Es­cla­re­cer el ca­so Aten­co ser­vi­rá pa­ra in­ves­ti­gar la tor­tu­ra co­mo prác­ti­ca de Es­ta­do: ex­per­tos y víc­ti­mas

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ana Li­lia Pé­rez

La demanda in­ter­pues­ta por 11 mu­je­res abu­sa­das se­xual­men­te du­ran­te el ope­ra­ti­vo po­li­cial en San Sal­va­dor Aten­co, Es­ta­do de Mé­xi­co, po­dría sen­tar un pre­ce­den­te en el sis­te­ma de jus­ti­cia in­te­ra­me­ri­cano. Es­pe­cia­lis­tas in­di­can que el nue­vo go­bierno de Mé­xi­co es­tá obli­ga­do a dar pleno cum­pli­mien­to a la pró­xi­ma sen­ten­cia que emi­ti­rá la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

DU­RAN­TE 12 AÑOS han bus­ca­do la jus­ti­cia y su lu­cha es­tá pró­xi­ma a re­ci­bir un ve­re­dic­to. Las 11 mu­je­res que de­man­da­ron al Es­ta­do me­xi­cano por ser tor­tu­ra­das y abu­sa­das se­xual­men­te en el ope­ra­ti­vo po­li­cial de San Sal­va­dor Aten­co, Es­ta­do de Mé­xi­co, en ma­yo de 2006, aguar­dan la sen­ten­cia que da­rá la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (Cor­te IDH).

Pa­ra el sis­te­ma de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, el ca­so “nú­me­ro 12846 Mariana Sel­vas Gó­mez y otras con­tra Mé­xi­co” sien­ta un pre­ce­den­te en lo res­pec­ti­vo a la res­pon­sa­bi­li­dad que los Es­ta­dos tie­nen al re­cu­rrir a la tor­tu­ra se­xual co­mo ar­ma de gue­rra y quie­nes for­man par­te de la ca­de­na de man­do du­ran­te ope­ra­ti­vos.

En su fa­llo, fuen­tes de in­for­ma­ción que han te­ni­do ac­ce­so al pro­yec­to de sen­ten­cia ade­lan­tan a News­week en Español que la Cor­te IDH es­tá pró­xi­ma a or­de­nar al Es­ta­do me­xi­cano rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va so­bre he­chos que in­vo­lu­cra­ron di­rec­ta­men­te a Enrique Pe­ña Nie­to cuan­do fun­gía co­mo go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co y man­dos del ma­yor ni­vel je­rár­qui­co en el ope­ra­ti­vo de San Sal­va­dor Aten­co, así co­mo a sus su­bor­di­na­dos.

To­ca­ría a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien lo su­ce­de­rá en el car­go si aca­ta el fa­llo, in­ves­ti­gar a su pre­de­ce­sor en la pre­si­den­cia, pe­se a la tran­si­ción de ter­cio­pe­lo en­tre el go­bierno sa­lien­te y el elec­to.

“Jus­ti­cia es la reivin­di­ca­ción de nues­tro nom­bre más allá del es­tig­ma de ser ‘las vio­la­das de Aten­co’”, di­cen las víc­ti­mas en voz de Ita­lia Mén­dez.

AR­MA DE GUE­RRA

Bár­ba­ra Ita­lia Mén­dez Mo­reno tie­ne un ros­tro delgado y ova­la­do don­de se mar­can sus pó­mu­los ca­da vez que habla, acen­tuan­do así su ex­pre­si­vi­dad. Por mo­men­tos jue­ga con me­cho­nes de su ca­be­llo cas­ta­ño, los to­ma en­tre los de­dos de sus alar­ga­das y me­nu­das ma­nos que se mue­ven al rit­mo de su voz, de­ve­lan­do su es­ta­do de áni­mo.

Ella es una de las víc­ti­mas del ca­so Aten­co que es­tá a la es­pe­ra del ve­re­dic­to de la Cor­te IDH.

