El pa­pa, en la en­cn­cru­ci­ja­da

En­tre las cre­cien­tes de­nun­cias de víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les ecle­siás­ti­cos y los ata­ques de los sec­to­res con­ser­va­do­res que lo til­dan de he­re­je, el pa­pa Fran­cis­co en­fren­ta una de las más agu­das cri­sis de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Newsweek en Español - - PORTADA - POR EU­GE­NIA JI­MÉ­NEZ CÁ­LIZ @ma­ru­ji­ca

EL MAR­TES 18 de sep­tiem­bre, el sa­cer­do­te Fer­nan­do Ka­ra­di­ma se en­con­tra­ba en el Con­ven­to Sier­vas de Je­sús de la Ca­ri­dad, en San­tia­go de Chi­le, cuan­do se hi­zo el anun­cio: su co­le­ga Cris­tián Precht Ba­ña­dos ha­bía si­do ex­pul­sa­do del sa­cer­do­cio por sus “con­duc­tas abu­si­vas con me­no­res y ma­yo­res de edad”. Sie­te años y ocho me­ses an­tes, en enero de 2011, Ka­ra­di­ma (88 años), for­ma­dor de obis­pos, tam­bién ha­bía si­do sen­ten­cia­do por el má­xi­mo tri- bu­nal de la San­ta Se­de. Se le obli­gó a re­cluir­se le­jos de la prác­ti­ca pú­bli­ca por los abu­sos se­xua­les y psi­co­ló­gi­cos co­me­ti­dos en con­tra de jó­ve­nes cuan­do es­ta­ba al fren­te de la Pa­rro­quia del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús Pro­vi­den­cia en El Bos­que, una co­lo­nia de cla­se al­ta en la ca­pi­tal chi­le­na. Pe­ro di­cha sen­ten­cia no su­pu­so su ex­pul­sión del sa­cer­do­cio, co­mo en el ca­so de Precht. Y las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar­se. ¿Por qué Precht sí y Ka­ra­di­ma no?

Es­ta no era la pri­me­ra vez que el re­cla­mo de los chi­le­nos se de­ja­ba es­cu­char. En enero pa­sa­do, du­ran­te su vi­si­ta al país del cono sur, el pa­pa Fran­cis­co til­dó de ca­lum­nias las acu­sa­cio­nes con­tra el obis­po Juan Ba­rros, a quien de­nun­cia­ban por ser un cóm­pli­ce de Ka­ra­di­ma. “El día que me trai­gan una prue­ba, ahí voy a ha­blar”, sen­ten­ció el pon­tí­fi­ce.

Las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma no ce­die­ron. Ese fue el ca­so de Juan Car­los Cruz, quien de­nun­ció que Ba­rros, a quien el

pa­pa nom­bró obis­po, ha­bía ates­ti­gua­do los abu­sos se­xua­les de Kar­di­ma y op­tó por que­dar­se ca­lla­do.

Lo ocu­rri­do en Chi­le obli­gó al su­mo pon­tí­fi­ce a cam­biar su pos­tu­ra fren­te a los es­cán­da­los que han en­som­bre­ci­do la ima­gen pro­gre­sis­ta que ven­dió al ini­cio de su pa­pa­do.

El pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre, Fran­cis­co de­ci­dió ex­pul­sar a Fer­nan­do Ka­ra­di­ma del sa­cer­do­cio. “El pa­pa Fran­cis­co ha di­mi­ti­do del es­ta­do cle­ri­cal a Fer­nan­do Ka­ra­di­ma Fa­ri­ña, de la Ar­qui­dió­ce- sis de San­tia­go de Chi­le”, se in­for­mó en una no­ta ofi­cial emi­ti­da por el Va­ti­cano. “El san­to pa­dre —se pre­ci­só tam­bién— ha to­ma­do es­ta de­ci­sión excepcional en con­cien­cia y por el bien de la Igle­sia”. Aun con es­ta nue­va ac­ti­tud de es­cu­char a las víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les de ecle­siás­ti­cos, el je­fe del Es­ta­do Va­ti­cano si­gue in­mer­so en la peor cri­sis de la Igle­sia ca­tó­li­ca por los ca­sos de pe­de­ras­tia de­nun­cia­dos en Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Ir­lan­da y Aus­tra­lia —así co­mo en na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

El pa­pa se en­cuen­tra en­tre el fue­go cru­za­do de gru­pos ul­tra­con­ser­va­do­res que lo han acu­sa­do de he­re­je por sus ideas re­for­ma­do­ras y las crí­ti­cas de que ha ac­tua­do de for­ma omi­sa an­te las múl­ti­ples de­nun­cias de víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les a ma­nos de sa­cer­do­tes de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

A es­to se aña­de el es­tre­pi­to­so des­cen­so de sus adep­tos de fe. Un son­deo rea­li­za­do por el La­ti­no­ba­ró­me­tro, en 2017, re­por­tó que el nú­me­ro de ca­tó­li­cos ha caí­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. En 1995, por ejem­plo, los ca­tó­li­cos re­pre­sen­ta­ban 80 por cien­to de la po­bla­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, y pa­ra 2017 ese por­cen­ta­je ba­jó a 59 por cien­to.

