¿Quién ayu­da a los To­pos?

Des­de 2015, la agru­pa­ción de res­ca­te To­pos de Mé­xi­co tie­ne un pro­to­co­lo com­ple­to de in­ter­ven­ción psi­co­ló­gi­ca. Y no so­lo es pa­ra las víc­ti­mas sino pa­ra ellos mis­mos tam­bién.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Con­cep­ción Mo­reno

NE­PAL, 2015. Una ciu­dad mi­le­na­ria que­da he­cha na­da por un te­rre­mo­to de 7.9 gra­dos Rich­ter. Da­nie­la Vi­drio ha via­ja­do más de un día com­ple­to y he­cho cin­co es­ca­las pa­ra ayu­dar a ali­viar las he­ri­das de los dam­ni­fi­ca­dos al otro la­do del pla­ne­ta. Po­dría ser la aven­tu­ra de una vi­da, pe­ro pa­ra ella so­lo es el co­mien­zo de su ca­rre­ra co­mo psi­có­lo­ga. Tie­ne 19 años. Da­nie­la Vi­drio for­ma par­te del equi­po de pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos que acom­pa­ña a la agru­pa­ción de los To­pos, los res­ca­tis­tas que sur­gie­ron en el tem­blor de 1985 en la Ciu­dad de Mé­xi­co. A pe­sar de que re­ci­bió ca­pa­ci­ta­ción du­ran­te ca­si un año, na­da la pre­pa­ró pa­ra lle­gar a un país ex­tra­ño, con ciu­da­des des­trui­das y una at­mós­fe­ra mez­cla­da de pol­vo y “de ese olor dul­zón que de­jan los pe­rros muer­tos.” Aho­ra que lo re­cuer­da lo de­fi­ne así: “Era, pues, el aro­ma, la esen­cia, de la muer­te.”

A su fa­mi­lia, Da­nie­la mis­ma la des­cri­be co­mo “ex­tra­ña, lle­na de me­dios her­ma­nos y otras ra­mi­fi­ca­cio­nes”. Cree que por eso es­tu­dió psi­co­lo­gía, por­que des­de ni­ña apren­dió a reac­cio­nar an­te las cri­sis do­més­ti­cas.

Pe­ro lo que vi­vió en Ne­pal iba más allá de cual­quier even­to que ella hu­bie­ra ex­pe­ri­men­ta­do. Em­pren­dió el via­je jun­to con otras seis com­pa­ñe­ras de la Uni­ver­si­dad Anáhuac del Nor­te. Los bo­le­tos fue­ron pa­ga­dos por me­dio de do­na­ti­vos co­mo ca­si to­do lo que mue­ve a los To­pos.

El equi­po de psi­có­lo­gas que dan pri­me­ros au­xi­lios en las catástrofes na­ció en 2015, por idea de la psi­có­lo­ga Katia Ruiz y el to­po Fernando Álvarez. La idea no so­lo era dar apo­yo a los dam­ni­fi­ca­dos sino so­bre to­do ayu­dar a los pro­pios res­ca­tis­tas a li­diar con las fu­rias que los ator­men­tan.

La pri­me­ra co­la­bo­ra­ción fue en Ne­pal. De 15 psi­có­lo­gas es­tu­dian­tes que re­ci­bie­ron la ca­pa­ci­ta­ción en pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos, so­lo seis se que­da­ron. Da­nie­la, di­ce la doc­to­ra Ruiz, fue la pie­za cla­ve pa­ra re­unir el equi­po.

“Da­ni iba de sa­lón en sa­lón in­vi­tan­do a sus com­pa­ñe­ros al cur­so”, di­ce Ruiz, quien fue maes­tra de Vi­drio en la ca­rre­ra. La jo­ven ape­nas iba en pri­mer año, no era una psi­có­lo­ga de ex­pe­rien­cia. Lo úni­co que la mo­vía eran sus ganas de ayu­dar y su crea­ti­vi­dad: con po­cos re­cur­sos apren­dió a cum­plir con su tra­ba­jo.

¿En al­gún mo­men­to pen­só la jo­ven en ti­rar la toa­lla? “Ha­bía ve­ces que nos pre­gun­tá­ba­mos qué ha­cía­mos ahí. El pa­no­ra­ma era muy di­fí­cil, muy pe­sa­do”. Lo cier­to es que Vi­drio mis­ma di­ce que la mue­ve una fuer­za in­ter­na que no sa­be de­fi­nir,

pe­ro que lla­ma amor. “Es un amor muy fuer­te que te sa­le des­de aden­tro y te ha­ce se­guir ade­lan­te”.

