La evi­den­cia ex­tra­te­rres­tre en do­cu­men­tos ultrasecretos

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Keith Kloor

“SÉ LO QUE VI”.

Era fi­na­les de ju­lio, y Te­re­sa Tin­dal, ad­mi­nis­tra­do­ra de 39 años de una con­sul­to­ría, des­cri­bía el in­ci­den­te que la vol­vió cre­yen­te: un ob­je­to re­don­do y do­ra­do que flo­ta­ba en el cie­lo noc­turno de Tuc­son, Arizona. ¿Una son­da me­teo­ro­ló­gi­ca? Im­po­si­ble. So­lo pu­do ser una co­sa: un ovni.

Esa cer­te­za la con­du­jo —jun­to con otras 400 per­so­nas— al ho­tel Crow­ne Pla­za de Cherry Hill, Nue­va Jer­sey, pa­ra asis­tir al sim­po­sio de Mu­tual UFO Network (MUFON), “el ma­yor even­to ovni del año”, se­gún ase­gu­ra­ba el fo­lle­to. Se ha­bían da­do ci­ta pa­ra ha­blar de ex­tra­te­rres­tres, ov­nis, y de la ma­ne­ra de evi­tar el se­cues­tro de una ma­dre no­dri­za alie­ní­ge­na (pis­ta: de na­da sir­ve gri­tar). “Mu­cha gen­te ha vis­to esas co­sas”, afir­mó Chris­ti­ne This­se, ma­dre de voz sua­ve de 44 años de edad oriun­da de Mi­chi­gan, en en­tre­vis­ta con News­week.

Acu­die­ron los ora­do­res in­vi­ta­dos de siem­pre, dic­tan­do con­fe­ren­cias con tí­tu­los co­mo “Des­apa­ri­cio­nes inex­pli­ca­bles en áreas ru­ra­les” e “In­for­me des­de Mar­te”, en la que un fí­si­co des­cri­bió su teo­ría de una gue­rra nu­clear in­ter­ga­lác­ti­ca que ani­qui­ló a la ci­vi­li­za­ción marciana ha­ce 75,000 años. Por su­pues­to, tam­bién lle­ga­ron los ab­du­ci­dos fa­mo­sos, co­mo Travis Wal­ton, un ex­le­ña­dor cu­yo re­la­to de cau­ti­ve­rio alie­ní­ge­na fue lle­va­do a la pan­ta­lla gran­de en “Fue­go en el cie­lo”, pe­lí­cu­la de 1993.

Sin em­bar­go, es­te año hu­bo otra atracción: Luis Eli­zon­do, una su­per­es­tre­lla fla­man­te y de lo más ines­pe­ra­da. Ha­cía unos sie­te me­ses, The New York Ti­mes pu­bli­có un reportaje en pri­me­ra pla­na so­bre el Pro­gra­ma de Iden­ti­fi­ca­ción de Ame­na­zas Ae­ro­es­pa­cia­les Avan­za­das, una “som­bría” ini­cia­ti­va del Pen­tá­gono que “in­ves­ti­ga­ba in­for­mes de ob­je­tos vo­la­do­res no iden­ti­fi­ca­dos”. Ro­bus­to na­ti­vo de Miami, con bar­ba de chi­vo y co­lo­ri­dos ta­tua­jes, Eli­zon­do fue el ofi­cial de in­te­li­gen­cia mi­li­tar que es­tu­vo a car­go del pro­gra­ma des­de su for­ma­ción, en 2007 y has­ta 2012, año en que —se­gún la ofi­ci­na de pren­sa del Pen­tá­gono— la ini­cia­ti­va fue sus­pen­di­da (el flo­ri­dano ase­gu­ra que el pro­gra­ma si­gue vi­gen­te). Eli­zon­do re­nun­ció al Pen­tá­gono el año pa­sa­do, en pro­tes­ta por lo que con­si­de­ra­ba un apo­yo me­dio­cre y un se­cre­tis­mo in­ne­ce­sa­rio: car­ne ju­go­sa pa­ra el gru­po X-Fi­les. “¿Por qué no in­ver­ti­mos más tiem­po y es­fuer­zo en es­te asun­to?”, es­cri­bió en su car­ta de re­nun­cia di­ri­gi­da al se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis.

