El má­gi­co San Mi­guel de Allen­de

En­tre pin­to­res­cas vi­llas co­lo­nia­les, ca­mi­nos em­pe­dra­dos y la pa­rro­quia más an­ti­gua del cen­tro de Mé­xi­co se al­za una de las ciu­da­des más be­llas de nues­tro país.

Newsweek en Español - - PORTADA -

L le­gar a San Mi­guel de Allen­de, Gua­na­jua­to, es com­pren­der por qué ha si­do re­co­no­ci­da, por dos años con­se­cu­ti­vos, co­mo “la me­jor ciu­dad del mun­do pa­ra vi­si­tar”, se­gún la re­vis­ta Tra­vel

& Lei­su­re. Ahí es­tá la Pa­rro­quia San Mi­guel Ar­cán­gel de es­ti­lo gó­ti­co; las ca­lles em­pe­dra­das; las ca­sas de co­lo­res tie­rra, ocre, ro­ji­zas y ama­ri­llas; los bal­co­nes ador­na­dos con lis­to­nes y los pin­to­res­cos ca­fés que invitan a per­ma­ne­cer ho­ras en sus me­sas.

Es­ta ciu­dad co­lo­nial se apre­cia en to­do su es­plen­dor des­de la te­rra­za del Lu­na Roof­top Ta­pas Bar en el Ho­tel Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de. El día, el cie­lo azul y al fon­do la pa­rro­quia gó­ti­ca se disfrutan más con un agua­chi­le ver­de y un fres­co coc­tel de tem­po­ra­da, mien­tras que las lu­ces de la no­che se acom­pa­ñan con piz­zas re­cién sa­li­das del horno, tra­gos, bue­na mú­si­ca en vi­vo y una pe­que­ña fo­ga­ta por si re­fres­ca.

Par­te de la fi­lo­so­fía de los ho­te­les Ro­se­wood es lo que lla­man “Sen­se of Pla­ce”, es de­cir, que ca­da una de las pro­pie­da­des se in­te­gre lo más po­si­ble al lu­gar don­de es cons­trui­da. El ho­tel en San Mi­guel de Allen­de, por ejem­plo, de co­lor ro­ji­zo e in­te­rio­res cla­ros, for­ma par­te de la im­pre­sio­nan­te vis­ta de la ciu­dad des­de el año 2011. Ro­se­wood lle­va es­ta mis­ma fi­lo­so­fía a las co­ci­nas de sus res­tau­ran­tes y las ex­pe­rien­cias gour­met crea­das pa­ra los hués­pe­des. El “Sen­se of Tas­te” sig­ni­fi­ca uti­li­zar los pro­duc­tos e in­gre­dien­tes más fres­cos, de tem­po­ra­da, y apo­yar a las gran­jas, ran­chos y mer­ca­dos lo­ca­les que los pro­du­cen. Uno de ellos es el ran­cho La Tri­ni­dad, de Carl Jan­kay, un es­ta­dou­ni­den­se ex­per­to en cul­ti­vos or­gá­ni­cos que se enamo­ró de las tie­rras san­mi­gue­len­ses y la ca­li­dez de los me­xi­ca­nos. Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de le com­pra hor­ta­li­zas, ve­ge­ta­les y fru­tas que pos­te­rior­men­te se trans­for­man en fa­bu­lo­sos pla­ti­llos idea­dos por el chef eje­cu­ti­vo Vin­cent Wa­llez.

CO­MER RI­CO EN SAN MI­GUEL

Las ma­ña­nas en San Mi­guel co­mien­zan con un ex­qui­si­to de­sa­yuno en el Res­tau­ran­te 1826, don­de va­le la pe­na pe­dir una me­sa al ai­re li­bre pa­ra co­mer fren­te a la fuen­te, ro­dea­do de jar­di­nes y obras de di­ver­sos ar­tis­tas me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros.

El ca­fé, el pan dul­ce he­cho en ca­sa, el chi­le re­lleno de hue­vo con ma­cha­ca o los hue­vos be­ne­dic­ti­nos con chi­cha­rrón son la ma­ne­ra per­fec­ta de co­men­zar un día de des­can­so o de tra­ba­jo (por­que, sí, es­ta ciu­dad co­lo­nial ya es un des­tino

con­sen­ti­do no so­lo pa­ra el fin de se­ma­na, sino tam­bién pa­ra lle­var a ca­bo via­jes de tra­ba­jo).