Es­cu­cha­mos las pa­la­bras de la mu­jer que ya­ce sen­ta­da so­bre un mu­lli­do si­llón co­lor na­ran­ja. Su voz sue­na se­re­na, pau­sa­da, se­gu­ra:

“Mi nom­bre es Ita­lia Mén­dez. Soy una de las 11 mu­je­res que es­ta­mos en la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos en un li­ti­gio con­tra el Es­ta­do me­xi­cano por vio­la­cio­nes en con­tra nues­tra, en ma­yo de 2006, en San Sal­va­dor Aten­co, en el con­tex­to de una pro­tes­ta so­cial en la que se hi­zo uso de la fuer­za pú­bli­ca en un ope­ra­ti­vo en que par­ti­ci­pa­ron la po­li­cía mu­ni­ci­pal, la po­li­cía es­ta­tal y la fe­de­ral, en un con­tex­to bas­tan­te po­li­ti­za­do”.

A me­di­da que Ita­lia re­me­mo­ra el epi­so­dio más trau­má­ti­co de su vi­da, la voz se le va que­bran­do:

“Aquel día fui so­me­ti­da a tor­tu­ra fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y se­xual de ma­ne­ra bru­tal por par­te de esos po­li­cías. Fui tras­la­da­da al pe­nal de San­tia­gui­to, en el Es­ta­do de Mé­xi­co, por una eti­que­ta que nos dio el Es­ta­do de ‘pe­li­gro­si­dad so­cial’. Me de­tu­vie­ron por la ma­ña­na y fui pre­sen­ta­da has­ta muy tar­de. Cuan­do lle­ga­mos al pe­nal me di cuen­ta de que ha­bía otras mu­je­res en las que vi el mis­mo do­lor que yo sen­tía y en sus ojos, mi mis­mo mie­do. Ha­bía­mos pa­sa­do por la mis­ma tor­tu­ra con un com­po­nen­te real­men­te muy es­tig­ma­ti­zan­te y gra­ve que es la violación se­xual co­mo un ar­ma de gue­rra”.

Es­ta­mos en una sa­la del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Mi­guel Agus­tín Pro Juá­rez (Cen­tro Prodh), con el equi­po ju­rí­di­co que las re­pre­sen­ta an­te la Cor­te IDH, el tri­bu­nal in­ter- na­cio­nal que es­tá a pun­to de dic­tar sen­ten­cia, la cual se pro­yec­ta se­rá con­de­na­to­ria.

Es­pe­ran­za­da por el fa­llo que vie­ne en ca­mino, Ita­lia Mén­dez de­ta­lla lo que pa­só aquel 2006, cuan­do en el te­rri­to­rio me­xi­quen­se go­ber­na­do por Enrique Pe­ña Nie­to (que en 2012 se con­vir­tió en pre­si­den­te de Mé­xi­co), ella cur­sa­ba la ca­rre­ra de Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos en la UNAM.

Ese ma­yo, San Sal­va­dor Aten­co vi­vía ál­gi­das mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les e Ita­lia lle­gó a to­mar fo­to­gra­fías pa­ra su te­sis. Du­ran­te el ope­ra­ti­vo a car­go de más de 2,000 po­li­cías, se re­fu­gió en un do­mi­ci­lio en el que irrum­pie­ron los uni­for­ma­dos. Le qui­ta­ron sus per­te­nen­cias, la ti­ra­ron al pi­so, la sa­ca­ron a la ca­lle en don­de la gol­pea­ron bru­tal­men­te con to­le­te en to­do el cuer­po y la hi­rie­ron en la ca­be­za. Lue­go la subie­ron a un ca­mión pa­ra tras­la­dar­la a un re­clu­so­rio.

Den­tro del ca­mión los po­li­cías la pu­sie­ron en la par­te tra­se­ra, le me­tie­ron la mano en

la blu­sa, le arran­ca­ron el bra­sier, le me­tie­ron la mano en el pan­ta­lón y le arran­ca­ron el cal­zón; le rom­pie­ron el cie­rre y el bo­tón, le ba­ja­ron el pan­ta­lón a los to­bi­llos y la blu­sa se la pu­sie­ron en la ca­be­za, y mien­tras la gol­pea­ban con un to­le­te le pe­lliz­ca­ban los pe­zo­nes.

