De pun­ti­llas por la des­nu­clea­ri­za­ción

A pe­sar de al­gu­nas sa­li­das en fal­so, Es­ta­dos Uni­dos po­dría lo­grar un acuer­do pa­ra de­te­ner la pro­duc­ción de ar­mas nu­clea­res de Co­rea del Nor­te, pe­ro so­lo si no ma­lin­ter­pre­ta las se­ña­les.

Newsweek en Español - - MIRADA - PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWS­WEEK / PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWS­WEEK

DES­PUÉS de su más re­cien­te via­je a Pion­yang en ju­lio, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, Mi­ke Pom­peo, sa­bía que los es­fuer­zos de Was­hing­ton pa­ra des­man­te­lar el pro­gra­ma nu­clear de Co­rea del Nor­te se tam­ba­lea­ban. Kim Jong Un desai­ró a Pom­peo en el via­je al vi­si­tar una gran­ja de pa­pas en lu­gar de re­unir­se con él. Jus­to un mes des­pués, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump can­ce­ló la si­guien­te vi­si­ta de Pom­peo. “Per­ci­bo que no es­ta­mos lo­gran­do su­fi­cien­tes avan­ces”, di­jo. El bri­llo de la cum­bre his­tó­ri­ca de Trump con el lí­der nor­co­reano en Sin­ga­pur se des­va­ne­ció en tan so­lo dos me­ses y los crí­ti­cos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior del pre­si­den­te es­ta­ban lo­cos de con­ten­tos: la di­plo­ma­cia de “gol­pes me­diá­ti­cos” ha­bía fra­ca­sa­do.

Aho­ra pa­re­ce que esa eva­lua­ción fue pre­ma­tu­ra. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre, Kim Jong Un le en­vió una car­ta a Trump des­de la zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da que mar­ca la fron­te­ra en­tre Co­rea del Nor­te y su ve­cino del sur en la pe­nín­su­la co­rea­na. La Ca­sa Blan­ca no ha di­vul­ga­do el con­te­ni­do de la no­ta, pe­ro los sur­co­rea­nos, que se reunie­ron con Kim an­tes de su pro­pia cum­bre en Pion­yang, rea­li­za­da el 18 de sep­tiem­bre, de­ja­ron en­tre­ver el con­te­ni­do del men­sa­je en una de­cla­ra­ción re­cien­te. Kim, de­cla­ró un en­via­do es­pe­cial sur­co­reano, tie­ne una “con­fian­za in­que­bran­ta­ble” en Trump y desea lo­grar la des­nu­clea­ri­za­ción de la Pe­nín­su­la de Co­rea “an­tes de que Trump fi­na­li­ce su pri­mer pe­rio­do de go­bierno”.

No es de sor­pren­der que los ha­la­gos ha­yan fun­cio­na­do. “Kim Jong Un de Co­rea del Nor­te pro­cla­ma su ‘fe in­que­bran­ta­ble en el pre­si­den­te Trump’. Gra­cias al Pre­si­den­te Kim”, tui­teó Trump. “¡Jun­tos lo lo­gra­re­mos!”. Aho­ra, el go­bierno afir­ma que con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar los pre­pa­ra­ti- vos pa­ra otra reunión en­tre Trump y Kim. Di­cha cum­bre, de acuer­do con un ase­sor de la Ca­sa Blan­ca no au­to­ri­za­do pa­ra ha­blar pú­bli­ca­men­te, po­dría ser la me­jor ma­ne­ra de evi­tar que las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Nor­te re­gre­sen a la hos­ti­li­dad de “fue­go y fu­ria” que te­nían en 2017. ¿Aca­so Co­rea del Nor­te avan­za­rá real­men­te ha­cia la des­nu­clea­ri­za­ción, co­mo su­gi­rió Kim de acuer­do con los sur­co­rea­nos? ¿O bien, Es­ta­dos Uni­dos es­tá sien­do en­ga­ña­do?

No es nin­gún se­cre­to cuál es la pos­tu­ra de John Bol­ton, el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Trump. Él pien­sa que los pa­sos que ha da­do Pion­yang has­ta la fe­cha (el par­cial des­man­te­la­mien­to de un si­tio de prue­bas nu­clea­res y la sus­pen­sión de las prue­bas con mi­si­les) son pu­ra­men­te cos­mé­ti­cos, y no desea que Es­ta­dos Uni­dos re­la­je las san­cio­nes has­ta que Co­rea del Nor­te rea­li­ce ac­cio­nes mu­cho más se­rias pa­ra des­man­te­lar su ca­pa­ci­dad nu­clear. Tam­bién desea que Es­ta­dos Uni­dos pre­sio­ne nue­va­men­te a Chi­na y a Ru­sia pa­ra que res­ta­blez­can sus san­cio­nes con­tra Co­rea del Nor­te; am­bas na­cio­nes las le­van­ta­ron des­pués de la cum­bre de ju­nio.

