Ma­ría Rey­na, la or­gu­llo­sa so­prano mi­xe

A la jo­ven se le con­si­de­ra re­pre­sen­tan­te de la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas in­dí­ge­nas oa­xa­que­ños que lo­gran en­ta­blar un puen­te en­tre el pa­sa­do y la pos­mo­der­ni­dad.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Flor Her­nán­dez

EL EN­SAM­BLE de jazz, mú­si­ca clá­si­ca y con­tem­po­rá­nea que ofre­ce en sus con­cier­tos la so­prano mi­xe, Ma­ría Rey­na, es el sím­bo­lo de la pos­mo­der­ni­dad que siem­bra una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas in­dí­ge­nas oa­xa­que­ños, que lo­gran en­ta­blar un puen­te en­tre el pa­sa­do y la era di­gi­tal.

Los pai­sa­jes ur­ba­nos de Gua­da­la­ja­ra y la Ciu­dad de Mé­xi­co, así co­mo los so­ni­dos que ahí se ge­ne­ran, pa­re­cie­ran ca­re­cer de un víncu­lo con Ran­cho Me­ta­te, San­ta Ma­ría Tlahui­tol­te­pec, de don­de es ori­gi­na­ria la can­tan­te; pe­ro su mú­si­ca lo­gra la fu­sión de es­tos am­bien­tes di­sí­mi­les.

“¿Por qué no rea­li­zar in­ter­pre­ta­cio­nes en idio­mas co­mo el náhuatl, za­po­te­co o mix­te­co? Y es que si bien pue­do can­tar ópe­ra en ita­liano, me in­tere­sa ha­cer­lo en mi len­gua ma­ter­na: el mi­xe”, re­fle­xio­na.

La ar­tis­ta for­ma par­te de un mo­vi­mien­to que ha re­va­lo­ri­za­do la in­du­men- ta­ria, la pro­duc­ción or­gá­ni­ca y la len­gua de los pue­blos y co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, pe­ro que ha in­tro­du­ci­do ele­men­tos clá­si­cos, mo­der­nos, con­tem­po­rá­neos y la pro­pia vi­da ur­ba­na a sus crea­cio­nes.

Así, Ma­ría Rey­na tran­si­ta del es­pa­ñol a su len­gua ma­ter­na en una mis­ma pie­za mu­si­cal que pue­de ser la “Can­ción Mix­te­ca” de Jo­sé Ló­pez Ala­vez, el “Dios Nun­ca Mue­re” de Ma­ce­do­nio Alcalá o “Ma­dre­ci­ta”, com­pues­ta por su abue­lo, don Pa­le­món Vargas.

A sus 25 años ha ofre­ci­do con­cier­tos en la sa­la Ma­nuel M. Pon­ce, Be­llas Ar­tes, ade­más de ha­ber te­ni­do pre­sen­ta­cio­nes en Chi­le en 2016, en el Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec de la Ciu­dad de Mé­xi­co; en el tea­tro De­go­lla­do de Gua­da­la­ja­ra y, en 2017, en el au­di­to­rio “Gue­la­guet­za” de su na­tal Oaxaca.

En agos­to de es­te año re­gre­só a su tie­rra pa­ra con­ver­tir­se en pro­fe­ta en el tea­tro “Ma­ce­do­nio Alcalá”.

TRA­DI­CIÓN MU­SI­CAL

La gen­te del idio­ma flo­ri­do (ayuuk­jä’äy) ha­bi­ta en el no­roes­te de la se­rra­nía de Oaxaca. Su po­si­ción geo­grá­fi­ca con­tri­bu­yó a que no fue­ran con­quis­ta­dos por nin­gún otro gru­po ori­gi­na­rio prehis­pá­ni­co o eu­ro­peo du­ran­te la Co­lo­nia.

Es por ello que los ado­ra­do­res del “Rey Con­doy” (dios mi­xe que vi­gi­la su pue­blo des­de el ce­rro del Zem­poal­té­petl) tie­nen un fuer­te arrai­go por su len­gua, su tie­rra, el bor­da­do de sus pren­das y la mú­si­ca.

En San­ta Ma­ría Tlahui­tol­te­pec es­tá, des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das, el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción y Desa­rro­llo Cul­tu­ral Mi­xe (Ce­cam), una de las ins­ti­tu­cio­nes con ma­yor tra­di­ción mu­si­cal en el es­ta­do. La Co­mi­sión pa­ra el Desa­rro­llo de los Pue­blos In­dí­ge­nas con­si­de­ra la mú­si­ca co­mo una “ar­te­sa­nía” de los ayuuk, quie­nes se con­cen­tran en 19 mu­ni­ci­pios de Oaxaca.

—¿Có­mo in­cur­sio­nas en el can­to?