En­ton­ces co­men­zó a es­cu­char “fra­ses obs­ce­nas so­bre mi cuer­po, so­bre mi con­di­ción de mu­jer, me di­je­ron que eso me es­ta­ba ocu­rrien­do por­que yo no me ha­bía que­da­do en mi ca­sa a cui­dar a mis hi­jos”.

La abu­sa­ron se­xual­men­te mien­tras pro­fe­rían ame­na­zas con­tra ella y su fa­mi­lia. La tor­tu­ra se pro­lon­gó has­ta que arri­ba­ron al Cen­tro de Pre­ven­ción y Readap­ta­ción So­cial “San­tia­gui­to” (Ce­pre­so), en Al­mo­lo­ya de Juá­rez.

Du­ran­te el in­gre­so la gol­pea­ron nue­va­men­te. Las fra­ses obs­ce­nas no ce­sa­ron. Aun­que requería aten­ción mé­di­ca in­te­gral, pues es­ta­ba muy gol­pea­da y te­nía mo­les­tias en la vul­va y la ca­vi­dad va­gi­nal, sim­ple­men­te se li­mi­ta­ron a su­tu­rar­le la ca­be­za sin lim­piar­la ni anes­te­siar­la.

Le in­di­ca­ron que le to­ma­rían la de­cla­ra­ción por­que es­ta­ba de­te­ni­da. Ella pre­gun­tó dón­de es­ta­ba su abo­ga­do. “No hay abo­ga­dos”, le res­pon­die­ron. Lue­go de ser tor­tu­ra­da y vio­la­da, la en­car­ce­la­ron ar­gu­men­tan­do en su con­tra cargos de ata­ques a las vías de co­mu­ni­ca­ción y me­dios de trans­por­te, se­cues­tro equi­pa­ra­do y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

ES­TIG­MA DE­NI­GRAN­TE

El que la tor­tu­ra se­xual y abu­sos du­ran­te el ope­ra­ti­vo po­li­cia­co en Aten­co se ha­ya con­ver­ti­do en un li­ti­gio in­ter­na­cio­nal con­tra el Es­ta­do me­xi­cano se de­be, en gran par­te, al co­ra­je y va­lor de es­ta mu­jer, que des­de la de­ten­ción en el pe­nal de­ci­dió ha­cer pú­bli­cos los abu­sos a los cua­les ella, al igual que otro me­dio cen­te­nar de mu­je­res, fue­ron víc­ti­mas esos

Aquel día fui so­me­ti­da a tor­tu­ra fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y se­xual por par­te de esos po­li­cías”.

gri­ses días de ma­yo. So­lo 11 mu­je­res de­ci­die­ron pro­ce­der ju­di­cial­men­te.

“Cuan­do es­ta­ba pre­sa es­cri­bí el tes­ti­mo­nio de lo que me ha­bía pa­sa­do pa­ra que afue­ra se en­te­ra­ran. Me pre­gun­ta­ron si yo que­ría ha­cer pú­bli­co mi nom­bre, si que­ría mos­trar mi iden­ti­dad, y eso me hi­zo pen­sar en si aca­so ten­dría que aver­gon­zar­me de mí mis­ma y de mi nom­bre. Me sen­tí ava­sa­lla­da”, re­cuer­da.

“En ese mo­men­to mi in­ten­ción con el tes­ti­mo­nio era, jus­ta­men­te, po­der re­la­tar mi ver­dad. No­so­tras te­nía­mos de­re­cho a que se es­cu­cha­ra nues­tra voz. Pe­ro a la ho­ra de reivin­di­car mi nom­bre, lo per­dí. Es co­mo una pa­ra­do­ja, por­que a par­tir de en­ton­ces yo de­jé de lla­mar­me Ita­lia Mén­dez y me con­ver­tí en una de ‘las vio­la­das de Aten­co’. Per­dí mi li­ber­tad in­di­vi­dual pa­ra con­ver­tir­me en par­te de un gru­po de mu­je­res que es­tá­ba­mos en una po­si­ción de víc­ti­mas, pe­ro nos ha­bían co­lo­ca­do en un lu­gar su­ma­men­te es­tig­ma­ti­zan­te, ‘las vio­la­das de Aten­co’”.

