POR QUÉ NO DE­JA DE LLO­VER

¿Qué in­ten­ta de­cir­nos la Ma­dre Na­tu­ra­le­za? Tal vez lo mis­mo que han di­cho los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos des­de ha­ce años: las emi­sio­nes de ga­ses de in­ver­na­de­ro ha­rán que au­men­te la in­ten­si­dad de las gran­des tor­men­tas de al­ta pre­ci­pi­ta­ción.

Newsweek en Español - - MIRADA - POR FRED GUTERL, NI­NA GODLEWSKI y ML NESTEL

CON­FOR­ME O el hu­ra­cán Flo­ren­ceF se acer­ca­ba a l la di­mi­nu­ta po­bla­ción cos­te­ra de Wil­ming­ton, Ca­ro­li­na del Nor­te, Ste­ven Pfaff se con­so­ló con la idea de que no ha­bía llo­vi­do mu­cho en agos­to.

Con­fia­ba en que el ab­sor­ben­te sue­lo asi­mi­la­ría cual­quier es­car­mien­to que Flo­ren­ce im­pu­sie­ra, pues cuan­do, en 2016, el hu­ra­cán Matt­hew arri­bó en la en­ti­dad, el sue­lo ya es­ta­ba em­pa­pa­do y los vien­tos de­rri­ba­ron fá­cil­men­te los ár­bo­les arrai­ga­dos en la tie­rra re­blan­de­ci­da.

Pfaff se re­fu­gió en las ofi­ci­nas del Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal ( NWS), don­de el me­teo­ró­lo­go coor­di­na­ba aler­tas. El si­tio es­ta­ba adap­ta­do con con­tra­ven­ta­nas y un re­fu­gio con­tra tor­na­dos; mas los vien­tos de 160 ki­ló­me­tros por ho­ra no se­rían la peor par­te de la tem­pes­tad. Cuan­do Flo­ren­ce to­có tie­rra, avan­zó con ex­tre­ma len­ti­tud, sol­tan­do agua­ce­ros to­rren­cia­les. Des­de su es­cri­to­rio, Pfaff pu­do oír el cru­jir de la ma­de­ra cuan­do los ár­bo­les ce­dían al em­ba­te. La ofi­ci­na olía a car­pin­te­ría.

“El sue­lo se sa­tu­ró rá­pi­da­men­te”, re­cuer­da. “Esa de­fen­sa se per­dió de in­me­dia­to. Los ríos que ya­cían por de­ba­jo del ni­vel de inun­da­ción al­can­za­ron ni­ve­les his­tó­ri­cos en al­gu­nas zo­nas. Así de in­ten­sa fue la llu­via”.

Ant­hony No­rris ob­ser­va­ba el di­lu­vio des­de la ve­ci­na Eli­za­beth­town. Co­mo sub­je­fe de bom­be­ros, ya ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas por lo que, al prin­ci­pio, Flo­ren­ce no lo im­pre­sio­nó. “Se pa­re­cía a las tor­men­tas pa­sa­je­ras nor­ma­les”, re­ve­la. Pe­ro, en­ton­ces, las ca­lles se inun­da­ron una tras otra, has­ta que la po­bla­ción que­dó ais­la­da: na­die po­día en­trar ni sa­lir.

Po­co des­pués, NWS pu­bli­có ci­fras que con­ta­ron to­da la his­to­ria: más de 65 cen­tí­me­tros de pre­ci­pi­ta­ción en Wil­ming­ton y ca­si 90 en Eli­za­beth­town, equi­va­len­tes a un se­mes­tre de llu­via. En so­lo una se­ma­na, Ca­ro­li­na del Nor­te re­ci­bió más de 8 bi­llo­nes de ga­lo­nes de agua. La tor­men­ta de­jó a 10,000 per­so­nas en re­fu­gios y cien­tos más sin ener­gía eléc­tri­ca. Al me­nos 37 per­so­nas mu­rie­ron du­ran­te la tem­pes­tad.

