So­bre­vi­vir pa­ra con­tar el 19S

Co­mien­za a cir­cu­lar “El te­rre­mo­to de 2017. Die­ci­nue­ve de sep­tiem­bre ne­gro”, el nue­vo li­bro del ar­qui­tec­to, cro­nis­ta e in­ves­ti­ga­dor Iván Sal­ci­do, edi­ta­do por la So­cie­dad Me­xi­ca­na de In­ge­nie­ría Es­truc­tu­ral y Ca­sa de las Cam­pa­nas Edi­to­res. A con­ti­nua­ción pre

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Iván Sal­ci­do

Bal­sas #18”

UNA DE LAS CON­FE­REN­CIAS que tu­ve so­bre ries­go sís­mi­co en la ciu­dad des­pués del agi­ta­do mes de sep­tiem­bre de 2017 en que se presentaron dos te­rre­mo­tos (Chia­pas el día 7 y Puebla el 19), ocu­rrió en la Es­cue­la Se­cun­da­ria #34 “Eu­ge­nia León Puig” la ma­ña­na del mar­tes 14 de no­viem­bre de ese año. Di­cha po­nen­cia, gra­cias a la in­vi­ta­ción del pro­fe­sor Je­ró­ni­mo Que­ve­do, fue lle­va­da a ca­bo en el co­me­dor del co­le­gio que tam­bién es uti­li­za­do co­mo au­la mag­na y cu­yas ven­ta­nas, que mi­ran ha­cia la ca­lle de Mi­ra­va­lle, me per­mi­tie­ron dar­les un ejem­plo a los es­tu­dian­tes en tiem­po real de las con­se­cuen­cias de no en­fren­tar de­bi­da­men­te los ries­gos pro­vo­ca­dos por los tem­blo­res.

Jus­to al otro la­do del ven­ta­nal del co­me­dor, se po­dían ver los ama­rres y las car­pas de aque­llas per­so­nas que tu­vie­ron que des­alo­jar su edi­fi­cio ya que, el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre, ha­bía co­lap­sa­do la plan­ta ba­ja y el pri­mer ni­vel, de­ja­do in­ha­bi­ta­ble el res­to del in­mue­ble de cin­co pi­sos don­de vi­vían. Se tra­ta­ba del edi­fi­cio de Bal­sas #18 que se ha­lla­ba a unos 30 me­tros de dis­tan­cia de don­de es­tá­ba­mos.

Ve­ci­na de la se­cun­da­ria #34, se en­cuen­tra otra es­cue­la, la se­cun­da­ria “Enrique C. Oli­va­res” en la es­qui­na de Mi­ra­va­lle y Bal­sas, la cual tu­vo que de­jar de uti­li­zar los sa­lo­nes que se en­con­tra­ban jus­to en­fren­te del in­mue­ble da­ña­do pa­ra evi­tar el ries­go de un po­si­ble des­plo­me, de­ri­va­do de es­to, ca­da vez que en­tra­ban los alum­nos a su co­le­gio por el úni­co ac­ce­so que tie­ne (ya que la sa­li­da de emer­gen­cia fue eli­mi­na­da pa­ra con­ver­tir­la en ofi­ci­na), los alum­nos de­bían ha­cer­lo pe­ga­dos a la pa­red, es­col­ta­dos por sus maes­tros y la po­li­cía pa­ra man­te­ner­se lo más ale­ja­dos po­si­ble del da­ña­do edi­fi­cio en Bal­sas. Per­ma­ne­cie­ron con esa ru­ti­na has­ta que el edi­fi­cio fue de­mo­li­do en 2018.