A po­co de in­gre­sar en el sec­tor pri­va­do, Eli­zon­do en­con­tró un alia­do, igual­men­te ines­pe­ra­do, en su bús­que­da de la ver­dad: Tom DeLon­ge, ex­vo­ca­lis­ta de la ban­da pop/punk Blink-182, gru­po que com­pu­so la can­ción “Aliens Exist”. Y re­sul­ta que DeLon­ge real­men­te creía. En 2017, fun­dó la or­ga­ni­za­ción To the Stars Aca­demy of Arts and Scien­ce y, muy pron­to, Eli­zon­do se con­vir­tió en su ima­gen pú­bli­ca. La mi­sión: pro­mo­ver in­ves­ti­ga­cio­nes ovni, pro­du­cir en­tre­te­ni­mien­to te­má­ti­co so­bre ov­nis y, con suer­te, ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre la tec­no­lo­gía sú­per avan­za­da que exhiben los ov­nis (por ejem­plo, na­ves es­pa­cia­les que pa­re­cen desafiar la gra­ve­dad, asun­to que el Pen­tá­gono per­sis­te en ig­no­rar).

La aca­de­mia ase­gu­ra que cuen­ta con más de 2,000 in­ver­sio­nis­tas que han apor­ta­do cer­ca de 2.5 mi­llo­nes de dó­la­res. Por su par­te, Eli­zon­do ha­lló una mul­ti­tud de lo más en­tu­sias­ta en Cherry Hill. “Pue­de

ser que los ha­yan aso­cia­do con un mo­vi­mien­to mar­gi­nal”, di­jo a los asis­ten­tes de MUFON, du­ran­te una ce­na. “Y, no obs­tan­te, siem­pre han te­ni­do la ra­zón”. No to­dos se de­ja­ron con­ven­cer. Al­gu­nos di­je­ron que su pre­sen­ta­ción ca­re­cía de prue­bas; y Tin­dal sos­pe­cha­ba de una re­la­ción con el Pen­tá­gono. “Po­dría ser pan­ta­lla de otra co­sa”, con­je­tu­ró.

Si Eli­zon­do pre­ten­día dar cre­di­bi­li­dad a la in­ves­ti­ga­ción so­bre avis­ta­mien­tos inex­pli­ca­bles, ¿por qué se ha­bía aso­cia­do con un ti­po cu­ya ban­da lan­zó un exi­to­so ál­bum ti­tu­la­do “Ene­ma of the State”? ¿Y por qué eli­gió el fo­ro de una con­fe­ren­cia so­bre ov­nis, pla­ga­da con teó­ri­cos de cons­pi­ra­cio­nes?

“De­be­mos em­pe­zar en al­gu­na par­te”, ex­pli­có Eli­zon­do, en en­tre­vis­ta con News­week. “Tam­po­co es que me in­vi­ten a Stan­ford o al MIT”.

SU­PER HOR­NETS Y TIC TACS

Ca­da año, mi­les de per­so­nas in­for­man de avis­ta­mien­tos ovni a las au­to­ri­da­des: po­li­cía, Pen­tá­gono, pre­sen­ta­do­res de pro­gra­mas de ra­dio. Un cálcu­lo su­gie­re que, des­de 1905, se han no­ti­fi­ca­do más de 100,000 avis­ta­mien­tos. Si bien la ma­yor par­te pue­de ex­pli­car­se co­mo nu­bes, me­teo­ros, aves, son­das me­teo­ro­ló­gi­cas o al­gún otro fe­nó­meno or­di­na­rio, los es­fuer­zos de des­acre­di­ta­ción ra­cio­nal so­lo han for­ta­le­ci­do la con­vic­ción de los ver­da­de­ros cre­yen­tes, quie­nes ase­gu­ran que hay do­cu­men­tos mi­li­ta­res se­cre­tos (Ar­chi­vos X au­tén­ti­cos) que ocul­tan las abun­dan­tes prue­bas de vi­si­tas ex­tra­te­rres­tres, y que el lla­ma­do “Es­ta­do pro­fun­do” los man­tie­ne ba­jo lla­ve.

La teo­ría de cons­pi­ra­ción “Ar­chi­vos X” es la esen­cia de la co­mu­ni­dad ovni: un dog­ma de los en­tu­sias­tas y el fundamento de ca­si to­dos los lla­ma­dos a la ac­ción en re­des so­cia­les (#Dis­clo­su­re). Tam­bién la fo­men­tan al­gu­nos per­so­na­jes des­ta­ca­dos, co­mo John Po­des­ta, quien, ha­ce unos años, la­men­tó en Twit­ter no ha­ber lo­gra­do la di­vul­ga­ción de los ar­chi­vos ovni, “a pe­sar de ser el je­fe de la ofi­ci­na de Pre­si­den­cia de Bill Clin­ton”.