Si bien son ra­ras las tor­men­tas que suel­tan tal can­ti­dad de llu­via, es­tos fe­nó­me­nos se han vuel­to más fre­cuen­tes que an­tes. So­lo en las úl­ti­mas se­ma­nas, va­rias tor­men­tas han cues­tio­na­do el con­cep­to de nor­ma­li­dad. Mien­tras Flo­ren­ce aso­la­ba Ca­ro­li­na del Nor­te, un ci­clón tro­pi­cal sol­ta­ba ca­si la mis­ma can­ti­dad de llu­via en Te­xas, aun­que la pre­ci­pi­ta­ción abar­có un área mu­cho ma­yor. El tifón Mangk­hut gol­peó el su­r­es­te asiá­ti­co y ma­tó, por lo me­nos, a 81 fi­li­pi­nos; mu­chos de ellos por de­rru­bios que se­pul­ta­ron vi­vien­das y re­fu­gios.

La re­cien­te an­da­na­da de tor­men­tas for­ma par­te de una ten­den­cia que ha reac­ti­va­do las di­vi­sio­nes par­ti­dis­tas so­bre el cam­bio cli­má­ti­co (pá­gi­na 29). Es­tán au­men­tan­do las gran­des tem­pes­ta­des con pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ten­sas; y los da­tos de la Eva­lua­ción Na­cio­nal so­bre el Cli­ma de Es­ta­dos Uni­dos de­mues­tran que, en­tre 1958 y 2012, las llu­vias de los “fe­nó­me­nos de pre­ci­pi­ta­ción in­ten­sa” han au­men­ta­do en to­do el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, aun­que la mi­tad orien­tal del país se ha lle­va­do la peor par­te. En el no­res­te, la pre­ci­pi­ta­ción au­men­tó 71 por cien­to, mien­tras que los in­cre­men­tos en el me­dio oes­te y el su­r­es­te han si­do de 37 y 27 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te.

Tam­bién van en au­men­to las tor­men­tas vio­len­tas — —aun­que su ve­lo­ci­dad ha dis­mi­nui­do y aho­ra anegan el sue­lo—. El año pa­sa­do al­gu­nas par­tes de Houston re­ci­bie­ron más de 127 cen­tí­me­tros de llu­via del hu­ra­cán Har­vey y su­frie­ron da­ños por 125,000 mi­llo­nes de dó­la­res (po­co des­pués lle­ga­ron los hu­ra­ca­nes Ir­ma y Ma­ría, que de­ja­ron da­ños por más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res en Flo­ri­da, Puer­to Ri­co y el Ca­ri­be). Más que el vien­to, la llu­via fue la prin­ci­pal fuer­za des­truc­to­ra cuan­do la tor­men­ta se de­tu­vo du­ran­te días so­bre Te­xas. Y Flo­ren­ce si­guió el mis­mo pa­trón. Cru­zó el Atlán­ti­co co­mo un hu­ra­cán ca­te­go­ría 5, y per­dió ve­lo­ci­dad al apro­xi­mar­se a la cos­ta. “Jus­to des­pués de to­car tie­rra, se des­pla­za­ba a 3.2 ki­ló­me­tros por ho­ra —ha­brías po­di­do co­rrer más rá­pi­do que su ve­lo­ci­dad de avan­ce—”, co­men­ta Scott Wea­ver, di­rec­tor del Pro­gra­ma Na­cio­nal pa­ra Re­duc­ción de Im­pac­tos por Hu­ra­ca­nes en Gait­hers­burg, Mary­land. El ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co lo re­cla­si­fi­có co­mo ci­clón tro­pi­cal de­bi­do a que los vien­tos eran más mo­de­ra­dos de lo es­pe­ra­do, pe­ro la len­ti­tud de su avan­ce per­mi­tió que las llu­vias tu­vie­ran más tiem­po pa­ra cau­sar es­tra­gos.

