La dis­cor­dia por com­prar la prác­ti­ca del yo­ga

Du­ran­te si­glos se ha re­cu­rri­do al yo­ga pa­ra en­con­trar la paz y el ba­lan­ce en­tre men­te y cuer­po. Pe­ro la prác­ti­ca se ha de­for­ma­do, al pun­to de de­jar de la­do sus ba­ses pa­ra ven­der ro­pa y ta­pe­tes.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ca­mi­la Sán­cuez

EN 2017 la in­dus­tria del yo­ga ge­ne­ró, tan so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, una ga­nan­cia de 11 bi­llo­nes de dó­la­res. Al­gu­nas de las mar­cas que do­mi­nan el mer­ca­do co­mo Alo Yo­ga, Lu­lu­le­mon y Man­du­ka pa­gan a in­fluen­cers (per­so­nas con mi­les de se­gui­do­res en re­des so­cia­les) pa­ra que com­par­tan imá­ge­nes vis­tien­do su ro­pa y dis­tri­bu­yan con­te­ni­do re­la­cio­na­do con el bie­nes­tar. En cual­quier cam­pa­ña de re­des so­cia­les, así ha­cen las em­pre­sas pa­ra pa­tro­ci­nar sus pro­duc­tos. El pro­ble­ma co­mien­za cuan­do el con­te­ni­do pu­bli­ca­do lle­ga a con­si­de­rar­se no com­pa­ti­ble con lo que quie­re pro­mo­ver la mar­ca: ¿quién es el due­ño de lo que se pu­bli­ca?, ¿quién pa­ga los con­te­ni­dos o la per­so­na que abrió su cuen­ta en re­des so­cia­les?

Ha­ce unos me­ses, una de es­tas com­pa­ñías de­man­dó a Da­na Fal­set­ti (@no­la­trees), una in­fluen­cer de yo­ga que, por me­dio de su cuen­ta, di­ri­gi­da a mu­je­res de ta­llas me­dia­nas y gran­des, promueve el amor pro­pio y la acep­ta­ción del cuer­po sin im­por­tar la ta­lla.

La ra­zón de la demanda: Cody Inc., una pla­ta­for­ma de vi­deos de yo­ga que ofre­cía cla­ses gra­tui­tas y plá­ti­cas de los maes­tros más re­co­no­ci­dos de es­ta in­dus­tria, fue ad­qui­ri­da por Alo Yo­ga, una de las em­pre­sas de ro­pa y ac­ce­so­rios más co­ti­za­da en el mun­do. A raíz de es­ta com­pra, los con­te­ni­dos de Cody Inc. pa­sa­ron a ser pro­pie­dad de Alo Yo­ga. Ni Da­na Fal­set­ti ni nin­guno de los maes­tros que apa­re­cían en la pri­me­ra pla­ta­for­ma de vi­deos fue­ron con­sul­ta­dos, y cuan­do Fal­set­ti exi­gió que sus vi­deos no se pu­bli­ca­ran ba­jo el se­llo de Alo Yo­ga “por­que su pu­bli­ci­dad so­lo en­se­ña a mu­je­res fla­cas, con cuer­pos inal­can­za­bles pa­ra las per­so­nas que se de­di­can a otras co­sas, ade­más de man­te­ner su cuer­po en per­fec­ta for­ma”, fue de­man­da­da por di­fa­ma­ción.

La com­pa­ñía la de­man­dó en dos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra así en­viar un men­sa­je a to­dos los de­más em­ba­ja­do­res de lo que po­día su­ce­der­les. A par­tir de la demanda, la co­mu­ni­dad yo­gui se ha ale­ja­do de las mar­cas, pues du­dan de la re­la­ción que exis­te en­tre ellas y sus em­ba­ja­do­res.

