Es­to so­mos no­so­tros

Newsweek en Español - - NEWS - Por Mary Ka­ye Schi­lling

En su nue­vo fil­me, 22 July, el ci­neas­ta bri­tá­ni­co Paul Green­grass re­crea los crí­me­nes a san­gre fría del mi­li­tan­te no­rue­go An­ders Beh­ring Brei­vik y re­fle­xio­na en torno a los su­ce­sos de nues­tra per­tur­ba­do­ra épo­ca don­de par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha e in­clu­so neo­na­zis participan del po­der.

EL 22 DE JU­LIO DE 2011, un hom­bre de 32 años, fuer­te­men­te ar­ma­do y que di­jo ser po­li­cía, lle­gó a la Is­la de Uto­ya, en No­rue­ga, se­de del cam­pa­men­to de ve­rano de la Li­ga de la Ju­ven­tud Tra­ba­ja­do­ra, don­de se capacita a los lí­de­res del iz­quier­dis­ta Par­ti­do La­bo­ris­ta de No­rue­ga. El hom­bre le di­jo al per­so­nal que ha­bía ido a pro­te­ger la is­la de fa­ná­ti­cos de ex­tre­ma de­re­cha que ha­bían bom­bar­dea­do la ofi­ci­na del pri­mer mi­nis­tro en Os­lo ha­cia me­nos de dos ho­ras.

El hom­bre di­jo a los asis­ten­tes que per­ma­ne­cie­ran en cal­ma; que na­die po­día ha­cer­les da­ño. Mi­nu­tos des­pués, re­ve­ló sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes al apun­tar su ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co ha­cia los jó­ve­nes, prin­ci­pal­men­te ado­les­cen­tes, al­gu­nos de ape­nas 14 años de edad. “Mo­ri­rán aho­ra, li­be­ra­les mar­xis­tas, miem­bros de la éli­te”, anun­ció, mien­tras ro­cia­ba de ba­las a la mul­ti­tud.

Los ate­rra­dos asis­ten­tes se dis­per­sa­ron en­tre los ár­bo­les. Du­ran­te po­co más de una ho­ra, el ase­sino los ace­chó, eli­mi­nan­do me­tó­di­ca­men­te a quien­quie­ra que en­con­tra­ra u obli­gan­do a sus víc­ti­mas a atra­ve­sar el bos­que has­ta las ori­llas de la pe­que­ña is­la, has­ta que no que­dó nin­gún lu­gar don­de es­con­der­se. Cuan­do lle­gó la po­li­cía, el su­je­to ya ha­bía ma­ta­do a 69 per­so­nas y he­ri­do a cien más.

El ti­ra­dor so­li­ta­rio, un ex­tre­mis­ta de de­re­cha lla­ma­do An­ders Beh­ring Brei­vik, tam­bién ha­bía si­do res­pon­sa­ble de la ex­plo­sión en Os­lo, ocu­rri­da ho­ras an­tes. La bom­ba ca­se­ra fue co­lo­ca­da en una ca­mio­ne­ta es­ta­cio­na­da cer­ca de la ofi­ci­na de Jens Stol­ten­berg, pri­mer mi­nis­tro de No­rue­ga y lí­der de la go­ber­nan­te coa­li­ción Ro­ji­ver­de, com­pro­me­ti­da con idea­les so­cial­de­mó­cra­tas. La ex­plo­sión ma­tó a ocho per­so­nas.

El mun­do se en­te­ró rá­pi­da­men­te de la ideo­lo­gía is­la­mo­fó­bi­ca, an­ti­fe­mi­nis­ta y del con­ser­va­du­ris­mo cul­tu­ral de Brei­vik. Su ma­ni­fies­to de 1,500 pa­la­bras, ti­tu­la­do “2083”, fue compartido en lí­nea y tra­du­ci­do a va­rios idio­mas. Se au­to­de­no­mi­na­ba “Ca­ba­lle­ro Jus­ti­cie­ro” que ser­vía co­mo ju­ra­do, juez y ver­du­go a nom­bre de los eu­ro­peos oc­ci­den­ta­les. “Es me­jor ma­tar a de­ma­sia­das per­so­nas que a de­ma­sia­do po­cas”, es­cri­bió. “El tiem­po de diá­lo­go se aca­bó... Ha lle­ga­do el mo­men­to de la re­sis­ten­cia ar­ma­da”.

