo por dón­de em­pe­za­mos a re­for­zar, qué te­rri­to­rios de­be­ría­mos no ocu­par por ra­zo­nes de catástrofes, la ma­yo­ría de atlas de ries­gos no son ca­pa­ces de dar esas res­pues­tas por­que son muy ru­di­men­ta­rios”.

Mé­xi­co es­tá ubi­ca­do en­tre cua­tro pla­cas tec­tó­ni­cas y aun­que los cien­tí­fi­cos sa­ben que los sis­mos son re­cu­rren­tes no sa­ben exac­ta­men­te có­mo o cuán­do ocu­rri­rán. Ca­da sis­mo tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas de­pen­dien­do de su es­pec­tro de on­das (las ca­rac­te­rís­ti­cas de las on­das sís­mi-

cas que lo com­po­nen), y eso es lo que de­ter­mi­na qué es­truc­tu­ras se­rán más vul­ne­ra­bles. Por ejem­plo, el sis­mo de 1985 afec­tó más a los edi­fi­cios de en­tre sie­te y diez pi­sos en la zo­na blan­da de la Ciu­dad, mien­tras que el de 2017 afec­tó edi­fi­cios de en­tre cua­tro y sie­te pi­sos en la zo­na de tran­si­ción.

Los mo­de­los que ha­ce ERN pa­ra las ase­gu­ra­do­ras per­mi­ten plan­tear es­ce­na­rios con una ba­se de da­tos de más de 50 mil sis­mos fic­ti­cios pa­ra de­ter­mi­nar pér­di­das eco­nó­mi­cas pro­ba­bles en has­ta un mi­llón de edi­fi­cios. Tam­bién el soft­wa­re SAPS del sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do de pu­bli­ca­ción de ma­pas de in­ten­si­da­des sís­mi­cas y da­ños pro­ba­bles de Or­daz pue­de ha­cer ejer­ci­cios de es­ce­na­rios de da­ños a es­truc­tu­ras y pér­di­das hu­ma­nas.

En al­gu­nos de los ejer­ci­cios se han en­con­tra­do es­ce­na­rios en que po­dría ha­ber da­ños com­pa­ra­bles a los de 1985. Or­daz lo ad­mi­te: “Sí en­cuen­tra uno si­tua­cio­nes en las que po­dría ha­ber da­ños más gran­des, pe­ro la pre­gun­ta es qué tan fre­cuen­te y qué tan pro­ba­ble se­ría. No pa­re­ce ser tan pro­ba­ble”, di­jo, a pe­sar de que los sis­mó­lo­gos co­mo Atien­za es­pe­ran un sis­mo de mag­ni­tud ma­yor a 8 en la brecha sís­mi­ca de Gue­rre­ro.

Or­daz con­si­de­ró que co­mo so­cie­dad so­mos vul­ne­ra­bles a di­fe­ren­tes ti­pos de ame­na­zas que ne­ce­sa­ria­men­te cos­ta­rán vi­das, pe­ro es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar cuá­les son los ni­ve­les de ries­go to­le­ra­bles an­te ca­da es­ce­na­rio pa­ra es­ta­ble­cer prio­ri­da- des y có­mo ma­ne­jar el pre­su­pues­to gu­ber­na­men­tal pa­ra afron­tar es­tas ame­na­zas. “Hay so­lu­cio­nes que son re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de im­ple­men­tar”, di­ce. “Por ejem­plo, con que se cum­plan las nor­mas de cons­truc­ción, con eso ya ten­dría­mos pa­ra mo­ver­nos a ni­ve­les muy to­le­ra­bles de ries­go. Esa es una so­lu­ción de ba­jo con­su­mo de di­ne­ro. Pe­ro es­ta­mos mal or­ga­ni­za­dos; es­ta­mos en­tre la inep­ti­dud y la co­rrup­ción”.

El pro­pio Cruz Atien­za di­ce que pue­de vi­vir tran­qui­lo a pe­sar de los pe­li­gros que su­po­ne vi­vir en es­ta ciu­dad: “El ries­go por te­rre­mo­to de­pen­de de dos co­sas: qué tan gran­de es el sis­mo, las sa­cu­di­das del sue­lo; pe­ro tam­bién de qué tan vul­ne­ra­bles so­mos an­te di­chas sa­cu­di­das. Allí es don­de la so­cie­dad tie­ne mu­chí­si­ma in­je­ren­cia pa­ra re­du­cir el ries­go. Si el pe­li­gro es muy gran­de pe­ro no so­mos vul­ne­ra­bles por­que la es­truc­tu­ra no se cae aun­que le cai­ga un as­te­roi­de, en­ton­ces no hay nin­gún ries­go. Eso es lo que he da­do mu­cho a se­na­do­res y dipu­tados pa­ra que en­tien­dan que es­tá en sus ma­nos la ca­pa­ci­dad real de que el ries­go de un te­rre­mo­to sea mí­ni­mo”.

“Con que cum­plan las nor­mas de cons­truc­ción, con eso ya ten­dría­mos pa­ra mo­ver­nos a ni­ve­les muy to­le­ra­bles de ries­go. Pe­ro es­ta­mos mal or­ga­ni­za­dos; es­ta­mos en­tre la inep­ti­dud y la co­rrup­ción”.

LA IN­VES­TI­GA­CIÓN DE ES­TE REPORTAJE FUE FI­NAN­CIA­DA CON APO­YO DEL CO­NACYT PA­RA EL PRO­YEC­TO 295670 “LOS IN­TAN­GI­BLES. RE­VIS­TA ON­LI­NE”, DE LA RED ME­XI­CA­NA DE PE­RIO­DIS­TAS DE CIEN­CIA AC, CO­MO PAR­TE DE LA CON­VO­CA­TO­RIA PA­RA PRO­YEC­TOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN PÚ­BLI­CA DE LA CIEN­CIA, LA TEC­NO­LO­GÍA Y LA IN­NO­VA­CIÓN 2018.

TEC­NO­LO­GÍA ÓP­TI­MA: de­ter­mi­na qué edi­fi­cios es­tán en ries­go ma­yor an­te un sis­mo.

MA­PAS DE IN­TEN­SI­DAD SÍS­MI­CA: la in­no­va­ción fren­te a los atlas de ries­gos ya ru­di­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.