Sin em­bar­go, fuen­tes sur­co­rea­nas den­tro y fue­ra del go­bierno pien­san que el go­bierno de Trump se arries­ga a ma­lin­ter­pre­tar gra­ve­men­te los in­ten­tos de acer­ca­mien­to de Co­rea del Nor­te. Por ello, Seúl tra­ta de man­te­ner vi­vo lo que un fun­cio­na­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de ese país de­no­mi­na “el es­pí­ri­tu de Sin­ga­pur”. Y va­rios fun­cio- na­rios sur­co­rea­nos pien­san que lo­gra­ron es­to úl­ti­mo du­ran­te una cum­bre de tres días en Pion­yang en­tre el pre­si­den­te Moon Jae-in y Kim, la cual dio ini­ció el 18 de sep­tiem­bre. Kim acor­dó ce­rrar una plan­ta que ela­bo­ra ma­te­rial fi­si­ble pa­ra cons­truir ar­mas nu­clea­res si Was­hing­ton ha­ce sus pro­pias con­ce­sio­nes, aún no es­pe­ci­fi­ca­das. (Fun­cio­na­rios sur­co­rea­nos de­cli­na­ron de­cir cuá­les eran esas con­ce­sio­nes an­tes de in­for­mar a Trump.) Tam­bién acor­dó per­mi­tir que ins­pec­to­res ex­te­rio­res su­per­vi­sen el des­man­te­la­mien­to de un si­tio de lan­za­mien­to de cohe­tes. “¡Muy emo­cio­nan­te!”, tui­teó Trump, aun cuan­do Es­ta­dos Uni­dos pien­sa que exis­ten otras ins­ta­la­cio­nes de en­ri­que­ci­mien­to de ura­nio en Co­rea del Nor­te, las cua­les no han si­do de­cla­ra­das aún por Pion­yang.

En su­ma, la cum­bre alen­tó a quie­nes pien­san que Kim es­tá lis­to pa­ra lle­gar a un acuer­do. En­tre ellas: el más im­por­tan­te de­ser­tor nor­co­reano, miem­bro de al­to ni­vel del par­ti­do go­ber­nan­te cu­ya fa­mi­lia fue muy cer­ca­na al clan Kim en Pion­yang. En su pri­me­ra en­tre­vis­ta con un me­dio oc­ci­den­tal (el go­bierno sur­co­reano no desea que su iden­ti­dad sea re­ve­la­da por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad), de­cla­ró a News­week que Kim desea cum­plir dos ob­je­ti­vos: ga­ran­ti­zar “la se­gu­ri­dad del ré­gi­men” pa­ra el go­bierno nor­co­reano y po­ner a su na­ción en mar­cha ha­cia “la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca na­cio­nal”, del ti­po que las na­cio­nes del es­te de Asia, co­mo Co­rea del Sur, Ja­pón y Tai­wán, lo­gra­ron en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Kim,

De acuer­do con un im­por­tan­te de­ser­tor, Kim desea po­ner a Co­rea del Nor­te en ca­mino ha­cia “la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca na­cio­nal”.

se­ña­la el de­ser­tor, “quie­re lo­grar un gran acuer­do con Trump”, en el que Es­ta­dos Uni­dos fir­me un tra­ta­do que pon­ga fin de ma­ne­ra for­mal a la Gue­rra de Co­rea y nor­ma­li­ce las re­la­cio­nes con Pion­yang a cam­bio de una com­ple­ta “des­nu­clea­ri­za­ción”.

A tra­vés de los acuer­dos que ha al­can­za­do has­ta aho­ra con Kim, el go­bierno de Moon coin­ci­de con es­ta eva­lua­ción. Aun­que tie­ne una in­cli­na­ción iz­quier­dis­ta y es per­ci­bi­do co­mo “blan­do” en re­la­ción con Co­rea del Nor­te en el pris­ma de la po­lí­ti­ca sur­co­rea­na, el go­bierno de Moon no es in­ge­nuo. Pien­sa que es po­si­ble lo­grar un acuer­do, siem­pre que el go­bierno de Trump com­pren­da que de­be ha­ber­lo. Es de­cir, que Es­ta­dos Uni­dos de­be de­jar de in­sis­tir, en pú­bli­co y en pri­va­do, que Co­rea del Nor­te de­be re­nun­ciar en for­ma irre­ver­si­ble a sus ar­mas nu­clea­res an­tes de que pue­da ocu­rrir cual­quier otra co­sa.

