Las res­pon­sa­bi­li­da­des de­ri­va­das de los sis­mos

La or­ga­ni­za­ción Im­pu­ni­dad Ce­ro ana­li­za el ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad le­gal que las au­to­ri­da­des y los pro­pie­ta­rios tie­nen en el te­ma re­fe­ren­te a las cons­truc­cio­nes da­ña­das o co­lap­sa­das por el te­rre­mo­to que azo­tó a la ca­pi­tal me­xi­ca­na.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por An­to­nio Al­va­ra­do Gue­rre­ro

HA PA­SA­DO ca­si un año des­de el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre (19-S), en don­de mi­les de per­so­nas re­sul­ta­ron afec­ta­das en su pa­tri­mo­nio y otras, de­sa­for­tu­na­da­men­te, per­die­ron la vi­da. En la Ciu­dad de Mé­xi­co fa­lle­cie­ron 228 per­so­nas, en Mo­re­los 74, en Puebla 45, en el Es­ta­do de Mé­xi­co 15, en Gue­rre­ro 6, en Oa­xa­ca se re­por­ta 1 fa­lle­ci­do (de acuer­do con ci­fras ofi­cia­les pu­bli­ca­das en El Fi­nan­cie­ro) y en al­gu­nas otras en­ti­da­des co­mo Tlax­ca­la las ci­fras ofi­cia­les se des­co­no­cen. De­bi­do a la mag­ni­tud de la tra­ge­dia, en es­ta en­tre­ga se abor­da el pro­ble­ma de las cons­truc­cio­nes da­ña­das o co­lap­sa­das des­de el pun­to de vis­ta le­gal, ana­li­zan­do las res­pon­sa­bi­li­da­des de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, así co­mo una se­rie de re­for­mas res­pec­to a nor­mas re­la­cio­na­das al te­ma de cons­truc­ción en la CDMX.

Co­mo pri­mer pa­so, con­vie­ne ana­li­zar al­gu­nas ac­cio­nes u omi­sio­nes por par­te de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en to­do pro­ce­so de cons­truc­ción, a quie­nes iden­ti­fi­ca­mos co­mo: 1 ) las au­to­ri­da­des; 2 ) los au­xi­lia­res de la au­to­ri­dad y; 3) la so­cie­dad re­pre­sen­ta­da por los cons­truc­to­res y cual­quier per­so­na que po­sea un in­mue­ble (pro­pie­ta­rios, po­see­do­res, o arren­da­ta­rios).

Co­mo se­gun­do pa­so, con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio abor­dar el te­ma a par­tir de la iden­ti­fi­ca­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des atri­bui­bles a di­chos ac­to­res. La res­pon­sa­bi­li­dad abar­ca dos acep­cio­nes, la pri­me­ra de ellas es en el sen­ti­do de cum­plir con un com­pro­mi­so, obli­ga­ción o la­bor pre­via­men­te ad­qui­ri­dos o en­co­men­da­dos, y la se­gun­da tie­ne que ver con en­men­dar o co­rre­gir los erro­res u omi­sio­nes y sus con­se­cuen­cias por in­cum­pli­mien­to o in­frac­ción de las obli­ga­cio­nes o la­bo­res an­tes des­cri­tas.

En el Sis­te­ma Ju­rí­di­co Me­xi­cano exis­ten nu­me­ro­sas de­fi­ni­cio­nes y ti­pos de res­pon­sa­bi­li­dad, y res­pec­to a las ra­mas del de­re­cho que con­ver­gen en la pre­sen­te in­ves­ti­ga­ción, los ti­pos de res­pon­sa­bi­li­dad que sur­gen co­mo con­se­cuen­cia de las pér­di­das hu­ma­nas y da­ños en las cons­truc­cio­nes pro­du­ci­das por el sis­mo del 19-S son:

Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil

Res­pon­sa­bi­li­dad Ad­mi­nis­tra­ti­va

Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal

En el de­re­cho ci­vil te­ne­mos dos ti­pos de res­pon­sa­bi­li­da­des: a) la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil que, de acuer­do con Ra­fael de Pi­na Va­ra, es la obli­ga­ción que tie­ne una per­so­na de­ter­mi­na­da, de re­pa­rar el da­ño que ha cau­sa­do a otra y b) la res­pon­sa­bi­li­dad con­cu­rren­te, la cual el mis­mo au­tor de­fi­ne co­mo aque­lla res­pon­sa­bi­li­dad que com­par­ten las per­so­nas, es de­cir, la que pro­vo­ca un da­ño y la que re­ci­be di­cho da­ño.

En el de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo exis­te la res­pon­sa­bi­li­dad dis­ci­pli­na­ria, que es aque­lla en la que los res­pon­sa­bles son los fun­cio­na­rios o em­plea­dos pú­bli­cos que tie­nen la obli­ga­ción de res­pon­der por las in­frac­cio­nes que co­me­tan den­tro del ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes.

En el de­re­cho pe­nal la res­pon­sa­bi­li­dad es el re­sul­ta­do que se ge­ne­ra por la con­duc­ta o fal­ta de con­duc­ta por par­te de una per­so­na en con­tra de otra (víc­ti­ma), pro­vo­can­do un da­ño a es­ta úl­ti­ma en sus bie­nes o de­re­chos ju­rí­di­cos fun­da­men­ta­les.

Res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des:

Je­fe de Go­bierno y Asam­blea Le­gis­la­ti­va

En ma­te­ria de cons­truc­ción y desa­rro­llo sus­ten­ta­ble de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Je­fe de Go­bierno tie­ne la obli­ga­ción de pre­sen­tar a la Asam­blea de Re­pre­sen­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Plan Ge­ne­ral de Desa­rro­llo de la Ciu­dad, que es ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Pla­nea­ción De­mo­crá­ti­ca y Pros­pec­ti­va de la Ciu­dad de Mé­xi­co, que, a su vez, de­be­rá crear el Programa Ge­ne­ral de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial, que re­gu­la­rá la trans­for­ma­ción de la Ciu­dad y fo­men­ta­rá su desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Sin em­bar­go, di­cho Ins­ti­tu­to al día de hoy no ha si­do crea­do. La im­por­tan­cia de es­te plan ra­di­ca en que los usos de sue­lo, ca­rac­te­rís­ti­cas de vi­vien­da por nú­me­ro de ni­ve­les, ti­pos de cons­truc­cio­nes y de­más de­ta­lles po­drán ser re­vi­sa­dos y de­fi­ni­dos nue­va­men­te en el plan pa­ra me­jo­rar nues­tra cul­tu­ra sís­mi­ca.

Se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da (SE­DU­VI)

La Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da (SE­DU­VI) tie­ne la obli­ga­ción de pro­po­ner y vigilar el cum- pli­mien­to de las nor­mas y cri­te­rios que re­gu­lan la tra­mi­ta­ción de per­mi­sos, au­to­ri­za­cio­nes y li­cen­cias pre­vis­tas en la Ley de Desa­rro­llo Ur­bano de la Ciu­dad de Mé­xi­co, así co­mo las re­la­ti­vas al uso de sue­lo. De igual for­ma, de­be re­vi­sar y de­ter­mi­nar los es­tu­dios de im­pac­to ur­bano y ex­pe­dir o re­vo­car cer­ti­fi­ca­dos de uso de sue­lo que iden­ti­fi­can la su­per­fi­cie que se per­mi­te cons­truir en ca­da pre­dio de la Ciu­dad de Mé­xi­co, así co­mo el nú­me­ro de ni­ve­les.