Su tes­ti­mo­nio es un dra­ma que, mul­ti­pli­ca­do por 11, se ha es­cu­cha­do en tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les.

La mis­ma tor­tu­ra que Ita­lia vi­vie­ron Mariana Sel­vas Gó­mez, Geor­gi­na Ro­sa­les Gu­tié­rrez, Pa­tri­cia Ro­me­ro Her­nán­dez, Nor­ma Ji­mé­nez Oso­rio, Clau­dia Her­nán­dez Mar­tí­nez, Ana Ma­ría Ve­las­co Ro­drí­guez, Yo­lan­da Mu­ñoz Dios­da­do, Cris­ti­na Sán­chez Her­nán­dez, Pa­tri­cia To­rres Li­na­res y Suhe­len Cue­vas Ja­ra­mi­llo.

Su bús­que­da de jus­ti­cia en la vía in­ter­na­cio­nal de­ri­vó en que, en 2008, al no avis­tar im­par­cia­li­dad en las ins­tan­cias ju­di­cia­les del país, pre­sen­ta­ron su ca­so an­te la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), en Was­hing­ton.

La CIDH lo ad­mi­tió y en 2015 emi­tió el In­for­me de Fon­do 74/15, en el que re­sol­vió a fa­vor de las pe­ti­cio­na­rias. De­ter­mi­nó que, en efec­to, fue­ron víc­ti­mas de de­ten­ción ile­gal y ar­bi­tra­ria, tor­tu­ra fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y se­xual en el mar­co de su de­ten­ción, tras­la­dos y lle­ga- da al cen­tro de de­ten­ción a ma­nos de agen­tes del Es­ta­do. Con­clu­yó que in­clu­so hu­bo afec­ta­cio­nes a la in­te­gri­dad psí­qui­ca y mo­ral en per­jui­cio de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

La CIDH res­pon­sa­bi­li­zó al Es­ta­do me­xi­cano por la violación de sus de­re­chos a la in­te­gri­dad per­so­nal, a la li­ber­tad per­so­nal, a la vi­da pri­va­da y dig­ni­dad; a las ga­ran­tías ju­di­cia­les; al de­re­cho a la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción; y a la pro­tec­ción ju­di­cial ya que, se­gún cri­te­rios de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, Mé­xi­co in­cum­plió con su obli­ga­ción de in­ves­ti­gar con la de­bi­da di­li­gen­cia y, en un pla­zo ra­zo­na­ble, los he­chos de tor­tu­ra fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y se­xual.

Tam­bién la CIDH de­ter­mi­nó que el Es­ta­do fue res­pon­sa­ble por la violación a la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra Pre­ve­nir y San­cio­nar la Tor­tu­ra; la Con­ven­ción pa­ra Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer; en­tre otras. Así que re­co­men­dó al país que de­bía in­ves­ti­gar de ma­ne­ra efec­ti­va, e iden­ti­fi­car y san­cio­nar los dis­tin­tos gra­dos de

res­pon­sa­bi­li­dad, e im­ple­men­tar me­di­das es­truc­tu­ra­les en­ca­mi­na­das a pre­ve­nir la re­pe­ti­ción de he­chos si­mi­la­res.

Pe­ro el Es­ta­do me­xi­cano no cum­plió, así que la CIDH re­mi­tió el ca­so a la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na, fa­cul­ta­da pa­ra emi­tir sen­ten­cias vin­cu­la­to­rias.

Tor­na­do en li­ti­gio, el asun­to co­men­zó a desaho­gar­se en sep­tiem­bre de 2016, y pa­ra no­viem­bre de 2017 en Cos­ta Ri­ca, se­de de la Cor­te, las víc­ti­mas tes­ti­fi­ca­ron.