Por ello, al­gu­nos ex­per­tos co­mo la teó­lo­ga Ju­dith Váz­quez se­ña­lan que con el pa­pa Fran­cis­co “se ha in­ten­ta­do crear una ima­gen ade­cua­da al mun­do de es­te tiem­po, pa­ra que la gen­te re­gre­se o no ter­mi­ne de ir­se”, pe­ro en lo re­fe­ren­te a con­so­li­dar un man­da­to pro­gre­sis­ta, “en con­cre­to, no he­mos avan­za­do en na­da”. El so­ció­lo­go Bernardo Ba­rran­co des­ta­ca, a su vez, que en el Va­ti­cano se vi­ve una cri­sis por la lu­cha del po­der en­tre con­ser­va­do­res y re­for­mis­tas.

PO­LÉ­MI­CA “ALE­GRÍA DEL AMOR”

El 8 de abril de 2016, el pa­pa Fran­cis­co pu­bli­có Amo­ris Lae­ti­tia (La ale­gría del amor), su se­gun­da ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca don­de propuso que los di­vor­cia­dos que se vol­vie­ron a ca­sar por lo ci­vil pue­dan co­mul­gar. Ade­más, la crea­ción de una co­mi­sión que ana­li­ce la po­si­bi­li­dad de con­tar con dia­co­ni­sas (mu­je­res que asis­ten al sa­cer­do­te e in­clu­so pue­den ad­mi­nis­trar sa­cra­men­tos co­mo el bau­tis­mo). Y tam­bién pi­dió el res­pe­to a las fa­mi­lias con in­te­gran­tes ho­mo­se­xua­les, ci­tan­do el in­for­me del sí­no­do de 2015:

“...la Igle­sia ha­ce su­yo el com­por­ta­mien­to del Se­ñor Je­sús que en un amor ili­mi­ta­do se ofre­ce a to­das las per­so­nas sin ex­cep­ción. Con los pa­dres si­no­da­les he to­ma­do en con­si­de­ra­ción la si­tua­ción de las fa­mi­lias que vi­ven la ex­pe­rien­cia de te­ner en su seno a per­so­nas con ten­den­cias ho­mo­se­xua­les, una ex­pe­rien­cia na­da fá­cil ni pa­ra los pa­dres ni pa­ra sus hi­jos. Por eso, desea­mos an­te to­do reite­rar que to­da per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de su

ten­den­cia se­xual, ha de ser res­pe­ta­da en su dig­ni­dad y aco­gi­da con res­pe­to, pro­cu­ran­do evi­tar ‘to­do signo de dis­cri­mi­na­ción in­jus­ta’, y par­ti­cu­lar­men­te cual­quier for­ma de agre­sión y vio­len­cia...”.

Las reac­cio­nes de gru­pos con­ser­va­do­res y ul­tra­con­ser­va­do­res no se hi­cie­ron es­pe­rar.

El 19 de sep­tiem­bre de ese año, cua­tro car­de­na­les —el ita­liano Car­lo Ca­fa­rra (ar­zo­bis­po emé­ri­to de Bo­lo­nia), el nor­te­ame­ri­cano Ray­mond L. Bur­ke y los ale­ma­nes Wal­ter Brand­mü­ller y Joa­chim Meis­ner— le hi­cie­ron lle­gar al pa­pa un do­cu­men­to don­de le pe­dían cla­ri­fi­car la con­fu­sión que sus­ci­ta­ron al­gu­nos pun­tos de su Amo­ris Lae­ti­tia. Al no re­ci­bir res­pues­ta del su­mo pon­tí­fi­ce de­ci­die­ron ha­cer pú­bli­co el tex­to “Du­bia” (Du­da, en la­tín) una car­ta con cin­co pre­gun­tas don­de en­tre va­rias asun­tos pun­tua­li­za­ban: “…que­re­mos ayu­dar al pa­pa a pre­ve­nir divisiones y con­tra­po­si­cio­nes en la Igle­sia, pi­dién­do­le que di­si­pe to­da am­bi­güe­dad”.

Tras el fa­lle­ci­mien­to de los car­de­na­les Caf­fa­rra y Meis­ner, Bur­ke y Brand­mü­ller se eri­gie­ron co­mo los ex­po­nen­tes más ague­rri­dos que bus­ca­ban fre­nar la “he­re­jía” de Fran­cis­co.

Y a sus crí­ti­cas se su­mó tam­bién el cardenal Ger­hard Mü­ller, ex­pre­fec­to de la con­gre­ga­ción Doc­tri­na de la Fe, quien en sep­tiem­bre de 2017 re­tó al pa­pa a sos­te­ner un de­ba­te for­mal so­bre su po­lé­mi­ca ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca y lo acu­só de su­cum­bir a un “enfoque mar­xis­ta” de la fe: “Nues­tras ca­te­go­rías no son la teo­ría y la prác­ti­ca, sino la ver­dad y la vi­da”, pre­ci­só Mü­ller.