PRO­TES­TA VS. MO­NO­PO­LIO

Kino Ma­cG­re­gor (@ki­no­yo­ga) tie­ne más de un mi­llón de se­gui­do­res en su cuen­ta de Ins­ta­gram y ca­da día la ali­men­ta con fo­to­gra­fías de pos­tu­ras de yo­ga y fra­ses mo­ti­va­cio­na­les. “En el yo­ga so­mos artistas de al­gu­na ma­ne­ra. Ge­ne­ral­men­te no so­mos el ti­po de per­so­na que dis­fru­ta de los ne­go­cios. Cuan­do un yo­gui co­mien­za un ne­go­cio o bus­ca ga­nar di­ne­ro a tra­vés del yo­ga, el yo­ga de­be ser pri­me­ro. Cual­quier mar­ca o due­ño de una mar­ca que bus­que cau­ti­var los co­ra­zo­nes de un yo­gui es­ta­rá en con­tra de to­dos los es­tán­da­res de éti­ca que la prác­ti­ca pre­di­ca”, di­jo McG­re­gor en una car­ta abier­ta en la que de­fien­de a Fal­set­ti y con la que se des­lin­da de tra­ba­jar con es­tas mar­cas.

Kino es­ta­ba en con­ver­sa­cio­nes con Alo Yo­ga pa­ra ven­der­le, por un mi­llón de dó­la­res, su pla­ta­for­ma de vi­deos y cla­ses: OMs­tars. Des­pués de lo ocu­rri­do, Kino can­ce­ló la ven­ta de su com­pa­ñía. “Me hi­cie­ron una ofer­ta de mi­llo­nes de dó­la­res y me di­je­ron que yo se­ría la voz de es­ta em­pre­sa. Les di­je, a Paul (Ja­vis, co­fun­da­dor de Cody Inc) y a Mar­co (deGeor­ge, co­fun­da­dor de Alo Yo­ga) que no que­ría re­la­cio­nar­me con ellos. No com­par­to la di­rec­ción que ellos es­tán dan­do a sus ne­go­cios y no quie­ro que me re­la­cio­nen con ellos. Yo se­gui­ré sien­do la due­ña de mi ca­nal y lo ma­ne­ja­ré co­mo con­si­de­re pru­den­te”, di­jo en una pu­bli­ca­ción en su blog.

Me­ses des­pués, y aun­que las de­man­das ya ha­bían si­do re­suel­tas fue­ra de tri­bu­na­les, una pu­bli­ca­ción de Kino mo­vi­li­zó a to­da la co­mu­ni­dad del yo­ga. En es­ta in­vi­ta­ba a to­dos sus se­gui­do­res a “mos­trar que es­tán en con­tra de es­tas prác­ti­cas de­jan­do de com­prar pro­duc­tos de esas mar­cas, pues es­tán mo­no­po­li­zan­do el men­sa­je del yo­ga”. En su pu­bli­ca­ción men­cio­nó a otras cuen­tas co­mo @Yo­gaGoals, @Yo­gaIns­pi­ra­tion y @ Yo­gaCha­nel, pues Alo Yo­ga es due­ño de las tres cuen­tas, aun­que so­lo en una ha­cen re­fe­ren­cia ex­plí­ci­ta de la mar­ca, pe­ro to­das muestran fo­to­gra­fías de mu­je­res uti­li­zan­do su ro­pa.

Des­pués de es­tas pu­bli­ca­cio­nes, Alo Yo­ga en­vió a Kino una car­ta de in­frac­ción, in­ten­tan­do in­ti­mi­dar­la por es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes.

TRI­FUL­CA YO­GUI

Des­pués de es­tas con­ver­sa­cio­nes, men­sa­jes y pu­bli­ca­cio­nes, la co­mu­ni­dad yo­gui

de Ins­ta­gram se vol­teó de ca­be­za. Co­men­ta­rios bue­nos y ma­los co­men­za­ron a po­ner en du­da uno de los va­lo­res más sa­gra­dos del yo­ga, ahim­sa (no vio­len­cia), pues las­ti­ma­ban a otros em­ba­ja­do­res de Alo Yo­ga que aún man­te­nían su con­tra­to con la em­pre­sa.

Es­te com­por­ta­mien­to pa­re­ce ex­tra­ño en una co­mu­ni­dad que pre­di­ca el amor a uno mis­mo y al pró­ji­mo, pe­ro lo cier­to es que en el mun­do de las re­des so­cia­les los co­men­ta­rios y com­por­ta­mien­tos ex­tre­mos se es­cu­dan en el ano­ni­ma­to, lo que les per­mi­te dar rien­da suel­ta a agre­sio­nes.