Allá en Ne­pal, jun­to con los To­pos, las lle­va­ron a los Hi­ma­la­yas con la agru­pa­ción bra­si­le­ña “Los ojos de Dios”. A pe­sar de es­tar en la cor­di­lle­ra más al­ta del mun­do, ha­cía ca­lor. En las al­deas la gen­te no ha­bla­ba in­glés, mu­cho me­nos es­pa­ñol, así que la co­mu­ni­ca­ción fue so­bre to­do no ver­bal; lo que es­tas psi­co­te­ra­peu­tas lla­man el len­gua­je del cuer­po: dar son­ri­sa, abra­zos, jugar con los ni­ños. Esas ac­cio­nes se con­ta­gian. En un mo­men­to que Vi­drio no ol­vi­da­rá, al po­co tiem­po al­re­de­dor de ella vio a ni­ños y adul­tos, so­bre­vi­vien­tes de la ca­tás­tro­fe, que ol­vi­da­ban la tra­ge­dia y se po­nían a jugar con ellas.

Da­nie­la Vi­drio tie­ne aho­ra 24 años y es una ve­te­ra­na del equi­po. A ella y a Katia les to­có coor­di­nar las ac­cio­nes de ali­vio des­pués del te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre de 2017, que cau­só des­tro­zos y vis­tió de lu­to a la Ciu­dad de Mé­xi­co.

NO ES LO MIS­MO QUE PA­SE EN TU CA­SA

Da­nie­la se mue­ve con la fa­ci­li­dad de sus 24 años, su pos­tu­ra es se­gu­ra y abier­ta. Tie­ne la per­so­na­li­dad ideal pa­ra ser psi­co­te­ra­peu­ta. Por esa fa­ci­li­dad que tie­ne pa­ra em­pa­ti­zar y co­mu­ni­car­se, es que en la tra­ge­dia de la Ciu­dad de Mé­xi­co los To­pos se le fue­ron acer­can­do a ella y a las de­más psi­có­lo­gas pi­dien­do ayu­da. “Lle­ga­ban y nos de­cían: no duer­mo, me sien­to muy mal. Y hay que acep­tar el do­lor. No ne­gar­lo, no su­pri­mir­lo. No creas, no fue fá­cil que vi­nie­ran con no­so­tras”. Hu­bo que rom­per fron­te­ras: rom­per al hé­roe in­vul­ne­ra­ble pa­ra sa­car al ser hu­mano que su­fría.

Los To­pos de por sí tie­nen una di­ná­mi­ca de so­li­da­ri­dad en­tre ellos. Al fi­nal del día for­man un círcu­lo y ha­blan de sus sen­ti­mien­tos. Pe­ro no te­nían una guía ni una ayu­da ro­bus­ta. Era pu­ra in­tui­ción.

A pe­sar de que exis­te un pro­to­co­lo que in­di­ca que las psi­có­lo­gas no de­ben es­tar en “zo­na ca­lien­te” (el si­tio de un de­rrum­be), Da­ni di­ce que, si bien no es­tán en el ho­yo sa­can­do víc­ti­mas, sí es­tán jus­to afue­ra, es­pe­ran­do al res­ca­tis­ta y su res­ca­ta­do pa­ra dar la in­ter­ven­ción in­me­dia­ta que am­bos ne­ce­si­tan. Pe­ro le­van­tar­se a las cua­tro de la ma­ña­na y acos­tar­se has­ta la me­dia­no­che, y al día si­guien­te lo mis­mo y lo mis­mo, ter­mi­na por so­ca­var los áni­mos.

Inevi­ta­ble­men­te ese rit­mo ha traí­do de­ser­cio­nes en el equi­po de psi­có­lo­gas que, en reali­dad es un tra­ba­jo vo­lun­ta­rio no re­mu­ne­ra­do. Da­nie­la re­cuer­da que una ami­ga su­ya de plano di­jo no, ya no. “Lo de Ne­pal fue muy fuer­te. Pe­ro es otra co­sa es­tar en­tre tu gen­te y ver­la su­frir”, di­ce en re­fe­ren­cia a las víc­ti­mas de la Ciu­dad de Mé­xi­co; por eso en­tien­de “a las que de­ci­den ba­jar­se del ca­rro”.