Él jun­to con ca­si un cen­te­nar de re­li­gio­sos, aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les fir­ma­ron y le pi­die­ron a Ber­go­glio re­trac­tar­se de su Amo­ris Lae­ti­tia. En­tre quie­nes fir­ma­ron la car­ta “Co­rrec­tio fi­lia­lis de hae­re­si­bus pro­pa­ga­tis” (Una co­rrec­ción fi­lial an­te la pro­pa­ga­ción de he­re­jías) apa­re­cían, en­tre otros, el ex­pre­si­den­te del Ban­co Va­ti­cano, el eco­no­mis­ta Et­to­re Got­ti Te­des­chi, y el lí­der del mo­vi­mien­to ul­tra­con­ser­va­dor de los le­feb­vria­nos.

EL ES­CÁN­DA­LO DE PEN­SIL­VA­NIA

En me­dio de es­ta ba­ta­lla, el 15 de agos­to pa­sa­do sa­lió a la luz el in­for­me de un

gran ju­ra­do de Pen­sil­va­nia que re­ve­ló que unos 300 sa­cer­do­tes abu­sa­ron se­xual­men­te de más de mil ni­ños y ni­ñas du­ran­te 70 años.

En la in­ves­ti­ga­ción, que du­ró dos años y do­cu­men­tó en 1,350 pá­gi­nas los abu­sos ecle­siás­ti­cos en Pen­sil­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos, sa­lie­ron a re­lu­cir las for­mas co­mo los sa­cer­do­tes en­cu­brían sus crí­me­nes se­xua­les con­tra los me­no­res de edad. El in­for­me de­ta­lló, por ejem­plo, el ca­so “de un sa­cer­do­te que ha­bría vio­la­do a una ni­ña de sie­te años cuan­do la vi­si­tó en el hos­pi­tal des­pués de que ella tu­vo una ope­ra­ción en la que le qui­ta­ron las amíg­da­las. Otro for­zó a un ni­ño de nue­ve a dar­le se­xo oral ‘y des­pués la­vó la bo­ca del me­nor con agua ben­di­ta pa­ra pu­ri­fi­car­lo’”.

Tam­bién re­pro­du­jo frag­men­tos del in­for­me con re­ve­la­cio­nes des­qui­cian­tes co­mo que “Un sa­cer­do­te re­co­no­ció abu­sar de ni­ños, pe­ro ne­gó los re­por­tes de dos ni­ñas que lo acu­sa­ron: ‘No tie­nen pe­ne’, ex­pli­có. Otro sa­cer­do­te, an­te la pre­gun­ta de si ha­bía abu­sa­do de sus fe­li­gre­ses, res­pon­dió de ma­ne­ra eva­si­va: ‘Con mi his­to­rial —di­jo— to­do es po­si­ble’. Y otro sa­cer­do­te al fi­nal de­ci­dió re­nun­ciar des­pués de años de ha­ber en­fren­ta­do de­nun­cias, pe­ro pi­dió –y re­ci­bió– una car­ta de re­co­men­da­ción pa­ra su si­guien­te tra­ba­jo, en Dis­ney World”.

PI­DEN RE­NUN­CIA DE PA­PA

Con el es­cán­da­lo de Pen­sil­va­nia en el cé­nit se ini­ció el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lia, que se reali­zó en Du­blín, Ir­lan­da, a me­dia­dos de agos­to de es­te año.

En las ac­ti­vi­da­des du­ran­te su vi­si­ta, el pa­pa Fran­cis­co se reunió con víc­ti­mas de abu­so se­xual co­me­ti­dos por clé­ri­gos de ese país. Ahí les di­jo que “el fra­ca­so de las au­to­ri­da­des ecle- siás­ti­cas —obis­pos, su­pe­rio­res re­li­gio­sos, sa­cer­do­tes y otros— al afron­tar ade­cua­da­men­te es­tos crí­me­nes re­pug­nan­tes ha sus­ci­ta­do jus­ta­men­te in­dig­na­ción y per­ma­ne­ce co­mo cau­sa de su­fri­mien­to y ver­güen­za pa­ra la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca. Yo mis­mo com­par­to es­tos sen­ti­mien­tos”.

Po­co an­tes de la lle­ga­da del pon­tí­fi­ce a Du­blín, el 26 de agos­to, Car­lo Ma­ría Vi­ga­nò, ex­nun­cio apos­tó­li­co en Es­ta­dos Uni­dos, di­fun­dió una car­ta a tra­vés de me­dios di­gi­ta­les con­ser­va­do­res, co­mo Li­feSi­teNews, en la que so­li­ci­tó al pa­pa su re­nun­cia. Lo acu­só de en­cu­bri­mien­to de los ac­tos del cardenal Theo­do­re McCa­rrick, quien fue sus­pen­di­do por abu­so se­xual con­tra un me­nor de edad. La ar­qui­dió­ce­sis de Nue­va York pu­bli­có en ju­nio de es­te año que el de­nun­cian­te, hoy un em­pre­sa­rio de 62 años, ha­bía de­mos­tra­do có­mo en su ado­les­cen­cia – al ser un se­mi­na­ris­ta en pre­pa­ra­ción pa­ra el sa­cer­do­cio– McCa­rrick abu­sa­ba de él en la sa­cris­tía.