Ubi­ca­do en la cua­dra for­ma­da por las ca­lles de Bal­sas al nor­te, Plu­tar­co Elías Ca­lles al orien­te, Mi­ra­va­lle al po­nien­te y la cal­za­da Er­mi­ta Iz­ta­pa­la­pa al sur, el pre­dio de Bal­sas #18 era ocu­pa­do por dos edi­fi­cios ge­me­los, uno de­trás del otro, de cin­co ni­ve­les ca­da uno. Da­do el ries­go que re­pre­sen­ta­ba el in­mue­ble, la to­rre de atrás, com­pa­ñe­ra del mis­mo pre­dio y dos edi­fi­cios co­lin­dan­tes (Bal­sas #16 y Mi­ra­va­lle #213, tam­bién fue­ron eva­cua­dos por se­gu­ri­dad. Sus in­qui­li­nos se man­tu­vie­ron en el cam­pa­men­to a la es­pe­ra de las re­so­lu­cio­nes de pro­tec­ción ci­vil y en vi­gi­lan­cia pa­ra evi­tar la ra­pi­ña de sus de­par­ta­men­tos.

El in­mue­ble de Bal­sas, per­te­ne­cien­te a la De­le­ga­ción Be­ni­to Juá­rez, fue cons­trui­do en el año de 1980 con un sis­te­ma de mar­cos de con­cre­to con mu­ros de mam­pos­te­ría, se­gún la pá­gi­na de Eva­lua­ción de Ries­gos Naturales (https://ern.com.mx/web/). La pro­ba­ble cau­sa de su co­lap­so se­gún di­cha em­pre­sa, se de­bió al gol­pe­teo su­fri­do con sus co­lin­dan­cias y a que te­nía su plan­ta ba­ja dé­bil, uti­li­za­da co­mo mu­chí­si­mos edi­fi­cios de la ca­pi­tal, co­mo es­ta­cio­na­mien­to y cu­ya sus­ten­ta­ción a ba­se de co­lum­nas, no po­dría com­pa­rar­se con la du­re­za de los pi­sos su­pe­rio­res, así que es­te edi­fi­cio de­bió ha­ber si­do re­for­za­do des­de su cons­truc­ción pa­ra po­der so­por­tar los sis­mos con es­tas con­di­cio­nes, ya que los bal­co­nes del se­gun­do ni­vel que­da­ron a la al­tu­ra de la ban­que­ta.

La to­rre de atrás que­dó en pie y, des­de su es­ta­cio­na­mien­to, se pu­die­ron cuan­ti­fi­car los da­ños del edi­fi­cio so­bre la ca­lle en cu­ya par­te pos­te­rior, la plan­ta ba­ja y el pri­mer pi­so des­apa­re­cie­ron por com­ple­to de­jan­do gran can­ti­dad de es­com­bros, un au­to ro­jo aplas­ta­do, las pa­re­des com­ple­ta­men­te frac­tu­ra­das en los pi­sos su­pe­rio­res y a pun­to del co­lap­so.

Las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del C5 ca­pi­ta­lino pu­die­ron cap­tar el mo­men­to del de­rrum­be del edi­fi­cio, jus­to a las 13 ho­ras con 15 mi­nu­tos y 26 se­gun­dos, jus­to en el ins­tan­te cuan­do al­gu­nas per­so­nas co­rrían por la ca­lle pa­ra pro­te­ger­se de la vio­len­cia del sis­mo, dos au­tos al­can­za­ron a pa­sar por en­fren­te del

in­mue­ble an­tes de que el pol­vo y el cas­ca­jo los gol­pea­ran. El de­rrum­be par­cial de es­te edi­fi­cio co­bró la vi­da de cua­tro per­so­nas: el in­ge­nie­ro Gabriel Morales de 55 años de edad quien fa­lle­ció abra­za­do de su es­po­sa, Ague­da Men­do­za, abo­ga­da de 54 años de edad y jun­to a su mascota, el pe­rro Kino, un bea­gle de 16 años a quien la pa­re­ja nun­ca sol­tó; mu­rie­ron tam­bién Éber, ve­cino del edi­fi­cio y Éri­ca, con­ser­je del mis­mo.