—Siem­pre me gus­tó. Pe­ro a los ocho años co­mien­zo a par­ti­ci­par en el co­ro de la es­cue­la pri­ma­ria en la que es­tu­dié. Los maes­tros me eli­gie­ron co­mo so­lis­ta. Y re­ci­bía co­men­ta­rios so­bre lo bo­ni­ta que era mi voz, en­ton­ces me ani­mó a en­trar a con­cur­sos de can­to du­ran­te las fies­tas.

Más allá de la cu­rio­si­dad pro­pia de la in­fan­cia, Ma­ría Rey­na de­ci­dió dar un pa­so más y a los 12 años for­mó par­te del gru­po mu­si­cal “Mar­cos y sus Díaz Caballero”. Y des­pués de tres años, par­tió con rum­bo a Gua­da­la­ja­ra, a más de mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

“Mis maes­tros me di­je­ron que si que­ría te­ner una for­ma­ción mu­si­cal o, in­clu­si­ve, de cual­quier ti­po, te­nía que sa­lir de Ran­cho Me­ta­te pa­ra bus­car una es­cue­la ade­cua­da en la que pu­die­ra apren­der otras co­sas. Así que a los 15 años, en cuan­to ter­mi­né la se­cun­da­ria, par­tí con rum­bo a Jalisco”, re­cuer­da.

A la dis­tan­cia, la di­fi­cul­tad pa­ra co­mu­ni­car­se con el res­to de las per­so­nas en una ur­be en la que pa­re­cie­ra no ha­ber ca­bi­da pa­ra idio­mas originarios, se con­vir­tie­ron en anéc­do­tas que la lle­va­ron a desa­rro­llar el con­cep­to pos­mo­derno de la “ópe­ra mi­xe”.

“Me cos­tó tra­ba­jo re­la­cio­nar­me, tra­ba­jé co­mo em­plea­da do­més­ti­ca mien­tras ex­plo­ra­ba la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG). Me en­con­tra­ba so­la, sin mi fa­mi­lia, en un lu­gar to­tal­men­te des­co­no­ci­do y en el que mi prin­ci­pal in­con­ve­nien­te era ha­blar en otro idio­ma, lo que jus­to aho­ra es mi gran ven­ta­ja”, afir­ma.

Ma­ría Rey­na fue re­cha­za­da de la UdeG, y en la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas, in­gre­só en la es­cue­la de mú­si­ca del maes­tro Joa­quín Gar­zón, di­rec­tor de or­ques­ta, com­po­si­tor y pia­nis­ta, con quien pau­la­ti­na­men­te construyó el pro­yec­to que ac­tual­men­te apun­ta­la.

“Mu­si­cal­men­te cre­cí en la aso­cia­ción de co­ro y or­ques­ta ‘Ele­va­ré A.C’ de la fa­mi­lia Gar­zón, en don­de me for­mé y de la que tam­bién soy maes­tra de can­to. Ca­da do­min­go de ma­ne­ra gra­tui­ta en­se­ño a to­das las per­so­nas o fa­mi­lias in­tere­sa­das en aden­trar­se en el mun­do mu­si­cal”, in­di­ca.

EDU­CAR LA VOZ

La te­si­tu­ra de su voz hi­zo de Ma­ría Re­ya una so­prano, pe­ro la mu­si­ca­li­dad de su len­gua ma­ter­na la lle­va­ron a ex­pe­ri­men­tar y a for­mar par­te de una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que fu­sio­nan lo urbano con lo ru­ral, los sa­be­res co­mu­ni­ta­rios con la cien­cia, la mú­si­ca clá­si­ca con el fol­clo­re.

Y aun­que re­co­no­ce que si bien hay otros ar­tis­tas que in­ter­pre­tan re­ci­ta­les en di­ver­sos idio­mas me­xi­ca­nos, es­te sec­tor es to­da­vía lo su­fi­cien­te­men­te inex­plo­ra­do, lo que le da una ven­ta­ja en es­te mo­vi­mien­to.

“Si bien pue­do can­tar ópe­ra en ita­liano, me in­tere­sa ha­cer­lo en mi len­gua ma­ter­na: el mi­xe”.

El pro­yec­to que fu­sio­na la tra­di­ción de su len­gua con la mú­si­ca clá­si­ca, el jazz y lo con­tem­po­rá­neo en un hí­bri­do post­mo­derno se ha ges­ta­do en los úl­ti­mos ocho años, con el apor­te del maes­tro Joa­quín Gar­zón.

“La voz es un ins­tru­men­to úni­co que no se pue­de com­prar ni cam­biar, no es co­mo ad­qui­rir un cla­ri­ne­te muy cos­to­so de al­ta ca­li­dad. La voz se tie­ne que edu­car y cui­dar, in­clu­so con lo que se co­me y se be­be”, de­ta­lla.

El pro­yec­to de can­tar en len­gua ayuuk, apun­ta, ha cre­ci­do a la par de un mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co que bus­ca res­ca­tar la cul­tu­ra de los pue­blos y co­mu­ni­da­des originarios, a tra­vés de sus len­guas ma­ter­nas.

