De­ja la ru­ti­na por tus sue­ños

Ca­da vez más per­so­nas se arries­gan a cam­biar de ca­rre­ra si su si­tua­ción eco­nó­mi­ca me­jo­ra.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ca­mi­la Sán­chez Bo­la­ño

DESEN­VOL­VER­SE en un es­pa­cio de tra­ba­jo co­no­ci­do, en una zo­na de con­fort que, aun­que pu­die­ra no ser ideal, sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, vuel­ve más com­ple­ja la de­ci­sión de rea­li­zar un cam­bio la­bo­ral. De­jar lo co­no­ci­do por lo in­cier­to y po­si­ble­men­te ines­ta­ble no es sen­ci­llo. Sin em­bar­go, ca­da vez más las per­so­nas tie­nen el va­lor de po­ner su vi­da de ca­be­za pa­ra en­con­trar un tra­ba­jo que los ha­ga sen­tir fe­li­ces en lu­gar de có­mo­dos.

Un es­tu­dio del In­deed Hi­ring Lab, or­ga­ni­za­ción in­te­gra­da por eco­no­mis­tas es­ta­dou­ni­den­ses, rea­li­za­do en­tre 430,000 pro­fe­sio­na­les re­ve­la que, “a me­di­da que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca me­jo­ra, ca­da vez más gen­te en bus­ca de em­pleo se mue­ve ha­cia el tra­ba­jo de sus sue­ños”.

Co­mo coach de vi­da, Mar­ce­lo Ro­di se de­di­ca a ayu­dar a las per­so­nas a to­mar es­te ti­po de de­ci­sio­nes y lo ha­ce a tra­vés del cam­bio de sis­te­mas de pen­sa­mien­to me­dian­te la mo­di­fi­ca­ción de há­bi­tos de sa­lud. En en­tre­vis­ta con News­week en Es­pa­ñol ex­pli­ca que mu­chas per­so­nas que se acer­can a su con­sul­to­rio es­tán en la si­tua­ción di­le­má­ti­ca de de­jar el tra­ba­jo có­mo­do por el de sus sue­ños.

“El cam­bio —di­ce— vie­ne de la in­sa­tis­fac­ción ge­ne­ra­da por ex­pec­ta­ti­vas no cum­pli­das. Mu­chas ve­ces esas ex­pec­ta­ti­vas ni si­quie­ra son nues­tras: son de nues­tros pa­dres, de nues­tros her­ma­nos o de al­guien más y no­so­tros nos las apro­pia­mos y cons­trui­mos nues­tra vi­da y ca­rre­ra pro­fe­sio­nal bus­can­do el cum­pli­mien­to de esa ex­pec­ta­ti­va por­que cree­mos que al lo­grar­lo se­re­mos fe­li­ces, va­mos a sen­tir­nos bien o ser re­co­no­ci­dos”.

Se­gún Ro­di, hay dos ti­pos de de­seo de cam­bio: uno vie­ne de una ca­ren­cia (bus­co el cam­bio por­que no ten­go) y, el otro, de una con­tri­bu­ción (bus­co el cam­bio por­que quie­ro lo­grar al­go).

“La ma­yo­ría vie­nen por­que les fal­ta o no tie­nen, y ese pa­trón de pen­sa­mien­to, aun­que cons­tru­yas al­go dis­tin­to, te lle­va a lo mis­mo. Por ejem­plo, cuan­do se tie­ne a un ni­ño al que mo­les­tan en la es­cue­la y lo cam­bias de co­le­gio es­pe­ran­do que to­do cam­bia­rá, pe­ro en reali­dad lo vuel­ven a mo­les­tar. Eso pa­sa por­que el pa­trón de pen­sa­mien­to del ni­ño es el mis­mo en don­de sea que es­té”, ex­pli­ca, y aña­de que ello apli­ca de la mis­ma for­ma pa­ra al­guien que quie­re cam­biar de ca­rre­ra so­lo por­que no es fe­liz.

Ste­ve Jobs se des­per­ta­ba ca­da ma­ña­na pa­ra mi­rar­se en el es­pe­jo y pre­gun­tar­se a sí mis­mo: “Si hoy fue­ra el úl­ti­mo día de mi vi­da, ¿que­rría ha­cer lo que voy a ha­cer hoy?”. Si su res­pues­ta era ne­ga­ti­va por mu­chos días se­gui­dos, en­ton­ces sa­bía que te­nía que cam­biar al­go. Un cam­bio ra­di­cal de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal re­quie­re de mu­cho va­lor, pe­ro, se­gún las ex­pe­rien­cias de nues­tros en­tre­vis­ta­dos, va­le la pe­na.