Asi­mis­mo, se­gún lo dis­pues­to por el Re­gla­men­to de Cons­truc­cio­nes pa­ra el Dis­tri­to Fe­de­ral, co­rres­pon­de a di­cha Se­cre­ta­ría vigilar y coor­di­nar a los au­xi­lia­res de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca (Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obras y Co­rres­pon­sa­bles de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral), quie­nes le apo­yan en la en­co­mien­da es­pe­cí­fi­ca de or­de­nar y ha­cer va­ler en la obra la ob­ser­van­cia de la Ley.

Las De­le­ga­cio­nes y el Ins­ti­tu­to de Ve­ri­fi­ca­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va del DF (INVEA)

En ma­te­ria de cons­truc­ción, el pri­mer ór­gano de con­tac­to son las De­le­ga­cio­nes Po­lí­ti­cas que for­man par­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­tas au­to­ri­da­des se en­car­gan de re­ci­bir y au­to­ri­zar ma­ni­fes­ta­cio­nes de cons­truc­ción (li­cen­cias de cons­truc­ción) las cua­les de­ben cum­plir con los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos en la nor­ma­ti­vi­dad de la ma­te­ria, en­tre otras dis­po­si­cio­nes que apli­quen al ca­so con­cre­to e in­ter­ven­ción de otras au­to­ri­da­des.

A su vez, las De­le­ga­cio­nes son au­xi­lia­das por el Ins­ti­tu­to de Ve­ri­fi­ca­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va del Dis­tri­to Fe­de­ral (INVEA), el cual se en­car­ga de ve­ri­fi­car que se cum­pla con la nor­ma­ti­vi­dad en ma­te­ria de cons­truc­ción, pro­tec­ción ci­vil y de­más dis­po­si­cio­nes apli­ca­bles du­ran­te el desa­rro­llo de las obras en pro­ce­so de cons­truc­ción. Nor­mal­men­te, la in­ter­ven­ción del INVEA se ge­ne­ra co­mo con­se­cuen­cia de de­nun­cias ciu­da­da­nas o de for­ma ofi­cio­sa an­te irre­gu­la­ri­da­des que son evi­den­tes por su tras­cen­den­cia o im­por­tan­cia, co­mo ejem­plo po­de­mos ci­tar su in­ter­ven­ción en la ubi­ca­ción de cons­truc­cio­nes irre­gu­la­res en la Ciu­dad de Mé­xi­co que pre­sen­tan ni­ve­les ex­ce­den­tes con el ob­je­to de que sean de­mo­li­dos.

En las vi­si­tas de ve­ri­fi­ca­ción a las cons­truc­cio­nes, se pue­den en­con­trar ano­ma­lías o in­cum­pli­mien­tos a la nor­ma­ti­vi­dad apli­ca­ble que no re­pre­sen­ten un pe­li­gro in­mi­nen­te pa­ra la so­cie­dad, co­mo la fal­ta de uso de cas­co de los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción o de se­ña­li­za­cio­nes de emer­gen­cia. En es­tos ca­sos, las ano­ma­lías se ha­cen del co­no­ci­mien­to de la au­to­ri­dad De­le­ga­cio­nal y se ini­cia un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo an­te cual­quie­ra de es­tas dos de­pen­den­cias, con el ob­je­to de san­cio­nar y otor­gar un de­ter­mi­na­do pla­zo al cons­truc­tor o pro­pie­ta­rio pa­ra que las sub­sa­ne, con in­de­pen­den­cia de las mul­tas o san­cio­nes que co­rres­pon­dan por el in­cum­pli­mien­to a la nor­ma­ti­vi­dad apli­ca­ble.

Ins­ti­tu­to pa­ra la Se­gu­ri­dad de las Cons­truc­cio­nes del DF

Den­tro de sus fun­cio­nes exis­ten dos acep­cio­nes: la pri­me­ra se re­fie­re al Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral de las Cons­truc­cio­nes y; la se­gun­da, a to­do lo re­la­ti­vo con los los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra y Co­rres­pon­sa­bles, en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral.