Los ata­ques de Brei­vik, co­no­ci­dos tam­bién co­mo el 11/9 no­rue­go, ocu­pan la pri­me­ra me­dia ho­ra de la pe­lí­cu­la 22 July, es­cri­ta y di­ri­gi­da por Paul Green­grass. Las es­ce­nas son des­ga­rra­do­ras, en par­te de­bi­do a que las pre­sen­ta con una eco­no­mía rea­lis­ta, no muy dis­tin­ta a la car­ni­ce­ría sis­te­má­ti­ca per­pe­tra­da por el ase­sino.

Brei­vik se rin­dió a la po­li­cía en Uto­ya, y la ma­yor par­te de la pe­lí­cu­la de Green­grass se cen­tra en su jui­cio, el cual tu­vo una gran car­ga, así co­mo en la pe­no­sa re­cu­pe­ra­ción y el tes­ti­mo­nio de los so­bre­vi­vien­tes, re­pre­sen­ta­dos en la pe­lí­cu­la por dos de ellos, Vil­jar Hans­sen (in­ter­pre­ta­do de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra por Jonas Strand Gra­vli) y La­ra Ras­hid (Se­da Witt).

22 July, di­ce Green­grass, “no tra­ta de los ata­ques. Tra­ta de lo que ocu­rrió des­pués, so­bre có­mo No­rue­ga lu­chó por su de­mo­cra­cia y por po­ner a Brei­vik de vuel­ta en una ca­ja, li­te­ral­men­te. Es la for­ma en que com­ba­tie­ron su ideo­lo­gía y los va­lo­res y sis­te­mas que des­ple­ga­ron pa­ra ha­cer­lo”. Lo que se vuel­ve ca­da vez más cla­ro con­for­me avan­za 22 July es que, aun­que es­tá am­bien­ta­da en No­rue­ga en 2011, tra­ta so­bre to­dos no­so­tros, en el ac­tual mo­men­to y en el fu­tu­ro.

Ca­sual­men­te, en­tre­vis­té a Green­grass al día si­guien­te de que De­mó­cra­tas Suecos, de ex­tre­ma de­re­cha, ob­tu­vo 17.6 por cien­to de los vo­tos el 9 de sep­tiem­bre en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias sue­cas, un per­tur­ba­dor in­di­cio del as­cen­so del na­cio­na­lis­mo. “Uno sa­be que las co­sas van mal cuan­do no so­lo un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha sino un par­ti­do neo­na­zi par­ti­ci­pa en el po­der”, di­ce Green­grass. “Y eso ocu­rre en un país pe­que­ño, co­mo No­rue­ga, con­si­de­ra­do co­mún­men­te

co­mo un lu­gar pro­gre­sis­ta, de paz y sen­si­bi­li­dad”.

Des­de lue­go, di­cho as­cen­so se ex­tien­de más allá de las fron­te­ras de Es­can­di­na­via has­ta lle­gar a Ale­ma­nia, Hun­gría, Aus­tria, Po­lo­nia, Ita­lia, el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos. Y esa es la ra­zón por la que el ci­neas­ta bri­tá­ni­co reali­zó la pe­lí­cu­la, “co­mo una for­ma de ha­blar so­bre los pe­li­gros in­he­ren­tes en es­tos cam­bios po­lí­ti­cos sin pre­ce­den­tes”.

Green­grass tie­ne una mi­ra­da pe­rio­dís­ti­ca pa­ra los detalles. Co­men­zó sien­do pe­rio­dis­ta y, en 1987, fue au­tor del exi­to­so li­bro Spy­cat­cher [Ca­za­dor de es­pías], una obra que el go­bierno bri­tá­ni­co tra­tó de prohi­bir por re­ve­lar, en­tre otras co­sas, la du­do­sa éti­ca del MI5.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, Green­grass co­men­zó a tra­ba­jar en dra­mas te­le­vi­si­vos, lue­go en el ci­ne, y su ca­rre­ra pos­te­rior ha os­ci­la­do en­tre th­ri­llers vis­ce­ra­les (en­tre ellos, tres de las pe­lí­cu­las de la fran­qui­cia Bour­ne) y lo que se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de ni­cho: la dra­ma­ti­za­ción de la vio­len­cia de la vi­da real, co­mo Uni­ted 93 [Vue­lo 93], ga­na­do­ra de va­rios pre­mios BAFTA, acer­ca de los ata­ques del 11/9, así co­mo Cap­tain Phi­llips [Ca­pi­tán Phi­llips], pe­lí­cu­la no­mi­na­da a los Ós­car.

