LOS CHAR­LA­TA­NES DEL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO

Las en­cues­tas re­ve­lan una di­vi­sión par­ti­dis­ta en el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro hay más con­cor­dan­cia de la que ima­gi­nas.

Newsweek en Español - - MIRADA - POR NI­CO­LE GOOD­KIND

AMEDIADOS de sep­tiem­bre, cuan­do el hu­ra­cán Flo­ren­ce de­vas­tó las Ca­ro­li­nas, las de­cla­ra­cio­nes par­ti­dis­tas co­rrie­ron co­mo sus vien­tos.

Nancy Pe­lo­si, lí­der de mi­no­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, acu­só a la pre­si­den­cia Trump de pres­tar oí­dos a los “ne­ga­do­res” que no acep­tan la tran­si­ción a las ener­gías lim­pias. Di­jo a la pren­sa que los com­bus­ti­bles fó­si­les con­tri­bu­ye­ron, de­fi­ni­ti­va­men­te, a la vio­len­cia del hu­ra­cán: “Es un asun­to que de­be­mos tra­tar muy a fon­do, y ne­gar los he­chos es per­ju­di­cial”.

El ex vi­ce­pre­si­den­te Al Go­re hi­zo lo pro­pio du­ran­te una con­fe­ren­cia cli­má­ti­ca en San Francisco. “To­das las no­ches, las no­ti­cias te­le­vi­si­vas pa­re­cen una ex­cur­sión por el Apo­ca­lip­sis, y es ho­ra de unir los pun­tos en­tre cau­sa y efec­to”, de­cla­ró. “Es evi­den­te que al­gu­nos per­sis­ten en ne­gar la reali­dad [del cam­bio cli­má­ti­co], pe­ro es un po­co más di­fí­cil ne­gar que, el año pa­sa­do, el hu­ra­cán Ma­ría de­jó 3,000 muer­tos en Puer­to Ri­co”.

Rush Lim­baugh apro­ve­chó su pro­gra­ma de ra­dio pa­ra arre­me­ter con­tra lo que ca­li­fi­có de alar­mis­mo. “Es­to es jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba la mu­che­dum­bre del cam­bio cli­má­ti­co/ca­len­ta­mien­to glo­bal”, anun­ció. “Los hu­ra­ca­nes y el pro­nós­ti­co de hu­ra­ca­nes son co­mo mu­chas otras co­sas en las que ha me­ti­do mano la iz­quier­da, y po­li­ti­zan es­tos asun­tos”.

Tie­ne ra­zón; al me­nos en cuan­to a que el te­ma es­tá pro­fun­da­men­te po­li­ti­za­do. Una re­cien­te en­cues­ta Ga­llup pu­so en evi­den­cia una cre­cien­te bre­cha par­ti­dis­ta en po­lí­ti­ca am­bien­tal: 69 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos es­tá sa­tis­fe­cho con el es­ta­do ac­tual del me­dioam­bien­te, mien­tras que 67 por cien­to de los de­mó­cra­tas se di­ce in­sa­tis­fe­cho.

To­do es­to pro­pi­cia la na­rra­ti­va au­to­per­pe­tua­da de que las opi­nio­nes es­ta­dou­ni­den­ses so­bre el cam­bio cli­má­ti­co es­tán di­vi­di­das equi­ta­ti­va­men­te; y son irre­con­ci­lia­bles.

“Por un la­do es­tán los de­mó­cra­tas, quie­nes atri­bu­yen un fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co es­pe­cí­fi­co al cam­bio cli­má­ti­co, y lue­go te­ne­mos a re­pu­bli­ca­nos co­mo el se­na­dor Jim In­ho­fe, quien lan­za una bo­la de nie­ve en el pleno pa­ra de­mos­trar que el cam­bio cli­má­ti­co no exis­te”, co­men­ta Ford O’Con­nell, es­tra­te­ga del Par­ti­do Re­pu­bli­cano (GOP) y exa­se­sor de la cam­pa­ña pre­si­den­cial McCain-Pa­lin. “Los dos ban­dos ac­túan co­mo char­la­ta­nes, y no ha­cen na­da al res­pec­to”.