TES­TI­MO­NIO DE KAR­LA KA­RI­NA DIAZ

Las vi­bra­cio­nes que en un prin­ci­pio fue­ron per­ci­bi­das por Kar­la co­mo el pa­so de un pe­sa­do ca­mión fren­te a su edi­fi­cio, eran ge­ne­ra­das por un sis­mo que, en cues­tión de se­gun­dos, ele­vó su fuer­za lo que alar­mó a la mu­cha­cha que tra­ba­ja­ba con ella y quien le ad­vir­tió que es­ta­ba tem­blan­do. Kar­la, mu­jer de 38 años de edad, co­men­zó a ba­jar por las es­ca­le­ras car­gan­do a su pe­rri­ta Mía cuan­do vio có­mo la lo­sa del se­gun­do pi­so se le­van­tó fren­te a ella, con­vir­tién­do­se en un mu­ro que se le vino en­ci­ma, de­ján­do­la atra­pa­da en po­si­ción fe­tal, que­dan­do ro­dea­da de es­com­bros e in­mó­vil. Su pier­na de­re­cha que­dó en­te­rra­da, el mar­co de una puer­ta se le en­ca­ja­ba en un bra­zo y una vi­ga opri­mien­do su ab­do­men lo que le im­pe­día gri­tar; así se man­tu­vo por dos ho­ras. Yo por más que que­ría gri­tar no po­día, por­que apar­te que­dé con una vi­ga ato­rán­do­me las cos­ti­llas. El hue­co en que que­dé fue mí­ni­mo, o sea, se nos ca­yó el pi­so en­ci­ma. Lo pri­me­ro que me pa­só en la men­te era có­mo iba a so­bre­vi­vir; yo no sé por­que en la men­te traía sie­te días, que sie­te días no los iba a aguan­tar. Lle­gó un mo­men­to en que creí que ya no… por el do­lor ho­rri­ble que sen­tía en la co­lum­na y en las pier­nas y apar­te la fal­ta de res­pi­ra­ción me ago­bia­ba mu­cho, me da­ba mu­cha an­gus­tia. Re­cé, re­cé y re­cé y lle­gó un mo­men­to en el que acep­té o ya me men­ta­li­cé... Otra per­so­na que al mo­men­to del sis­mo es­ta­ba con ella fue Pa­blo Her­nán­dez, un en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal de pe­rros con­tra­ta­do pa­ra edu­car a sus cua­tro mas­co­tas: Mía, Ta­ra, Jack y Go­liath. Pa­blo iba ba­jan­do jun­to a ella y tam­bién que­dó atra­pa­do por el mu­ro y la vi­ga que apri­sio­na­ban a Kar­la y que él de­te­nía con la mi­tad de su cuer­po. Dos ho­ras des­pués, Agus­tín Ca­sas y Mi­guel Án­gel Ro­me­ro quie­nes eran ve­ci­nos de Kar­la, pu­die­ron lle­gar jun­to a ella jus­to en el mo­men­to en que es­ta­ba per­dien­do las es­pe­ran­zas.

Agus­tín Ca­sas, po­co des­pués del co­lap­so, subió a los de­par­ta­men­tos y ahí es­cu­chó los gri­tos del en­tre­na­dor ca­nino, se acer­có y por un hue­co al­can­zó a ver­la a ella, así que de in­me­dia­to fue por ayu­da y co­men­zó a gol­pear el mu­ro que los apri­sio­na­ba con una ba­rre­ta. Co­men­ta Kar­la acer­ca de Agus­tín: …fue por ayu­da y con una ba­rre­ta em­pe­za­ron a pe­gar­le a la lo­sa pe­ro él su­fre del co­ra­zón, en­ton­ces de pron­to se em­pe­zó a prein­far­tar, lo sa­ca­ron y ya las de­más per­so­nas que, des­gra­cia­da­men­te, ya no los ubi­co por­que es­ta­ba en shock, pe­ro mu­chas per­so­nas coope­ra­ron pa­ra po­der­me en­con­trar. Cuan­do me sa­ca­ron fue tam­bién una par­te muy má­gi­ca o muy es­pe­cial pa­ra mí por­que en es­te edi­fi­cio vi­vía mi abue­li­ta, dos pi­sos aba­jo del mío. Yo vi­vía en el 402 y ella vi­vió en el 202... en­ton­ces, cuan­do me li­be­ran, me li­be­ran por ese de­par­ta­men­to y ya cuan­do me ba­ja­ron con la ca­mi­lla la pri­me­ra ca­ra que vi ya aba­jo, ya pa­ra em­pe­zar­me a in­mo­vi­li­zar fue la ca­ra de mi ma­má. Pa­blo fue el pri­me­ro en ser res­ca­ta­do, des­pués la pe­rri­ta Mía y al fi­nal Kar­la quien fue la úl­ti­ma so­bre­vi­vien­te en Bal­sas. Mi­guel Án­gel Ro­me­ro pu­do apre­ciar sus te­rri­bles le­sio­nes: una he­ri­da de 10 cm en su ca­be­za, seis cos­ti­llas frac­tu­ra­das, una he­ri­da en el bra­zo, el fé­mur lesionado, in­sen­si­bi­li­dad y un es­guin­ce en la pier­na de­re­cha que la obli­ga­rían a usar una si­lla de rue­das por al­gún tiem­po.