En 2015 le­yó el acla­ma­do li­bro One of Us [Uno de los nues­tros], de As­ne Seiers­tad, que tra­ta so­bre los ata­ques de Brei­vik, y de la res­pues­ta de No­rue­ga an­te es­tos y an­te el per­pe­tra­dor. En esa épo­ca, Green­grass no con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de adap­tar el li­bro. En lu­gar de ello, ha­bía es­ta­do in­tere­sa­do en ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre la lle­ga­da de in­mi­gran­tes a la is­la ita­lia­na de Lam­pe­du­sa. Pe­ro en­ton­ces lle­ga­ron el bre­xit, Do­nald Trump y la vio­len­ta reac­ción eu­ro­pea an­te la cri­sis de re­fu­gia­dos si­rios, “y uno po­día sen­tir que al­go pro­fun­do es­ta­ba cam­bian­do en Occidente”, sos­tie­ne. “Re­cuer­do ha­ber pen­sa­do que lo que de­be­ría es­tar ha­cien­do es una pe­lí­cu­la so­bre el as­cen­so de la de­re­cha. One of Us me hi­zo dar­me cuen­ta de que Brei­vik fue un mo­men­to in­ci­tan­te”.

El jui­cio pro­vo­có una cri­sis de con­cien­cia en No­rue­ga, y pu­so a prue­ba ple­na­men­te el arraigado com­pro­mi­so de ese país con la no vio­len­cia, la tolerancia y la jus­ti­cia com­pa­si­va. El ob­je­ti­vo de­cla­ra­do de Brei­vik era usar su jui­cio co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra di­fun­dir su ideo­lo­gía, y exi­gió que se le per­mi­tie­ra pro­nun­ciar una de­cla­ra­ción en la Cor­te, o de otra ma­ne­ra no pre­sen­ta­ría prue­bas. “No­rue­ga te­nía el pro­ble­ma de có­mo li­diar con él”, di­ce Green­grass. “¿Le im­pe­di­mos que ha­ble, o de­be­mos es­cu­char­le?”.

Al fi­nal, a Brei­vik se le per­mi­tió ha­blar du­ran­te más de una ho­ra, en la cual pro­nun­ció una de­cla­ra­ción pre­pa­ra­da en la que des­cri­bía a No­rue­ga co­mo un país des­trui­do por los iz­quier­dis­tas. Brei­vik des­cri­bió los even­tos del 22 de ju­lio co­mo “el ata­que po­lí­ti­co más so­fis­ti­ca­do y es­pec­ta­cu­lar que se ha co­me­ti­do en Eu­ro­pa des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”. Re­sul­ta­ba cla­ro que le pe­sa­ba no ha­ber ma­ta­do a más per­so­nas. (El ac­tor no­rue­go An­ders Da­niel­sen Lie ha­ce un tra­ba­jo es­tu­pen­do al re­crear la pe­tu­lan­te gran­di­lo­cuen­cia del ase­sino.)

Green­grass me cuen­ta có­mo se sin­tió al leer el tes­ti­mo­nio por pri­me­ra vez. “Brei­vik no es nin­gún es­tú­pi­do, es un hom­bre in­te­li­gen­te”, apun­ta. “Y re­cuer­do ha­ber­me sen­ti­do he­la­do por­que sus opi­nio­nes fue­ron con­si­de­ra­das in­dig­nan­tes y mar­gi­na­les du­ran­te su jui­cio. Hoy, des­de lue­go, nin­gún po­lí­ti­co po­pu­lis­ta de Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos ten­dría nin­gún pro­ble­ma con ellas”.

