Mé­xi­co fre­na el sue­ño ame­ri­cano des­de Chia­pas

Or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les de­nun­cian el au­men­to ex­po­nen­cial de re­da­das y de­ten­cio­nes ma­si­vas en la fron­te­ra su­re­ña me­xi­ca­na. Ade­más, las so­li­ci­tu­des de re­fu­gio han cre­ci­do en mi­les.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ro­dri­go Soberanes

UN JO­VEN mi­gran­te lla­ma­do Ale­xán­der, ame­na­za­do por la pan­di­lla Ba­rrio 18 por ne­gar­se a en­trar en sus fi­las, es­tá a pun­to de re­ci­bir re­fu­gio en Mé­xi­co, pe­ro an­tes de con­se­guir­lo pa­só por cua­tro de­ten­cio­nes vio­len­tas rea­li­za­das por dis­tin­tas au­to­ri­da­des en di­fe­ren­tes pun­tos de la fron­te­ra sur, don­de el go­bierno me­xi­cano ha re­for­za­do las me­di­das de con­trol so­bre la mi­gra­ción.

Ale­xán­der, de 20 años, no te­nía pla­nea­do emi­grar. Lo de­ci­dió cuan­do le pu­sie­ron un cu­chi­llo en la gar­gan­ta pa­ra obli­gar­lo a en­trar en la vi­da de las pan­di­llas. Vi­vía con su pa­re­ja y tra­ba­ja­ba en una fin­ca de ca­fé en las in­me­dia­cio­nes de La Ceiba, en el es­ta­do hon­du­re­ño de Atlán­ti­da. Co­mo mi­les de per­so­nas en el nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca, él y su pa­re­ja sa­lie­ron a la ca­rre­ra rum­bo a Mé­xi­co.

En abril de es­te año, el go­ber­na­dor de Chia­pas, Ma­nuel Ve­las­co, y el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Alfonso Na­va­rre­te, anun­cia­ron el en­vío de la Di­vi­sión Gen­dar­me­ría Na­cio­nal a los pun­tos fron­te­ri­zos de Chia­pas pa­ra au­men­tar el con­trol so­bre el flu­jo mi­gra­to­rio, el cual en los úl­ti­mos años se ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te.

En ese mis­mo mes, Ale­xán­der y su pa­re­ja mar­cha­ron ha­cia el nor­te sin pre­ver que pa­sa­rían ca­si me­dio año en el sur de Mé­xi­co sin po­der con­ti­nuar su ru­ta ha­cia el nor­te.

Car­los Co­te­ra, coor­di­na­dor de la ofi­ci­na en Ta­pa­chu­la del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Re­fu­gia­dos, cuen­ta que la Gen­dar­me­ría es­tu­vo vi­si­ble en Ta­pa­chu­la du­ran­te 15 días, des­pués que­da­ron pa­tru­lla­jes de con­vo­yes en las ave­ni­das pe­ri­fé­ri­cas “a ve­ces acom­pa­ña­dos de uni­da­des de mi­gra­ción”.

El en­vío de la Gen­dar­me­ría ha si­do una me­di­da que, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das en te­rreno en dis­tin­tos pun­tos de las in­me­dia­cio­nes de la fron­te­ra sur de Chia­pas, ha de­ja­do una es­te­la de vio­len­cia con-

tra la po­bla­ción mi­gran­te que se su­ma a la que ya se vi­vía a raíz del ope­ra­ti­vo Plan Fron­te­ra Sur, im­ple­men­ta­do en 2014.

No hay in­for­ma­ción cla­ra so­bre el mar­co le­gal de ese ope­ra­ti­vo en ma­nos de las or­ga­ni­za­cio­nes que cui­dan los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas mi­gran­tes, tam­po­co las au­to­ri­da­des han trans­pa­ren­ta­do ese ope­ra­ti­vo, pe­ro el cer­co de se­gu­ri­dad —afir­man— exis­te y es­tá cau­san­do es­tra­gos.