Se­gún Vi­ga­nò, Benedicto XVI ya ha­bía san­cio­na­do al cardenal Theo­do­re McCa­rrick, ha­cia 2009 o 2010, im­pi­dién­do­le to­da apa­ri­ción pú­bli­ca –aun­que se des­co­no­ce la exis­ten­cia de un do­cu­men­to so­bre ello.

El tam­bién exar­zo­bis­po Vi­ga­nò acu­só al pa­pa de ha­ber can­ce­la­do esa san­ción y de ha­ber­lo reha­bi­li­ta­do co­mo su con­se­je­ro, así Vi­ga­nò se su­mó al gru­po de je­rar­cas ca­tó­li­cos que se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra del pa­pa. De he­cho, se le co­no­ce co­mo uno de los car­de­na­les “du­bia” que cri­ti­ca­ron el “li­de­raz­go in­for­mal” de Fran­cis­co.

En el vue­lo de Ir­lan­da a Ro­ma, los pe­rio­dis­tas cues­tio­na­ron al pa­pa so­bre el tex­to del ex­nun­cio Vi­ga­nó, y es­te se con­cre­tó a se­ña­lar: “Leí hoy en la ma­ña­na ese co­mu­ni­ca­do (…) creo que el do­cu­men­to habla por sí so­lo; us­te­des tie­nen la ca­pa­ci­dad pe­rio­dís­ti­ca su­fi­cien­te pa­ra sa­car con­clu­sio­nes”.

Así, Fran­cis­co guar­dó si­len­cio an­te las de­cla­ra­cio­nes de Vi­ga­nò, aun­que a di­fe­ren­cia de otras oca­sio­nes, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a tra­vés de los va­ti­ca­nis­tas, reac­cio­na­ron. Re­cor­da­ron que Vi­ga­nò ha­bía si­do res­pon­sa­bi­li­za­do de fil­trar do­cu­men­tos con­fi­den­cia­les en el pri­mer es­cán­da­lo de los Va­ti­leaks, du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Benedicto XVI.

Ape­nas unos días ha­bían pa­sa­do des­de la car­ta de Vi­ga­nò, cuan­do se ini­ció otro ata­que al pa­pa Fran­cis­co. El pe­rió­di­co ita­liano Il Fat­to Quo­ti­diano in­for­mó que tie­ne una pre­sun­ta lis­ta de obis­pos, car­de­na­les y lai­cos que per­te­ne­cen a un “lobby gay”, don­de hay un dos­sier que cir­cu­la en el in­te­rior del Va­ti­cano.

Es­te ex­pe­dien­te, ase­gu­ró el ro­ta­ti­vo, po­dría ser el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por los car­de­na­les Ju­lián He­rranz, Jo­zef Tom­ko y Sal­va­to­re de Gior­gi, pa­ra ir a fon­do del pri­mer Va­ti­leaks que fue en­tre­ga­do al pa­pa Rat­zin­ger an­tes de su re­nun­cia en fe­bre­ro de 2013. En el tex­to se de­nun­ció una “co­rrup­ción mo­ral y ma­te­rial del cle­ro”.

El pe­rió­di­co ita­liano in­di­có que no dio a co­no­cer los nom­bres de la lis­ta “por res­pe­to a la pri­va­ci­dad” de los se­ña­la­dos.

“El día que me trai­gan una prue­ba, ahí voy a ha­blar”, sen­ten­ció el pon­tí­fi­ce.

RE­FOR­MAS “MISERICORDIOSAS”, NO PRO­GRE­SIS­TAS

So­ció­lo­gos es­pe­cia­lis­tas en re­li­gión y teó­lo­gos coin­ci­den en que las re­for­mas de Fran­cis­co son “tí­mi­das”, aun­que, a di­fe­ren­cia de sus an­te­ce­so­res Juan Pa­blo II y Benedicto XVI, es “un po­co más re­cep­ti­vo y con una idea de una Igle­sia me­nos ce­rra­da”.

La teó­lo­ga Ju­dith Váz­quez ase­gu­ra que en el Va­ti­cano se han em­pe­ña­do en di­fun­dir la ima­gen del pa­pa pro­gre­sis­ta so­lo pa­ra ga­nar adep­tos. “Pa­ra ser pro­gre­sis­ta —in­di­ca— ten­dría que te­ner una Igle­sia que no fue­ra je­rár­qui­ca sino más ho­ri­zon­tal, pe­ro en la Igle­sia ca­tó­li­ca no exis­te la po­si­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia, por lo tan­to las mu­je­res se­gui­rán sien­do ex­clui­das y a los ho­mo­se­xua­les los se­gui­rán vien­do co­mo bi­chos ra­ros”.