Green­grass cul­pa abier­ta­men­te a las fuer­zas de la glo­ba­li­za­ción por es­te gi­ro a la de­re­cha ra­di­cal que, en los años pre­vios al ata­que de Brei­vik, “des­ga­rra­ban el or­den mun­dial al pro­vo­car la cri­sis de 2008, ge­ne­rar sa­la­rios in­su­fi­cien­tes y una fal­ta de cre­ci­mien­to, así co­mo al ha­cer que mu­chas per­so­nas se sin­tie­ran ex­clui­das del sis­te­ma”. Al mis­mo tiem­po, aña­de, las gue­rras, las dic­ta­du­ras bru­ta­les y la po­bre-

za “pro­du­cen mo­vi­mien­tos po­bla­cio­na­les sin pre­ce­den­tes”.

Pa­ra es­cri­bir Uni­ted 93, le­yó el In­for­me de la Co­mi­sión del 11/9, y una de sus fra­ses lo im­pac­tó. “La idea cen­tral es que uno de los fe­nó­me­nos de la mo­der­ni­dad fue que Occidente co­men­za­ba a mi­rar al res­to del mun­do des­de el la­do equi­vo­ca­do del te­les­co­pio, mien­tras que el res­to del mun­do nos mi­ra­ba a no­so­tros a tra­vés del la­do co­rrec­to”. En otras pa­la­bras, Occidente es­tá ca­da vez me­nos in­tere­sa­do en aque­llos que es­tán más allá de sus fron­te­ras, mien­tras que quie­nes es­tán más allá de nues­tras fron­te­ras es­tán ca­da vez más cons­cien­tes de los be­ne­fi­cios y lu­jos de los que he­mos dis­fru­ta­do. Y tam­bién los quie­ren. “Ese cam­bio de pa­ra­dig­ma —di­ce Green­grass— “no fue en nues­tro be­ne­fi­cio. Por­que la gen­te se mo­ve­rá, y lo es­tá ha­cien­do y, por cier­to, es­to ape­nas co­mien­za”.

Mien­tras fil­ma­ba 22 July, Green­grass pen­só mu­cho en sus pa­dres y abue­los, que vi­vie­ron en la dé­ca­da de 1930. “Ellos vieron lo que ocu­rrió cuan­do, ba­jo la som­bra del co­lap­so eco­nó­mi­co, se pro­du­jo un cre­ci­mien­to del pro­tec­cio­nis­mo y el sur­gi­mien­to de lí­de­res que pre­go­na­ban el po­pu­lis­mo”, di­ce. “Y esos lí­de­res lle­va­ron al mun­do a la gue­rra y a la ca­tás­tro­fe”.

Po­dría ar­gu­men­tar­se que 22 July sim­ple­men­te le da otra pla­ta­for­ma a Brei­vik. “Com­pren­do ese ar­gu­men­to —di­ce Green­grass—, y tu­ve que pen­sar en él an­tes de ha­cer la pe­lí­cu­la. Sim­ple­men­te me pa­re­ció erró­neo de­bi­do a que Brei­vik no ac­tuó so­lo. Hi­zo lo que hi­zo por pro­pia cuen­ta, pe­ro no lo hi­zo en el va­cío”.

El ci­neas­ta pien­sa que fin­gir que esas ideas no exis­ten no ha­ce más que em­peo­rar el pro­ble­ma. En la pe­lí­cu­la, Brei­vik exi­ge ha­blar con el pri­mer mi­nis­tro des­pués de su arres­to. “Dí­gan­le que le es­cu­cho”, di­ce a un re­por­te­ro te­le­vi­si­vo el ac­tor que in­ter­pre­ta a Stol­ten­berg. “Ese es un gran mo­men­to —co­men­ta Green­grass—, y de­ben pon­de­rar­lo en el jui­cio. Su con­clu­sión fue que te­nían que de­jar­lo ha­blar pa­ra per­mi­tir la pre­sen­ta­ción de las prue­bas que de­mos­tra­ban que era par­te de una red de per­so­nas que com­par­tían los mis­mos pun­tos de vis­ta. Y lue­go, los so­bre­vi­vien­tes te­nían que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra en­trar y no so­lo tes­ti­fi­car, sino tam­bién en­con­trar las pa­la­bras, los ar­gu­men­tos, los idea­les, las creen­cias que su­pe­raran a las del ase­sino. Y eso, en mi­nia­tu­ra, es lo que es­ta­mos vien­do ac­tual­men­te”.