LA PAZ IN­TE­RIOR: FER­NAN­DO

Fer­nan­do te­nía una ca­rre­ra exi­to­sa. To­das las ma­ña­nas lle­ga­ba a las ofi­ci­nas de su em­pre­sa y co­men­za­ba a pla­near con­fe­ren­cias, se­mi­na­rios, cur­sos. Él era el hom­bre tras bam­ba­li­nas. Lla­mar al ser­vi­cio de

ca­te­ri­ng, en­viar las in­vi­ta­cio­nes, es­co­ger al­gún re­cuer­do que los in­vi­ta­dos pu­die­ran lle­var­se, con­tra­tar a los me­se­ros, las car­pas, ase­gu­rar­se de que los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les es­tu­vie­ran a tiem­po, re­ser­var ho­te­les pa­ra quie­nes via­ja­ban a Mé­xi­co des­de fue­ra y te­ner lis­tos a los po­nen­tes de la con­fe­ren­cias.

Al vol­ver en las no­ches a su ca­sa, Fer­nan­do lle­ga­ba com­ple­ta­men­te can­sa­do. No te­nía ga­nas de co­ci­nar, así que ce­na­ba cual­quier co­sa que es­tu­vie­ra en el re­fri­ge­ra­dor y se dor­mía, to­do con la es­pe­ran­za de que ma­ña­na fue­ra dis­tin­to. Pe­ro siem­pre era igual.

“Sen­tía que no es­ta­ba ha­cien­do na­da de mi vi­da y que me ha­cía fal­ta al­go más. Em­pe­cé a dar cla­ses en una uni­ver­si­dad y eso me ayu­dó a sa­lir un po­co de la ru­ti­na, sin em­bar­go, el tra­ba­jo no me lle­na­ba del to­do. Así pa­sé cer­ca de un año don­de no­té que mi pa­cien­cia y mi ren­di­mien­to ya no eran lo mis­mo, no es­ta­ba lle­gan­do a mis ob­je­ti­vos. En to­dos mis tra­ba­jos del mun­do cor­po­ra­ti­vo siem­pre sen­tí que al­go fal­ta­ba”.

En 2016, Fer­nan­do to­mó una de­ci­sión que se sa­lía de la ca­ja en la que lle­va­ba años en­ce­rra­do y se ins­cri­bió en un cur­so pa­ra maes­tros de yo­ga. Pen­sa­ba en me­jo­rar su prác­ti­ca, ha­cer más ejer­ci­cio y re­la­jar­se un po­co. No se ima­gi­na­ba que ese cur­so de yo­ga cam­bia­ría su vi­da pa­ra siem­pre.

“Me en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en una agen­cia de even­tos, al mis­mo tiem­po que em­pe­za­ba a dar mis pri­me­ras cla­ses de yo­ga. Me em­pe­cé a dar cuen­ta de que me in­tere­sa­ba más el yo­ga que mi tra­ba­jo. Ir a dar cla­ses era mi me­jor mo­men­to del día, y re­gre­sar a la ofi­ci­na era mi peor tor­men­to. Ahí de­ci­dí re­nun­ciar a mi tra­ba­jo pa­ra ir­me a la In­dia y ha­cer una se­gun­da for­ma­ción de yo­ga, con la in­ten­ción de de­di­car­me de tiem­po com­ple­to a es­ta dis­ci­pli­na”, cuen­ta, con la son­ri­sa de quien ha lo­gra­do dar el gi­ro que le pe­día su vi­da.

To­mar una de­ci­sión de es­te ti­po no fue sen­ci­llo y cuan­do Fer­nan­do vol­vió de la In­dia se dio cuen­ta de que ser maes­tro de yo­ga se­ría más di­fí­cil de lo que pen­sa­ba. “Cuan­do vol­ví de la In­dia me en­fren­te a una cri­sis de no te­ner tra­ba­jo, no te­ner di­ne­ro y, al mis­mo tiem­po, me fal­ta­ba acep­tar mi de­ci­sión. Ca­da vez que le de­cía a al­guien que que­ría de­di­car­me al yo­ga, me veían ra­ro y me pre­gun­ta­ban si real­men­te po­día vi­vir de eso.

“Po­co a po­co em­pe­cé a te­ner más cla­ses de yo­ga y me di cuen­ta de que eso es lo que me llena y me da una gran sa­tis­fac­ción, mien­tras que el tra­ba­jo de ofi­ci­na ca­da día se vol­vía más te­dio­so. Así que, una vez más, de­ci­dí que si el yo­ga era lo que me ha­cía fe­liz te­nía que con­ti­nuar”.