Res­pec­to a la pri­me­ra de sus acep­cio­nes, es de­cir, al Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral de las Cons­truc­cio­nes, el Ins­ti­tu­to es­ta­ble­ce, vi­gi­la y eva­lúa di­cho Sis­te­ma. Tam­bién, es­ta­ble­ce la crea­ción de nor­mas téc­ni­cas, li­nea­mien­tos, re­glas y cri­te­rios que per­mi­ten do­tar a las cons­truc­cio­nes de ma­yor se­gu­ri­dad y re­sis­ten­cia an­te los sis­mos.

En su se­gun­da acep­ción, re­la­cio­na­da con los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra y Co­rres­pon­sa­bles, ini­cial­men­te, co­rres­pon­dió al Ins­ti­tu­to lle­var a ca­bo los pro­ce­sos de ad­mi­sión, ca­pa­ci­ta­ción y eva­lua­ción de es­tos ac­to­res; así co­mo ex­pe­dir sus car­nets y con­trol de res­pon­si­vas; re­gis­trar y ac­tua­li­zar ex­pe­dien­tes; de­ter­mi­nar el pa­go de aran­ce­les u ho­no­ra­rios; re­gis­trar los con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios que ce­le­bra­ban con los cons­truc­to­res con el ob­je­to de cui­dar que las car­gas de tra­ba­jo no re­ba­sa­ran su ca­pa­ci­dad de desem­pe­ño; así co­mo pu­bli­ci­tar su ac­ti­vi­dad en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral.

Las fun­cio­nes que te­nían re­la­ción di­rec­ta en­tre el Ins­ti­tu­to y los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra y Co­rres­pon­sa­bles, ac­tual­men­te fue­ron asu­mi­das por la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da, de acuer­do a lo es­ta­ble­ci­do en el De­cre­to de fe­cha 17 de ju­nio de 2016, el cual mo­di­fi­có dis­po­si­cio­nes de la Ley de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da del Dis­tri­to Fe­de­ral, hoy CDMX.

Ins­ti­tu­to de Pla­nea­ción De­mo­crá­ti­ca y Pros­pec­ti­va de la Ciu­dad de Mé­xi­co

Es­te Ins­ti­tu­to ac­tual­men­te no ha si­do crea­do y una vez que sea crea­do, ten­drá a su car­go la ela­bo­ra­ción y se­gui­mien­to del Plan Ge­ne­ral de Desa­rro­llo y del Programa Ge­ne­ral de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial, ga­ran­ti­zan­do la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de los sec­to­res aca­dé­mi­cos, cul­tu­ra­les, so­cia­les y eco­nó­mi­cos, con las mo­da­li­da­des que es­ta­blez­ca la ley.

In­te­gra­rá un sis­te­ma de in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca y geo­grá­fi­ca cien­tí­fi­co, pú­bli­co, ac­ce­si­ble y trans­pa­ren­te, y ela­bo­ra­rá los diag­nós­ti­cos y es­tu­dios re­que­ri­dos por los pro­ce­sos de pla­nea­ción y pros­pec­ti­va.

La im­por­tan­cia de que el Ins­ti­tu­to ini­cie con sus fun­cio­nes ra­di­ca en que, los fun­cio­na­rios y per­so­nas que par­ti­ci­pen di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en él, ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta­ble­cer qué es lo que se pue­de cons­truir en la Ciu­dad de Mé­xi­co y có­mo de­be ser. Lo an­te­rior, res­pon­de a la ne­ce­si­dad de la so­cie­dad de con­tar con vi­vien­das y cons­truc­cio­nes más se­gu­ras.