Cuan­do Eli­zon­do sa­lió al pú­bli­co, con­fi­rió un au­ra de cre­di­bi­li­dad a los fie­les de la cons­pi­ra­ción. Su his­to­rial es el tí­pi­co de un ofi­cial mi­li­tar rec­to, con una ca­rre­ra dis­tin­gui­da. Hi­jo de un exi­lia­do cu­bano que in­ter­vino en Bahía de Co­chi­nos —el es­fuer­zo de la CIA pa­ra de­rro­car a Fi­del Cas­tro, en 1961—, Eli­zon­do fue ga­rro­te­ro en una dis­co­te­ca cuan­do es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad de Miami. Al gra­duar­se, en 1995, in­gre­só en el Ejér­ci­to y re­ci­bió en­tre­na­mien­to de es­pía mi­li­tar. Más ade­lan­te, tra­ba­jan­do en el Pen­tá­gono, nun­ca dio se­ñal al­gu­na de ser un em­plea­do des­con­ten­to ni un lo­co, y pa­só gran par­te de su ca­rre­ra en las som­bras, per­si­guien­do mi­li­tan­tes en Amé­ri­ca del Sur y Orien­te Me­dio.

En 2010, es­tu­vo a la ca­be­za de un pe­que­ño gru­po que in­ves­ti­ga­ba in­for­mes de “fe­nó­me­nos aé­reos inex­pli­ca­bles”, el tér­mino me­nos con­tro­ver­ti­do pa­ra de­sig­nar a los ov­nis. Era una ini­cia­ti­va des­co­no­ci­da, de ba­jo pre­su­pues­to, crea­da unos años an­tes a ins­tan­cias de Harry Reid, el en­ton­ces se­na­dor por Ne­va­da. Se des­co­no­cen los de­ta­lles, pe­ro pa­re­ce que Eli­zon­do di­ri­gía el pro­gra­ma de 22 mi­llo­nes de dó­la­res con­jun­ta­men­te con Bi­ge­low Ae­ros­pa­ce, un con­tra­tis­ta de la De­fen­sa que ra­di­ca en Ne­va­da, y cu­yo pro­pie­ta­rio —el mul­ti­mi­llo­na­rio Ro­bert Bi­ge­low— es un fer­vien­te cre­yen­te de los ov­nis.

“NO ME PREO­CU­PA LA CRE­DI­BI­LI­DAD. ME PREO­CU­PAN LOS HE­CHOS”.

Dos me­ses an­tes de que el Ti­mes pu­bli­ca­ra el reportaje en pri­me­ra pla­na, Eli­zon­do aban­do­nó el Pen­tá­gono. Du­ran­te la en­tre­vis­ta, mues­tra a News­week lo que afir­ma es una co­pia de su car­ta de re­nun­cia, fe­cha­da el 4 de oc­tu­bre de 2017 y di­ri­gi­da a Mat­tis. La mi­si­va ma­ni­fies­ta cier­ta frus­tra­ción por la es­ca­sa aten­ción que re­ci­bía su pro­gra­ma; y tam­bién su­gie­re que un des­cu­bri­mien­to que hi­zo en el Pen­tá­gono lo con­vir­tió en cre­yen­te. “A pe­sar de las evi­den­cias abru­ma­do­ras en los ni­ve­les cla­si­fi­ca­do y no cla­si­fi­ca­do, cier­tos in­di­vi­duos del De­par­ta­men­to se opo­nen fir­me­men­te a em­pren­der in­ves­ti­ga­cio­nes ul­te­rio­res de lo que po­dría ser una ame­na­za tác­ti­ca pa­ra nues­tros pi­lo­tos, ma­ri­ne­ros y sol­da­dos; y tal vez, has­ta una ame­na­za exis­ten­cial pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal”, es­cri­bió.

¿A qué se re­fe­ría Eli­zon­do? Con cier­ta cau­te­la, des­cri­be una “evi­den­cia” (un cor­to de au­dio y vi­deo he­cho en 2004) que pa­re­ce el ti­po de ame­na­za po­ten­cial que men­cio­na en su car­ta de re­nun­cia. La gra­ba­ción se fil­tró al Ti­mes —Eli­zon­do in­sis­te en que no fue él— y, des­de en- ton­ces, ha si­do un ar­gu­men­to crí­ti­co de la tra­di­ción ovni: du­ran­te una mi­sión ru­ti­na­ria de en­tre­na­mien­to, fren­te a la cos­ta de San Die­go, dos Su­per Hor­nets F/A—18F re­ci­bie­ron la or­den de in­ves­ti­gar lo que, más tar­de, un in­for­me con­fi­den­cial iden­ti­fi­ca­ría co­mo “múl­ti­ples vehícu­los aé­reos anó­ma­los”. Los pi­lo­tos ex­pli­ca­ron que, en un ins­tan­te, di­chos “vehícu­los” des­cen­die­ron de unos 18,000 me­tros a so­lo 15 me­tros. Y uno de los pi­lo­tos agre­gó que los vehícu­los pa­re­cían “Tic Tacs blan­cos” [pe­que­ños ca­ra­me­los alar­ga­dos].