Katia Ruiz, la lí­der del equi­po, ex­pli­ca que lo con­for­man pu­ras mu­je­res jó­ve­nes, de­bi­do a que por lo ge­ne­ral los psi­có­lo­gos va­ro­nes o ma­yo­res en edad pre­fie­ren de­di­car­se a un tra­ba­jo de pa­go. El pro­me­dio de edad de las psi­có­lo­gas de los To­pos es de ape­nas 23 años. En es­te mo­men­to son sie­te las jó­ve­nes que con­for­man el equi­po.

Des­pués de los res­ca­tes, el tra­ba­jo de las psi­có­lo­gas con los To­pos no ce­sa. Se reúnen una vez al mes du­ran­te dos o tres ho­ras. Les en­se­ñan to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, có­mo li­diar con el due­lo y la muer­te.

Da­ni es­tá a pun­to de ti­tu­lar­se, pe­ro co­mo psi­có­lo­ga es ya un sol­da­do con mu­cho cam­po de ba­ta­lla re­co­rri­do.

HA­BLE­MOS DE PSI­CO­LO­GÍA

Una de las co­sas que Da­nie­la no­tó es que du­ran­te los tra­ba­jos de res­ca­te tras el te­rre­mo­to en Mé­xi­co la ma­yor par­te de los psi­có­lo­gos que lle­ga­ban a que­rer ayu­dar no te­nían idea de qué ha­cer. El he­cho es que no bas­ta la in­tui­ción o las bue­nas in­ten­cio­nes a la ho­ra de aten­der tan­to a las víc­ti­mas co­mo a los res­ca­tis­tas. Pa­ra es­to, la pre­pa­ra­ción téc­ni­ca es ca­pi­tal.

“En el al­ber­gue de Álvaro Obre­gón, ha­bía 15 psi­có­lo­gos sen­ta­dos sin sa­ber ac­tuar. No­so­tras te­ne­mos ca­pa­ci­ta­ción y lle­va­mos nues­tro kit de pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos”. Ella ex­pli­ca que es­tos kits son so­bre to­do pa­ra los ni­ños, las víc­ti­mas más ol­vi­da­das du­ran­te los de­sas­tres, por­que los pa­dres es­tán re­ba­sa­dos bus­can­do te­cho y ali­men­to. El kit es una pe­que­ña mo­chi­la con ju­gue­tes, cua­der­nos pa­ra di­bu­jar, cra­yo­las. Con el kit y la guía de la psi­có­lo­ga, el ni­ño que per­dió to­do tie­ne la sen­sa­ción de que al me­nos eso es su­yo.

“Da­mos te­ra­pias bre­ves, se tra­ta so­bre to­do de evi­tar el es­trés pos­trau­má­ti­co”, di­ce la doc­to­ra Ruiz. Es­tas te­ra­pias rá­pi­das for­man par­te de una nue­va co­rrien­te psi­co­ló­gi­ca lla­ma­da mind­ful­ness: el ac­to de con­cen­trar la aten­ción en lo que su­ce­de aquí y aho­ra. La es­cue­la del mind­ful­ness nace del budismo, pe­ro aho­ra los psi­có­lo­gos lo apli­can de ma­ne­ra ob­je­ti­va y sin re­fe­ren­cias re­li­gio­sas.

El tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co o TEPT se ma­ni­fies­ta co­mo una in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­cu­pe­rar­se des­pués de un even­to ate­mo­ri­zan­te. Pue­de ve­nir acom­pa­ña­do de ata­ques de an­sie­dad, o

de sín­to­mas cor­po­ra­les co­mo do­lor de es­tó­ma­go o de ca­be­za, di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir o una se­rie de pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes que ha­cen al pa­cien­te te­ner re­gre­sio­nes al día del desas­tre.

Otra téc­ni­ca fun­da­men­tal es la de los pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos. Ex­pli­ca la doc­to­ra: “Son in­ter­ven­cio­nes en el lu­gar del even­to, tie­nen que dar­se en los pri­me­ros sie­te ho­ras des­pués del desas­tre. Des­pués de ese tiem­po ya se desa­rro­lla el es­trés pos­trau­má­ti­co”.