Una vez que Kar­la fue res­ca­ta­da y pu­do re­en­con­trar­se con su ma­dre, ella se sin­tió tran­qui­la de se­guir con vi­da: Apren­dí a que de­ja­mos de va­lo­rar lo mí­ni­mo; en mi ca­so una in­de­pen­den­cia has­ta (de) mo­vi­li­dad, a va­lo­rar un ce­pi­llo de dien­tes, el po­der ir por un va­so de agua, a de­jar­nos de que­jar que mu­chas ve­ces vi­vi­mos en eso, un ago­bio cons­tan­te o ha­cien­do o crean­do pro­ble­mas don­de no los hay y cuan­do real­men­te hay co­sas mu­cho más im­por­tan­tes co­mo es la vi­da.

Lo que más lla­mó la aten­ción de Kar­la y que nun­ca ol­vi­da­rá fue la coope­ra­ción de to­das las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en su res­ca­te, el de su en­tre­na­dor y el de sus mas­co­tas que sa­lie­ron ile­sas del de­rrum­be, ya que ellos no los co­no­cían pe­ro arries­ga­ron sus vi­das pa­ra sal­var­los.

Pro­lon­ga­ción Pe­tén y Za­pa­ta TES­TI­MO­NIO DE LA FA­MI­LIA MÁR­QUEZ LOYO

La ma­ña­na del 19 de sep­tiem­bre se en­con­tra­ban Fa­bio­la Már­quez Loyo y su ma­dre, Fa­bio­la Loyo Toss tra­ba­jan­do en Eu­ro Clean, una tin­to­re­ría de la que eran las pro­pie­ta­rias, ubi­ca­da en la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio de Pe­tén y Emi­li­ano Za­pa­ta. Unos días an­tes, Fa­bio­la Loyo le pre­gun­tó a Mi­guel Her­nán­dez (uno de sus em­plea­dos) so­bre su ex­pe­rien­cia du­ran­te el in­ten­so sis­mo del 7 de sep­tiem­bre ge­ne­ra­do en Chia­pas pe­ro él ni se in­mu­tó, “ni si­quie­ra lo sen­tí”, le con­tes­tó Mi­guel de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da.

La en­tra­da de la tin­to­re­ría era por el la­do de la ca­lle de Emi­li­ano Za­pa­ta y ha­cía co­lin­dan­cia con el es­ta­cio­na­mien­to de la ca­sa con­ti­gua. Al fon­do del lo­cal, se en­con­tra­ban las cal­de­ras y un ba­ño, se­gui­dos por un per­che­ro, el mos­tra­dor y una co­lum­na.

