El pin­ball re­gre­sa con más ma­gia

El jue­go de las pa­le­tas es­tá de vuel­ta, y los se­gui­do­res jue­gan en can­ti­da­des im­pre­sio­nan­tes.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Bob Fekete

EN­TRA EN UN BAR al azar en Chica­go, San Francisco o Brooklyn, Nue­va York, y hay una po­si­bi­li­dad cre­cien­te de que te to­pes con una o dos má­qui­nas de pin­ball. Po­dría sor­pren­der­te ha­llar gru­pos de per­so­nas de­po­si­tan­do ex­ci­ta­da­men­te mo­ne­da tras mo­ne­da en las má­qui­nas y ha­blan­do de pun­tua­cio­nes al­tas. Es­ta es­ce­na po­dría sen­tir­se co­mo al­go sa­li­do de la dé­ca­da de 1980, pe­ro no lo es. El pin­ball es­tá de vuel­ta.

La evi­den­cia no es so­lo anec­dó­ti­ca. La Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Pin­ball de Pa­le­tas man­tie­ne un re­gis­tro de los tor­neos al­re­de­dor del mun­do y re­por­tó un au­men­to de ca­si diez ve­ces en la can­ti­dad de es­tos de 2009 a 2017. La asis­ten­cia en es­tos even­tos se dis­pa­ró de 12,527 en 2009 a 115,656 en 2017. Josh Shar­pe, pre­si­den­te de la AIPP, di­ce a News­week que es­to no es un fe­nó­meno so­lo es­ta­dou­ni­den­se, ya que paí­ses co­mo Aus­tra­lia tam­bién abra­zan es­pe­cial­men­te el au­ge del pin­ball.

¿Qué mo­ti­va a la gen­te a ju­gar es­tos jue­gos apa­ren­te­men­te an­ti­cua­dos, en es­pe­cial cuan­do los gra­tui­tos es­tán a so­lo un bo­tón de dis­tan­cia en sus bol­si­llos? Zach Shar­pe, di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia del fa­bri­can­te de pin­ball Stern (y her­mano de Josh), les atri­bu­ye a los te­lé­fo­nos y vi­deo­jue­gos el mo­ti­var a la gen­te a bus­car un pa­sa­tiem­po más tan­gi­ble y me­cá­ni­co.

“Es un dis­po­si­ti­vo de en­tre­te­ni­mien­to que no pue­de ser du­pli­ca­do”, di­ce Zach a

News­week. “Aun cuan­do los vi­deo­jue­gos son di­ver­ti­dos, no tie­nes esa mis­ma ac­ción tác­til que ex­pe­ri­men­tas con una má­qui­na de pin­ball”. Josh di­ce que la na­tu­ra- le­za analó­gi­ca del pin­ball no era es­pe­cial du­ran­te el as­cen­so de los vi­deo­jue­gos en la dé­ca­da de 1990, pe­ro da un factor de sor­pre­sa en el mun­do di­gi­tal de hoy en día.

Una ra­zón im­por­tan­te del au­men­to de tor­neos, así co­mo de la ven­ta de má­qui­nas, es el in­cre­men­to de es­ta­ble­ci­mien­tos pa­ra be­ber es­ti­lo bar­ca­de (bar y sa­lón re­crea­ti­vo), los cua­les po­seen má­qui­nas de jue­gos y pin­ball, di­ce Zach. Y se­ña­la que Stern ape­nas vio dos años de cre­ci­mien­to de 40 por cien­to en sus ven­tas, de 2015 a 2016 y de 2016 a 2017. “Cuan­tos más de es­tos apa­re­cen, más ayu­da a nues­tra pre­sen­cia”, co­men­ta.

Las má­qui­nas de pin­ball son una gran in­ver­sión pa­ra los due­ños de los ba­res, opi­na Jack Guar­nie­ri, due­ño del fa­bri­can­te Jer­sey Jack Pin­ball. Apar­te del di­ne­ro que se ga­na di­rec­ta­men­te con los jue­gos, pue­den traer clien­tes asi­duos y ayu­dar a avi­var el jue­go de li­ga. Co­mo un bono adi­cio­nal, las me­sas de pin­ball con­ser­van un fuer­te va­lor de re­ven­ta.

Jer­sey Jack Pin­ball ha tra­ta­do de mo­der­ni­zar sus me­sas al asu­mir lo que Guar­nie­ri lla­ma el en­fo­que “Ste­ve Jobs” al di­se­ñar: dar­les a los ju­ga­do­res co­sas que no sa­bían que que­rían. Aho­ra las me­sas vie­nen con bo­ci­nas más gran­des y enor­mes pan­ta­llas di­gi­ta­les que pre­sen­tan grá­fi­cos ima­gi­na­ti­vos, así co­mo in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas co­mo Blue­tooth in­te­gra­do.

Apar­te de ad­mi­nis­trar Jer­sey Jack Pin­ball, Guar­nie­ri fo­men­ta el cre­ci­mien­to del jue­go me­dian­te do­nar me­sas a hos­pi­ta­les in­fan­ti­les y dar di­ne­ro y pre­mios pa­ra los tor­neos de pin­ball en to­do el mun­do. “Es lo que ha­ce­mos. Es pin­ball”, ex­pli­ca.

“Aun cuan­do los vi­deo­jue­gos son di­ver­ti­dos, no tie­nes esa mis­ma ac­ción tác­til que ex­pe­ri­men­tas con una má­qui­na de pin­ball”.

PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWS­WEEK / PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWS­WEEK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.