Las noches más es­pe­cia­les se ce­le­bran con una ma­ra­vi­llo­sa ce­na en La Ca­va, un es­pa­cio ex­clu­si­vo en el ho­tel Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de de­di­ca­do a Frida Kah­lo, que al­ber­ga más de 800 bo­te­llas de vi­nos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros y fo­to­gra­fías de la vi­da de es­ta ar­tis­ta me­xi­ca­na.

El jo­ven y ta­len­to­so chef Odín Ro­cha ofre­ce un me­nú de­gus­ta­ción de seis tiem­pos que se ma­ri­dan con ex­tra­or­di­na­rios vi­nos. Re­sul­ta di­fí­cil ol­vi­dar la co­dor­niz en mo­le ne­gro, el hua­chi­nan­go a la ta­lla, el fi­le­te de res con po­len­ta y el fa­bu­lo­so cre­mo­so de cho­co­la­te con chi­le ahu­ma­do.

Hay que ca­mi­nar ha­cia el Te­qui­la Bar 1826 pa­ra se­guir la no­che. Es­te bar de es­ti­lo co­lo­nial con ma­de­ras os­cu­ras y una chi­me­nea de pie­dra tie­ne un am­bien­te cá­li­do, per­fec­to pa­ra dis­fru­tar el des­ti­la­do más co­no­ci­do de Mé­xi­co: el te­qui­la.

El maes­tro te­qui­le­ro ayu­da a los hués­pe­des a apren­der so­bre el pro­ce­so de ca­da uno de los ti­pos de te­qui­la y los guía pa­ra es­co­ger su favorito en­tre las 120 eti­que­tas dis­po­ni­bles.

Los fi­nes de se­ma­na, es­te lu­gar se trans­for­ma en un bar de sus­hi y lo me­jor de la co­ci­na asiá­ti­ca sin per­der el en­can­to que en­vuel­ve a es­te in­com­pa­ra­ble es­ce­na­rio.

CO­SE­CHAR Y CO­CI­NAR CO­MO TO­DO UN EX­PER­TO

Par­te de lo que Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de ofre­ce a sus hués­pe­des son ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas co­mo ca­tas de te­qui­la, mez­cal, cer­ve­zas ar­te­sa­na­les y cla­ses de co­ci­na que co­mien­zan en el ran­cho de Carl Jan­kay y ter­mi­nan en el ma­ra­vi­llo­so jar­dín de Los Pi­ru­les den­tro del ho­tel.

En com­pa­ñía del chef Víc­tor Martínez y Jan­kay, los hués­pe­des co­se­chan las ver­du­ras y hor­ta­li­zas que pos­te­rior­men­te co­ci­nan en Los Pi­ru­les mien­tras co­rren los gin to­nics en­tre pla­to y pla­to.

Es un mis­te­rio lo que co­ci­na­rán, pe­ro re­gu­lar­men­te Jan­kay y su equi­po de 12 per­so­nas cul­ti­van y co­se­chan 50 va­rie­da­des de ver­du­ras y hor­ta­li­zas or­gá­ni­cas, en­tre ellas elo­te dul­ce, ca­la­ba­za man­te­qui­lla, acel­gas de co­lo­res, ci­lan­tro, co­li­flo­res, bró­co­lis, al­ca­cho­fas, chi­les y ji­to­ma­tes.

“Bá­si­ca­men­te ven­de­mos en San Mi­guel, en los tian­guis, en tien­das, pe­ro tam­bién te­ne­mos clien­tes en Ciu­dad de Mé­xi­co. Ca­da se­ma­na man­da­mos un ca­mión que sur­te las tien­das Green Cor­ner”, ex­pli­ca Jan­kay.

Des­pués de unas ho­ras en el huer­to, los hués­pe­des re­gre­san al ho­tel con una ca­nas­ta lle­na de in­gre­dien­tes fres­cos lis­tos pa­ra ser trans­for­ma­dos en man­ja­res que se dis­po­nen en una her­mo­sa me­sa con vis­ta a los jar­di­nes prin­ci­pa­les y a la mag­ní­fi­ca pa­rro­quia gó­ti­ca.