RE­CO­BRAR DIG­NI­DAD

Las in­fle­xio­nes en la voz de Ita­lia Mén­dez de­li­nean ca­da epi­so­dio que es­tas mu­je­res han vi­vi­do en su em­pe­ño en que los de­li­tos de los que fue­ron víc­ti­mas no que­den im­pu­nes. En su re­la­to hay pin­ce­la­das que ex­pli­can có­mo se man­tie­nen cohe­sio­na­das tras 12 des­gas­tan­tes años:

“En aquel ca­mión don­de nos lle­va­ban al pe­nal, en esos mo­men­tos tan di­fí­ci­les pa­ra mí y pa­ra las per­so­nas que ve­nían via­jan­do de­ba­jo de mí, por­que yo ve­nía de­ba­jo de una fi­la de per­so­nas, al­guien me to­mó la mano y sen­tí que no es­ta­ba so­la. El he­cho de ve­nir to­cán­do­me la mano co­mo mues­tra de so­li­da­ri­dad, de que ca­da una de no­so­tras no es­ta­ba so­la, de sa­ber que la per­so­na que es­ta­ba de­ba­jo de mí es­ta­ba sien­do so­li­da­ria y me es­ta­ba acom­pa­ñan­do en ese mo­men­to tan com­pli­ca­do. Y yo tam­bién lo­gré en­ten­der que an­tes de mí, an­tes de que me pa­sa­ra a mí, le pa­só a otra per­so­na, la per­so­na que ve­nía de­ba­jo de mí. Fue una ex­pe­rien­cia muy do­lo­ro­sa, muy tris­te”.

News­week en Español ha ha­bla­do con va­rias de las víc­ti­mas de es­te ca­so y en su per­cep­ción de jus­ti­cia coin­ci­den en que, con in­de­pen­den­cia del fa­llo ju­di­cial que se dé, el so­lo he­cho de ha­ber ex­pues­to ya an­te ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les lo ocu­rri­do for­ma par­te de la jus­ti­cia por la que han lu­cha­do. Así se ex­pli­ca el men­sa­je que di­fun­die­ron co­mo par­te de su cam­pa­ña “Rom­pien­do el si­len­cio”, en­fo­ca­da en que se fre­ne la tor­tu­ra se­xual co­mo prác­ti­ca de Es­ta­do.

“El Es­ta­do nos lla­mó men­ti­ro­sas. Du­ran­te diez años he­mos te­ni­do un ca­mino muy do­lo­ro­so, he­mos te­ni­do que de­cla­rar una y otra vez. Aquel fa­tí­di­co día nos di­je­ron: ‘Fue tu cul­pa’. Su es­tra­te­gia fue apos­tar al des­gas­te, ri­di­cu­li­zar­nos, lin­char­nos. Hoy nues­tra dig­ni­dad es­tá en al­zar la voz, en ca­mi­nar pa­ra se­ña­lar que el Es­ta­do es res­pon­sa­ble. Nues­tra dig­ni­dad es­tá en no ca­llar an­te el mie­do y sus ofen­sas. No­so­tras no so­mos las vio­la­das de Aten­co, so­mos unas lu­cha­do­ras so­cia­les”.

El li­ti­gio in­ter­na­cio­nal, di­ce Ita­lia, “es la vía en la que fi­nal­men­te pu­di­mos ex­po­ner la ver­dad. El po­der ha­cer uso de la pa­la­bra pa­ra dar nues­tro tes­ti­mo­nio an­te ins­tan­cias de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal dis­pues­tas a es­cu­char pa­ra no­so­tras tie­ne sen­ti­do, por­que eso no lo tu­vi­mos en Mé­xi­co. Aquí to­do se con­vir­tió en un las­tre y en una tor­tu­ra nue­va”. –¿Con­si­de­ras que la ver­dad es­tá di­cha? –No­so­tras he­mos in­sis­ti­do en có­mo ocu­rrie­ron los he­chos y en la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el Es­ta­do me­xi­cano y sus ins­ti­tu­cio­nes con es­ta prác­ti­ca, pe­ro to­da­vía no se es­cla­re­ce quién or­de­nó los ope­ra­ti­vos, cuál fue la ca­de­na de man­do res­pon­sa­ble, y so­bre to­do tam­po­co se ha es­cla­re­ci­do la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca de las per­so­nas que man­da­ta­ron to­do eso, aun­que sa­be­mos que los res­pon­sa­bles lle­ga­ron has­ta los pues­tos más al­tos de es­te país, co­mo el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, pe­ro de­be ha­ber un es­cla­re­ci­mien­to le­gal to­tal.

