Vein­te años del mun­do de Beakman

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Erén­di­ra Aquino

VER SU ES­PEC­TÁCU­LO, apre­tu­ja­do en­tre cien­tos de per­so­nas, no es su­fi­cien­te, ni ha­cer una fi­la por ho­ras es­pe­ran­do unos mi­nu­tos con él, es un ído­lo de in­fan­cia y uno de los cien­tí­fi­cos más re­co­no­ci­dos de la te­le­vi­sión: Beakman.

Aun­que ha­ce 20 años el pro­gra­ma de te­le­vi­sión El mun­do de Beakman fue can­ce­la­do tras seis años de éxi­to mun­dial y 91 ca­pí­tu­los, sus se­gui­do­res en Amé­ri­ca La­ti­na si­guen tan fie­les y aman­tes de la cien­cia co­mo en­ton­ces.

Así lo de­mos­tra­ron cien­tos de per­so­nas el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal (IPN), don­de la pre­sen­ta­ción del cien­tí­fi­co es­tra­fa­la­rio de ca­be­llos pa­ra­dos y ba­ta ver­de aba­rro­tó la ex­pla­na­da del Cen­tro Cul­tu­ral Jai­me To­rres Bo­det. En en­tre­vis­ta con News­week

en Es­pa­ñol, Beakman di­jo que, aun­que es­ta es la oc­ta­va oca­sión que vi­si­ta Mé­xi­co, no de­ja de sor­pren­der­le la po­pu­la­ri­dad del per­so­na­je, pues chi­cos y gran­des lo re­co­no­cen e, in­clu­so, le cuen­tan que los ins­pi­ró pa­ra de­di­car­se de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal a la cien­cia.

Paul Za­loom, el ac­tor que lo per­so­ni­fi­ca, ha­bló acer­ca de sus sue­ños de de­di­car­se a la cien­cia de ma­ne­ra for­mal (ins­pi­ra­do por Jo­seph Lis­ter); su com­pa­ñe­ro de la­bo­ra­to­rio, Les­ter; su ex­pe­ri­men­to favorito y su amor por la co­mi­da me­xi­ca­na.

—¿Cuál fue tu ex­pe­ri­men­to favorito en El mun­do de Beakman?

—Uno de los que más dis­fru­té en el show fue cuan­do me in­tro­du­je en una na­riz gi­gan­te por­que no so­lo los ni­ños apren­die­ron, in­clu­so yo lo hi­ce. Fue des­agra­da­ble, pe­ro to­dos lo ado­ra­ron. Yo me pu­se un tra­je que pa­re­cía de as­tro­nau­ta y es­ta­ba cu­bier­to de mo­co.

—¿Ese fue el ex­pe­ri­men­to más de­sa- gra­da­ble que rea­li­zas­te?

—Hi­ci­mos otros ex­pe­ri­men­tos des­agra­da­bles. En la úl­ti­ma tem­po­ra­da hi­ci­mos un show so­bre fla­tu­len­cias. Aun­que eran as­que­ro­sas, a los ni­ños les fas­ci­na­ba por­que les in­tere­sa co­no­cer so­bre las fun­cio­nes del cuer­po hu­mano.

—¿Qué te hu­bie­ra gus­ta­do in­ven­tar?

—Me hu­bie­ra gus­ta­do in­ven­tar una for­ma de re­tro­ce­der el cam­bio cli­má­ti­co. La cien­cia ha des­cu­bier­to al­go pa­ra com­ba­tir­lo, los ár­bo­les, así que me en­can­ta­ría en­con­trar una for­ma pa­ra plan­tar mu­chos.

—¿Có­mo sur­gió la fra­se “ba­da-bing”, tí­pi­ca de Beakman?

—Es al­go neo­yor­quino, co­mo el per­so­na­je de Beakman, aun­que no por el acen­to fuer­te de Nue­va York, sino por los mo­vi­mien­tos de las ma­nos y los hom­bros. Tam­bién es­tá re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra eu­ro­pea. Si ves la se­rie Los So­prano te da­rás cuen­ta de que los per­so­na­jes to­do el tiem­po di­cen “ba­da-bing”. Es­tá vin­cu­la­do con la cul­tu­ra ita­loa­me­ri­ca­na.

—¿Ex­tra­ñas a Les­ter, tu com­pa­ñe­ro de la­bo­ra­to­rio?

—Mu­cho. Mark Ritts era, co­mo yo, un ti­ti­ri­te­ro, y eso ha­cía­mos pa­ra vi­vir an­tes del show de Beakman. Él fue un ar­tis­ta in­creí­ble, y de ini­cio fue con­tra­ta­do pa­ra ma­ne­jar una ma­rio­ne­ta en el pro­gra­ma, Les­ter iba a ser un tí­te­re, pe­ro el di­rec­tor di­jo que eso era una idea ton­ta, así que de­ci­die­ron po­ner­le un tra­je de ra­ta. Era un ar­tis­ta in­creí­ble y fue un ex­ce­len­te ser hu­mano. “Fui­mos muy bue­nos ami­gos, pe­ro él mu­rió de cán­cer. Lo ex­tra­ño to­do el tiem­po”.

—Si pu­die­ras via­jar en el tiem­po ¿a dón­de irías?

—A Wei­mar, Ber­lín, aun­que era un lu­gar muy pe­li­gro­so tam­bién era di­ver­ti­do por la es­ce­na ar­tís­ti­ca, la cul­tu­ra, la mú­si­ca... Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es­toy contento con el aquí y el aho­ra. El pre­sen­te es lo me­jor.

—¿Cuál es tu co­mi­da me­xi­ca­na fa­vo­ri­ta?

—Amo los es­ca­mo­les, son de­li­cio­sos pre­pa­ra­dos de dis­tin­tas for­mas. Me en­can­tan los ta­cos de pes­ca­do y de cual­quier co­sa. Amo la co­mi­da me­xi­ca­na. Vi­vo en Los Án­ge­les y te­ne­mos ex­ce­len­te co­mi­da me­xi­ca­na. Es de­li­cio­sa.

—¿Qué con­se­jo le da­rías a los ni­ños me­xi­ca­nos?

—Vean El mun­do de Beakman, dis­fru­ten la vi­da, di­viér­tan­se y es­cu­chen a sus pa­dres la ma­yo­ría del tiem­po, no siem­pre.

EL CIEN­TÍ­FI­CO de ba­ta ver­de que ins­pi­ra a las generaciones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.