Los ali­men­tos se acom­pa­ñan con coc­te­les y el vino de la ca­sa, un 100 por cien­to Mer­lot ela­bo­ra­do por la Ca­sa Vi­ní­co­la Eme­vé, en Va­lle de Gua­da­lu­pe, ex­clu­si­va­men­te pa­ra Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de.

ÉXI­TO Y NE­GO­CIOS

San Mi­guel no so­lo es un des­tino per­fec­to pa­ra el fin de se­ma­na, tam­bién es una ciu­dad que ofre­ce tran­qui­li­dad y be­lle­za a cual­quie­ra que or­ga­ni­za even­tos de tra­ba­jo.

Des­de la ele­gan­cia de sus sa­lo­nes in­te­rio­res con so­brios diseños co­lo­nia­les has­ta la ver­sa­ti­li­dad de su an­fi­tea­tro o el am­bien­te ca­sual de sus jar­di­nes, ca­da uno de los es­pa­cios del Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de se trans­for­ma de acuer­do con los re­que­ri­mien­tos del clien­te pa­ra con­ver­tir­los en es­ce­na­rios úni­cos y per­so­na­li­za­dos. Los tres sa­lo­nes in­te­rio­res del ho­tel brin­dan la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar even­tos de di­ver­sas ca­pa­ci­da­des que van des­de gru­pos pe­que­ños has­ta even­tos de 225 per­so­nas (en el sa­lón Ro­se­wood, el más am­plio). Sus ma­jes­tuo­sas terrazas brin­dan un es­pa­cio ca­sual y re­la­ja­do enmarcado por in­com­pa­ra­bles vis­tas a la ciu­dad o a los jar­di­nes del ho­tel, con una ca­pa­ci­dad de has­ta 350 per­so­nas. El an­fi­tea­tro, por su par­te, es el lu­gar per­fec­to pa­ra con­cier­tos, pre­sen­ta­cio­nes y pe­que­ñas fies­tas. Su ubi­ca­ción al ai­re li­bre y di­se­ño úni­co son per­fec­tos pa­ra even­tos de has­ta 80 per­so­nas. Des­pués de un in­ten­so día de tra­ba­jo o de re­co­rrer las ca­lles em­pe­dra­das de San Mi­guel pa­ra co­no­cer su his­to­ria, se an­to­ja re­ser­var un día com­ple­to en el Sen­se, A Ro­se­wood Spa.

Fi­lo­so­fía de los ho­te­les Ro­se­wood es lo que lla­man “Sen­se of Pla­ce”, es de­cir, que ca­da una de las pro­pie­da­des se in­te­gre lo más po­si­ble al lu­gar don­de es cons­trui­da.

Es­te tem­plo de bie­nes­tar den­tro del ho­tel dis­po­ne de ocho ca­bi­nas de tra­ta­mien­tos, sau­na, va­por, du­chas y áreas de re­la­ja­ción con có­mo­dos si­llo­nes pa­ra to­mar una lar­ga sies­ta des­pués del ma­sa­je ele­gi­do. En­tre sue­ño y sue­ño se pue­de dis­fru­tar de bo­ca­di­llos sa­lu­da­bles y be­bi­das re­fres­can­tes pa­ra re­car­gar ener­gía y sa­lir al mun­do de nue­vo.

Uno de los in­gre­dien­tes fun­da­men­ta­les del spa —y de to­do el ho­tel— es la la­van­da, una flor que cre­ce de ma­ra­vi­lla en la co­mu­ni­dad de La Co­lo­ra­da, en el mu­ni­ci­pio de Dolores Hi­dal­go, Gua­na­jua­to.

Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de com­pra los pro­duc­tos de ba­ño y spa al Pro­yec­to La­van­da, una coope­ra­ti­va de campesinos gua­na­jua­ten­ses que co­men­zó a sem­brar es­ta flor en 2006 pa­ra ge­ne­rar em­pleos a es­ca­la lo­cal y ela­bo­rar pro­duc­tos de aro­ma­te­ra­pia que in­tere­sa­ran a ho­te­les y clí­ni­cas de be­lle­za.