Briohny Smyth (@yo­ga­with­briohny), una em­ba­ja­do­ra de Alo Yo­ga con más de 100,000 se­gui­do­res, tam­bién se su­mó a la con­ver­sa­ción. Des­pués de ser hos­ti­ga­da en re­des pu­bli­có lo si­guien­te: “No ten­go na­da per­so­nal con nin­gu­na de las par­tes in­vo­lu­cra­das en es­te pro­ble­ma. Es más, ten­go mu­cho amor pa­ra am­bas par­tes. Los ne­go­cios son ne­go­cios, pe­ro ha lle­ga­do el mo­men­to de que nos de­mos cuen­ta en lo que se ha con­ver­ti­do el yo­ga”.

Al po­co tiem­po, Jes­si­ca Olie y Morgan Ty­ler, dos in­fluen­cers que han lle­ga­do a la fa­ma por su amis­tad que se mue­ve de Du­bái a Lon­dres y Ken­tucky, pu­bli­ca­ron car­tas abier­tas en las que in­for­man que se se­pa­ran de la mar­ca. “Alo Yo­ga exi­gía que usa­ra su ro­pa en to­das mis pu­bli­ca­cio­nes. Yo no es­toy ves­ti­da así to­do el día, tam­bién me gus­ta arre­glar­me y sa­lir a co­mer y quie­ro te­ner la li­ber­tad de uti­li­zar la ro­pa que yo quie­ra. Ade­más si veía al­go lin­do con lo que que­ría ha­cer yo­ga no po­día com­par­tir­lo con mi co­mu­ni­dad”, es­cri­bió Jes­si­ca Olie en una pu­bli­ca­ción pa­ra sus 570,000 se­gui­do­res, en la que agre­gó que que­dó en muy bue­nos tér­mi­nos con la em­pre­sa.

Morgan Ty­ler (@fin­ding­mor­ganty­ler), quien tie­ne más de 500,000 se­gui­do­res de to­do el mun­do, es­cri­bió una pu­bli­ca­ción en la que di­ce nun­ca ha­ber te­ni­do nin­gún ti­po de pro­ble­ma con la em­pre­sa. “Sin em­bar­go, el yo­ga nun­ca de­be­ría de ser un ne­go­cio y es en lo que se ha con­ver­ti­do. Por amor al yo­ga, que me ha da­do to­do lo que ten­go el día de hoy, ya no se­ré em­ba­ja­do­ra de nin­gu­na de es­tas mar­cas. Tam­bién de­ja­ré de dar cla­ses de yo­ga por unos me­ses, en lo que re­gre­so a mi cen­tro”, es­cri­bió en su cuen­ta de Ins­ta­gram.

Men­sa­jes de odio lle­ga­ron a las re­des de to­das es­tas em­ba­ja­do­ras y de mu­chas más que son pa­tro­ci­na­das por Alo y que fue­ron nom­bra­das en el blog de Kino, quien al po­co tiem­po es­cri­bió: “Nun­ca, ja­más, qui­se im­pul­sar a na­die a odiar o en­viar men­sa­jes de odio. Es­toy con el co­ra­zón com­ple­ta­men­te ro­to por co­mo se ha desen­vuel­to la si­tua­ción”. Los úl­ti­mos posts de Da­na Fal­set­ti en Ins­ta­gram tie­nen el hash­tag “Ellas no te de­ben na­da o no­so­tras no te de­be­mos na­da”. No es­pe­ci­fi­ca a quién va di­ri­gi­do el men­sa­je, pe­ro el lí­mi­te que­da cla­ro.

“Cuan­do un yo­gui co­mien­za un ne­go­cio o bus­ca ga­nar di­ne­ro a tra­vés del yo­ga, el yo­ga de­be ser pri­me­ro”.

“CUAL­QUIER MAR­CA que bus­que cau­ti­var los co­ra­zo­nes de un yo­gui es­ta­rá en con­tra de to­dos los es­tán­da­res de éti­ca que la prác­ti­ca pre­di­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.