“No hay trans­pa­ren­cia. El Plan Fron­te­ra Sur de 2014 no tie­ne un res­pal­do ju­rí­di­co, ¿lo tie­ne el en­vío de Gen­dar­me­ría?”, cues­tio­nó Sal­va­dor la Cruz, di­rec­tor del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Fray Ma­tías de Cór­do­va.

En su pri­mer in­ten­to, Ale­xán­der y su pa­re­ja en­tra­ron en Mé­xi­co por Ciu­dad Cuauh­té­moc, pe­ro no lo­gra­ron avan­zar más de cien ki­ló­me­tros y fue­ron de­te­ni­dos por ele­men­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción (INM). Vol­vie­ron de­por­ta­dos a La Ceiba, y des­pués de una se­ma­na de per­ma­ne­cer es­con­di­dos se lan­za­ron una vez más al ca­mino, pe­ro es­ta vez no avan­za­ron ni un ki­ló­me­tro de la fron­te­ra con Mé­xi­co.

En su se­gun­do en­cie­rro co­no­cie­ron a al­guien que les ha­bló de la ofer­ta de re­fu­gio que ofre­ce la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ayu­da a Re­fu­gia­dos (Co­mar) en Ta­pa­chu­la (348,000 ha­bi­tan­tes), la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de Chia­pas, y la más aus­tral de la cos­ta pa­cí­fi­co del país.

Mé­xi­co pa­só de re­ci­bir 1,296 pe­ti­cio­nes de re­fu­gio en 2013 a 14,546 en 2017, se­gún ci­fras de la Co­mar, y la ma­yo­ría de las per­so­nas pe­ti­cio­na­rias, co­mo Ale­xán­der, lle­gan a Ta­pa­chu­la, que ade­más es el es­ce­na­rio del re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia por par­te de au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas que acom­pa­ñan al INM.

De acuer­do con el Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Fray Ma­tías de Cór­do­ba y el Ser­vi­cio Je­sui­ta a Re­fu­gia­dos (SJR), las fuer­zas del or­den rea­li­zan cons­tan­tes re­da­das, prin­ci­pal­men­te en el par­que cen­tral de Ta­pa­chu­la.

“La po­li­cía ya lle­va así va­rios años, pe­ro aho­ra la vio­len­cia se ha con­so­li­da­do. Aho­ra es­tá la sen­sa­ción de con­trol. La po­li­cía mu­ni­ci­pal ha­ce un tra­ba­jo muy mar­ca­do. Es un con­glo­me­ra­do que se hi­zo con la pre­sen­cia de la Di­vi­sión Gen­dar­me­ría Na­cio­nal”, se­ña­ló el di­rec­tor del Fray Ma­tías de Cór­do­va, Sal­va­dor la Cruz.

Ca­da día, el cen­tro de Ta­pa­chu­la ama­ne­ce con fa­mi­lias que duer­men en ban­cas o al­gún rin­cón del pe­que­ño tea­tro del par­que. Los pri­me­ros ra­yos de sol y el rui­do de los au­tos y los co­mer­cios no des­pier­tan a las per­so­nas que con­ci­lian el sue­ño has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. A las ocho de la ma­ña­na la vi­da ur­ba­na to­ma su cur­so mien­tras mu­je­res, hom­bres y ni­ños aún des­can­san hom­bro con hom­bro en el sue­lo.

La ter­ce­ra de­ten­ción de Ale­xán­der la vi­vió jus­to ahí, en el par­que de Ta­pa­chu­la, en una re­da­da. Lo so­me­tie­ron, pe­ro no se lo lle­va­ron de­te­ni­do por­que per­so­nas me­xi­ca­nas que se acre­di­ta­ron co­mo de­fen­so­ras de de­re­chos hu­ma­nos in­ter­vi­nie­ron a su fa­vor.