El ne­go­cio te­nía a cin­co em­plea­dos: An­to­nia, Vir­gi­nia, Fer­mín, Mi­guel y Gabriel, quien fun­gía co­mo cho­fer, ade­más de Fa­bio­la Már­quez y su ma- dre. Pa­sa­do el me­dio­día, Gabriel se en­con­tra­ba en la ca­lle pe­ro to­dos los de­más se ha­lla­ban aden­tro tra­ba­jan­do cuan­do el sis­mo hi­zo su apa­ri­ción de ma­ne­ra in­tem­pes­ti­va. Las due­ñas del lo­cal de in­me­dia­to les pi­die­ron a to­dos que se sa­lie­ran y así lo hi­cie­ron An­to­nia y Fer­mín; Fa­bio­la y su ma­dre se en­ca­mi­na­ron ha­cia la sa­li­da y de­trás de ellas ve­nía Mi­guel cuan­do, de pron­to, se de­tu­vo y se re­gre­só pa­ra apa­gar las cal­de­ras ya que era el je­fe de má­qui­nas y sin es­cu­char­las cuan­do le pi­die­ron que se sa­lie­ra. El tem­blor era fuer­te pe­ro en ese mo­men­to na­die pen­sa­ba que el edi­fi­cio se fue­ra a caer.

Vir­gi­nia, a quien so­lían lla­mar Vicky, las si­guió cuan­do el te­rre­mo­to arre­ció, ella se abra­zó de la co­lum­na y por más in­ten­tos que hi­cie­ron pa­ra que se sa­lie­ra, el pá­ni­co ya no la de­jó reac­cio­nar por lo que las dos Fa­bio­las se sa­lie­ron a la ca­lle. Ya no pu­die­ron ver a Mi­guel cuan­do el edi­fi­cio se des­plo­mó.

Ale­jan­dro Már­quez iba cir­cu­lan­do ha­cia su ca­sa en la zo­na de Las Águi­las, al mo­men­to del tem­blor, se de­tu­vo y es­pe­ró a que pa­sa­ra; mi­nu­tos más tar­de, le avi­sa­ron que la tin­to­re­ría se ha­bía caí­do com­ple­ta­men­te. To­mó su ca­rro y efec­tuó el tra­yec­to lo más

rá­pi­do que pu­do de Las Águi­las a la co­lo­nia Em­pe­ra­do­res, sin co­ne­xión a la red y muer­to de ner­vios por no te­ner no­ti­cias de su es­po­sa e hi­ja quie­nes se en­con­tra­ban en su ne­go­cio.

Una vez que lle­gó, su im­pre­sión al ver el edi­fi­cio com­ple­ta­men­te de­rrum­ba­do pro­vo­có que se le sa­lie­ra el llan­to. Un po­co más tar­de, al re­cu­pe­rar la se­ñal de su ce­lu­lar, le pu­die­ron avi­sar que su hi­ja ha­bía sa­li­do a tiem­po y po­co des­pués, su­po que su es­po­sa tam­bién es­ta­ba bien, si­tua­ción que le hi­zo re­cu­pe­rar la cal­ma.

Los em­plea­dos de la agen­cia Volks­wa­gen que com­par­te la es­qui­na lo apo­ya­ron en la bús­que­da de su em­plea­do y le ofre­cie­ron las ins­ta­la­cio­nes de la agen­cia pa­ra lo que ne­ce­si­ta­ra. Al pa­so de las ho­ras, la mon­ta­ña de es­com­bros se en­con­tra­ba lle­na de vo­lun­ta­rios gol­pean­do con ma­zos las pe­sa­das lo­sas de con­cre­to.

Se ins­ta­ló el cen­tro de aco­pio que de in­me­dia­to se lle­nó de ví­ve­res y agua pe­ro tam­bién de gen­te con lo que em­pe­zó a rei­nar el caos. A pe­sar de to­do, el pri­mer cuer­po que se res­ca­tó fue el de Vir­gi­nia Ra­zo, una de sus em­plea­das que per­fec­ta­men­te se pu­do ha­ber sal­va­do si el te­rror no la hu­bie­ra trai­cio­na­do. Ella ha­bía que­da­do muy cer­ca de la en­tra­da por lo que fue fá­cil su ex­trac­ción.

El des­or­den rei­nan­te se ter­mi­nó cuan­do apa­re­ció la Ma­ri­na y el Ejér­ci­to. A tra­vés del ca­pi­tán Al­fre­do Pey­rot y al prin­ci­pio a ba­se de gri­tos, se lo­gró con­tro­lar la si­tua­ción y se em­pe­zó a tra­ba­jar con un plan; por la tar­de apa­re­ció una grúa de no muy al­to to­ne­la­je pa­ra apo­yar las la­bo­res pe­ro los ca­bles de al­ta co­rrien­te le es­tor­ba­ban así que no pu­do ser usa­da.