En su opinión, se “tra­ta de crear una ima­gen ade­cua­da al mun­do de es­te tiem­po, pa­ra que la gen­te re­gre­se o no ter­mi­ne de ir­se, pe­ro en lo con­cre­to no he­mos avan­za­do en na­da”.

Váz­quez ex­pli­ca que los je­rar­cas ca­tó­li­cos han ido adap­tan­do “su dis­cur­so de ul­tra­de­re­cha a nues­tro len­gua­je de de­re­chos hu­ma­nos”. Pe­ro al ha­blar de la dig­ni­dad hu­ma­na, agre­ga, “no ha­blan de la mis­ma de la que se habla en los de­re­chos hu­ma­nos, ellos ha­blan de una dig­ni­dad a par­tir de ser dig­nos an­te los ojos de Dios y pa­ra po­der vi­vir en gra­cia hay que com­por­tar­se ba­jo sus prin­ci­pios”.

Pa­ra la maes­tra en teo­lo­gía y mun­do con­tem­po­rá­neo y maes­tra en de­re­chos hu­ma­nos por la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, “en el mun­do real no ha cam­bia­do na­da, no he es­cu­cha­do a un sa­cer­do­te que di­ga que acep­ta a un divorciado, a un ho­mo­se­xual o que ayu­da­ría a una mu­jer a abor­tar, ni si­quie­ra pa­gan un suel­do de­cen­te en las igle­sias a las per­so­nas que ahí la­bo­ran”.

Ro­ber­to Blan­car­te, aca­dé­mi­co del Co­le­gio de Mé­xi­co, con­si­de­ra, por su par­te, que los cam­bios rea­li­za­dos por el pa­pa “son pe­que­ños y tí­mi­dos. No bus­can una Igle­sia pro­gre­sis­ta, sino una más mi­se­ri­cor­dio­sa. Es más abier­to, pe­ro no se de­be con­fun­dir: es­to no es ser pro­gre­sis­ta, es ser más abier­to en cier­tos te­mas, co­mo es la ho­mo­se­xua­li­dad y los di­vor­cia­dos”.

Au­tor del li­bro Los pa­pas del ter­cer mi­le­nio, en don­de com­pa­ra las ideo­lo­gías de los tres úl­ti­mos pon­tí­fi­ces, Blan-

NOR­MAS DE PRO­TEC­CIÓN

El pa­pa se reunió con el Con­se­jo de Car­de­na­les pa­ra re­fle­xio­nar so­bre las de­nun­cias de abu­sos se­xua­les del cle­ro, en­tre el 10 y el 12 de sep­tiem­bre pa­sa­dos. Sos­tu­vie­ron ade­más un en­cuen­tro con el cardenal Sean Pa­trick O´Ma­lley, de la Pon­ti­fi­cia Co­mi­sión pa­ra la Pro­tec­ción de Me­no­res, y acor­da­ron tra­ba­jar “di­li­gen­te­men­te” en la ela­bo­ra­ción de lí­neas guía y nor­mas de pro­tec­ción pa­ra el desa­rro­llo de ins­tru­men­tos de au­di­to­ría que ofrez­can y per­mi­tan la su­per­vi­sión de po­lí­ti­cas y me­ca­nis­mos de pro­tec­ción de la in­fan­cia y adul­tos vul­ne­ra­bles.

De es­ta for­ma, cuan­do los obis­pos lle­guen a Ro­ma con oca­sión de las vi­si­tas ad li­mi­na (que se rea­li­zan ca­da cin­co años y es cuan­do los obis­pos de ca­da país pre­sen­tan in­for­me so­bre su tra­ba­jo pas­to­ral en las dió­ce­sis a su car­go), po­drán de­mos­trar có­mo han pues­to en prác­ti­ca es­tas lí­neas guía que ca­da epis­co­pa­do ha rea­li­za­do por en­car­go de la San­ta Se­de y del pro­pio san­to pa­dre.

Tam­bién se crea­rán en va­rios con­ti­nen­tes los “Sur­vi­vors’ Ad­vi­sory Pa­nels” (Co­mi­tés de con­sul­ta pa­ra los so­bre­vi­vien­tes). El pri­me­ro se­rá en Bra­sil, pe­ro se ha ini­cia­do el pro­ce­so tam­bién en Áfri­ca y en Asia. De es­ta ma­ne­ra, “con­ta­re­mos con gru­pos de víc­ti­mas que pue­dan ase­so­rar a las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les lo­ca­les, ofre­cer su con­tri­bu­ción, pe­ro tam­bién con­so­li­dar el tra­ba­jo de nues­tra co­mi­sión in­ter­na­cio­nal”, con­clu­yó O’ Ma­lley.