Fer­nan­do ha si­do cons­tan­te, aun con las subidas y ba­ja­das emo­cio­na­les que pue­da traer el man­te­ner­se fir­me. Den­tro de un mes se irá a la In­dia nue­va­men­te, es­ta vez no a to­mar un cur­so, sino a “en­con­trar­me un po­co más y des­pués me iré a vi­vir a Ma­drid con la in­ten­ción de abrir una es­cue­la de yo­ga”.

LA MA­GIA: IVÁN

Iván Gallard guar­da­ba en se­cre­to que lo su­yo era la ma­gia y, so­bre to­do, en una so­cie­dad que di­fí­cil­men­te acep­ta que los jó­ve­nes quie­ran de­di­car­se a pro­fe­sio­nes que se con­si­de­ran po­co exi­to­sas, así que es­tu­dió eco­no­mía. Al ter­mi­nar la li­cen­cia­tu­ra tra­ba­jó en dis­tin­tos ban­cos y en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, en don­de mu­chos le de­cían que te­nía un fu­tu­ro pro­me­te­dor.

So­lo ha­bía un de­ta­lle im­por­tan­te: Iván no era fe­liz. Te­nía su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra ir a co­mer con sus ami­gos y pa­ra via­jar, pe­ro no se sen­tía sa­tis­fe­cho con lo que día con día ha­cía, y es que él sa­bía que lo que que­ría ha­cer era dis­tin­to.

Pa­ra Iván ha­cer ma­gia es su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial: quie­re que los adul­tos re­cu­pe­ren esa ca­pa­ci­dad de asom­bro que se pier­de en la co­rrien­te de la vi­da dia­ria y la ru­ti­na. Por lo que ha­ce ape­nas un año de­ci­dió que era tiem­po de atre­ver­se a ser fe­liz y lo de­jó to­do pa­ra con­ver­tir­se en un ma­go pro­fe­sio­nal.

“Vi­vi­mos en un mun­do que no nos sor­pren­de, a pe­sar de que to­do es im­pre­sio­nan­te; den­tro de nues­tra mo­no­to­nía, ya na­da nos im­pre­sio­na. La ma­gia ha­ce lo opues­to, nos sor­pren­de. Yo creo que no­so­tros crea­mos nues­tra reali­dad y los lí­mi­tes es­tán en nues­tra men­te. Mi idea es que, ca­da vez más, la gen­te se dé cuen­ta de es­to y ha­gan lo que los ha­ce fe­li­ces por­que qué flo­je­ra vi­vir to­da tu vi­da ha­cien­do al­go que no te gus­ta. Yo en la Bol­sa (de Va­lo­res) y en los ban­cos era in­fe­liz y aho­ra soy muy fe­liz por­que ha­go lo que me gus­ta”, cuen­ta Iván mien­tras sos­tie­ne un jue­go de car­tas con el que aca­ba de ha­cer un tru­co que de­jó bo­quia­bier­tos a la pe­rio­dis­ta y el fo­tó­gra­fo.

Iván sa­be que la pro­fe­sión en la que se me­tió no es la más sen­ci­lla, ni la que me­jor lo re­tri­bui­rá eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro pa­ra él lo más com­pli­ca­do no es eso, sino el ma­ne­jo del pú­bli­co.

“Te­ne­mos un tiem­po de re­ten­ción muy cor­to, en­ton­ces, co­mo ma­go, tie­nes que ser muy rá­pi­do y muy in­tere­san­te. Lo­grar que la gen­te no re­vi­se sus ce­lu­la­res ca­da dos mi­nu­tos es muy com­pli­ca­do, pe­ro cuan­do lo lo­gras hay mu­cha sa­tis­fac­ción”.

En Mé­xi­co hay muy po­ca in­dus­tria de la ma­gia. Nos que­da­mos, di­ce, con el ma­go de frac que sa­ca un co­ne­jo del som­bre­ro. “Yo quie­ro cam­biar ese con­cep­to de ma­go por­que la ma­gia pue­de ser una ex­pe­rien­cia muy pa­dre que va li­ga­da con la vi­da dia­ria de la gen­te. Aho­ra que­re­mos un es­pec­tácu­lo fi­jo en el que el pú­bli­co par­ti­ci­pe mu­cho y que sea una ex­pe­rien­cia. Lo que más quie­ro es que la gen­te se asom­bre otra vez”.