Res­pon­sa­bi­li­dad de los au­xi­lia­res de la au­to­ri­dad: Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obras (DROs) y Co­rres­pon­sa­bles

Es­tos dos ac­to­res son es­pe­cia­lis­tas o pe­ri­tos en ar­qui­tec­tu­ra y es­truc­tu­ras de in­mue­bles, au­xi­lia­res de las au­to­ri­da­des de­le­ga­cio­na­les que se en­car­gan de re­vi­sar y ava­lar los pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y es­truc­tu­ra­les de las cons­truc­cio­nes con el ob­je­to de ase­gu­rar que di­chos pro­yec­tos cum­plan con la nor­ma­ti­vi­dad vi­gen­te en ma­te­ria de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da. Su in­co­rrec­ta in­ter­ven­ción cons­ti­tu­ye una res­pon­si­va que im­pli­ca asu­mir con­se­cuen­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, ci­vi­les, pe­na­les o cual­quier otra que pu­die­ra de­ri­var­se del desem­pe­ño de sus fun­cio­nes.

In­ter­ven­ción por par­te de Co­le­gios de es­pe­cia­lis­tas y ex­per­tos en di­ver­sas áreas

Los Co­le­gios de es­pe­cia­lis­tas en ar­qui­tec­tu­ra, cien­cia sís­mi­ca, in­ge­nie­ría y de­más dis­ci­pli­nas, de­ben con­tri­buir en la ela­bo­ra­ción de las nor­mas que se ajus­ten ade­cua­da­men­te a los pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por los fe­nó­me­nos sís­mi­cos di­chos y de es­ta for­ma ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de de­re­chos de las víc­ti­mas de es­tos fe­nó­me­nos naturales.

Pro­pie­ta­rios de un in­mue­ble

El pro­pie­ta­rio o edi­fi­ca­do­res de cons­truc­cio­nes nue­vas, tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar que la cons­truc­ción cum­pla con lo es­ta­ble­ci­do en la li­cen­cia otor­ga­da a su fa­vor pa­ra rea­li­zar la cons­truc­ción, ade­más de ga­ran­ti­zar que di­cha cons­truc­ción no ten­ga de­fec­tos y/o vi­cios ocul­tos.

Ob­ser­va­cio­nes fi­na­les

Con re­la­ción a las re­for­mas al Re­gla­men­to de Cons­truc­cio­nes pa­ra el Dis­tri­to Fe­de­ral, pu­di­mos iden­ti­fi­car el es­fuer­zo de la au­to­ri­dad pa­ra evi­tar la co­rrup­ción y agi­li­zar los pro­ce­sos de ve­ri­fi­ca­ción de las obras nue­vas. No obs­tan­te, es preo­cu­pan­te no co­no­cer las ra­zo­nes por las cua­les se sus­pen­den los pro­ce­sos pa­ra fin­car res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va a los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra, so­bre to­do por­que las ex­pe­rien­cias sís­mi­cas nos es­ta­ble­cen cla­ra­men­te que es ne­ce­sa­rio se­pa­rar de su car­go

a los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra que ha­yan par­ti­ci­pa­do en la au­to­ri­za­ción de re­mo­de­la­cio­nes o cons­truc­cio­nes irre­gu­la­res co­mo en el ca­so del Co­le­gio Réb­sa­men y otros, con in­de­pen­den­cia de las san­cio­nes ci­vi­les o pe­na­les co­rres­pon­dien­tes, pues es in­mi­nen­te y es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio ex­pul­sar a los ele­men­tos au­xi­lia­res de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca (DROS Y CSE) que in­cu­rran en ac­tos que ame­ri­ten sus­pen­sión o in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra tra­ba­jar y de es­ta for­ma evi­tar que se re­pi­tan con­duc­tas irre­gu­la­res.