¿Qué in­ten­ta de­cir­nos la Ma­dre Na­tu­ra­le­za? Tal vez lo mis­mo que han di­cho los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos des­de ha­ce años: las emi­sio­nes de ga­ses de in­ver­na­de­ro, en par­ti­cu­lar el dió­xi­do de car­bono de­ri­va­do de los com-

bus­ti­bles fó­si­les, ha­rán que au­men­te la in­ten­si­dad ad de las gran­des tor­men­tas de al­ta pre­ci­pi­ta­ción. Es­to es lo que re­ve­lan sus “mo­de­los cli­má­ti­cos”, unos enor­mes mes pro­gra­mas compu­tari­za­dos que sir­ven pa­ra pre­de­cir ir el cli­ma de los pró­xi­mos 50 a 100 años. Di­chos mo­de­los los com­bi­nan da­tos so­bre el com­por­ta­mien­to de las to­ror­men­tas y el am­bien­te cir­cun­dan­te, in­clu­yen­do la cann­ti­dad de ga­ses de in­ver­na­de­ro que hay en la at­mós­fe­ra, a, cuán­to se han fun­di­do los cas­que­tes po­la­res, cuán­to ca­lor hay en los océa­nos, y de­más in­for­ma­ción. Esos mo­de­los son de una com­ple­ji­dad fa­bu­lo­sa, pe­ro su fí­si­ca bá­si­ca es bas­tan­te sim­ple: el ai­re caliente re­tie­ne hu­me­dad y es­to se tra­du­ce en más llu­via.

Los mo­de­los cli­má­ti­cos re­co­gen to­dos esos da­tos y ha­cen pro­yec­cio­nes, igual que los mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos pre­di­cen la can­ti­dad de llu­via en de­ter­mi­na­do fin de se­ma­na, si bien ex­pre­san sus re­sul­ta­dos en es­ta­dís­ti­cas, en vez de ha­cer afir­ma­cio­nes de cau­sa­li­dad. Sa­be­mos que el ta­ba­quis­mo au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar cán­cer pul­mo­nar, pe­ro es im­po­si­ble de­ter­mi­nar si tu tío en­fer­mó por­que fu­ma­ba dos ca­je­ti­llas al día.

Por esa ra­zón, los cien­tí­fi­cos no pue­den ase­gu­rar que el cam­bio cli­má­ti­co en­gen­dró a Flo­ren­ce. De­bi­do a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca del cam­bio cli­má­ti­co, la pro- ba­bi­li­dad ba­bi po­ne a los cien­tí­fi­cos en aprie­tos re­tó­ri­cos. Es di­fí­cil di con­ven­cer al pú­bli­co o a los le­gis­la­do­res con pro­yec­cio­nes pro­ye de un fu­tu­ro a lar­go pla­zo, ex­pre­sa­das co­mo co­mop pro­ba­bi­li­da­des. Por ejem­plo, el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal na­men so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co afir­ma que, pa­ra el año ñ 2100, las tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio de Es­ta­dos Uni­dos au­men­ta­rán en­tre 1.6 y 6.6 gra­dos cen­tí­gra­dos, una afir­ma­ción que he­mos es­cu­cha­do en mu­chas oca­sio­nes.

Ke­vin Reed re­fle­xio­na­ba en es­te pro­ble­ma mien­tras Flo­ren­ce se apro­xi­ma­ba a la cos­ta es­te. Cien­tí­fi­co cli­má­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Stony Brook, Reed se reunió con va­rios co­le­gas —en­tre ellos Mi­chael Weh­ner, del La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal Law­ren­ce Berkeley— y de­ci­die­ron ave­ri­guar cuán­to es­ta­ba in­flu­yen­do el cam­bio cli­má­ti­co en la tor­men­ta in­mi­nen­te; al­go pa­re­ci­do a in­ves­ti­gar qué ha­bría pa­sa­do si tu tío nun­ca hu­bie­ra fu­ma­do.

Lo que lle­vó a Reed a si­quie­ra con­si­de­rar se­me­jan­te es­fuer­zo es la cre­cien­te po­ten­cia de las compu­tado­ras que co­rren los mo­de­los cli­má­ti­cos. Has­ta ha­ce po­co, los mo­de­los cli­má­ti­cos y me­teo­ro­ló­gi­cos eran dos co­sas com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. Los mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos po­dían ha­cer pre­dic­cio­nes de has­ta una se­ma­na, pe­ro se sa­tu­ra­ban al pro­nos­ti­car las con­di­cio­nes a uno o 50 años en el fu­tu­ro. Los mo­de­los cli­má­ti­cos pre­sen­ta­ban la di­fi­cul­tad opues­ta: po­dían vi­sua­li­zar una ima­gen

más am­plia, mas ca­re­cían de la re­so­lu­ción ne­ce­sa­ria a pa­ra cen­trar­se en fe­nó­me­nos es­pe­cí­fi­cos, co­mo un huu­ra­cán. Los cien­tí­fi­cos han su­pe­ra­do es­te obs­tácu­lo en n años re­cien­tes. Y pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, Reed to­mó un n mo­de­lo cli­má­ti­co y lo ajus­tó pa­ra ha­cer pre­dic­cio­nes s de Flo­ren­ce.