LA BE­LLE­ZA: ALFONSO

Alfonso es­tu­vo tra­ba­jan­do por 11 años en el go­bierno, en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Y la ma­yor par­te de esos años que­ría cam­biar de pro­fe­sión, el úni­co pro­ble­ma: no en­con­tra­ba el va­lor pa­ra ha­cer­lo. “Por las cir­cuns­tan­cias tu­ve que cam­biar de gi­ro y me ha ido me­jor que an­tes. Soy mu­cho más fe­liz de lo que era an­tes”, cuen­ta Alfonso, quien aho­ra es es­ti­lis­ta.

“Vi­vi­mos en un mun­do que no nos sor­pren­de, a pe­sar de que to­do es im­pre­sio­nan­te”.

“Siem­pre me lla­mó la aten­ción es­ta pro­fe­sión, pe­ro no me de­ci­día. Des­de que es­ta­ba en el go­bierno me me­tí a es­tu­diar pa­ra es­ti­lis­ta. Y cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad y la ne­ce­si­dad me ori­lló a ha­cer, en­ton­ces me de­ci­dí. Con el tiem­po me he es­pe­cia­li­za­do más y me va mu­cho me­jor que en el go­bierno y lo di­go en to­dos los sen­ti­dos: eco­nó­mi­co y de sa­tis­fac­ción”.

So­bre es­tos ca­sos, el es­pe­cia­lis­ta Mar­ce­lo Ro­di ex­pli­ca que to­das las per­so­nas bus­can un sen­ti­mien­to, “en el mo­men­to en que de­ter­mi­nas ese sen­ti­mien­to que quie­res ex­pe­ri­men­tar, ali­neas to­do pa­ra que eso ocu­rra. La ma­yo­ría de las ve­ces nos da­mos cuen­ta de que ese sen­ti­mien­to que bus­can lo pue­den en­con­trar a par­tir de ha­cer al­go ellos pa­ra que el otro es­té bien”.

Y di­ce so­bre los en­tre­vis­ta­dos: “El ma­go con­tri­bu­ye por­que crea ex­pe­rien­cias de fe­li­ci­dad y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra adul­tos, pa­ra al­guien más; el maes­tro del yo­ga es­tá ha­cien­do lo mis­mo; y si pen­sa­mos qué es lo que te lle­va de tra­ba­jar en una de­pen­den­cia de go­bierno a ser es­ti­lis­ta, es que esa per­so­na quie­re en­con­trar un sen­ti­mien­to y se da cuen­ta de que pue­de lo­grar esa ex­pe­rien­cia a par­tir de crear­la pa­ra los de­más”.

Mar­ce­lo Ro­di con­si­de­ra que las per­so­nas dan de­ma­sia­do po­der a las cir­cuns­tan­cias. “Cree­mos que la ciu­dad en la que vi­vi­mos, el trá­fi­co por el que pa­sa­mos to­dos los días y el lu­gar en el que tra­ba­ja­mos de­fi­nen la for­ma en la que nos sen­ti­mos con no­so­tros mis­mos. Es im­por­tan­te dar­se cuen­ta de que no­so­tros so­mos res­pon­sa­bles de to­do lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor. No so­mos res­pon­sa­bles del trá­fi­co, pe­ro sí de có­mo nos sen­ti­mos por el trá­fi­co y de lo que cons­trui­mos cuan­do es­ta­mos ahí”.

CON­SE­JOS DE RO­DI PA­RA TO­MAR UNA BUE­NA DE­CI­SIÓN

1. Bus­car el sen­ti­mien­to que se quie­re ex­pe­ri­men­tar. De­ter­mi­nar có­mo se quie­re sen­tir, qué es lo im­por­tan­te pa­ra la per­so­na, qué se quie­re re­sol­ver. 2. Dar­se cuen­ta de que, se­gu­ra­men­te, eso que se bus­ca se pue­de con­se­guir a par­tir de con­tri­bu­ción y co­la­bo­ra­ción. 3. Re­fle­xio­nar so­bre cuá­les son las ha­bi­li­da­des y vir­tu­des pa­ra lo­grar con­tri­buir. To­das las per­so­nas tie­nen ha­bi­li­da­des con las que se sien­ten más có­mo­das. 4. Con­ver­tir­se en un ex­per­to en esas ha­bi­li­da­des. Prac­ti­car y prac­ti­car.

IVÁN GALLARD guar­da­ba en se­cre­to que lo su­yo era la ma­gia, y más en una so­cie­dad que no acep­ta que los jó­ve­nes se de­di­quen a pro­fe­sio­nes “po­co” exi­to­sas.

ALFONSO de­jó la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra con­ver­tir­se en es­ti­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.