Vi­drio ex­pli­ca su téc­ni­ca per­so­nal: “No lle­va­mos cues­tio­na­rios, ni nin­gún ti­po de test, lo que usa­mos es la ob­ser­va­ción del len­gua­je ver­bal y el cor­po­ral. Ha­ce­mos al­gu­nas pre­gun­tas (que son de ma­ne­ra más in­tui­ti­va) co­mo, por ejem­plo, có­mo te sien- tes, con quién es­ta­bas, dón­de es­ta­bas”. Los pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos de­ben ser pron­tos, pe­ro si se pue­de ha­blar con la víc­ti­ma de 30 mi­nu­tos a dos ho­ras se­ría lo ideal, di­ce la doc­to­ra Ruiz.

Cuan­do no se pue­de apli­car es­ta in­ter­ven­ción in­me­dia­ta, se uti­li­za otra téc­ni­ca lla­ma­da con­ten­ción emo­cio­nal. Es­ta se usa pa­sa­das las pri­me­ras 72 des­pués de even­to ate­mo­ri­zan­te. Se usan kits di­dác­ti­cos y otras he­rra­mien­tas.

En el ca­so de Da­nie­la Vi­drio, es­te kit es un pa­que­te de pe­lu­ches que re­pre­sen­tan las cin­co emo­cio­nes bá­si­cas: mie­do, ale­gría, enojo, tris­te­za y amor. El pa­cien­te, que tal vez es­tá de­ma­sia­do afec­ta­do pa­ra ex­pre­sar sus emo­cio­nes, pue­de to­mar el mu­ñe­co que re­pre­sen­ta lo que sien­te y li­be­rar­se.

Es­te ti­po de téc­ni­ca se apli­ca no so­lo con las víc­ti­mas, sino es­pe­cial­men­te con los To­pos.

Los pri­me­ros au­xi­lios psi­co­ló­gi­cos son la téc­ni­ca prin­ci­pal con la que tra­ba­ja el equi­po de psi­có­lo­gas de los To­pos de Tla­te­lol­co. “Se tra­ba­ja pa­so por pa­so con el pa­cien­te”, ex­pli­ca Ruiz, “se tra­ta de es­cu­char y aten­der, acom­pa­ñar. Si no quie­re pla­ti­car se ha­cen pre­gun­tas di­ri­gi­das: qué su­ce­dió, qué pe­dis­te, et­cé­te­ra. Lue­go se pre­gun­ta qué va a ha­cer aho­ra. La per­so­na tie­ne que re­cu­pe­rar­se pa­ra ha­cer­se car­go de sí mis­ma y de su fa­mi­lia.” Y es muy im­por­tan­te, ex­pli­can am­bas psi­có­lo­gas, que no hay que ha­cer pro­me­sas ni

sem­brar fal­sas es­pe­ran­zas. Dar­se cuen­ta de que la in­ter­ven­ción tie­ne un es­pa­cio y un mo­men­to de­ter­mi­na­do.

EN EL HO­YO Y CAVANDO

“Nin­gún res­ca­te se pa­re­ce a los de­más”, di­ce Fer­na­do Álvarez. Gra­ba­do en su me­mo­ria es­tá su pri­mer res­ca­te: un ni­ño se­pul­ta­do ba­jo lo que fue­ron los Mul­ti­fa­mi­lia­res Juá­rez en la co­lo­nia Ro­ma. Fue un res­ca­te di­fí­cil, lar­go, por­que na­die sa­bía exac­ta­men­te qué ha­cer. Y des­pués de ho­ras de pol­vo, ex­ca­va­cio­nes y gri­tos, lo­gra­ron sa­car­lo con vi­da. Eran 10 mu­cha­chos inex­per­tos, los mis­mos que des­pués fun­da­rían la agru­pa­ción.

El ho­yo hue­le a to­do. Acei­te, san­gre, ce­men­to, sol­ven­tes, cuer­pos en des­com­po­si­ción. Po­dre­dum­bre y adre­na­li­na. Aguan­tar la claus­tro­fo­bia es un ar­te di­fí­cil de do­mi­nar. A ve­ces se sien­te que se te aca­ba el ai­re, pe­ro es so­lo una ilu­sión a la que no hay que ha­cer­le ca­so, di­ce Álvarez.

