Te­re Ca­sas

Mi obra co­mu­ni­ca el efec­to po­si­ti­vo de la mi­gra­ción en el mun­do:

Newsweek en Español - - CULTURA - TEX­TO Y FO­TO: AN­TO­NIO CRUZ @El_Do­nC­ruz

UN CUA­DRO de in­ten­sos ro­jos car­me­sí se­du­ce te­naz­men­te a la vis­ta. Se es­cu­rre des­pa­cio has­ta lle­gar a una pe­que­ña má­qui­na de co­ser do­ra­da, cla­va­da en su lien­zo. “Ese cua­dro es­tá de­di­ca­do a mi tía Me­la, es un ho­me­na­je a có­mo tus tra­di­cio­nes, tu cul­tu­ra y tu fa­mi­lia te mar­can. Me en­se­ñó a pin­tar, te­jer, re­zar, ma­cra­mé, co­ci­na, to­do. La in­fluen­cia de la tía Me­la sin du­da mar­có mu­chos de los as­pec­tos de quién soy aho­ra”, ex­pli­ca con los ojos pro­fun­dos la pin­to­ra Te­re Ca­sas en con­ver­sa­ción so­bre su mues­tra “Víncu­los”. Des­pués de dos años sin ex­po­ner en Mé­xi­co, la ar­tis­ta re­gre­sa al país pa­ra pre­sen­tar su nue­va crea­ción, 33 pie­zas de gran for­ma­to rea­li­za­das en San Francisco, Ca­li­for­nia. La mues­tra re­fle­xio­na en torno a la mi­gra­ción. ¿Quién es Te­re Ca­sas? —Ten­go 19 años en el ar­te, en la pin­tu­ra, soy di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de ca­rre­ra, al ter­mi­nar su­pe que que­ría ex­pre­sar­me a tra­vés del ar­te. En mi obra se no­ta la in­fluen­cia del di­se­ño grá­fi­co, tie­ne mu­chos tex­tos, al­gu­nos cua­dros es­tán sec­cio­na­dos y el ma­ne­jo de tan­to co­lor. El di­se­ño ha mar­ca­do mi es­ti­lo. Nin­gu­na co­lec­ción en mi obra es igual a la otra, hay un hi­lo con­duc­tor co­mo el uso de ti­po­gra­fía, la tex­tu­ra y el re­lie­ve, ca­da vez es más abs­trac­to. Mi obra ha cam­bia­do mu­cho, en to­das las di­fe­ren­tes eta­pas de la obra se ve un re­fle­jo de mi vi­da. —¿Por qué “Víncu­los”? —Lo que tra­to de co­mu­ni­car con mi obra es el efec­to po­si­ti­vo de la mi­gra­ción en el mun­do. En es­te mo­men­to vi­vo en San Francisco y es un lu­gar mul­ti­na­cio­nal, es un lu­gar don­de te­ne­mos el gran pri­vi­le­gio de con­vi­vir con per­so­nas de ab­so­lu­ta­men­te to­do el mun­do con raí­ces com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, pe­ro que al fi­nal nos en­con­tra­mos ahí. —Si tu obra fue­ra un ba­rrio o una co­lo­nia, ¿qué va­mos a en­con­trar si la ca­mi­na­mos y re­co­rre­mos sus ca­lles?

—Se­ría tal vez co­mo “el jue­go de la mi­sión”, ha­ce re­fe­ren­cia al ba­rrio de la Mi­sión en San Francisco, que ha­ce mu­chos años era iden­ti­fi­ca­do un tan­to co­mo una zo­na pe­li­gro­sa por­que no sa­bían com­pren­der es­ta mez­cla. Hoy en día es un ba­rrio muy ri­co en cul­tu­ra, en tra­di­cio­nes no na­da más la­ti­nas, sino de to­do el mun­do. Lo que tra­to de plas­mar en es­ta pie­za es la di­ver­si­dad y el jue­go en que se con­vier­te cuan­do es­ta­mos tan­tas per­so­nas con di­fe­ren­te he­ren­cia con­vi­vien­do en el mis­mo lu­gar. Tra­to tam­bién de re­fle­jar, a tra­vés de lí­neas, que so­mos di­fe­ren­tes, que hay fron­te­ras, que es im­por­tan­te que so­mos dis­tin­tos, pe­ro que de­be­mos abra­zar nues­tra cul­tu­ra pa­ra po­der com­par­tir­la con el mun­do. -¿El ar­te o tu obra ayu­da a rom­per fron­te­ras y sen­si­bi­li­zar al mun­do? —Me en­can­ta­ría que así fue­ra, se­ría ma­ra­vi­llo­so que lo­grá­ra­mos en­ten­der la ri­que­za cul­tu­ral que te­ne­mos en un mun­do tan dis­tin­to. La labor que tie­ne mi ar­te es man­dar un men­sa­je de uni­dad y de be­lle­za in­te­rior más que de es­té­ti­ca. Uni­dos los me­xi­ca­nos so­mos me­jo­res, y uni­dos to­dos los ha­bi­tan­tes de es­te pla­ne­ta so­mos me­jo­res. —¿Si tu obra fue­ra una per­so­na có­mo la des­cri­bi­rías, quién se­ría? —Hay cua­dros con mu­cha fuer­za y ca­rác­ter, ten­go uno que tie­ne un co­la­je muy den­so, con es­pá­tu­la, tie­ne pa­pe­les, pin­tu­ra, pin­cel, ra­ya­dos, pa­le­ta. Si ese fue­ra una per­so­na se­ría al­guien muy com­ple­jo, su­ma­men­te ex­pe­ri­men­tal, di­ver­sa y com­ple­ta. —¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que pin­tas­te al­go que te con­mo­vió has­ta las lá­gri­mas?

—En es­ta mues­tra hay dos cua­dros, “Wish­per” y “Siem­pre pre­sen­te”, quien fue mi men­to­ra y me di­ri­gió en mu­chos as­pec­tos de mi vi­da co­mo pin­to­ra es la se­ño­ra Elin Lu­que. Esas dos pie­zas son las úni­cas que pin­té en Mé­xi­co sa­bien­do que ella ya es­ta­ba en pro­ce­so muy com­pli­ca­do y me to­ca­ron has­ta el fon­do del al­ma. —¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que te que­das­te in­sa­tis­fe­cha al ter­mi­nar un cua­dro? —A ca­da ra­to, hay mu­chos cua­dros que son una ba­ta­lla. —Si tu­vie­ras que pin­tar por úl­ti­ma vez, ¿que pin­ta­rías?

—Un cua­dro in­men­so, un mu­ral, al­go que me re­ba­se, al­go mo­nu­men­tal pa­ra no aca­bar­lo nun­ca.

LA CI­TA: “La labor de mi ar­te es man­dar un men­sa­je de be­lle­za in­te­rior más que de es­té­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.