Des­de el prin­ci­pio, el pro­yec­to fue apo­ya­do por la or­ga­ni­za­ción St. Ant­hony’s Allian­ce con el ob­je­ti­vo de en­con­trar un cul­ti­vo al­ter­na­ti­vo pa­ra los campesinos y di­ver­si­fi­car el tra­di­cio­nal cul­ti­vo de al­fal­fa y maíz, ade­más de re­du­cir la mi­gra­ción de hom­bres a Es­ta­dos Uni­dos y pro­veer opor­tu­ni­da­des pa­ra to­da la co­mu­ni­dad a tra­vés del desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio y eco­nó­mi­co.

Den­tro del ho­tel, los hués­pe­des pue­den com­prar ja­bo­nes, cham­pús, acei­tes, mie­les y otros pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con la­van­da.

UNA BO­DA DE EN­SUE­ÑO

Tan­ta be­lle­za —el pai­sa­je, los jar­di­nes, la vi­bra de la ciu­dad— se pue­de apro­ve­char pa­ra la or­ga­ni­za­ción de even­tos co­mo con­cier­tos, coc­te­les, ex­po­si­cio­nes, ex­hi­bi­cio­nes de au­to­mó­vi­les, con­fe­ren­cias y, por su­pues­to, bodas. El jar­dín Ro­se­wood es, sin du­da, el me­jor es­pa­cio pa­ra es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes. El área que ocu­pa al ai­re li­bre es tan gran­de —con una ca­pa­ci­dad de has­ta 700 per­so­nas— que se pue­den or­ga­ni­zar her­mo­sas re­cep­cio­nes con una pri­vi­le­gia­da vis­ta de la enig­má­ti­ca Pa­rro­quia San Mi­guel Ar­cán­gel.

VI­VIR EN SAN MI­GUEL

El ho­tel Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de tie­ne 67 es­pa­cio­sas sui­tes de un re­fi­na­do es­ti­lo co­lo­nial que van des­de los 230 a los 400 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie y cuen­tan con am­plias áreas de es­tar, te­chos con vi­gas de ma­de­ra y mue­bles he­chos por las ma­nos de ex­per­tos ar­te­sa­nos me­xi­ca­nos.

Ade­más, el ho­tel cuen­ta con las Ro­se­wood Re­si­den­ces, ca­sas de cua­tro y cin­co ha­bi­ta­cio­nes con pa­tio, fuen­tes, ba­ño pro­pio, es­tan­cias, co­ci­na, co­me­dor, jar­dín, ele­va­dor, co­che­ra y te­rra­za con asa­dor, chi­me­nea y ja­cuz­zi, una lu­jo­sa al­ter­na­ti­va de hos­pe­da­je per­fec­ta pa­ra gru­pos de eje­cu­ti­vos o fa­mi­lias com­ple­tas.

¿Lo me­jor? Ro­se­wood San Mi­guel de Allen­de tie­ne a la ven­ta una re­si­den­cia con bal­co­nes de can­te­ra y hie­rro for­ja­do dis­pues­ta a lo lar­go de un ca­mino em­pe­dra­do con fa­ro­les que si­mu­lan una ca­lle pin­to­res­ca de es­ta ciu­dad co­lo­nial.

Ca­da pro­pie­dad va de los 420 a los 750 me­tros cua­dra­dos y to­das tie­nen li­bre ac­ce­so a las ame­ni­da­des del ho­tel, des­de las pis­ci­nas y ja­cuz­zis, has­ta las can­chas de te­nis y res­tau­ran­tes.

Uno de los in­gre­dien­tes fun­da­men­ta­les del ho­tel es la la­van­da, una flor que cre­ce de ma­ra­vi­lla en La Co­lo­ra­da, en Dolores Hi­dal­go.

Sus ma­jes­tuo­sas terrazas brin­dan un es­pa­cio ca­sual y re­la­ja­do.

El ho­tel tie­ne 67 es­pa­cio­sas sui­tes de un re­fi­na­do es­ti­lo co­lo­nial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.