La pe­lí­cu­la fue ter­mi­na­da rá­pi­da­men­te; se fil­mó en po­co más de un año. El pri­mer pa­so fue re­unir­se con las fa­mi­lias de las víc­ti­mas y los so­bre­vi­vien­tes. En uno de los pri­me­ros via­jes de Green­grass a No­rue­ga, se reunió con Stol­ten­berg. “Re­cuer- do que me di­jo: ‘Si las fa­mi­lias le dan su au­to­ri­za­ción, es­pe­ro real­men­te que ha­ga la pe­lí­cu­la de­bi­do a que es­te es un pro­ble­ma del fu­tu­ro. So­lo ne­ce­si­ta­mos abrir nues­tros ojos an­te él”.

Las fa­mi­lias y so­bre­vi­vien­tes se sin­tie­ron de la mis­ma ma­ne­ra y es­tu­vie­ron de acuer­do en com­par­tir sus his­to­rias. (Green­grass no se reunió con Brei­vik, ni tie­ne nin­gún de­seo de ha­cer­lo, “por res­pe­to a las fa­mi­lias”.) El ci­neas­ta no habla no­rue­go, pe­ro que­ría que la pe­lí­cu­la ex­pre­sa­ra “el al­ma de No­rue­ga”, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, por lo que em­pleó a un re­par­to y equi­po to­tal­men­te na­ti­vo, esen­cial­men­te “ha­cien­do de par­te­ro pa­ra sus his­to­rias”. Ese país es bi­lin­güe, y re­sul­tó que los ac­to­res desea­ban ha­blar en in­glés. Ellos, al igual que Green­grass, es­pe­ran lle­gar a un pú­bli­co lo más am­plio po­si­ble, par­ti­cu­lar­men­te, adul­tos jó­ve­nes.

Los pa­dres y abue­los de Green­grass re­sur­gie­ron de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y ju­ra­ron cons­truir un mun­do en el que la prác­ti­ca de la de­mo­cra­cia tu­vie­ra co­mo ob­je­ti­vo li­mi­tar al na­cio­na­lis­mo, “no erra­di­car­lo, sino man­te­ner­lo den­tro de cier­tos lí­mi­tes”, afir­ma. Los jó­ve­nes ac­tua­les, que en­fren­tan un mun­do aún más des­es­ta­bi­li­za­do por la so­bre­po­bla­ción, la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y el cam­bio cli­má­ti­co, ne­ce­si­ta­rán “en­con­trar el equilibrio que per­mi­ta

los be­ne­fi­cios de la glo­ba­li­za­ción, pe­ro que no es­té ce­ga­do a los pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por es­te”.

22 July es­tá lle­na de ho­rror, pe­ro tam­bién de es­pe­ran­za, aun­que no del ti­po sim­plis­ta holly­woo­den­se; es una es­pe­ran­za ga­na­da a pul­so y na­ci­da de una tre­men­da ba­ta­lla. Lo ve­mos a tra­vés de Vil­jar Hans­sen, que re­ci­bió va­rios dis­pa­ros y per­dió un ojo. Du­ran­te los me­ses de su re­cu­pe­ra­ción, ca­si su­cum­be a la de­ses­pe­ra­ción pe­ro, al fi­nal, en­fren­ta va­lien­te­men­te a Brei­vik en el tri­bu­nal y da un po­de­ro­so tes­ti­mo­nio en su con­tra, una con­fron­ta­ción que to­dos los noruegos re­cuer­dan. “Nun­ca que­rría ha­cer una pe­lí­cu­la nihi­lis­ta —di­ce Green­grass— por­que no ten­go esa in­cli­na­ción. Ten­go hi­jos de al­re­de­dor de 20 años y veo su ener­gía y op­ti­mis­mo co­mo una fuer­za que pue­de mo­ver mon­ta­ñas. Al fi­nal, ellos se­rán quie­nes ten­gan que ga­nar es­ta ba­ta­lla”.