Tras las de­nun­cias por abu­so se­xual de sa­cer­do­tes en di­ver­sos paí­ses y la voz de las víc­ti­mas en bus­ca de jus­ti­cia, el pa­pa Fran­cis­co con­vo­có a los pre­si­den­tes de los epis­co­pa­dos del mun­do a una reunión del 21 al 24 de fe­bre­ro de 2019 pa­ra tra­tar el te­ma de abu­sos se­xua­les de ni­ños y adul­tos vul­ne­ra­bles.

car­te des­ta­ca que las pos­tu­ras de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio no son las mis­mas cuan­do era ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. Ahí “nun­ca re­ci­bió a las ma­dres de la Pla­za de Ma­yo, que du­ran­te años pro­tes­ta­ron afue­ra de Ca­te­dral. No te­nía ima­gen de pro­gre­sis­ta, ade­más to­da­vía se opo­ne al abor­to y di­ce que es co­sa del dia­blo”.

Blan­car­te ob­ser­va que el ac­tual pon­tí­fi­ce es cues­tio­na­do por gru­pos ul­tra­con­ser­va­do­res por­que tra­ta de res­pon­der a los re­tos que en­fren­ta la Igle­sia, pe­ro no to­tal­men­te, por­que “no ha plan­tea­do el te­ma del ce­li­ba­to, pe­se a te­ner el pro­ble­ma de la pe­de­ras­tia. Tra­ta de dar res­pues­tas, pe­ro no es el hom­bre de la mo­der­ni­dad”.

PER­JUI­CIO DE DOC­TRI­NA DE LA FE

Al­ber­to At­hié, ex­sa­cer­do­te y ac­ti­vis­ta de­fen­sor de víc­ti­mas de abu­so se­xual del cle­ro, cri­ti­ca las de­cla­ra­cio­nes del su­mo pon­tí­fi­ce so­bre el te­ma en Du­blín, Ir­lan­da.

To­do pa­re­ce in­di­car, ex­pli­ca en entrevista, que se tra­ta de pre­ser­var el me­ca­nis­mo que en­cu­bre a los pe­de­ras­tas. El Va­ti­cano ya te­nía in­for­ma­ción de los ca­sos de­nun­cia­dos en Ir­lan­da y Chi­le por­que ya se ha­bían rea­li­za­do in­ves­ti­ga­cio­nes de per­so­nas de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

La raíz del pro­ble­ma, ex­pli­ca At­hié, se en­cuen­tra en que la San­ta Se­de di­se­ñó un pro­to­co­lo y lo im­ple­men­tó a es­ca­la mun­dial, pues des­de 2001 el do- cu­men­to “Nor­mas so­bre los de­li­tos más gra­ves”, del pa­pa Juan Pa­blo II, obli­ga a los obis­pos a que to­dos los ca­sos sean lle­va­dos a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe y es­ta de­ter­mi­ne la res­pon­sa­bi­li­dad y el pro­ce­so a se­guir pa­ra ca­da uno.

“Es­te me­ca­nis­mo —ase­gu­ra— es el que ha he­cho un gi­gan­tes­co da­ño a tan­tas víc­ti­mas, y mien­tras el pa­pa no ter­mi­ne con es­te, va a se­guir ha­cien­do ca­da vez más da­ño a ni­ños y pro­te­gien­do a cu­ras pe­de­ras­tas de to­do el mun­do pa­ra que si­gan co­me­tien­do abu­sos, por­que una de las par­tes del pro­to­co­lo es cam­biar­los de lu­gar y es­ta fór­mu­la de pro­tec­ción si­gue vi­gen­te”.

Fran­cis­co, con­si­de­ra el tam­bién ex­sa­cer­do­te me­xi­cano, “ha he­cho al­gu­nas

re­for­mas im­por­tan­tes, so­bre to­do en las for­mas, pe­ro no en el fon­do; por­que tie­ne una pro­ble­má­ti­ca creciente y, con la de­nun­cia de Vi­ga­nò que le exi­ge la re­nun­cia, ob­via­men­te se le com­pli­ca ca­da vez más la si­tua­ción”.

En el ca­so del exar­zo­bis­po Vi­ga­nò, At­hié sos­tie­ne que “hay co­sas que son cier­tas por el mis­mo pro­to­co­lo que se di­se­ñó del ma­ne­jo dis­cre­cio­nal de los ca­sos” y que subió el te­ma de la pe­de­ras­tia a la pug­na de los ul­tra­con­ser­va­do­res con­tra Fran­cis­co por los te­mas mo­ra­les.

At­hié Ga­llo ex­pli­ca la pos­tu­ra de los de­fen­so­res de las víc­ti­mas de abu­so se­xual: “No nos in­tere­sa re­ti­rar del car­go al pa­pa, de­man­da­mos que cum­pla con su obli­ga­ción de re­ti­rar el me­ca­nis­mo que se im­ple­men­tó, por­que él es el úni­co que pue­de ha­cer­lo”.

