Mos­qui­tos en ja­que

Una nue­va téc­ni­ca lla­ma­da “ge­ne dri­ve” bus­ca pre­ve­nir la di­se­mi­na­ción del pa­lu­dis­mo que anual­men­te mata a más de un mi­llón de per­so­nas.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Hannah Os­bor­ne

EN LO QUE SE HA DES­CRI­TO co­mo un “gran avan­ce” en el com­ba­te con­tra el pa­lu­dis­mo (ma­la­ria), un gru­po de cien­tí­fi­cos uti­li­zó la edi­ción ge­né­ti­ca CRISPR y oca­sio­nó el co­lap­so to­tal de una po­bla­ción de mos­qui­tos por­ta­do­res de la en­fer­me­dad.

Li­de­ra­do por An­drea Cri­san­ti, de Im­pe­rial Co­lle­ge Lon­dres, el equi­po desa­rro­lló una nue­va téc­ni­ca “ge­ne dri­ve”, la cual di­se­mi­na ge­nes es­pe­cí­fi­cos a tra­vés de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de una po­bla­ción. El gen in­tro­du­ci­do in­ter­fi­rió con las vías que in­ter­vie­nen en la de­ter­mi­na­ción del gé­ne­ro: en esen­cia, im­pi­dió que hu­bie­ra hem­bras du­ran­te sie­te a on­ce ge­ne­ra­cio­nes. Los ha­llaz­gos fue­ron pu­bli­ca­dos en la revista Na­tu­re Bio­tech­no­logy.

Ca­da año, el pa­lu­dis­mo mata a más de un mi­llón de per­so­nas, en su ma­yo­ría ni­ños me­no­res de cin­co años de edad, y 90 por cien­to de los ca­sos ocu­rre en Áfri­ca sub­saha­ria­na. La en­fer­me­dad es cau­sa­da por el pa­rá­si­to Plas­mo­dium, que se dis­per­sa me­dian­te cier­tas es­pe­cies de mos­qui­tos. Las hem­bras ad­quie­ren el pa­rá­si­to al mor­der a in­di­vi­duos in­fec­ta­dos; el pa­rá­si­to se re­pro­du­ce y desa­rro­lla en el in­te­rior del mos­qui­to; y, cuan­do el in­sec­to vuel­ve a mor­der, trans­fie­re el pa­rá­si­to.

Ha si­do en ex­tre­mo di­fí­cil en­con­trar una me­to­do­lo­gía pa­ra pre­ve­nir la di­se­mi­na­ción del pa­lu­dis­mo. Ex­per­tos de to­do el mun­do es­tán in- ves­ti­gan­do va­cu­nas con­tra la en­fer­me­dad, pe­ro han avan­za­do con mu­cha len­ti­tud y, has­ta aho­ra, las in­mu­ni­za­cio­nes en desa­rro­llo han mos­tra­do una efi­ca­cia re­la­ti­va­men­te ba­ja.

“En el me­jor de los ca­sos, con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble y un in­cre­men­to im­por­tan­te en los fon­dos, se cal­cu­la que la cien­cia de­mo­ra­rá otros 30 o 40 años en erra­di­car el pa­lu­dis­mo”, re­ve­la Cri­san­ti en en­tre­vis­ta con News­week. “Sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía ‘ge­ne dri­ve’ pue­de ace­le­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la con­se­cu­ción de es­te ob­je­ti­vo”.

En años re­cien­tes, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se ha po­pu­la­ri­za­do co­mo he­rra­mien­ta pa­ra pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción del pa­lu­dis­mo. El desa­rro­llo de la edi­ción ge­né­ti­ca CRISPR ha per­mi­ti­do que los cien­tí­fi­cos eli­mi­nen, agre­guen o al­te­ren frag­men­tos de una se­cuen­cia de ADN. No obs­tan­te, los in­ten­tos pre­vios pa­ra in­tro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas en los mos­qui­tos han fra­ca­sa­do por­que los in­sec­tos ter­mi­nan por desa­rro­llar re­sis­ten­cia al “ge­ne dri­ve” y sus po­bla­cio­nes se re­cu­pe­ran.

Pa­ra el nue­vo es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res mo­di­fi­ca­ron un gen lla­ma­do “do­ble se­xo”, el cual de­ter­mi­na si el mos­qui­to evo­lu­cio­na en ma­cho o hem­bra. Los in­ves­ti­ga­do­res al­te­ra­ron di­cho gen pa­ra que las hem­bras que tu­vie­ran dos co­pias del gen ex­hi­bie­ran ca­rac­te­rís­ti­cas tan­to mas­cu­li­nas co­mo fe­me­ni­nas. El re­sul­ta­do fue que los mos­qui- tos de­ja­ron de mor­der y no desova­ron. El gen se di­se­mi­nó con ra­pi­dez y no se pro­du­je­ron hem­bras a lo lar­go de ocho ge­ne­ra­cio­nes, de ma­ne­ra que la po­bla­ción co­lap­só. Y, ade­más, los mos­qui­tos no desa­rro­lla­ron re­sis­ten­cia.