Eli­zon­do no es el úni­co ex­per­to mi­li­tar de al­to ni­vel que par­ti­ci­pa en la aca­de­mia. Otro miem­bro de la or­ga­ni­za­ción es Ch­ris Me­llon, quien, du­ran­te las pre­si­den­cias Clin­ton y Geor­ge W. Bush, fue sub­se­cre­ta­rio de De­fen­sa ad­jun­to pa­ra In­te­li­gen­cia. En esa fun­ción, su­per­vi­só los pro­gra­mas del Pen­tá­gono pa­ra el ac­ce­so es­pe­cial sú­per se­cre­to, una de las “ope­ra­cio­nes ne­gras” en com­par­ti­men­tos de má­xi­ma cla­si­fi­ca­ción. En fe­bre­ro pa­sa­do, Me­llon pu­bli­có en The Was­hing­ton Post un ar­tícu­lo de opi­nión ti­tu­la­do “El Ejér­ci­to si­gue en­con­tran­do ov­nis. ¿Por qué al Pen­tá­gono no le in­tere­sa?” Jim Se­mi­van es un co­le­ga con 25 años de ex­pe­rien­cia en el Ser­vi­cio Na­cio­nal Clan­des­tino, di­vi­sión en­cu­bier­ta de la CIA. Se­mi­van se ju­bi­ló de la agen­cia en 2007 e, igual que Eli­zon­do y Me­llon, se unió a To the Stars Aca­demy el año pa­sa­do. “Mi so­cio, Jim Se­mi­van, es es­pía”, re­ve­ló DeLon­ge en no­viem­bre pa­sa­do, vía Twit­ter. Y Hal Put­hoff, co­fun­da­dor de la aca­de­mia, es otro com­pa­ñe­ro muy pe­cu­liar: in­ge­nie­ro eléc­tri­co, em­pren­dió in­ves­ti­ga­cio­nes con­tro­ver­ti­das pa­ra la CIA y la Agen­cia de In­te­li­gen­cia de la De­fen­sa en el te­ma de ca­pa­ci­da­des psí­qui­cas, y tam­bién fue con­tra­tis­ta pa­ra el Pen­tá­gono.

CON­TROL DE TIE­RRA AL MA­YOR TOM

Po­cas se­ma­nas des­pués de que lan­za­ra su aca­de­mia, en oc­tu­bre pa­sa­do, DeLon­ge se en­tre­vis­tó con el pod­cas­ter Joe Ro­gan e in­for­mó que demoró dos años en ges­tar su nue­va em­pre­sa du­ran­te reunio­nes clan­des­ti­nas con di­ver­sos in­di­vi­duos de al­to ni­vel en se­gu­ri­dad na­cio­nal y en la in­dus­tria de la de­fen­sa (DeLon­ge se ne­gó a una en­tre­vis­ta pa­ra es­te ar­tícu­lo. “En es­te mo­men­to, no es­tá ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes pa­ra la pren­sa”, di­jo su por­ta­voz). Se­gún el mú­si­co, esas per­so­nas le re­ve­la­ron va­rios se­cre­tos E.T.; en­tre ellos, que el go­bierno te­nía un cuer­po alie­ní­ge­na. De­bi­do a su fa­ma y com­pro­mi­so con el sec­tor de­mo­grá­fi­co jo­ven, eli­gie­ron a DeLon­ge pa­ra di­vul­gar gra­dual­men­te la ver­dad, con re­la­tos de fan­ta­sía y cien­cia fic­ción.

“La re­ve­la­ción de­be ha­cer­se de cier­ta ma­ne­ra pa­ra que la gen­te en­tien­da” — TOM DELON­GE

NA­CIÓN ALIE­NÍ­GE­NA: Ha­cia la de­re­cha, des­de arri­ba: En 2015, unas lu­ces bri­llan­tes fren­te a la cos­ta de Ca­li­for­nia desata­ron es­pe­cu­la­cio­nes ovni en las re­des so­cia­les, pe­ro el Ejér­ci­to acla­ró que se tra­ta­ba de una prue­ba ru­ti­na­ria con mi­si­les; en 1966, una ca­rre­te­ra pró­xi­ma al Área 51, im­por­tan­te ba­se gu­ber­na­men­tal, re­ci­bió el nom­bre ofi­cial de Au­to­pis­ta Ex­tra­te­rres­tre; una es­cul­tu­ra en el sim­po­sio MUFON de 2011; Po­des­ta, cre­yen­te ovni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.