DE­CLA­RA­CIÓN DE GUE­RRA

Bernardo Ba­rran­co sos­tie­ne, a su vez, que de es­tos ata­ques el pa­pa ha sa­li­do for­ta­le­ci­do y que, a es­ca­la mun­dial, go­za de gran sim­pa­tía. Des­ta­ca ade­más que Fran­cis­co es­tá pro­te­gi­do por el de­re­cho ca­nó­ni­co que es­ta­ble­ce pe­nas muy se­ve­ras fren­te a aque­llos que de­ni­gran o cues­tio­nan los de­fec­tos del pon­ti­fi­ca­do.

Pa­ra el so­ció­lo­go es­pe­cia­lis­ta en re­li­gio­nes, “si las co­sas se po­nen más ru­das, el pa­pa pue­de ape­lar al de­re­cho ca­nó­ni­co y dar una se­ñal de se­ve­ri­dad fren­te a aque­llos que re­ba­san la ra­ya; él es muy abier­to al de­ba­te, pe­ro es­to ya no es un de­ba­te, es­tá in­te­gra­do por ele­men­tos de gue­rra su­cia y él tie­ne ele­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra san­cio­nar a los ac­to­res re­li­gio­sos que re­ba­san el lí­mi­te”.

En La­ti­noa­mé­ri­ca, con­si­de­ra, se ve a un pa­pa “con­gruen­te con una Igle­sia abier­ta, de en­cuen­tro, más abier­ta a los cam­bios de la so­cie­dad”.

Ba­rran­co des­ta­ca ade­más que en el Va­ti­cano se vi­ve una cri­sis por la lu­cha del po­der en­tre con­ser­va­do­res y re­for­mis­tas, y que al gru­po trans­ver­sal de­no­mi­na­do el “lobby gay”, no se le de­be per­der de vis­ta.

Sin em­bar­go, des­de la pers­pec­ti­va del con­ser­va­du­ris­mo ca­tó­li­co es­ta­dou­ni­den­se, li­ga­do al pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se Do­nald Trump, así co­mo al fun­da­men­ta­lis­mo ca­tó­li­co po­lí­ti­co que exis­te en im­por­tan­tes re­gio­nes eu­ro­peas, el pa­pa “es una ame­na­za, un pe­li­gro pa­ra la iden­ti­dad ca­tó­li­ca y, por tan­to, le han de­cla­ra­do una gue­rra y se ven los for­ce­jeos de es­tos sec­to­res”.

Pa­ra los con­ser­va­do­res eu­ro­peos, “que do­mi­na­ban la cu­ria y con­tro­la­ban los hi­los del po­der en el Va­ti­cano, las re­for­mas del pa­pa son inad­mi­si­bles. Lle­van ya tres años en re­bel­día y bus­can mi­nar su ima­gen a tra­vés de un boi­cot per­ma­nen­te en la cu­ria y una len­ti­tud ex­tre­ma en cier­tos di­cas­te­rios. Pre­pa­ran el te­rreno pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir un ac­ci­den­te co­mo en el Cón­cla­ve de 2013, cuan­do se eli­gió al pa­pa”, apun­ta el in­ves­ti­ga­dor.

An­te es­ta si­tua­ción, al­gu­nos de los li­be­ra­les que han ma­ni­fes­ta­do de­silu­sión por­que es­pe­ra­ban una man­da­to más re­for­ma­dor de par­te de Fran­cis­co han re­plan­tea­do sus cues­tio­na­mien­tos y ce­rra­do fi­las en torno al Pon­tí­fi­ce.

Así lo ma­ni­fes­ta­ron teó­lo­gos de la li­be­ra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­nos en una car­ta que le en­via­ron el 3 de sep­tiem­bre pa­sa­do: “…el apa­ra­to cu­rial del Es­ta­do Va­ti­cano em­pe­zó a hur­gar los de­fec­tos de Vi­ga­nò y a cues­tio­nar las pos­tu­ras en­fren­ta­das”. Ade­más de com­ba­tir a los ul­tra­con­ser­va­do­res “con el apo­yo de va­ti­ca­nis­tas cer­ca­nos y de in­te­lec­tua­les con pe­so en re­des me­diá­ti­cas y los sec­to­res de iz­quier­da en Eu­ro­pa”. Y es que, sub­ra­ya Ba­rran­co, “Fran­cis­co es un je­sui­ta, edu­ca­do al fra­gor del po­der pa­ra con­quis­tar­lo y con­ser­var­lo, no es un im­pro­vi­sa­do, una vez que se le han echa­do en­ci­ma, tie­ne una es­tra­te­gia de no en­trar a la pa­les­tra”.

APO­YAN PA­PA­DO

Del Ter­cer Con­gre­so Con­ti­nen­tal de Teo­lo­gía La­ti­noa­me­ri­ca­na y Ca­ri­be­ña, rea­li­za­do el pa­sa­do 3 de sep­tiem­bre, al que asis­tie­ron más de 600 par­ti­ci­pan­tes teó­lo­gos, teó­lo­gas y cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos en di­ver­sas aé­reas de la vi­da so­cial, ema­nó una car­ta de apo­yo a Fran­cis­co del gru­po que fue crí­ti­co a los pa­pa­dos de Juan Pa­blo II y de Benedicto XVI.