Ale­jan­dro Már­quez una vez que su­po que su fa­mi­lia es­ta­ba se­gu­ra, se acer­có al ca­pi­tán Pey­rot pe­ro es­te, en un prin­ci­pio lo echó del si­tio. Ale- jan­dro le ex­pli­có la si­tua­ción de su em­plea­do y el he­cho de que co­no­cie­ra la dis­tri­bu­ción del lo­cal y las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio, lo obli­gó a acep­tar­lo y des­de ese mo­men­to, co­men­za­ron a desem­pe­ñar­se co­mo equi­po.

Gabriel, el cho­fer de la tin­to­re­ría y Mi­guel Her­nán­dez, quien apa­re­ció al sa­ber que su pa­dre del mis­mo nom­bre ha­bía que­da­do atra­pa­do al mo­men­to del de­rrum­be en el área de las cal­de­ras, se unie­ron al gru­po de res­ca­te de Ale­jan­dro quien no se mo­ve­ría de ahí has­ta re­cu­pe­rar a su “Hé­roe de la cal­de­ra”.

Al caer la tar­de lle­gó una grúa de gran to­ne­la­je la cual po­día li­brar per­fec­ta­men­te los ca­bles de elec­tri­ci­dad que en al­gún mo­men­to se pen­só en cor­tar­los y que el ca­pi­tán Pey­rot no lo per­mi­tió, ya que ne­ce­si­ta­rían la luz pa­ra tra­ba­jar por la no­che. Ale­jan­dro sin­tió una gran sa­tis­fac­ción al sa­ber que con­ta­ban con ese equi­po que les da­ba la opor­tu­ni­dad de se­guir tra­ba­jan­do sin de­te­ner­se.

Em­pe­zó en­ton­ces una la­bor de res­ca­te coor­di­na­da con un plan es­ta­ble­ci­do pa­ra lle­gar a Mi­guel, quien de­ter­mi­na­ron que se en­con- tra­ba al fon­do de la tin­to­re­ría y muy cer­ca de la ca­sa con la que co­lin­da­ba el edi­fi­cio so­bre la ave­ni­da Emi­li­ano Za­pa­ta.

Al mo­men­to del de­rrum­be, la plan­ta ba­ja y los tres pri­me­ros ni­ve­les se co­lap­sa­ron uno so­bre otro y los res­tan­tes pi­sos se co­lap­sa­ron ha­cia la ca­lle de Pro­lon­ga­ción Pe­tén, que­dan­do co­mo una ram­pa que per­mi­tía a los res­ca­tis­tas es­ca­lar­lo. El de­rrum­be al­can­zó a gol­pear en su caí­da a la ca­sa ve­ci­na pro­vo­cán­do­le al­gu­nos da­ños en su es­ta­cio­na­mien­to.

El due­ño de di­cha ca­sa apa­re­ció más tar­de y per­mi­tió que se abrie­ra un ho­yo por la pa­red de su es­ta­cio­na­mien­to pa­ra in­gre­sar y bus­car al hom­bre, sien­do es­ta la ru­ta más cor­ta pa­ra lle­gar a él; se ho­ra­dó un hue­co y se in­gre­só a la tin­to­re­ría. Mien­tras es­to su­ce­día, la ca­de­na humana co­men­zó a re­mo­ver cas­ca­jo y con­for­me fue­ron des­pe­ja­dos los es­com­bros, apa­re­cie­ron pren­das y edre­do­nes que fue­ron re­mo­vi­dos pe­ro du­ran­te su pa­so por la fi­la, se des­apa­re­cie­ron pe­ro eso no im­por­ta­ba, el ob­je­ti­vo era lle­gar a Mi­guel.