Katia Ruiz y Fernando Álvarez se co­no­cie­ron co­mo ami­gos: en una bo­da. Jun­tos per­ge­ña­ron el programa de aten­ción psi­co­ló­gi­ca pa­ra los To­pos y las víc­ti­mas de catástrofes naturales.

Fernando Álvarez tie­ne 55 años y per­te­ne­ce a aque­lla pri­me­ra ge­ne­ra­ción de res­ca­tis­tas que en 1985 se me­tie­ron ba­jo los es­com­bros sin sa­ber na­da. Es un ti­po del­ga­do y al­to. Pa­sa­ría por un hom­bre pro­me­dio, pe­ro con su uni­for­me de los To­pos (cha­le­co anaran­ja­do, bo­tas, pan­ta­lo­nes car­go) se ve im­po­nen­te. Co­mo un ser in­vul­ne­ra­ble: al­guien a quien le con­fia­rías tu vi­da.

Aque­lla vez acia­ga, los To­pos co­no­cie­ron a ca­ma­ra­das sui­zos, fran­ce­ses, es­ta­dou­ni­den­ses, to­dos me­jor pre­pa­ra­dos. “Los bom­be­ros fran­ce­ses nos ofre­cie­ron una ca­pa­ci­ta­ción y la acep­ta­mos. Seis me­ses des­pués, el 31 de mar­zo de 1986, fun­da­mos le­gal­men­te a los To­pos”, ex­pli­ca.

Co­mo To­po, Fernando ha apren­di­do hu­ma­ni­dad, sen­si­bi­li­dad y tam­bién lo frá­gil que es la vi­da. Es tan rá­pi­do có­mo un cuer­po pue­de des­ga­rrar­se ba­jo to­ne­la­das de es­com­bro. Y es tan sor­pren­den­te cuan­do pue­den sa­car a al­guien con vi­da en las mis­mas cir­cuns­tan­cias. ¿Qué se sien­te ser un To­po? El mie­do es ne­ce­sa­rio, ex­pli­ca con pau­sas. El mie­do sal­va la vi­da, no so­lo la del res­ca­tis­ta, tam­bién la de la víc­ti­ma. Un To­po no pue­de creer­se Su­per­man. Es un tra­ba­jo he­roi­co que los que tie­nen com­ple­jo de hé­roes no pue­den ha­cer. ¿Por qué? “Te­ne­mos que aco­tar el ries­go”, ex­pli­ca Álvarez a su mo­do tran­qui­lo, sin gran­di­lo­cuen­cia. “Cual­quier mo­vi­mien­to im­pru­den­te pue­de cau­sar un de­rrum­be y cau­sar más da­ños”. El re­clu­ta­mien­to de los To­pos jó­ve­nes es cla­ve. An­tes de que un res­ca­tis­ta se me­ta al ho­yo (a la “zo­na ca­lien­te”, co­mo ellos la lla­man) de­be pa­sar por un año de en­tre­na­mien­to. No hay To­pos inex­per­tos en las catástrofes. Jó­ve­nes sí, pe­ro nun­ca sin pre­pa­ra­ción.

El te­mor es ma­te­ria pri­ma. Los man­tie­ne aler­ta, des­pier­tos aun­que sea de ma­dru­ga­da y ellos lle­ven 12 ho­ras tra­ba­jan­do en el mis­mo hue­co de un me­tro de diá­me­tro. El mie­do se con­tro­la con la prác­ti­ca cons­tan­te que de­fi­ne a los To­pos. Un To­po en en­tre­na­mien­to pa­sa ho­ras con­fi­na­do en es­com­bros y tie­ne que apren­der a li­diar con su an­sie­dad. Ade­más, la par­ti­ci­pa­ción en di­ver­sas catástrofes los va en­du­re­cien­do: Ne­pal, Hai­tí, In­do­ne­sia, 1985, 2017. Na­da es igual.

“Sa­car a al­guien con vi­da es muy sa­tis­fac­to­rio, y tam­bién lo es sa­car el cuer­po de al­guien a quien sus fa­mi­lia­res es­tán es­pe­ran­do pa­ra así com­ple­tar su due­lo”.