“Unos se que­dan dur­mien­do ahí en el par­que por­que no tie­nen dón­de que­dar­se. Un día en el par­que lle­ga­ron dos ca­rros de pa­tru­lla de pai­la gran­de, eran co­mo cin­co, más otros de mi­gra­ción”, cuen­ta Ale­xán­der.

“Son epi­so­dios muy vio­len­tos re­la­cio­na­dos al es­tig­ma de ser mi­gran­tes. La gen­te se ate­rro­ri­za en los ope­ra­ti­vos. El cua­dro de las de­ten­cio­nes es di­ver­so, pe­ro sue­le ocu­rrir que hay un es­ta­do de shock, de ner­vios, las per­so­nas en­tran en fa­se de es­tu­por e in­com­pren­sión. Des­pués vie­nen otras fa­ses: bús­que­da de so­lu­cio­nes o an­sie­dad y de­pre­sión”, ex­pli­ca Sal­va­dor la Cruz.

Ale­xán­der ex­pe­ri­men­tó al­gu­nos de esos sín­to­mas en la cuar­ta de­ten­ción, cuan­do un ami­go su­yo me­xi­cano lo iba a lle­var a co­no­cer la zo­na ca­fe­ta­le­ra de Ta­pa­chu­la, don­de pen­sa­ba tra­ba­jar co­mo an­tes, en La Ceiba.

Al in­ten­tar su­bir en un trans­por­te pú­bli­co fue in­ter­cep­ta­do por la po­li­cía mu­ni­ci­pal y en­ce­rra­do por dos días. Su pa­re­ja no sa­bía na­da de él, dur­mió en un sue­lo su­cio y no co­mió. Pa­sa­ron por su ca­be­za mu­chos es­ce­na­rios, los peo­res. Se ima­gi­nó de­por­ta­do y a su pa­re­ja, so­la en Ta­pa­chu­la.

Lo de­tu­vie­ron un jue­ves y lo sol­ta­ron un sá­ba­do des­pués de obli­gar­lo a lim­piar pi­sos y ba­ños de los se­pa­ros de la po­li­cía mu­ni­ci­pal, se­gún el tes­ti­mo­nio de es­te jo­ven mi­gran­te, el cual se pa­re­ce al de cen­te­na­res que se re­co­pi­lan ca­da día en Ta­pa­chu­la en las ofi­ci­nas de or­ga­ni­za­cio­nes que lle­ga­ron en años re­cien­tes pa­ra aten­der la emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria.

“Es im­po­si­ble re­gis­trar el nú­me­ro; es una mul­ti­tud de ope­ra­ti­vos ca­da día en la ciu­dad y en las ru­tas mi­gra­to­rias”, se la­men­ta La Cruz.

Da­tos de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción in­di­can que, en­tre enero y ma­yo de 2018, se in­cre­men­tó en 29 por cien­to la de­ten­ción de mu­je­res mi­gran­tes, y en 82 por cien­to la ci­fra de ni­ñas mi­gran­tes con res­pec­to a 2017. La ci­fra de los hom­bres in­cre­men­tó en 47 por cien­to en el ca­so de ma­yo­res de edad, y 95 por cien­to en me­no­res.

La Co­mar aún no ha pu­bli­ca­do las ci­fras ofi­cia­les de 2018, pe­ro el SJR pre­vé que, de acuer­do con las ten­den­cias, la ci­fra de pe­ti­cio­nes de re­fu­gio po­dría re­ba­sar las 22,000. Aun cuan­do mi­les de mi­gran­tes ya co­no­cen el ca­mino ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, el cer­co po­li­cial es muy du­ro y pre­fie­ren “ren­dir­se”. Pe­dir tre­gua.