Hu­go Her­nán­dez Ga­llar­do, un hom­bre de ba­ja es­ta­tu­ra de tez mo­re­na, era her­mano de Mi­guel y es­pe­ra­ba al­gu­na no­ti­cia con una le­ve es­pe­ran­za de que es­tu­vie­ra vi­vo. “Ayer

El due­ño de di­cha ca­sa apa­re­ció más tar­de y per­mi­tió que se abrie­ra un ho­yo por la pa­red...

to­da­vía res­pon­día y eso nos da­ba una es­pe­ran­za, por eso me vi­ne pa­ra acá, pe­ro ya vien­do to­do es­to, so­la­men­te un mi­la­gro”.

Los equi­pos de res­ca­te se ha­lla­ban cer­ca del po­si­ble lu­gar don­de se pre­su­mía que es­ta­ría Mi­guel. Su pro­pio hi­jo y Gabriel, el cho­fer de la tin­to­re­ría, fue­ron cla­ve ya que al in­gre­sar a las rui­nas, tra­ta­ron de co­mu­ni­car­se con la víc­ti­ma; el pu­ño al ai­re avi­só a to­do el con­glo­me­ra­do de res­ca­tis­tas que se en­con­tra­ban en la ca­lle que guar­da­ran si­len­cio an­te la po­si­bi­li­dad de que hu­bie­ra vi­da ba­jo los es­com­bros. Se creó un si­len­cio se­pul­cral que Ale­jan­dro nun­ca ol­vi­da­rá. “Si nos es­cu­chas, gol­pea dos ve­ces”, era lo que se es­cu­cha­ba de­ba­jo de las rui­nas. No hu­bo gol­pes co­mo res­pues­ta pe­ro si unos ras­gui­dos que eran cla­ros in­di­cios de vi­da, lo que de­to­nó gran an­sie­dad y ace­le­ró los tra­ba­jos.

La ru­ta pa­ra lle­gar ha­cia la zo­na de la tin­to­re­ría don­de se pre­su­mía que es­ta­ba Mi­guel tu­vo que ser aban­do­na­da gra­cias a un obs­tácu­lo in­sal­va­ble. La es­tra­te­gia tu­vo que ser mo­di­fi­ca­da ha­cia el de­rrum­be so­bre Emi­li­ano Za­pa­ta, don­de va­rios hue­cos ser­vi­rían pa­ra ex­ca­var un tú­nel con el que tra­za­rían una nue­va ru­ta que los lle­va­ría ha­cia él.

Se uti­li­zó en­ton­ces una ren­di­ja por don­de in­gre­sa­rían los res­ca­tis­tas pe­ro mu­chos du­da­ron en en­trar; más tar­de, al­gu­nos to­pos se ani­ma­ron y se me­tie­ron. Los pri­me­ros re­por­tes se­ña­la­ron que ha­bían lle­ga­do a una zo­na don­de ha­bía es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que mu­chos ob­je­tos se man­tu­vie­ran in­tac­tos e in­clu­so, el per­che­ro don­de Fa­bio­la y su ma­dre ha­bían de­ja­do sus bol­sas, se­guía de pie. El per­che­ro era la se­ñal de que es­ta­ban a un me­tro de Mi­guel.

Gabriel (el cho­fer), in­gre­só y lle­gó has­ta don­de es­ta­ba el per­che­ro, al­can­zó a ver el ba­ño ca­si in­tac­to y pen­só que si Mi­guel se hu­bie­ra pa­ra­do ahí, es­ta­ría ile­so. En­con­tró que aho­ra su pro­ble­ma era que una de las lo­sas ca­yó y que­dó en una po­si­ción ca­si ver­ti­cal, co­mo si fue­ra una pa­red que lo se­pa­ra­ba de la víc­ti­ma.

Gabriel tra­tó de co­mu­ni­car­se de nue­va cuen­ta con Mi­guel, le pi­dió que hi­cie­ra rui­dos pe­ro lo que es­cu­chó fue­ron más chas­qui­dos que in­di­ca­ban que se­guía con vi­da. La no­ti­cia de que una lo­sa se en­con­tra­ba en­tre él y Mi­guel hi­zo que se mo­di­fi­ca­ra otra vez la es­tra­te­gia: la nue­va ru­ta se­ría aho­ra por arri­ba.