–¿Có­mo ha si­do pa­ra us­te­des tran­si­tar a las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les?

–Ha im­pli­ca­do una lu­cha de lar­ga du­ra­ción. Acu­dir al sis­te­ma in­te­ra­me­ri­cano son pe­rio­dos de has­ta 12 años, y real­men­te una se que­da es­ta­cio­na­da, in­vir­tien­do una gran par­te de tu vi­da, de tu es­fuer­zo, en una lu­cha por la ver­dad, por el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos, que no te per­mi­te ha­cer otra co­sa, y en­ton­ces allí en­tra la va­lo­ra­ción de qué es más im­por­tan­te pa­ra las so­bre­vi­vien­tes: con­ti­nuar la vi­da sin jus­ti­cia o aca­bar­se la vi­da en bús­que­da de jus­ti­cia.

“Y bueno —pre­ci­sa—, no­so­tras de­ci­di­mos em­pren­der es­te ca­mino que se con­vir­tió en una ca­rre­ra de re­le­vos: cuan­do una no tie­ne la po­si­bi­li­dad de es­tar, siem­pre hay otra dis­pues­ta, y así he­mos ido com­par­tien­do es­ta lu­cha. Es­ta­mos cohe­sio­na­das por­que te­ne­mos un fin co­mún”. –¿Qué les gus­ta­ría es­cu­char pa­ra sa­ber que se hi­zo jus­ti­cia? –¡Qué com­ple­jo! Por­que en to­dos esos años, por des­gra­cia, y te lo di­go con mu­cho do­lor, re­co­no­ci­mos nues­tra ex­pe­rien­cia en la ex­pe­rien­cia de otras mu­je­res, y co­no­ci­mos la prác­ti­ca de tor­tu­ra se­xual en otros es­ce­na­rios y con­tex­tos. Y si tú me pre­gun­tas: ‘¿Pa­ra ti que es jus­ti­cia?’, di­ría que lo que a mí me pa­só no vuel­va a ocu­rrir, y es muy fá­cil de­cir­lo, pe­ro en la prác­ti­ca son re­tos in­men­sos, so­bre to­do por­que sa­be­mos que hay cien­tos de mu­je­res que han vi­vi­do la mis­ma ex­pe­rien­cia que no­so­tras, des­pués de que a no­so­tras nos ocu­rrió y que si­gue ocu­rrien­do es­ta prác­ti­ca de los po­li­cías, pe­ro tam­bién del Ejér­ci­to. En­ton­ces di­men­sio­na­mos que no se tra­ta so­lo de un te­ma per­so­nal, que no se tra­ta so­lo de las 11 mu­je­res de Aten­co, sino [de ha­cer] jus­ti­cia tam­bién pa­ra ca­da mu­jer en es­te país que ha pa­sa­do por tor­tu­ra se­xual.

“Nues­tra in­ten­ción úl­ti­ma –agre­ga– es có­mo ha­cer ren­dir es­ta sen­ten­cia que te­ne­mos en puer­ta. Que sir­va pa­ra es­cla­re­cer los he­chos de Aten­co, [ya que] tam­bién ha­brá una opor­tu­ni­dad, una puer­ta pa­ra que se in­ves­ti­gue la tor­tu­ra se­xual co­mo prác­ti­ca de Es­ta­do y se vi­si­bi­li­ce que no so­la­men­te ocu­rrió en 2006 a 11 mu­je­res”.

Nues­tra dig­ni­dad es­tá en no ca­llar an­te el mie­do y sus ofen­sas. No­so­tras no so­mos las vio­la­das de Aten­co, so­mos unas lu­cha­do­ras so­cia­les”.

ITA­LIA MÉN­DEZ, una de las víc­ti­mas del ca­so Aten­co que es­tá a la es­pe­ra del ve­re­dic­to de la Cor­te IDH.

LA CIDH de­ter­mi­nó que el Es­ta­do fue res­pon­sa­ble por la violación a la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra Pre­ve­nir y San­cio­nar la Tor­tu­ra y a la Con­ven­ción pa­ra Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.