Cri­sis cons­ti­tu­cio­nal y hu­ma­na

Al país por el que pe­leé ya no es po­si­ble re­co­no­cer­lo.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Arti Wal­ker-Peddakotla

CUAN­DO ME ENROLÉ co­mo sol­da­do ra­so en el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos me pre­gun­té por qué no le pres­tá­ba­mos ju­ra­men­to al pre­si­den­te o a nues­tro país, sino a la Cons­ti­tu­ción.

Por su­pues­to, ju­rá­ba­mos que obe­de­ce­ría­mos las ór­de­nes del co­man­dan­te en je­fe y de los ofi­cia­les su­pe­rio­res a no­so­tros, pe­ro nues­tro pri­mer ju­ra­men­to es apo­yar y de­fen­der es­te do­cu­men­to. Es un ju­ra­men­to que nun­ca he ol­vi­da­do, uno que quien­quie­ra que lo pres­te nun­ca lo ol­vi­da. Es un ju­ra­men­to que la ma­yo­ría de los ve­te­ra­nos mi­li­ta­res que co­noz­co to­da­vía tra­ta de sos­te­ner, in­clu­so des­pués de qui­tar­se el uni­for­me por úl­ti­ma vez. Y lo ha­ce­mos por­que las li­ber­ta­des es­cri­tas por nues­tros Pa­dres Fun­da­do­res nos es­tán ga­ran­ti­za­das so­lo si lu­cha­mos ac­ti­va­men­te pa­ra pro­te­ger­las, de­fen­der­las y sos­te­ner­las to­dos los días, tra­ba­jar pa­ra for­mar la “unión más per­fec­ta” en­fa­ti­za­da en el preám­bu­lo.

Y en el Es­ta­dos Uni­dos de hoy día, esa lu­cha de­be en­ta­blar­se más vi­go­ro­sa­men­te que an­tes. Con la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, las ma­dres en nues­tras fron­te­ras son se­pa­ra­das de sus be­bés, las vi­sas de re­fu­gia­do e in­mi­gran­te es­tán con­ge­la­das por po­lí­ti­cas co­mo la “prohi­bi­ción mu­sul­ma­na”, la so­cie­dad es­tá pla­ga­da de crí­me­nes de odio co­me­ti­dos por su­pre­ma­cis­tas blan­cos, y las vi­das de ne­gros y mo­re­nos son en­car­ce­la­das o acri­bi­lla­das des­pro­por­cio­nal­men­te, to­do es­to de la mano de la re­tó­ri­ca in­to­le­ran­te de nues­tros lí­de­res ac­tua­les. Con ca­da ata­que a la li­ber­tad de la gen­te, la Cons­ti­tu­ción se ve re­du­ci­da a na­da más que pa­la­bras que se bo­rran más y más en un tro­zo de per­ga­mino he­cho ji­ro­nes.

Les pre­gun­to a mis con­ciu­da­da­nos: ¿qué ver­sión de Es­ta­dos Uni­dos ele­gi­rán? ¿Hon­ra­rán la vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos que los sol­da­dos co­mo yo han lu­cha­do por de­fen­der, o se­gui­rán apo­yan­do un Es­ta­dos Uni­dos que es­tá mer­man­do las li­ber­ta­des esen­cia­les y los de­re­chos hu­ma­nos bá­si­cos?

A pe­sar del com­pro­mi­so de nues­tra Cons­ti­tu­ción con la li­ber­tad re­li­gio­sa, la Su­pre­ma Cor­te ra­ti­fi­có la prohi­bi­ción mu­sul­ma­na. La po­lí­ti­ca ha se­pa­ra­do fa­mi­lias, arrui­nó vi­das y les co­mu­ni­có a los es­ta­dou­ni­den­ses y a quie­nes vi­ven en el ex­tran­je­ro que la li­ber­tad re­li­gio­sa ya no es un va­lor cen­tral es­ta­dou­ni­den­se. Es­ta po­lí­ti­ca ho­rren­da es cla­ra­men­te in­cons­ti­tu­cio­nal y no re­pre­sen­ta al país por el que me uní a las fuer­zas mi­li­ta­res pa­ra de­fen­der­lo.

Nues­tros va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les tam­bién re­tra­tan a Es­ta­dos Uni­dos co­mo un lu­gar de re­fu­gio, don­de cual­quie­ra tie­ne la opor­tu­ni­dad de triun­far. Pe­ro el flu­jo de re­fu­gia­dos se ha re­du­ci­do a un chis­gue­te: el pre­si­den­te Do­nald Trump re­du­jo el lí­mi­te de re­fu­gia­dos pa­ra el año fis­cal de 2018 a 45,000, pe­ro so­lo al­re­de­dor de 20,000 re­fu­gia­dos han si­do re­ubi­ca­dos en reali­dad. El pa­sa­do 17 de sep­tiem­bre, la ad­mi­nis­tra­ción anun­ció sus pla­nes de re­du­cir el lí­mi­te a 30,000 en 2019, un mí­ni­mo his­tó­ri­co que con­tra­di­ce mar­ca­da­men­te el apo­yo bi­par­ti­dis­ta a la reu­bi­ca­ción de re­fu­gia­dos.

Mien­tras tan­to, las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas y no vio­len­tas del mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter, ata­ca­das a ca­da pa­so por la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, les dan vi­da a las pa­la­bras y la in­ten­ción de los fun­da­do­res de “es­ta­ble­cer la jus­ti­cia, ase­gu­rar la tran­qui­li­dad do­més­ti­ca”. Pa­ra mu­chí­si­mos es­ta­dou­ni­den­ses, la vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción que afec­tan las vi­das de ne­gros y mo­re­nos se ha nor­ma­li­za­do y pue­de sen­tir­se dis­tan­te. Pe­ro de­be­mos re­cor­dar las li­ber­ta­des cen­tra­les de nues­tro país, las mis­mas que es­tán con­sa­gra­das en nues­tro do­cu­men­to más pre­cia­do, y man­te­ner­nos uni­dos y ver los unos por los otros. Es cuan­do nos de­fen­de­mos unos a otros que veo el Es­ta­dos Uni­dos al que es­tu­ve or­gu­llo­so de ser­vir. ARTI WAL­KER- PEDDAKOTLA ES VE­TE­RANO DEL EJÉR­CI­TO DE ES­TA­DOS UNI­DOS Y LÍ­DER DE VE­TE­RA­NOS POR LOS IDEA­LES ES­TA­DOU­NI­DEN­SES, UN GRU­PO NO PAR­TI­DIS­TA DE VE­TE­RA­NOS FUN­DA­DO POR HU­MAN RIGHTS FIRST. PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWS­WEEK / PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWS­WEEK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.