Pe­ro de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos tie­nen más en co­mún de lo que ellos mis­mos creen.

En 2018, Leaf Van Bo­ven —pro­fe­sor de psi­co­lo­gía y neu­ro­cien­cias en la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do en Boul­der— y Da­vid Sher­man —su co­le­ga de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San­ta Bár­ba­ra— hi­cie­ron un es­tu­dio don­de de­mos­tra­ron que la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos creen que el cam­bio cli­má­ti­co ya es­tá ocu­rrien­do. El gru­po en­cues­ta­do tam­bién ma­ni­fes­tó que la ac­ti­vi­dad hu­ma­na es la cau­sa prin­ci­pal de es­ta ame­na­za pa­ra las per­so­nas, y que re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de in­ver­na­de­ro ayu­da­ría a con­te­ner­la.

Otras en­cues­tas re­cien­tes res­pal­dan es­tos ha­llaz­gos. En ma­yo, la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y Muh­len­berg Co­lle­ge ha­lla­ron que un ré­cord de 73 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses creía que ha­bía “prue­bas só­li­das” del cam­bio cli­má­ti­co, mien­tras que 60 por cien­to opi­na­ba que el cam­bio cli­má­ti­co “es­tá ocu­rrien­do” y que los hu­ma­nos son “al me­nos, par­cial­men­te res­pon­sa­bles del au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra”. Otro es­tu­dio de ma­yo, efec­tua­do por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew, des­cu­brió que 59 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra­ba que el cam­bio cli­má­ti­co es­ta­ba afec­tan­do sus co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

“Creo que es­te ve­rano po­dría ser el pun­to de in­fle­xión pa­ra la con­cien­cia pú­bli­ca”, di­jo Mi­chael Mann, di­rec­tor del Cen­tro pa­ra las Cien­cias del Sis­te­ma Te­rres­tre, en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pen­sil­va­nia. “Los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co han de­ja­do de ser su­ti­les. Aho­ra los te­ne­mos en­fren­te”.

El cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por el hom­bre es una reali­dad so­bre la que los cien­tí­fi­cos nos han pre­ve­ni­do des­de ha­ce dé­ca­das, pe­ro, el año pa­sa­do, los em­ba­tes mor­tí­fe­ros de los hu­ra­ca­nes Ma­ría, Ir­ma y Har­vey, se­gui­dos es­te año por el hu­ra­cán Flo­ren­ce, han vuel­to per­so­nal el pro­ble­ma, se­ña­la Eric Holt­haus, me­teo­ró­lo­go y co­la­bo­ra­dor de Grist, si­tio web de no­ti­cias am­bien­ta­les. “A es­tas al­tu­ras, de­bié­ra­mos tra­tar­lo co­mo un pro­ble­ma hu­mano, y no so­lo cien­tí­fi­co. Flo­ren­ce

ha afec­ta­do tan­to a re­pu­bli­ca­nos co­mo de­mó­cra­tas de Ca­ro­li­na del Nor­te”.

Pe­se a ello, el es­tu­dio de Van Bo­ven in­di­ca que per­sis­te la des­co­ne­xión en­tre las opi­nio­nes per­so­na­les y las pos­tu­ras po­lí­ti­cas. Al res­pon­der la en­cues­ta, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos sub­es­ti­ma­ron la creen­cia del GOP en el cam­bio cli­má­ti­co. El es­tu­dio su­gi­rió que las dis­cre­pan­cias pue­den ser pro­duc­to de un pai­sa­je me­diá­ti­co que ha­ce én­fa­sis en los con­flic­tos.