Así lo ven los mi­gran­tes des­de el al­ber­gue Be­lén que vi­ve días di­fí­ci­les por la gran de­man­da de per­so­nas que tie­ne. Un hués­ped de ori­gen ni­ca­ra­güen­se, que pi­dió el ano­ni­ma­to, con­tó que él y mu­chos más ini­cia­ron el trá­mi­te de re­fu­gio, lo cual im­pli­ca un com­pro­mi­so pa­ra que­dar­se en Mé­xi­co, pe­ro en reali­dad so­lo bus­can un sal­vo­con­duc­to pa­ra tran­si­tar ha­cia la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

Las fi­las en las ins­ta­la­cio­nes de la Co­mar, en el cen­tro de Ta­pa­chu­la, co­mien­zan al­re­de­dor de las cin­co de la ma­ña­na de lu­nes a vier­nes. Con el gra­do de de­man­da por una en­tre­vis­ta en la Co­mar, un lu­gar en esa fi­la que se ha­ce en una ban­que­ta cues­ta di­ne­ro.

Hay mu­chas per­so­nas en el par­que cen­tral que con gus­to se for­man des­de tem­prano pa­ra de­jar su lu­gar a al­guien a cam­bio de 100 pe­sos. Ale­xán­der pre­fie- re em­plear­se en un con­sul­to­rio mé­di­co co­mo re­par­ti­dor de fo­lle­tos mien­tras lle­ga el día de la en­tre­ga de su vi­sa hu­ma­ni­ta­ria y se mar­che con su pa­re­ja —di­ce— a Ciu­dad de Mé­xi­co, un lu­gar que so­lo co­no­cen “por pe­lí­cu­las y no­ve­las”.

SOLALINDE: EL INM VA A DES­APA­RE­CER CON AMLO

El sa­cer­do­te Ale­jan­dro Solalinde, de­fen­sor de de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas mi­gran­tes, ade­lan­ta en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción va a des­apa­re­cer en el pró­xi­mo go­bierno. Di­ce que es una de­ci­sión to­ma­da en las seis me­sas de tra­ba­jo in­te­gra­das por unas cien or­ga­ni­za­cio­nes que es­tán tra­zan­do la es­tra­te­gia pa­ra im­ple­men­tar po- lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre mi­gra­ción en el go­bierno de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

El pa­pel del INM en Chia­pas tie­ne re­so­nan­cia en dos pun­tos im­por­tan­tes. Uno es Arria­ga, el mu­ni­ci­pio don­de co­mien­za el tra­yec­to del tren de car­ga al que mi­les de mi­gran­tes so­lían ir ca­mi­nan­do has­ta por 12 días es­qui­van­do re­te­nes y gru­pos de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Arria­ga era una ciu­dad con el se­llo de la mi­gra­ción. En las ori­llas de la vía las tien­das se lla­ma­ban “pul­pe­rías” (así se lla­man en Hon­du­ras) y de­ce­nas de ho­te­les re­ci­bían mi­gran­tes per­ma­nen­te­men­te. Sie­te ho­te­les ce­rra­ron, ya no hay ca­sas de hos­pe­da­je y el co­mer­cio ha ba­ja­do, se­gún Elías Gas­par, en­car­ga­do del al­ber­gue de Arria­ga, aho­ra con muy po­ca afluen­cia.

Ca­da vez que sa­le el tren, per­so­nal de las em­pre­sas fe­rro­via­rias, jun­to con ele­men­tos del INM y cuer­pos po­li­cia­cos, im­pi­den la subida de mi­gran­tes. El tren avan­za va­cío y ade­lan­te, a sie­te ki­ló­me­tros, hay más per­so­nal de se­gu­ri­dad ve­ri­fi­can­do que no va­yan a bor­do mi­gran­tes que ha­yan lo­gra­do es­qui­var el pri­mer ope­ra­ti­vo.

“La mi­gra­ción si­gue, pe­ro se ha re­cru­de­ci­do la per­se­cu­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción con los ope­ra­ti­vos”, di­ce Elías Gas­par. La au­sen­cia de mi­gran­tes en Arria­ga tie­ne re­la­ción di­rec­ta con el cer­co es­ta­ble­ci­do en Ta­pa­chu­la. Lle­gar ahí es muy di­fí­cil, abun­da.