El 10 de sep­tiem­bre, mien­tras Flo­ren­ce se­guía so­bre el Atlán­ti­co y avan­za­ba ha­cia Ca­ro­li­na del Nor­te, Reed y sus co­le­gas fue­ron a la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA) y con­si­guie­ron mon­to­nes de da­tos que des­cri­bían, exac­ta­men­te, el as­pec­to de Flo­ren­ce jus­to a las 20:00 ho­ras ho­ra­rio del es­te: mi­les de lec­tu­ras de tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad, pre­sión ba­ro­mé­tri­ca, ve­lo­ci­dad de los vien­tos y otros mu­chos da­tos que ha­bían re­co­gi­do los sa­té­li­tes, las son­das y los bar­cos me­teo­ro­ló­gi­cos.

Des­pués de in­gre­sar to­da la in­for­ma­ción en el mo­de­lo cli­má­ti­co (las “con­di­cio­nes ini­cia­les”, en jer­ga nerd), Reed co­rrió el pro­gra­ma y ob­tu­vo una pre­dic­ción so­bre la evo­lu­ción de la tor­men­ta du­ran­te los sie­te días si­guien­tes. El mo­de­lo mos­tró lo mis­mo que de­cían los in­for­mes me­teo­ro­ló­gi­cos: Flo­ren­ce lle­ga­ría a la cos­ta de Ca­ro­li­na del Nor­te, cer­ca de Eli­za­beth­town y Wil­ming­ton; per­de­ría ve­lo­ci­dad y sol­ta­ría más de 50 cen­tí­me­tros de llu­via.

Des­pués, vol­vie­ron a co­rrer el mo­de­lo con otro con­jun­to de con­di­cio­nes ini­cia­les; esa vez, si­mu­lan­do có­mo ha­bría si­do el cli­ma en la épo­ca prein­dus­trial, ha­cia 1850, an­tes de que las “si­nies­tras fá­bri­cas sa­tá­ni­cas” de Wi­lliam Bla­ke cu­brie­ran de ho­llín a In­gla­te­rra y desata­ran la Re­vo­lu­ción In­dus­trial que tan­tos pro­ble­mas cli­má­ti­cos ha cau­sa­do des­de en­ton­ces. En ju­lio de 1850, Mi­llard Fill­mo­re lle­gó a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se era de 23 mi­llo­nes, y los ga­ses de in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra su­ma­ban al­re­de­dor de 284 par­tes por mi­llón (hoy as­cien­den a 407 ppm).

El nue­vo mo­de­lo arro­jó un pro­nós­ti­co muy dis­tin­to. Si bien mos­tra­ba que la tor­men­ta se­guía la mis­ma tra­yec­to­ria, el cálcu­lo de pre­ci­pi­ta­ción fue mu­cho me­nor: 50 por cien­to me­nos en las re­gio­nes más afec­ta­das de Ca­ro­li­na del Nor­te. Pa­ra Eli­za­beth­town, el re­sul­ta­do fue de 44.45 cen­tí­me­tros en vez de 88.9 cen­tí­me­tros. Sin du­da era un mon­tón de agua, pe­ro los da­ños ha­brían si­do bas­tan­te me­nos con­si­de­ra­bles.