“En­tre mi maes­tro, mi equi­po de tra­ba­jo y yo, nos he­mos en­fo­ca­do en ha­cer vi­si­ble la ri­que­za cul­tu­ral de Mé­xi­co, y las len­guas ori­gi­na­rias que per­ma­ne­cen, no so­lo es el mi­xe, sino tam­bién otros idio­mas”, apun­ta.

LAS VO­CES

Si bien la len­gua ma­ter­na de Ma­ría Rey­na es el mi­xe, tam­bién can­ta en náhuatl, mix­te­co, za­po­te­co y es­pa­ñol.

Y es que du­ran­te los 10 años que per­ma­ne­ció en Gua­da­la­ja­ra –ha­ce unos días se mu­dó a la Ciu­dad de Mé­xi­co– se in­te­gró a un co­lec­ti­vo de jó­ve­nes in­dí­ge­nas, quie­nes en su con­jun­to ha­blan ocho idio­mas y con­tri­bu­ye­ron con tra­duc­cio­nes y en­se­ñan­za de otras len­guas ma­ter­nas.

En su pri­me­ra pre­sen­ta­ción en el tea­tro “Ma­ce­do­nio Alcalá” de Oaxaca, el re­cin­to más em­ble­má­ti­co de la cul­tu­ra en el es­ta­do, efec­tua­do en agos­to pa­sa­do, la can­tan­te pu­so en pie a cien­tos de asis­ten­tes con sus in­ter­pre­ta­cio­nes.

La can­tan­te ayuuk sa­lió al es­ce­na­rio ata­via­da con una blu­sa de su na­tal Tlahui­tol­te­pec ---cu­yo bor­da­do fue pla­gia­do por la di­se­ña­do­ra de mo­das fran­ce­sa Isabel Ma­rant en 2015—y re­ci­bi­da por el pú­bli­co con aplau­sos.

La pre­sen­ta­ción se lle­vó a ca­bo tras un des­en­cuen­tro con la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra del go­bierno del es­ta­do, en el mar­co de las pa­sa­das fies­tas de la Gue­la­guet­za. Y es que la de­pen­den­cia can­ce­ló, de úl­ti­ma ho­ra, la pre­sen­ta­ción de Ma­ría Rey­na en el jar­dín El Pa­ñue­li­to pro­gra­ma­da pa­ra el 28 de ju­lio, mien­tras que pa­gó mi­llo­nes a can­tan­tes co­mo Fer­nan­do de la Mo­ra y Li­la Downs por sus con­cier­tos en el Au­di­to­rio Gue­la­guet­za.

El he­cho pro­vo­có una gran po­lé­mi­ca en re­des so­cia­les, mo­ti­vo por el cual las au­to­ri­da­des anun­cia­ron la re­pro­gra­ma­ción del con­cier­to, pe­ro aho­ra en el tea­tro “Alcalá”.

“Mue­re el sol en los mon­tes, con la luz que ago­ni­za, pues la vi­da en su pri­sa, nos con­du­ce a mo­rir”. La le­tra del maes­tro Ma­ce­do­nio Alcalá, in­va­ria­ble­men­te po­ne en pie a los oa­xa­que­ños, al con­si­de­rar­lo el himno del es­ta­do, pe­ro es­cu­char­lo en mi­xe, ge­ne­ra una gran em­pa­tía. En el con­cier­to, la so­prano lu­ce su voz, su bai­le ca­den­cio­so e in­va­de de or­gu­llo a los asis­ten­tes de un pue­blo cons­trui­do por un mo­sai­co in­dí­ge­na plu­ri­cul­tu­ral, que con­jun­ta 16 gru­pos ét­ni­cos di­fe­ren­tes, uno de ellos, los ayuuk.

La can­tan­te pres­ta tam­bién su voz al “An­da­rie­go”, del com­po­si­tor cos­te­ño Ál­va­ro Ca­rri­llo y a “Pi­no­te­pa”, pe­ro el pú­bli­co res­pon­de con aplau­sos y ale­gría al es­cu­char “Sa­bor a mí” del mis­mo mú­si­co oa­xa­que­ño.

De la tie­rra de gran­des mú­si­cos y pin­to­res, Ma­ría Rey­na for­ma par­te ya de una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas in­dí­ge­nas pos­mo­der­nos que tien­den un puen­te en­tre las di­ver­sas eta­pas his­tó­ri­cas, re­to­man­do lo me­jor de ca­da una y ge­ne­ran­do un en­sam­ble que, en su ca­so, cautiva los oí­dos.

FI­GU­RA IN­TER­NA­CIO­NAL: Ma­ría Rey­na ha lle­va­do su can­to mi­xe des­de Be­llas Ar­tes has­ta Su­da­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.