Las per­cep­cio­nes exa­ge­ra­das de las di­fe­ren­cias par­ti­dis­tas se vuel­ven pro­fe­cías au­to­rrea­li­za­das. En otras pa­la­bras, los re­pu­bli­ca­nos no apo­yan las po­lí­ti­cas cli­má­ti­cas por­que no creen que otros re­pu­bli­ca­nos las res­pal­den, o por­que con­clu­yen que so­lo los de­mó­cra­tas lo ha­cen.

“Nues­tra in­ves­ti­ga­ción sti­ga­ción apun­ta a que de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos epu­bli­ca­nos es­tán mo­vi­dos por el par­ti­dis­mo, idis­mo, pues creen que sus co­le­gas de­mó­cra­tas cra­tas o re­pu­bli­ca­nos es­tán aún más mo­ti­va­dos vados por el par­ti­dis­mo, o, y no quie­ren vio­lar la lí­nea del l par­ti­do”, re­ve­la Van Bo­ven. “Ya que unos nos pien­san que los otros son ex­tre­ma­da­men­te en­te par­ti­dis­tas fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, o, tien­den a ser más par­ti­dis­tas, y es­to im­pi­de pi­de ce­rrar la bre­cha”.

Du­ran­te mu­cho cho tiem­po, Bob In­glis, con­gre­sis­ta GOP que re­pre­sen­tó seis ve­ces al 4º Dis­tri­to de e Ca­ro­li­na del Sur, si­guió la lí­nea del par­ti­do do en cuan­to al cam­bio cli­má­ti­co. Pen­sa­ba a que el abru­ma­dor con­sen­so cien­tí­fi­co de que el pla­ne­ta es­ta­ba ca­len­tán­do­se de­bi­do a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na no era más que un mon­tón de “pam­pli­nas”. En en­tre­vis­ta con News­week, In­glis re­co­no­ce que no en­ten­día los prin­ci­pios cien­tí­fi­cos del pro­ble­ma, y que tam­po­co le in­tere­sa­ban. “So­lo sa­bía que Al Go­re es­ta­ba a fa­vor, así que me opu­se”, con­fie­sa.

No es el úni­co que ha te­ni­do esa res­pues­ta. La jer­ga cien­tí­fi­ca que uti­li­zan los de­ba­tes so­bre cam­bio cli­má­ti­co pu­do cau­sar que el te­ma se vol­vie­ra más vul­ne­ra­ble a la pre­sión po­lí­ti­ca. “Cuan­do no sa­bes mu­cho del te­ma, y eres par­ti­dis­ta, tien­des a pres­tar aten­ción a tus lí­de­res”, in­for­ma Ant­hony Lei­se­ro­witz, di­rec­tor del Pro­yec­to So­bre Cam­bio Cli­má­ti­co en la Es­cue­la de Sil­vi­cul­tu­ra y Es­tu­dios Am­bien­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Ya­le. “Y si tus lí­de­res di­cen que es men­ti­ra, te con­ven­ces de que es men­ti­ra”.

No obs­tan­te, en 2004 In­glis se unió al Co­mi­té de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y, du­ran­te un via­je con­gre­sis­ta al An­tár­ti­co, vio ice­bergs con ho­ra­da­cio­nes que in­di­ca­ban un rá­pi­do in­cre­men­to del dió­xi­do de car­bono at­mos­fé­ri­co, un gas de in­ver­na­de­ro que es­tá ca­len­tan­do el pla­ne­ta. Cuan­do via­jó a Aus­tra­lia, vi­si­tó la Gran Ba­rre­ra y vio de cer­ca el blan­quea­mien­to co­ra­lino; otro in­di­cio de la cre­cien­te tem­pe­ra­tu­ra.