Reed no es el pri­me­ro en cal­cu­lar có­mo se ha­brían desa­rro­lla­do los hu­ra­ca­nes mo­der­nos sin los ga­ses de in­ver­na­de­ro que la ac­ti­vi­dad in­dus­trial ha emi­ti­do a lo lar­go de los años. Di­ver­sos cien­tí­fi­cos han em­pren­di­do es­tu­dios pa­re­ci­dos con otras tor­men­tas tro­pi­ca­les, y sus

re­sul­ta­dos fue­ron si­mi­la­res. Es­te cam­po emer­gen­te de e la cien­cia cli­má­ti­ca se co­no­ce co­mo “atri­bu­ción del l cam­bio cli­má­ti­co re­cien­te”, por­que es un es­fuer­zo pa­ra a ais­lar los efec­tos es­pe­cí­fi­cos del cam­bio cli­má­ti­co. Se fun­da­men­ta en el con­cep­to epi­de­mio­ló­gi­co de es­tu­diar los fac­to­res de ries­go aso­cia­dos con las en­fer­me­da­des; por ejem­plo, el im­pac­to de la in­to­xi­ca­ción por plomo en la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va o los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción del ai­re en el cán­cer pul­mo­nar. Sin em­bar­go, la atri­bu­ción cli­má­ti­ca asig­na ries­gos a in­ci­den­tes at­mos­fé­ri­cos es­pe­cí­fi­cos.

Los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos ini­cia­ron los es­tu­dios de atri­bu­ción des­pués de la on­da de ca­lor eu­ro­pea de 2003, en la cual —se­gún al­gu­nos cálcu­los— mu­rie­ron 35,000 per­so­nas, mu­chas de ellas an­cia­nos con­fi­na­dos en apar­ta­men­tos sin ai­re acon­di­cio­na­do. Los in­ves­ti­ga­do­res de­ter­mi­na­ron que el cam­bio cli­má­ti­co du­pli­có las pro­ba­bi­li­da­des de que hu­bie­ra una on­da de ca­lor ese año, res­pec­to de la era prein­dus­trial. Y los es­tu­dios del hu­ra­cán Har­vey re­ve­la­ron que, a re­sul­tas del cam­bio cli­má­ti­co, la pre­ci­pi­ta­ción en el área me­tro­po­li­ta­na de Houston fue ca­si 40 por cien­to ma­yor.

El ex­pe­ri­men­to tie­ne li­mi­ta­cio­nes. Pa­ra em­pe­zar, aún no se ha so­me­ti­do a la “re­vi­sión pa­ri­ta­ria” que re­quie­re cual­quier es­tu­dio an­tes de ser acep­ta­do por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Y aun­que es­tán se­gu­ros de sus re­sul­ta­dos, los in­ves­ti­ga­do­res to­da­vía no han po­di­do cuan­ti­fi­car esa cer­ti­dum­bre de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa. Por o otra par­te, a di­fe­ren­cia de los es­tu­dios ob­ser­va­cio­na­les, lo los mo­de­los cli­má­ti­cos tie­nen una im­pre­ci­sión in­he­re ren­te. Por ejem­plo, cuan­do Reed in­gre­só las con­di­cio­nes ini­cia­les del mo­de­lo, de­bió ha­cer cier­tos “ajus­tes” pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos que tu­vie­ran sen­ti­do. Los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos se re­sis­ten a abor­dar es­te asun­to en pú­bli­co, por­que los es­cép­ti­cos cli­má­ti­cos han ex­plo­ta­do fra­ses co­mo “ajus­te de da­tos” pa­ra pro­yec­tar du­das so­bre in­ves­ti­ga­cio­nes cli­má­ti­cas le­gí­ti­mas. Y da­do que el mo­de­lo ini­cia des­pués de que Flo­ren­ce fue­ra cla­si­fi­ca­do co­mo hu­ra­cán, tam­po­co res­pon­de a la in­te­rro­gan­te fun­da­men­tal de si la tor­men­ta se ha­bría for­ma­do en un mun­do sin ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Con to­do, el ejer­ci­cio de Flo­ren­ce es muy in­for­ma­ti­vo, pues su­gie­re que el cam­bio cli­má­ti­co ya es­tá oca­sio­nan­do que el mun­do sea vul­ne­ra­ble a inun­da­cio­nes por pre­ci­pi­ta­ción ex­ce­si­va. El si­guien­te pa­so pa­ra Reed y sus co­le­gas es es­tu­diar có­mo com­pa­ra su mo­de­lo con la evo­lu­ción real de Flo­ren­ce, y en­con­trar la ma­ne­ra de me­jo­rar­lo pa­ra es­tu­dios pos­te­rio­res so­bre el te­ma.