Da­do que el ex­pe­ri­men­to se lle­vó a ca­bo en un la­bo­ra­to­rio, los au­to­res se­ña­lan que aho­ra ha­cen fal­ta prue­bas de cam­po pa­ra de­ter­mi­nar qué su­ce­de­ría en con­di­cio­nes más na­tu­ra­les. Cri­san­ti di­ce que, sin du­da, trans­cu­rri­rán de cin­co a diez años an­tes de pen­sar en la po­si­bi­li­dad de pro­bar es­ta téc­ni­ca en la na­tu­ra­le­za, si bien el des­cu­bri­mien­to es “una prue­ba alen­ta­do­ra” de que van en la di­rec­ción co­rrec­ta.

“Ex­pe­rien­cias an­te­rio­res han de­mos­tra­do que la eli­mi­na­ción de al­gu­nas es­pe­cies de mos­qui­tos del me­dioam­bien­te no cau­sa es­tra­gos en la eco­lo­gía”, ase­gu­ra, y aña­de que, an­tes de pro­ce­der con cual­quier prue­ba, ha­rían eva­lua­cio­nes bio­ló­gi­cas y de la efi­ca­cia del “ge­ne dri­ve” ba­jo con­di­cio­nes de con­fi­na­mien­to que re­pro­duz­can los am­bien­tes tro­pi­ca­les. Tam­bién in­ves­ti­ga­rían las ca­de­nas ali­men­ta­rias en que in­ter­vie­ne el mos­qui­to del pa­lu­dis­mo, a fin de iden­ti­fi­car a las pre­sas y a los de­pre­da­do­res.

Fred Gould, dis­tin­gui­do pro­fe­sor de en­to­mo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­ro­li­na de Nor­te (quien no par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción), se­ña­ló

que los ha­llaz­gos son muy pro­me­te­do­res. “Es un gran avan­ce”, di­ce a News­week. “Ha­bía un in­te­rés enor­me en uti­li­zar la tec­no­lo­gía CRISPR ‘ge­ne dri­ve’ pa­ra com­ba­tir el pa­lu­dis­mo, pe­ro los es­tu­dios ini­cia­les de­mos­tra­ron que los mos­qui­tos evo­lu­cio­na­ban rá­pi­da­men­te una re­sis­ten­cia al ‘ge­ne dri­ve’. La in­no­va­do­ra es­tra­te­gia que pro­po­ne es­te es­tu­dio apun­ta a una ma­ne­ra de evi­tar el pro­ble­ma de la re­sis­ten­cia. Si el ‘ge­ne dri­ve’ fun­cio­na en di­ver­sas con­di­cio­nes am­bien­ta­les, y no se pre­sen­ta re­sis­ten­cia uti­li­zan­do es­ta tec­no­lo­gía en una es­ca­la ex­pe­ri­men­tal más am­plia, es­to se­ría un lo­gro im­por­tan­te en el es­fuer­zo pa­ra erra­di­car el pa­lu­dis­mo”.

La in­no­va­do­ra es­tra­te­gia po­dría re­du­cir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va la trans­mi­sión de pa­rá­si­tos de Plas­mo­dium.

Step­hen Higgs, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en Bio­se­gu­ri­dad, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ar­kan­sas, tam­bién ce­le­bró los re­sul­ta­dos. “Aun­que rea­li­za­do en un am­bien­te re­du­ci­do y con­fi­na­do, es­te es­tu­dio apor­ta prue­bas de con­cep­to im­por­tan­tes, las cua­les su­gie­ren que el uso de un sis­te­ma ‘ge­ne dri­ve’ ba­sa­do en CIRSPR-Cas9 real­men­te po­dría co­lap­sar las po­bla­cio­nes de Anopheles gam­biae, el prin­ci­pal vec­tor del pa­lu­dis­mo”, in­for­ma a News­week. “Si es po­si­ble lo­grar es­to en el mun­do real, en­ton­ces la es­tra­te­gia po­dría re­du­cir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la trans­mi­sión de pa­rá­si­tos del pa­lu­dis­mo y, de esa ma­ne­ra, sal­var mu­chas vi­das en los pró­xi­mos años”. Higgs agre­ga que los re­sul­ta­dos de­be­rían con­si­de­rar­se una op­ción rea­lis­ta. “Es­tos au­to­res tie­nen una tra­yec­to­ria muy lar­ga y una gran ex­pe­rien­cia en el te­ma; des­de ha­ce mu­chos años, han pro­pues­to la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca pa­ra con­tro­lar el vec­tor del pa­lu­dis­mo; y, con el ad­ve­ni­mien­to de la tec­no­lo­gía CRISPR-Cas9, es­tán pa­san­do de la teo­ría a la apli­ca­ción”.

ANOPHELES STEPHENSI. Ex­pe­rien­cias an­te­rio­res han de­mos­tra­do que la eli­mi­na­ción de al­gu­nas es­pe­cies de mos­qui­tos no cau­sa es­tra­gos en la eco­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.