En 2009, In­glis pre­sen­tó una le­gis­la­ción pa­ra im­po­ner un im­pues­to neu­tral al car­bono so­bre los in­gre­sos de los pro- duc­to­res y dis­tri­bui­do­res de com­bus­ti­bles fó­si­les. Pe­ro su des­per­tar cien­tí­fi­co tu­vo un pre­cio: en 2010, Trey Gowdy, un can­di­da­to del Tea Party, lo desafió en las pri­ma­rias GOP e In­glis per­dió su es­ca­ño.

“La he­re­jía más per­du­ra­ble es, sim­ple­men­te, de­cir que el cam­bio cli­má­ti­co es real”, de­cla­ró In­glis en en­tre­vis­ta con Cli­ma­te­wi­re, des­pués de su de­rro­ta. “Es­toy con­ven­ci­do de que fue lo que más me da­ñó. Pa­ra mu­chos con­ser­va­do­res, es la mar­ca de que has cru­za­do al la­do os­cu­ro; que has re­nun­cia­do a Dios pa­ra afi­liar­te con Sa­ta­nás en cuan­to al cam­bio cli­má­ti­co”.

Las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co ame­na­zan a miem­bros de los dos par­ti­dos, y la di­ri­gen­cia re­pu­bli­ca­na lo sa­be. Es E so­lo que tie­ne pro­ble­mas pa­ra ac­tuar en con­se­cuen­cia, agre­ga In­glis pa­ra News­week. N Cuan­do es­tu­vo en el Con­gre Con­gre­so, “siem­pre ha­bía al­guien que in­ten­ta in­ten­ta­ba ca­llar a cual­quie­ra que ha­bla­ra so­bre e el cam­bio cli­má­ti­co”, ase­gu­ra. “Pe­ro, en priv pri­va­do, los re­pu­bli­ca­nos sa­ben que es ne­ce­sa ne­ce­sa­rio ha­cer al­go”.

La di­fi­cul­tad, se­gún el es­tra­te­ga O’Conn O’Con­nell, es que la in­dus­tria ener­gé­ti­ca ha crea crea­do mu­chos em­pleos en los es­ta­dos GOP m más in­ve­te­ra­dos. Y los re­pu­bli­ca­nos te­men per­der las re­elec­cio­nes si di­cen a sus vot vo­tan­tes: “Aca­ba­re­mos con sus tra­ba­jos”, ag agre­ga.

En to­do ca­so, no es fá­cil ha­cer cam­pa­ña con la pre­ven­ción del cam­bio cli­má­ti­co, in­ter­po in­ter­po­ne Greg Car­lock, ase­sor prin­ci­pal en el gru­po li­be­ral de ex­per­tos, Data for Pro­gress, y au­tor de “Green New Deal”, pa­que­te pro­gre­sis­ta de ini­cia­ti­vas po­lí­ti­cas que in­ten­tan lo­grar la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. “No hay bue­nos di­vi­den­dos pa­ra las in­ver­sio­nes en cam­bio cli­má­ti­co y re­si­lien­cia, por­que es un asun­to a lar­go pla­zo”, co­men­ta. “Es di­fí­cil con­ver­tir­lo en un men­sa­je de cam­pa­ña”.

Con to­do, no hay ma­ne­ra de ne­go­ciar con un hu­ra­cán. “Al sis­te­ma cli­má­ti­co no le im­por­ta si eres re­pu­bli­cano o de­mó­cra­ta”, ase­gu­ra Lei­se­ro­witz. “Ya hay al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos que acep­tan la fu­ti­li­dad de se­guir ne­gan­do la reali­dad, y di­cen: ‘Si no ha­ce­mos al­go, los de­mó­cra­tas van a usar

sus pro­pues­tas en vez de las nues­tras’”. Exis­te el apo­yo de la ba­se re­pu­bli­ca­na, pe­ro los lí­de­res de­ben apo­yar tam­bién, ad­vier­te.