Otro pun­to que ex­pli­ca la reali­dad del INM es la Es­ta­ción Mi­gra­to­ria Si­glo XXI de Ta­pa­chu­la. Tan­to Solalinde co­mo dos ac­ti­vis­tas más en­tre­vis­ta­dos en Ta­pa­chu­la y que tie­nen ac­ce­so a ese lu­gar —don­de es re­te­ni­da la po­bla­ción mi­gran­te cap­tu­ra­da en las re­da­das o pun­tos de re­vi­sión—, ase­gu­ran que es un si­tio don­de se co­me­ten ilí­ci­tos y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

El pa­no­ra­ma de la Es­ta­ción Si­glo XXI es, en su opi­nión, la ca­ra del INM, una ins­ti­tu­ción te­mi­da por las fa­mi­lias mi­gran­tes que pre­fie­ren pe­dir re­fu­gio en la Co­mar en lu­gar de se­guir ca­mino ha­cia el nor­te. En opi­nión de Ale­jan­dro Solalinde, el INM “es una má­qui­na de atro­pe­llar de­re­chos hu­ma­nos” que se­rá sus­ti­tui­da por “otra ins­tan­cia con otra es­truc­tu­ra” que aún no se ha de­fi­ni­do, pe­ro por lo pron­to las or­ga­ni­za­cio­nes rea­li­za­rán una clau­su­ra sim­bó­li­ca del INM en su se­de de Ciu­dad de Mé­xi­co en pró­xi­mos días.

La Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción fue re­que­ri­da a tra­vés del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción pa­ra dar da­tos re­la­ti­vos al en­vío de la Gen­dar­me­ría a Chia­pas, pe­ro res­pon­dió que de­be­ría ser el INM el res­pon­sa­ble di­rec­to.

El INM es la au­to­ri­dad que pu­die­ra res­pon­der a su so­li­ci­tud de ac­ce­so a la in­for­ma­ción”, con­tes­tó la Se­gob. Se con­sul­tó al INM, pe­ro su di­rec­ción de Co­mu­ni­ca- ción So­cial ar­gu­men­tó que no es res­pon­sa­bi­li­dad de esa ins­ti­tu­ción el ma­ne­jo de esa in­for­ma­ción. Tam­po­co au­to­ri­za­ron una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca con el delegado en Chia­pas por mo­ti­vos de agen­da.

Ade­más, se bus­có la ver­sión de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal y de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad y Aten­ción Ciu­da­da­na de Chia­pas, pe­ro has­ta el mo­men­to no ha ha­bi­do res­pues­ta.

Tan­to Car­los Co­te­ra co­mo Sal­va­dor la Cruz han vis­to un cam­bio drás­ti­co en el vo­lu­men mi­gra­to­rio de Ta­pa­chu­la y creen que el au­men­to de pe­ti­cio­nes de re­fu­gio es­tá li­ga­do al in­cre­men­to del cer­co po­li­cial del go­bierno me­xi­cano y que la his­to­ria vi­vi­da por el jo­ven mi­gran­te Ale­xán­der y su pa­re­ja es pro­duc­to de una di­ná­mi­ca im­pues­ta pa­ra ejer­cer el con­trol so­bre la mi­gra­ción en la fron­te­ra sur.

“Son epi­so­dios muy vio­len­tos re­la­cio­na­dos al es­tig­ma de ser mi­gran­tes. La gen­te se ate­rro­ri­za en los ope­ra­ti­vos”.

EL SER­VI­CIO JE­SUI­TA A RE­FU­GIA­DOS pre­vé que la ci­fra de pe­ti­cio­nes de re­fu­gio en Mé­xi­co po­dría re­ba­sar las 22,000.

SOLALINDE di­ce que la des­apa­ri­ción del INM obe­de­ce a que es una má­qui­na que atro­pe­lla los de­re­chos hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.