Al­gu­nos crí­ti­cos han se­ña­la­do que los mo­de­los de atri­bu­ción de Reed y otros in­ves­ti­ga­do­res es en­ga­ño­so por­que sub­es­ti­man la con­tri­bu­ción del cam­bio cli­má­ti­co al cli­ma ex­tre­mo. Aun cuan­do tie­nen cier­ta pre­ci­sión pa­ra re­fle­jar as­pec­tos co­mo vien­to y pre­ci­pi­ta­ción, los fac­to­res cli­má­ti­cos más im­por­tan­tes —co­mo ma­re­ja­das y au­men­to del ni­vel del mar— es­tán fue­ra del al­can­ce de esos mo­de­los. De­bi­do a la fu­sión del hie­lo po­lar, los ni­ve­les ma­ri­nos se han in­cre­men­ta­do en­tre 10 y 20 cen­tí­me­tros a lo lar­go de los úl­ti­mos cien años, y se es­pe­ra que au­men­ten en­tre 2.5 y 10 cen­tí­me­tros pa­ra fi­nes del pre­sen­te si­glo. Aho­ra bien, la cos­ta orien­tal de Es­ta­dos Uni­dos se­rá par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­ble en las pró­xi­mas dé­ca­das, pues la sub­si­den­cia del sue­lo (así es, la tie­rra se es­tá hun­dien­do, li­te­ral­men­te) ha­ce muy pro­ba­ble que, en ese mis­mo pe­rio­do, la cos­ta es­te ex­pe­ri­men­te un in­cre­men­to ma­rino adi­cio­nal de 10 a 23 cen­tí­me­tros.

Es­tos fe­nó­me­nos ame­na­zan con em­peo­rar una si­tua­ción de sí gra­ve. Cuan­do los hu­ra­ca­nes cru­zan el Atlán­ti­co tien­den a arras­trar agua con­tra la cos­ta orien­tal y las desem­bo­ca­du­ras de los ríos, lo cual oca­sio­na in­cre­men­tos tem­po­ra­les ex­tre­mos en el ni­vel del mar. Du­ran­te Flo­ren­ce hu­bo lu­ga­res don­de las ma­re­ja­das pro­vo­ca­ron pi­cos de ni­ve­les ma­ri­nos de has­ta 50 cen­tí­me­tros. En 2012, la su­per­tor­men­ta Sandy desató ma­re­ja­das de 3.35 me­tros en Nue­va York (el ni­vel más al­to ja­más re­gis­tra­do en el área) y cau­só da­ños por de­ce­nas de mi­les

de mi­llo­nes de dó­la­res que la ciu­dad si­gue re­pa­ran­do. pa­ran­do. La revista Scien­ti­fic Ame­ri­can su­gie­re que, pa­ra ara fi­nes de si­glo, ha­brá que cons­truir un rom­peo­las de 5 me­tros, des­de Mai­ne has­ta Mia­mi, pa­ra pro­te­ger de las s ma­reas la cos­ta orien­tal es­ta­dou­ni­den­se. En com­pa­ra­ción, ón, cons­truir un muro en la fron­te­ra me­xi­ca­na se­ría pan n co­mi­do.

Tam­po­co ayu­da que los desa­rro­lla­do­res si­gan le­van­tan­do con­do­mi­nios en las cos­tas, ras­ca­cie­los ie­los en Mia­mi y Nue­va York, y ba­rrios re­si­den­cia­les jun­to a las desem­bo­ca­du­ras de los ríos. El desa­rro­llo es una cau­sa im­por­tan­te de los cuan­tio­sos da­ños que de­jan los hu­ra­ca­nes. Es­tá de­mos­tra­do que las po­lí­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses han “cau­sa­do un in­cre­men­to enor­me en los da­ños por hu­ra­ca­nes”, ase­gu­ra Kerry Ema­nuel, cien­tí­fi­co cli­má­ti­co de MIT. “Han sub­si­dia­do fuer­te­men­te el desa­rro­llo y la ha­bi­ta­ción cos­te­ra, oca­sio­nan­do que más per­so­nas mi­gren a las áreas de ries­go y pon­gan en pe­li­gro más in­fra­es­truc­tu­ra”. Ema­nuel agre­ga que, si las po­lí­ti­cas no cam­bian, el da­ño por hu­ra­ca­nes per­sis­ti­rá “en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble”.