Pion­yang pien­sa que “el fin de la de­cla­ra­ción de gue­rra es un pun­to de apo­yo, el pri­mer pa­so del pro­ce­so de des­nu­clea­ri­za­ción”, afir­ma Cheong Seong-chang, vi­ce­pre­si­den­te de pla­ni- fi­ca­ción de in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Se­jong, un gru­po de ana­lis­tas de Seúl, y ase­sor oca­sio­nal del go­bierno de Moon. “[La des­nu­clea­ri­za­ción] sin me­di­das de se­gu­ri­dad equi­val­dría a es­tar des­nu­dos en la me­sa de ne­go­cia­ción con Es­ta­dos Uni­dos”.

Es­ta es una car­ga pe­sa­da des­de el pun­to de vis­ta di­plo­má­ti­co. Sig­ni­fi­ca que am­bas par­tes de­ben lle­gar a un acuer­do en lo que de­no­mi­nan se­cuen­cia­ción, es de­cir, quién se­rá el pri­me­ro en ha­cer qué co­sa y cuán­do la ha­rá. Cual­quier tra­ta­do de paz for­mal de­be in­cluir a Chi­na, que per­dió de­ce­nas de mi­les de sol­da­dos en la Gue­rra de Co­rea. A los es­cép­ti­cos del pro­ce­so den­tro y fue­ra del go­bierno de Trump les preo­cu­pa que Pe­kín y Pion­yang pue­dan in­sis­tir en que cual­quier tra­ta­do for­mal y una nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes sig­ni­fi­quen que Es­ta­dos Uni­dos de­be re­ti­rar de Co­rea del Sur a sus 28,000 sol­da­dos.

Pa­ra Was­hing­ton, eso aca­ba­ría con el acuer­do. Sin em­bar­go, Co­rea del Sur no cree ne­ce­sa­ria­men­te que Kim in­sis­ti­rá en ello. Chung Eun-yong, el en­via­do sur­co­reano, se­ña­la que el lí- der nor­co­reano abor­dó el te­ma en su reunión del pa­sa­do 5 de sep­tiem­bre: “Una de­cla­ra­ción [for­mal] del fin de la gue­rra no tie­ne na­da que ver con el de­bi­li­ta­mien­to de la alian­za en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur ni con el re­ti­ro de sol­da­dos, ¿no es así?”, di­jo, ci­tan­do a Kim. En otras pa­la­bras, los sol­da­dos no tie­nen que re­ti­rar­se ne­ce­sa­ria­men­te.

Un di­plo­má­ti­co sur­co­reano de al­to ni­vel afir­ma que Seúl com­pren­de el ner­vio­sis­mo que ro­dea en Was­hing­ton a ca­si to­do lo que Trump ha­ce, que se­ría “mu­cho más fá­cil” vol­ver a la po­lí­ti­ca de con­ten­ción y di­sua­sión con res­pec­to a Co­rea del Nor­te, en lu­gar de tra­tar de al­can­zar “un gran acuer­do”. Los fun­cio­na­rios de ese país sa­ben cuál es el con­sen­so en Was­hing­ton con res­pec­to a Kim: al igual que su pa­dre, sim­ple­men­te es­tá ga­nan­do tiem­po y es­pe­ra ob­te­ner al­gún be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co mien­tras fin­ge ne­go­ciar.

Seúl cuen­ta con que esa opi­nión sea erró­nea. Y pre­sio­na a Trump pa­ra que ha­ga lo que, se­gún él, ha­ce me­jor: lle­gar a un acuer­do.

PUN­TO DE EQUI­LI­BRIO: Co­rea del Sur tra­ta de man­te­ner vi­vo el “es­pí­ri­tu de Sin­ga­pur” pre­sio­nan­do a Trump y a Kim pa­ra que lle­guen a un acuer­do de des­nu­clea­ri­za­ción.

CA­MI­NAR POR EL LA­DO SAL­VA­JE: En sep­tiem­bre, Moon y Kim se reunie­ron en Pion­yang, don­de ana­li­za­ron los tér­mi­nos de un po­si­ble acuer­do nu­clear con Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.