Des­pués de que In­glis per­die­ra la cam­pa­ña por la re­elec­ción, fun­dó re­pu­bli­cEn, gru­po de­fen­sor de so­lu­cio­nes de li­bre em­pre­sa pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co. “Cuan­do pre­sen­té aquel pro­yec­to de ley, en 2009, no hu­bo gru­pos que lo de­fen­die­ran”, di­jo. Pe­ro aho­ra pre­ten­de cam­biar la si­tua­ción.

En ju­lio pa­sa­do, el con­gre­sis­ta Car­los Cur­be­lo, re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano por Flo­ri­da, pre­sen­tó un an­te­pro­yec­to de im­pues­to al car­bono. Su dis­tri­to de Mia­mi in­clu­ye los Ca­yos de Flo­ri­da, que han si­do de­vas­ta­dos por tor­men­tas y cre­cien­tes ni­ve­les ma­ri­nos. “Ten­go mu­cha con­fian­za en que, un día, es­ta pro­pues­ta, o una le­gis­la­ción pa­re­ci­da, se con­ver­ti­rá en ley”, di­jo an­te un fo­ro con­gre­ga­do en Was­hing­ton, D. C. “En­cen­de­rá un de­ba­te im­por­tan­te so­bre in­ver­sio­nes en la in­fra­es­truc­tu­ra del país, la ma­ne­ra co­mo gra­va­mos, y lo que de­be­mos ha­cer pa­ra pro­te­ger el me­dioam­bien­te”. In­glis es­tá tra­ba­jan­do pa­ra re­unir apo­yo re­pu­bli­cano a su fa­vor. Los avan­ces son len­tos, pe­ro exis­ten. En 2014, du­ran­te un de­ba­te por el Se­na­do GOP de Ca­ro­li­na del Nor­te, los cua­tro can­di­da­tos tu­vie­ron que res­pon­der a una sen­ci­lla pre­gun­ta: ¿El cam­bio cli­má­ti­co es una reali­dad? El pú­bli­co sol­tó una car­ca­ja­da, y las res­pues­tas de­mo­ra­ron es­ca­sos 14 se­gun­dos: “No”, “No”, “No” y “No”.

En agos­to, Thom Ti­llis, se­na­dor por Ca­ro­li­na del Nor­te y ven­ce­dor en aque­llas pri­ma­rias de 2014, se en­tre­vis­tó con una es­ta­ción no­ti­cio­sa de Char­lot­tes­vi­lle pa­ra ex­pli­car la ma­ne­ra co­mo los fac­to­res hu­ma­nos afec­tan al cam­bio cli­má­ti­co, y pa­ra abo­gar por po­lí­ti­cas que com­ba­tan el pro­ble­ma.

“Con­si­de­ro que de­be­mos idear va­rias es­tra­te­gias pa­ra re­co­no­cer la reali­dad”, di­jo. “Te­ne­mos que adap­tar­nos”.

FU­SIÓN: Con­for­me se de­rri­te el hie­lo en la pe­nín­su­la oc­ci­den­tal del An­tár­ti­co, cau­san­do que au­men­te el ni­vel del mar, Was­hing­ton, D. C. en­fren­ta más di­fi­cul­ta­des pa­ra ig­no­rar la reali­dad del cam­bio cli­má­ti­co.

VIEN­TOS CÁ­LI­DOS: Su­pe­rior, iz­quier­da, ha­cia la de­re­cha: El ex vi­ce­pre­si­den­te Al Go­re ha­bla de la cri­sis cli­má­ti­ca, en Har­vard, en 2016; un ma­ni­fes­tan­te en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na del 18 de ju­lio de 2016; la Gran Ba­rre­ra de Co­ral, cer­ca de Queens­land; el re­pre­sen­tan­te Car­los Cur­be­lo, en su des­pa­cho de Flo­ri­da; los se­na­do­res John McCain, Su­san Co­llins y Bob In­glis (en­tre otros) vi­si­tan el Ob­ser­va­to­rio del Po­lo Sur; pin­güi­nos de vin­cha en el An­tár­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.