En­tre tan­to, los cien­tí­fi­cos tra­tan de iden­ti­fi­car un ne­xo más fir­me en­tre lo que di­ce la teo­ría acer­ca del cli­ma ex­tre­mo (sus mo­de­los cli­má­ti­cos) y lo que ob­ser­van en el mun­do real. Es un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble que los ma­res asi­mi­lan la ma­yor par­te del ca­lor de­ri­va­do del c cam­bio cli­má­ti­co. Di­ver­sas me­di­cio­nes de­mues­tran que los océa­nos re­tie­nen has­ta 90 por cien­to del ca­lor que se ha acu­mu­la­do en­tre 1971 y 2010. Se­gún el in­for­me más m re­cien­te del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cam Cli­má­ti­co, ca­si to­do ese ca­lor se en­cuen­tra en la ca ca­pa su­pe­rior del agua, cu­ya tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta un dé­ci­mo d de gra­do cen­tí­gra­do con ca­da dé­ca­da. Y la ener­gía ener de esa ca­pa su­pe­rior es un im­por­tan­te ge­ne­ra­dor de tor­men­tas.

Cuan­to más ca­lor ab­sor­ban los ma­res, más po­de­ro­sas se­rán las tor­men­tas. “Al­gu­nos mo­de­los arro­jan la pro­ba­bi­li­dad de que los hu­ra­ca­nes mo­de­ra­dos se vuel­van me­nos fre­cuen­tes, en tan­to que los vio­len­tos se­rán más co­mu­nes”, se­ña­la Ema­nuel. Adam So­bel, cien­tí­fi­co cli­má­ti­co del Ins­ti­tu­to de la Tie­rra, en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, con­cuer­da en que el cam­bio cli­má­ti­co es­tá con­tri­bu­yen­do a esas tor­men­tas. “Sa­be­mos que hay cam­bio cli­má­ti­co, así que an­ti­ci­pa­mos cier­tas mo­di­fi­ca­cio­nes en los hu­ra­ca­nes”, co­men­ta. “Y ya em­pe­za­mos a ver in­di­cios de ellas”.

No se sa­be cuá­les se­rán las im­pli­ca­cio­nes pa­ra el mun­do real en las pró­xi­mas dé­ca­das. El cli­ma es mu­cho más com­ple­jo de lo que pue­den cal­cu­lar los mo­de­los, y la va­ria­bi­li­dad na­tu­ral cau­sa mu­cha in­ter­fe­ren­cia con la que los cien­tí­fi­cos de­ben li­diar. Por ejem­plo, el ci­clo de

El Ni­ño, que em­pu­ja agua tem­pla­da por to­do el océano Pa­cí­fi­co, tie­ne un efec­to enor­me en las pre­ci­pi­ta­cio­nes y en los pa­tro­nes cli­má­ti­cos. El des­tino de la sel­va ama­zó­ni­ca y de los bos­ques bo­rea­les de Ca­na­dá y Si­be­ria; los mon­zo­nes de In­dia y Áfri­ca oc­ci­den­tal; la Co­rrien­te del Gol­fo que arras­tra ca­lor por el Atlán­ti­co y has­ta Eu­ro­pa: to­dos es­tos com­po­nen­tes na­tu­ra­les del sis­te­ma cli­má­ti­co es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos, y cual­quier cam­bio en uno in­flu­ye en los de­más, así co­mo en el desa­rro­llo de fu­tu­ras tor­men­tas.

Otro pro­ble­ma es que los re­gis­tros cli­má­ti­cos an­te­rio­res a la dé­ca­da de 1950 son muy irre­gu­la­res y po­co con­fia­bles. “Son de­ma­sia­do es­cue­tos y de­fec­tuo­sos. No es­tán a la al­tu­ra de la ta­rea”, acu­sa Ema­nuel. Mu­cho de lo que sa­be­mos del cli­ma pro­vie­ne de re­gis­tros náu­ti­cos que es­tán pla­ga­dos de im­pre­ci­sio­nes y omi­sio­nes. La es­ca­sez de da­tos his­tó­ri­cos ade­cua­dos ha di­fi­cul­ta­do que los in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­quen ten­den­cias. Por ejem­plo, Ga­briel Vec­chi y Tho­mas Knut­son, cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos de NOAA, afir­man que la cuen­ta de hu­ra­ca­nes pue­de ha­ber au­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, en vez de dis­mi­nuir co­mo cree la ma­yo­ría de sus co­le­gas.