Ahí ex­pre­sa­ron: “En es­te mo­men­to de du­ra prue­ba que­re­mos ha­cer­te sen­tir nues­tra cer­ca­nía y apo­yo por­que sa­be­mos de tu fi­de­li­dad al Evan-

“Pa­ra ser pro­gre­sis­ta ten­dría que te­ner una Igle­sia que no fue­ra je­rár­qui­ca sino más ho­ri­zon­tal, pe­ro en la Igle­sia ca­tó­li­ca no exis­te la po­si­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia”.

ge­lio de Je­sús. De­cir­te que tu pro­pues­ta de una Igle­sia po­bre pa­ra los po­bres es tam­bién nues­tra bús­que­da y com­pro­mi­so”.

Tam­bién pre­ci­sa­ron que es­ta es la ho­ra de Fran­cis­co, “por ello cree­mos y afir­ma­mos que la san­gre mar­ti­rial es se­mi­lla de vi­da y es­pe­ran­za. So­mos cons­cien­tes de que una nue­va pri­ma­ve­ra es­tá des­pun­tan­do en la Igle­sia y acon­te­ce en la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos trans­for­ma­do­res”.

Se es­cu­cha­ron ade­más las vo­ces de al­gu­nos epis­co­pa­dos que reite­ra­ron su fi­de­li­dad al obis­po de Ro­ma, co­mo los de Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Es­pa­ña y Chi­le, así co­mo de mo­vi­mien­tos lai­ca­les.

Al­gu­nos por­ta­les re­li­gio­sos co­mo Re­li­gión Di­gi­tal, con se­de en Es­pa­ña, han ini­cia­do in­clu­so cam­pa­ñas pa­ra re­unir fir­mas en apo­yo al pa­pa. Y el Epis­co­pa­do Me­xi­cano ha so­li­ci­ta­do a los obis­pos y sa­cer­do­tes rea­li­zar una jor­na­da de ora­ción pa­ra for­ta­le­cer al pon­tí­fi­ce en su ser­vi­cio.

MÁS ABU­SOS SE RE­VE­LAN

Pre­vio al cie­rre de es­ta edi­ción, el 24 de sep­tiem­bre nue­vos ca­sos de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por re­li­gio­sos se hi­cie­ron pú­bli­cos. En un in­for­me so­li­ci­ta­do por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ale­ma­nia se men­cio­na que cer­ca de 1,670 miem­bros de la igle­sia en di­fe­ren­tes pa­rro­quias de aquel país per­pe­tra­ron al­gún ti­po de ata­que se­xual a 3,677 me­no­res du­ran­te un pe­rio­do de 68 años.

Der Spie­gel, dia­rio ale­mán que ade­lan­tó el in­for­me, dio a co­no­cer que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las víc­ti­mas de los abu­sos eran me­no­res de 13 años y en uno de ca­da seis ca­sos se tra-

“Fran­cis­co es un je­sui­ta, edu­ca­do al fra­gor del po­der pa­ra con­quis­tar­lo y con­ser­var­lo, no es un im­pro­vi­sa­do”.

tó de “al­gu­na for­ma de violación” y has­ta en un 25 por cien­to de los ca­sos, los abu­sos fue­ron co­me­ti­dos en las igle­sias.

So­lo 38 por cien­to de los su­pues­tos per­pe­tra­do­res fue­ron pro­ce­sa­dos, pues la ma­yo­ría se en­fren­tó a pro­ce­di­mien­tos dis­ci­pli­na­rios me­no­res. De acuer­do con el me­dio ale­mán, lo ha­bi­tual era tras­la­dar­los de dió­ce­sis sin aler­tar a las pa­rro­quias de des­tino.

El in­for­me fue rea­li­za­do por tres uni­ver­si­da­des ale­ma­nas, a par­tir de 38,000 do­cu­men­tos de 27 dió­ce­sis del país. Los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ran que la ver­da­de­ra mag­ni­tud de los abu­sos es más gran­de, ya que al­gu­nas prue­bas de lo ocu­rri­do fue­ron “des­trui­das o ma­ni­pu­la­das”.

EL 15 DE AGOS­TO un in­for­me re­ve­ló que unos 300 sa­cer­do­tes abu­sa­ron se­xual­men­te de más de mil in­fan­tes du­ran­te 70 años en Pen­sil­va­nia.

SE­GÚN EX­PER­TOS, las pos­tu­ras de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio no son las mis­mas que cuan­do era ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res.

PA­TRICK O´MA­LLEY Y FRAN­CIS­CO acor­da­ron tra­ba­jar en la ela­bo­ra­ción de nor­mas de pro­tec­ción pa­ra su­per­vi­sar los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción de la in­fan­cia y adul­tos vul­ne­ra­bles.

DES­DE LA PERS­PEC­TI­VA del con­ser­va­du­ris­mo es­ta­dou­ni­den­se, el pa­pa “es una ame­na­za, un pe­li­gro pa­ra la iden­ti­dad ca­tó­li­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.