Los To­pos es­tán tan bien pre­pa­ra­dos que en los 33 años que tie­nen de exis­tir no han te­ni­do una so­la ba­ja. Sa­ben me­dir el ries­go, eso es cla­ve en su la­bor. De­ben te­ner una gran to­le­ran­cia a la frus­tra­ción por­que, aun­que ha­ya víc­ti­mas vi­vas en una zo­na ca­lien­te, a ve­ces sim­ple­men­te no pue­den en­trar por­que ha­cer­lo sig­ni­fi­ca­ría po­ner en ries­go la vi­da de esas víc­ti­mas cau­san­do un de­rrum­be o la vi­da mis­ma de los bri­ga­dis­tas. No se pue­de ser un már­tir si se quie­re ser To­po.

Los bi­no­mios ca­ni­nos que tan­to lla­ma­ron la aten­ción en el 19S (re­cor­da­mos con gra­ti­tud a Fri­da y su en­tre­na­dor) son tam­bién par­te del equi­po de los To­pos. Fernando Álvarez tu­vo dos pe­rros de tra­ba­jo: un la­bra­dor cho­co­la­te y otro re­trie­ver co­lor miel. “Las me­jo­res ra­zas pa­ra el res­ca­te son los la­bra­do­res, los pas­to­res ale­ma­nes y los bel­ga ma­li­nois. Se ha de­mos­tra­do in­ter­na­cio­nal­men­te que son los que me­jor tra­ba­jan en el res­ca­te de per­so­nas”.

¿Y có­mo es la vi­da en el ho­yo y cavando? Di­ce Fernando que ha­ce ca­lor ahí den­tro. Es ló­gi­co: es­tán en ple­na ac- ción, mu­chas ve­ces con pi­cos, pa­las y otras he­rra­mien­tas. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca ayu­da a li­diar con la an­sie­dad. Hay ve­ces, di­ce, que hay agua por­que afue­ra es­tá llo­vien­do. De to­dos mo­dos ga­na la sen­sa­ción del ca­lor. Ima­gi­nen el su­dor del res­ca­tis­ta. Ima­gi­nen su mie­do y tam­bién su ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir ade­lan­te, a pe­sar de los obs­tácu­los. Esa es la tra­gi­co­me­dia de los To­pos: ale­gría por res­ca­tar, pe­ro tam­bién el es­trés ex­tre­mo de es­tar­se ju­gan­do la vi­da ba­jo to­ne­la­das de es­com­bro.

Con sus bo­tas, sus cuer­das, po­leas, pa­las y pi­cos, sus he­rra­mien­tas eléc­tri­cas y a ga­so­li­na, los To­pos me­xi­ca­nos son uno de los cuer­pos de res­ca­te más exi­to­sos del mun­do. Son los hé­roes que no le jue­gan al va­lien­te, a pe­sar de que son va­lien­tes y mu­cho. Tan va­lien­tes que sa­ben cuán­do in­ter­ve­nir y con­tro­lar la in­mi­nen­cia de la tra­ge­dia gra­cias a sus ac­cio­nes opor­tu­nas. A un año del 19S, la fi­gu­ra de los To­pos se agi­gan­ta. Aun con Fri­das So­fías in­ven­ta­das por me­dios de co­mu­ni­ca­ción sin es­crú­pu­los, los To­pos no han per­di­do ni un ápi­ce de su pres­ti­gio. Ellos me­re­cen una epo­pe­ya. Ellos son la epo­pe­ya.

LAINVESTIGACIÓN DE ES­TE REPORTAJE FUE FI­NAN­CIA­DA CON APOYODE CO­NACYT PA­RA­EL PRO­YEC­TO 295670 “LOS IN­TAN­GI­BLES. REVISTAONLINE”, DE LA RED ME­XI­CA­NA DE PE­RIO­DIS­TAS DE CIEN­CIA AC, CO­MO PAR­TE DE LACONVOCATORIA PARAPROYECTOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN PÚ­BLI­CA DE LACIENCIA, LATECNOLOGÍA Y LAINNOVACIÓN 2018.

Ima­gi­nen el su­dor del res­ca­tis­ta, su mie­do y tam­bién su ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir ade­lan­te, a pe­sar de los obs­tácu­los.

CO­MAN­DAN­TE DE LOS TO­POS, Car­los Morales Cien­fue­gos.

EL HO­YO: “Hue­le a to­do. San­gre, ce­men­to, sol­ven­tes, cuer­pos en des­com­po­si­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.