La emi­sión de la “Ley pa­ra la Re­cons­truc­ción, Re­cu­pe­ra­ción y Trans­for­ma­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co en una ca­da vez más re­si­lien­te”, de­ter­mi­na los apo­yos ad­mi­nis­tra­ti­vos y fi­nan­cie­ros a fa­vor de las per­so­nas que re­quie­ren de­mo­ler y re­cons­truir sus pro­pie­da­des o reha­bi­li­tar­las. A nues­tra con­si­de­ra­ción, la Ley no con­si­de­ró un as­pec­to fun­da­men­tal pa­ra in­te­grar la de­ci­sión de los afec­ta­dos en la res­ti­tu­ción de sus ho­ga­res: el re­que­rir o con­du­cir a los afec­ta­dos a la ob­ten­ción de un es­tu­dio fi­nan­cie­ro in­mo­bi­lia­rio que per­mi­ta cal­cu­lar el cos­to de las re­pa­ra­cio­nes en com­pa­ra­ción con el cos­to de de­mo­li­ción y re­cons­truc­ción, pues en al­gu­nos ca­sos en nues­tra ex­pe­rien­cia re­sul­ta­ba fi­nan­cie­ra­men­te via­ble de­mo­ler y re­cons­truir un edi­fi­cio que po­día ser reha­bi­li­ta­do o re­pa­ra­do, pues los apo­yos gu­ber­na­men­ta­les per­mi­ten in­cre­men­tar en 35% los me­tros de cons­truc­ción con el ob­je­to de co­mer­cia­li­zar­se y con su ven­ta cos­tear la cons­truc­ción del edi­fi­cio nue­vo y así con­tar con un me­jor y ac­tual sis­te­ma cons­truc­ti­vo que re­pre­sen­te ma­yor re­sis­ten­cia y se­gu­ri­dad de sus pro­pie­ta­rios, sin con­tar ade­más que ten­drá una me­jor ga­ran­tía por vi­cios ocul­tos. Lo an­te­rior, de­pen­dien­do de di­ver­sos fac­to­res co­mo el ti­po de sue­lo, ni­ve­les per­mi­ti­dos e in­cen­ti­vos pa­ra ele­var ni­ve­les, ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de los due­ños, ca­pa­ci­dad pa­ra ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal a los apo­yos otor­ga­dos por el go­bierno, y, so­bre to­do, si los due­ños desean con­tar con cons­truc­cio­nes más se­gu­ras.

Asi­mis­mo, la ley tam­po­co es­ta­ble­ce qué ha­cer en los ca­sos en que los pro­pie­ta­rios de un edi­fi­cio da­ña­do y que pue­de ser re­pa­ra­do, so­li­ci­ten su de­mo­li­ción y re­cons­truc­ción con el ob­je­to de con­tar con una vi­vien­da más re­sis­ten­te y de me­jor ca­li­dad, sin im­por­tar que es­ta de­ci­sión im­pli­que un ma­yor gas­to a los due­ños y es­tén dis­pues­tos a cu­brir­lo. Tam­bién pu­di­mos ver que la ope­ra­ción y apli­ca­ción de es­ta ley es len­ta, por­que los apo­yos fi­nan­cie­ros pa­ra la re­cons­truc­ción o reha­bi­li­ta­ción por de­par­ta­men­to se au­to­ri­za­ron y pu­bli­ca­ron en la ga­ce­ta ofi­cial de la Ciu­dad de Mé­xi­co, has­ta el 22 de ju­nio de 2018.

Con to­do lo an­te­rior, po­de­mos con­cluir que las res­pon­sa­bi­li­da­des por los da­ños cau­sa­dos por los sis­mos son de ca­rác­ter ge­ne­ral por­que in­ter­vie­nen las au­to­ri­da­des y au­xi­lia­res de és­tas, así co­mo los par­ti­cu­la­res, quie­nes en con­jun­to de­be­mos me­jo­rar las con­di­cio­nes ac­tua­les que per­mi­tan pre­ve­nir y evi­tar da­ños en los pró­xi­mos sis­mos.

*Im­pu­ni­dad Ce­ro es un pro­yec­to de la so­cie­dad ci­vil, no par­ti­da­rio, que sur­ge del com­pro­mi­so ciu­da­dano con la fi­na­li­dad de de­nun­ciar la im­pu­ni­dad co­ti­dia­na a la que to­dos es­ta­mos ex­pues­tos, se­ña­lan­do a los res­pon­sa­bles de es­tas pro­ble­má­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.