Po­ma­da pa­ra la caí­da fi­nan­cie­ra

Es­tas son las lec­cio­nes cru­cia­les que no apren­di­mos de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ro­bert Reich

HA­CE DIEZ AÑOS, des­pués de ob­te­ner pi­las de di­ne­ro apos­tan­do con los re­cur­sos de al­guien más, Wall Street ca­si im­plo­sio­nó, y la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te de Geor­ge W. Bush y la en­tran­te de Oba­ma res­ca­ta­ron a los ban­que­ros.

Es­ta­dos Uni­dos de­bió apren­der tres lec­cio­nes de la cri­sis. No lo hi­zo. Por eso es­tá en un pe­li­gro cons­tan­te.

Pri­me­ra lec­ción: la ban­ca es un ne­go­cio ries­go­so con as­pec­tos po­si­ti­vos enor­mes pa­ra los po­cos que apues­tan en ella, pe­ro con as­pec­tos ne­ga­ti­vos to­da­vía más gran­des pa­ra los mu­chos cu­yas apues­tas re­sul­tan mal. Ello sig­ni­fi­ca que son ne­ce­sa­rias las sal­va­guar­das.

Las pro­tec­cio­nes crea­das des­pués del crack de Wall Street en 1929 fun­cio­na­ron por más de cua­tro dé­ca­das. Hi­cie­ron abu­rri­da la ban­ca. Pe­ro a par­tir de la dé­ca­da de 1980, cier­ta can­ti­dad de sal­va­guar­das fue sua­vi­za­da o abo­li­da por el ham­bre ca­da vez ma­yor de Wall Street de ga­nan­cias y su cre­cien­te in­fluen­cia po­lí­ti­ca. Con­for­me los po­lí­ti­cos de am­bos par­ti­dos de­pen­die­ron más y más de Wall Street pa­ra su fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ña, la pri­sa pa­ra des­re­gu­lar se con­vir­tió en una es­tam­pi­da. Co­men­zó en 1982, cuan­do el Con­gre­so y la ad­mi­nis­tra­ción de Rea­gan des­re­gu­la­ron a las aso­cia­cio­nes de aho­rros y prés­ta­mos, per­mi­tién­do­les que se com­pro­me­tie­ran en prés­ta­mos co­mer­cia­les ries­go­sos, mien­tras se con­ti­nua­ba ase­gu­rán­do­las con­tra pér­di­das ma­yo­res. No es de sor­pren­der que los ban­cos se me­tie­ran en pro­ble­mas gran­des y ter­mi­na­ran ne­ce­si­tan­do un res­ca­te fi­nan­cia­do por los con­tri­bu­yen­tes.

El si­guien­te par­tea­guas se dio en 1999, cuan­do el Con­gre­so y la ad­mi­nis­tra­ción de Clinton, con el en­ton­ces se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ro­bert Ru­bin, abo­lió la Ley Glass-Stea­gall, un man­da­to de 1933 que les ha­bía prohi­bi­do a los ban­cos el apos­tar con los de­pó­si­tos co­mer­cia­les (por cier­to, yo fun­gí co­mo se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo en la ad­mi­nis­tra­ción de Clinton, pe­ro ya no es­ta­ba en el ga­bi­ne­te en es­te mo­men­to).

Lue­go, en 2000, el Con­gre­so y Clinton le prohi­bie­ron a la Co­mi­sión de Ne­go­cia­ción de Fu­tu­ros de Pro­duc­tos Bá­si­cos que re­gu­la­ra la ma­yo­ría de los con­tra­tos de­ri­va­dos en el mer­ca­do se­cun­da­rio, in­clui­das las per­mu­tas de in­cum­pli­mien­to cre­di­ti­cio (uno de los com­pli­ca­dos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros en el cen­tro de la ca- tás­tro­fe de 2008). El gol­pe de gra­cia se dio en 2004, cuan­do la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res de Geor­ge W. Bush les per­mi­tió a los ban­cos de in­ver­sión que tu­vie­ran me­nos ca­pi­tal en re­ser­va. Lue­go se dio el crack de 2008, al cual le si­guió otro in­ten­to de im­po­ner sal­va­guar­das, la Ley Dodd-Frank.

¿Y aho­ra? La in­fluen­cia po­lí­ti­ca de Wall Street es tan gran­de co­mo siem­pre, lo cual ex­pli­ca por qué las res­tric­cio­nes de la Dod­dF­rank aho­ra son sua­vi­za­das y alla­nan el ca­mino pa­ra otra cri­sis.

La se­gun­da lec­ción que de­bi­mos apren­der, pe­ro no lo hi­ci­mos: el en­san­cha­mien­to de la de­sigual­dad. En las dé­ca­das que lle­va­ron a 2008, los sa­la­rios es­tan­ca­dos pro­vo­ca­ron que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses se en­deu­da­ron te­rri­ble­men­te y usa­ran el va­lor cre­cien­te de sus ho­ga­res co­mo co­la­te­ral (más o me­nos lo mis­mo que pa­só en los años que lle­va­ron al desas­tro­so 1929). Los ban­cos de Wall Street es­ta­ban en­can­ta­dos de acep­tar­lo —pres­tan­do des­cui­da­da­men­te y a me­nu­do de ma­ne­ras pre­da­to­rias— has­ta que es­ta­lla­ron las bur­bu­jas de la vi­vien­da y la deu­da.