Los tra­ba­jos se re­ini­cia­ron con el apo­yo de gran­des es­pe­cia­lis­tas pa­ra cor­tar el con­cre­to y las lo­sas que rea­li­za­ron una la­bor ca­si qui­rúr­gi­ca, cor­tan­do úni­ca­men­te en los si­tios don­de fue­ra ne­ce­sa­rio mien­tras la enor­me grúa se en­car­ga­ba de re­mo­ver las pie­zas li­bran­do fá­cil­men­te los ca­bles de al­ta ten­sión que ro­dea­ban el edi­fi­cio. Un he­cho muy des­agra­da­ble ocu­rrió cuan­do el je­fe de bom­be­ros lle­gó al si­tio y qui­so im­po­ner­se cuan­do to­do ya es­ta­ba or­ga­ni­za­do y en mar­cha; prác­ti­ca­men­te lo tu­vie­ron que co­rrer an­te la re­chi­fla y los abu­cheos de to­da la gen­te pre­sen­te.

Du­ran­te el jue­ves 21 de sep­tiem­bre, las la­bo­res de res­ca­te con­ti­nua­ron so­bre la mon­ta­ña de es­com­bros pe­ro los ejer­ci­cios pa­ra co­mu­ni­car­se con Mi­guel ya no die­ron bue­nos fru­tos, ya nun­ca se vol­vió a es­ta­ble­cer una co­mu­ni­ca­ción con él. La no­ti­cia no evi­tó que con­ti­nua­ran los res­ca­tis­tas que, po­co a po­co, fue­ron re­cu­pe­ran­do los ca­dá­ve­res de los ve­ci­nos, to­dos en­con­tra­dos en las es­ca­le­ras del edi­fi­cio. Los pri­me­ros ra­yos de luz del do­min­go 24 de sep­tiem­bre, per­mi­tie­ron que por fin lle­ga­ran los res­ca­tis­tas al si­tio don­de es­ta­ba Mi­guel Her­nán­dez.

A di­fe­ren­cia de los ca­dá­ve­res de los in­qui­li­nos del edi­fi­cio que ter­mi­na­ron en un te­rri­ble es­ta­do que obli­gó las au­to­ri­da­des a in­ci­ne­rar­los de in­me­dia­to, el cuer­po de Mi­guel apa­re­ció com­ple­to al 98 por cien­to por lo que se per­mi­tió que fue­ra ve­la­do y en­te­rra­do en su pue­blo en el Es­ta­do de Mé­xi­co con su pla­ye­ra del To­lu­ca. Las au­to­ri­da­des fo­ren­ses de­ci­die­ron guar­dar­se la in­for­ma­ción del día en que fi­nal­men­te fa­lle­ció pa­ra evi­tar­le a su fa­mi­lia la ago­nía de sa­ber que es­tu­vo con vi­da por más tiem­po.

Ale­jan­dro Már­quez, su es­po­sa Fa­bio­la y su hi­ja Fa­bio­la Már­quez Loyo, fi­nal­men­te ter­mi­na­ron su la­bor pa­ra re­cu­pe­rar los cuer­pos de sus dos em­plea­dos. A pe­sar del co­lap­so to­tal del edi­fi­cio, pu­die­ron res­ca­tar par­te de sus per­te­nen­cias que que­da­ron in­tac­tas en los res­tos de su tin­to­re­ría y lle­var­las a su ca­sa, te­nien­do que acep­tar las pér­di­das pe­ro man­te­nien­do la vi­da pa­ra se­guir ade­lan­te.

Una vez que lle­gó, su im­pre­sión al ver el edi­fi­cio com­ple­ta­men­te de­rrum­ba­do pro­vo­có que se le sa­lie­ra el llan­to.

PE­TÉN Y ZA­PA­TA: Ca­lles don­de la so­li­da­ri­dad tam­bién se hiz de un ros­tro hua­mano.

SE­GUIR ADE­LAN­TE: pe­se al te­rri­ble su­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.