Brei­vik (que ac­tual­men­te lle­va el nom­bre de Fjo­tolf Han­sen) fue sen­ten­cia­do a 21 años de pri­sión, la má­xi­ma sen­ten­cia dis­po­ni­ble en un país que con­si­de­ra a la pri­sión co­mo un me­dio de reha­bi­li­ta­ción y no de re­tri­bu­ción. (Sin em­bar­go, su li­be­ra­ción de­pen­de de si se le si­gue con­si­de­ran­do una ame­na­za; da­do que si­gue fir­me­men­te com­pro­me­ti­do con su ideo­lo­gía ex­tre­mis­ta, las pro­ba­bi­li­da­des de que sea li­be­ra­do son muy ba­jas.) Va­le la pe­na ob­ser­var que No­rue­ga si­gue es­tan­do com­pro­me­ti­da a ven­cer a los ex­tre­mis­tas y sus mé­to­dos. Des­pués del ti­ro­teo ocu­rri­do el año pa­sa­do en Par­kland, Flo­ri­da, que pro­du­jo la muer­te de 17 per­so­nas, No­rue­ga, un país que ya tie­ne es­tric­tas le­yes re­la­cio­na­das con las ar­mas de fue­go, anun­ció pla­nes pa­ra prohi­bir las ar­mas se­mi­au­to­má­ti­cas pa­ra 2021.

Green­grass le da a Brei­vik una re­ve­la­do­ra úl­ti­ma es­ce­na. Mien­tras se des­pi­de de su abo­ga­do Geir Lip­pes­tad, el ase­sino en ma­sa, to­da­vía de­sa­fian­te, le di­ce con una son­ri­sa de sa­tis­fac­ción que los gue­rre­ros de la de­re­cha ter­mi­na­rán lo que él co­men­zó. “Y Lip­pes­tad le di­ce lo que pien­sa: ‘Mis hi­jos te de­rro­ta­rán, y sus hi­jos tam­bién te de­rro­ta­rán’”, di­ce Green­grass. “Y pien­so que es ver­dad. Se­rá un lar­go pro­ce­so, y ape­nas es­ta­mos en el co­mien­zo, pe­ro siem­pre apos­ta­ré a nues­tros hi­jos”.

“LAS OPI­NIO­NES DE BREI­VIK FUE­RON CON­SI­DE­RA­DAS IN­DIG­NAN­TES Y MAR­GI­NA­LES DU­RAN­TE SU JUI­CIO. AHO­RA, DES­DE LUE­GO, NIN­GÚN PO­LÍ­TI­CO PO­PU­LIS­TA DE EU­RO­PA O ES­TA­DOS UNI­DOS TEN­DRÍA NIN­GÚN PRO­BLE­MA CON ELLAS”.

DE PE­LÍ­CU­LA: es­ce­na de 22 July con Gra­vli, cen­tro, co­mo Hans­sen.

REINO DE TE­RROR: De iz­quier­da a de­re­cha: el pri­mer mi­nis­tro, Stol­ten­berg; el edi­fi­cio de la ofi­ci­na de Stol­ten­berg tras la ex­plo­sión; Green­grass con Lie, que in­ter­pre­ta a Brei­vik.

HA­BLAN­TES NATIVISTAS: De iz­quier­da a de­re­cha: en su ma­ni­fies­to, Brei­vik con­de­na a los mi­gran­tes y a los re­fu­gia­dos que lle­gan en ma­sa a Eu­ro­pa, co­mo en es­te bo­te res­ca­ta­do en las cos­tas de Li­bia; vo­tan­tes en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de Sue­cia el 9 de sep­tiem­bre; el par­ti­do an­ti­in­mi­gran­te De­mó­cra­tas Suecos ame­na­za a uno de los po­cos go­bier­nos li­be­ra­les que que­dan en Eu­ro­pa.

HA­BLAN­TES NATIVISTAS: De iz­quier­da a de­re­cha: miem­bros del Mo­vi­mien­to de Re­sis­ten­cia Nór­di­ca, de la ex­tre­ma de­re­cha, en Sue­cia, en ma­yo pa­sa­do; An­ders Beh­ring Brei­vik du­ran­te su jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.