¿Y aho­ra? El pro­ble­ma sub­ya­cen­te de los sa­la­rios es­tan­ca­dos, con la ma­yo­ría de las ga­nan­cias eco­nó­mi­cas des­ti­na­das a los al­tos pues­tos, to­da­vía es­tá con no­so­tros. Una vez más, los con­su­mi­do­res es­tán endeudados te­rri­ble­men­te, lo que in­vi­ta a otra cri­sis.

La ter­ce­ra lec­ción que no apren­di­mos tie­ne que ver con el ama­ña­mien­to de la po­lí­ti­ca. Des­pués de la Gran Re­ce­sión, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses se per­ca­ta­ron de que Wall Street, las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los ri­cos ha­bían com­pra­do nues­tra de­mo­cra­cia. Los es­ta­dou­ni­den­ses vie­ron có­mo fue­ron res­ca­ta­das las com­pa­ñías fi­nan­cie­ras, mien­tras que los due­ños de ca­sas, de re­pen­te de­bien­do más por sus ho­ga­res de lo que es­tos va­lían, re­ci­bie­ron po­co o na­da. Mi­llo­nes per­die­ron sus em­pleos, aho­rros, pen­sio­nes y ho­ga­res, pe­ro los fi­nan­cie­ros y los gran­des in­ver­sio­nis­tas sa­lie­ron más ri­cos que an­tes. Los ban­que­ros que co­me­tie­ron frau­des gra­ves no fue­ron cas­ti­ga­dos. Los ban­cos gran­des co­mo Wells Far­go si­guie­ron que­bran­tan­do las le­yes con im­pu­ni­dad.

Mu­chos fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos en des­re­gu­lar a Wall Street se con­vir­tie­ron en al­tos eje­cu­ti­vos de los ban­cos que se be­ne­fi­cia­ron con la des­re­gu­la­ción. Al­gu­nos in­vo­lu­cra­dos en re­dac­tar la Ley Dod­dF­rank aho­ra son em­plea­dos de las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que la es­tán sua­vi­zan­do. Mien­tras tan­to, las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los in­di­vi­duos adi­ne­ra­dos han se­gui­do inun­dan­do a Was­hing­ton con di­ne­ro, con­vir­tién­do­lo en la ca­pi­tal del “ca­pi­ta­lis­mo clien­te­lis­ta”.

La in­dig­na­ción am­plia por to­do es­to avi­vó al Par­ti­do del Té en la de­re­cha y, bre­ve­men­te, al mo­vi­mien­to Ocu­pe­mos en la iz­quier­da. Am­bos se trans­for­ma­ron, con el tiem­po, en dos can­di­da­tu­ras con­tra el sis­te­ma en 2016: el po­pu­lis­ta au­to­ri­ta­rio Do­nald Trump y el po­pu­lis­ta de­mo­crá­ti­co Ber­nie San­ders.

¿Y aho­ra? La fu­ria con­tra el sis­te­ma si­gue sien­do la fuer­za más di­ná­mi­ca en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Trump la ha usa­do pa­ra evo­car cons­pi­ra­cio­nes ra­cis­tas y xe­nó­fo­bas y pa­ra crear el ré­gi­men

Es­ta­dos Uni­dos de­bió apren­der tres lec­cio­nes de la cri­sis. No lo hi­zo. Por eso es­tá en un pe­li­gro cons­tan­te. Y el mun­do ob­ser­va.

más au­to­ri­ta­rio en la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se mo­der­na. Él pro­me­tió “dre­nar el pan­tano”, pe­ro lo ha he­cho más gran­de y más su­cio.

Los de­mó­cra­tas no sa­ben si sim­ple­men­te opo­ner­se a Trump y su au­to­ri­ta­ris­mo, o si apo­yar una agen­da re­for­mis­ta pa­ra qui­tar­le el con­trol de la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía a los in­tere­ses pu­dien­tes. Pe­ro pa­ra ha­cer es­to úl­ti­mo ten­drían que ir en con­tra de quie­nes los han fi­nan­cia­do por dé­ca­das. Desea­ría te­ner más con­fian­za en que lo ha­rán.

Es tris­te de­cir que, diez años des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra, pa­re­ce que he­mos apren­di­do muy po­co. Con al­go peor: aho­ra te­ne­mos a Trump. RO­BERT REICH ES PRO­FE­SOR TI­TU­LAR DE PO­LÍ­TI­CA PÚ­BLI­CA EN LA UNI­VER­SI­DAD DE CA­LI­FOR­NIA, CAM­PUS BERKELEY, Y AL­TO IN­VES­TI­GA­DOR DEL CEN­TRO BLUM PA­RA ECO­NO­MÍA EN DESA­RRO­LLO. FUNGIÓ CO­MO SE­CRE­TA­RIO DEL TRA­BA­JO EN LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DE CLINTON. PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWS­WEEK / PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWS­WEEK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.