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos tam­bién re­ce­lan de la cos­tum­bre de atri­buir fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos al cam­bio cli­má­ti­co. “Me pa­re­ce pe­li­gro­so”, co­men­ta Ema­nuel. Es pre­fe­ri­ble ha­blar siem­pre en el len­gua­je de las pro­ba­bi­li­da­des. “La pre­ci­pi­ta­ción de Har­vey ha­bría si­do po­si­ble, aun­que mu­cho me­nos pro­ba­ble, ha­ce 50 años”, di­ce, a mo­do de ejem­plo.

El prin­ci­pal be­ne­fi­cio de los es­tu­dios de atri­bu­ción po­dría es­tri­bar en su va­lor pa­ra las re­la­cio­nes pú­bli­cas. Reed y Weh­ner cier­ta­men­te no ac­túan co­mo se es­pe­ra de los cien­tí­fi­cos. La ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res se re­sis­te a di­vul­gar los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dios has­ta que han si­do pu­bli­ca­dos en una revista acre­di­ta­da, con re­vi­sión pa­ri­ta­ria. De he­cho, la pu­bli­ci­dad pue­de per­ju­di­car las po­si­bi­li­da­des de pu­bli­ca­ción de un au­tor. En cam­bio, Reed pa­só gran par­te de la se­ma­na de Flo­ren­ce ofre­cien­do en­tre­vis­tas a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

“Nos pa­re­ce la me­jor ma­ne­ra de lle­gar al pú­bli­co”, ex­pli­ca. “El cam­bio cli­má­ti­co sue­le ser per­ci­bi­do co­mo una ame­na­za le­ja­na. Pe­ro los es­tu­dios de atri­bu­ción de­mues­tran que el cam­bio cli­má­ti­co ha lle­ga­do y que tie­ne im­pac­tos aho­ra mis­mo”.

La cien­cia no fue el úni­co ob­je­ti­vo de su es­tu­dio so­bre Flo­ren­ce. La fi­na­li­dad prin­ci­pal era lla­mar la aten­ción del pú­bli­co. Se­gún ese pa­rá­me­tro, la in­ves­ti­ga­ción fue un éxi­to.

TIEM­POS ME­JO­RES: Con­ver­ti­da en des­po­jo tras el pa­so del hu­ra­cán Flo­ren­ce, es­ta fo­to­gra­fía fue ha­lla­da en los con­do­mi­nios Queen’s Point de New Bern, Ca­ro­li­na del Nor­te, cer­ca del río Neu­se. In­ten­sas llu­vias, ma­re­ja­das y ma­reas al­tas oca­sio­na­ron inun­da­cio­nes ex­ten­sas en to­da la cos­ta de Ca­ro­li­na del Nor­te.

LAS SE­CUE­LAS: Miem­bro del equi­po de bar­ca­zas de la Guar­dia Cos­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos, el con­tra­maes­tre Di­mi­tri Geor­gou­lo­pou­los na­ve­ga en las aguas que inun­dan el ba­rrio May­fair de Lum­ber­ton, Ca­ro­li­na del Nor­te, el 17 de sep­tiem­bre; pá­gi­na opues­ta, Do­nald Trump via­jó a la es­ce­na del desas­tre en New Bern, Ca­ro­li­na del Nor­te, don­de vi­si­tó los es­fuer­zos de re­cu­pe­ra­ción.

TE­RRENO ELE­VA­DO: En Bur­gaw, Ca­ro­li­na del Nor­te, Jimmy Shac­kle­ford (iz­quier­da) usa la pa­la de su trac­tor pa­ra trans­por­tar a su hi­jo Jim, su es­po­sa Li­sa y las mas­co­tas Izzy, Be­lla y Na­la (en la jau­la); a la de­re­cha, vo­lun­ta­rios de Ja­mes City, Ca­ro­li­na del Nor­te, ayu­dan a unos re­si­den­tes a es­ca­par de sus ho­ga­res inun­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.