Soy mu­jer, no po­dría no ser fe­mi­nis­ta: Marcela Vie­jo

Newsweek en Español - - NEWS - Por An­to­nio Cruz

HA­CE 14 AÑOS Quie­ro Club irrum­pió en la es­ce­na in­die-rock me­xi­ca­na y lle­gó pa­ra cla­var­se en el ima­gi­na­rio de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Hoy, Marcela Vie­jo, una de sus vo­ces y ros­tros, da un pa­so más co­mo so­lis­ta. Marcela es os­cu­ri­dad, fe­mi­nis­mo, be­lle­za, ter­cio­pe­lo y sen­sua­li­dad. Es una re­gio­mon­ta­na que sur­ca las no­ches tam­bién co­mo DJ, co­mo ob­ser­va­do­ra e in­tér­pre­te de la reali­dad. A 14 años de tra­yec­to­ria con Quie­ro Club, pre­sen­ta Pe­que­ñas pro­fe­cías, un dis­co lleno de trip-hop, mar­chas, gui­ta­rras hip­nó­ti­cas, sin­te­ti­za­do­res y su­rrea­lis­mo. “Des­pués de Quie­ro Club, qui­se cam­biar de gé­ne­ro y ex­plo­rar en mi com­po­si­ción, ha­cer­lo más mío”, di­ce Marcela a pro­pó­si­to de su nue­vo ma­te­rial. “Por eso de­jé la ban­da, sien­to que no me pue­do par­tir en dos, el rum­bo que to­mé con mi pro­yec­to es muy di­fe­ren­te, por lo que era im­po­si­ble es­tar en los dos al mis­mo tiem­po”.

—¿Qué en­con­tra­re­mos en Pe­que­ñas pro­fe­cías?

—Lí­ri­ca, exis­ten­cia­lis­mo, ba­ta­llas per­so­na­les, mie­dos, de­seos y sue­ños. Es un pro­yec­to más os­cu­ro e in­tros­pec­ti­vo. Co­mo el te­ma “Ciu­dad flo­tan­te”, es un poe­ma, un spo­ken word, so­bre Ciu­dad de Mé­xi­co, su so­cie­dad y po­lí­ti­ca des­de una na­rra­ti­va má­gi­ca, co­mo un cuen­to. Y en “Ad­mí­te­lo” ha­blo so­bre ad­mi­tir nues­tro la­do os­cu­ro, un la­do que to­dos te­ne­mos.

—“Pan­tano me­xi­cano” es un te­ma con ca­rác­ter so­cial, ¿qué pue­des co­men­tar?

—Du­do mu­cho que en seis años se pue­dan cam­biar pro­ble­mas de tan­tos años, pe­ro veo con­ten­ta a la gen­te con el re­sul­ta­do. Creo que el cam­bio es­tá en uno mis­mo y de­be­mos em­pe­zar a cam­biar la con­cien­cia, los me­xi­ca­nos so­mos muy lin­dos, aun­que he­mos es­ta­do en un pan­tano y la tra­di­ción es ma­qui­llar o ta­par to­do.

—¿Marcela Vie­jo es fe­mi­nis­ta?

—To­tal­men­te, no po­dría no ser fe­mi­nis­ta, soy mu­jer, no hay ma­ne­ra de no ser fe­mi­nis­ta. “Or­ga­ni­zo una se­rie de even­tos y plá­ti­cas, se lla­ma ‘Mu­je­res en el rock’, y es­te 2018 es la ter­ce­ra edi­ción. Es un pro­yec­to de gé­ne­ro, pe­ro tam­bién in­clui­mos a los hom­bres. Es un even­to que se dis­fra­za de con­cier­to, pe­ro es un es­pa­cio que tra­ta de cam­biar la men­ta­li­dad de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. El ta­len­to no tie­ne gé­ne­ro, tú pue­des ser un gran bai­la­rín y ser hom­bre, pue­des ser me­cá­ni­ca y ser mu­jer, no hay que eti­que­tar el ta­len­to. En es­te even­to he­mos te­ni­do a in­vi­ta­das co­mo Mon La­fer­te, Elis Pa­pri­ka y Xi­me­na Sa­ri­ña­na”.

—¿Có­mo abor­das el fe­mi­nis­mo?

—Me mo­les­ta cuan­do se ma­lin­ter­pre­ta, en las plá­ti­cas de ‘Mu­je­res en el rock’ tam­bién ha­bla­mos del fe­mi­nis­mo mal en­ten­di­do. El fe­mi­nis­mo no es gue­rra, el te­ma no es pe­lear­nos, sino es dia­lo­gar so­bre los años que lle­va­mos ca­lla­das y de re­pre­sión. Es so­bre la li­ber­tad.

—¿Cuán­do fue la úl­ti­ma “ba­ta­lla” que li­bras­te?

—To­dos los días. Las ba­ta­llas son eter­nas, van cam­bian­do, lo im­por­tan­te es ele­gir­las.

—¿Qué re­fle­xión tie­nes so­bre es­ta vio­len­cia con­tra la mu­jer que pa­re­ce nor­mal y he­re­da­da?

—En un fo­ro fe­mi­nis­ta hi­ce la mis­ma pre­gun­ta: ¿De dón­de vie­ne tan­to odio y por qué pa­sa? La res­pues­ta de la es­pe­cia­lis­ta fue “Por­que se pue­de, por­que lo per­mi­ten”. To­dos los días mue­ren mu­je­res por crí­me­nes, hay aler­ta de gé­ne­ro, sim­ple­men­te con la pa­la­bra “fe­mi­ni­ci­dio”, ya de ori­gen es­tá mal. No exis­te al­go así pa­ra los hom­bres, los hom­bres no mue­ren por te­mas de gé­ne­ro. “Des­de que na­ce­mos nos edu­can pa­ra ser de cier­ta ma­ne­ra; es mo­men­to de de­cir ¡ya bas­ta! Hay que cam­biar eso de raíz. Hay mu­chas mu­je­res ma­chis­tas, des­de el concepto del ‘prín­ci­pe azul’ o sa­lir al an­tro es­pe­ran­do que nos pa­guen to­do. To­da­vía hay mu­je­res que im­po­nen ese chip de ‘es­tar gua­pa pa­ra li­gar’ o ‘ser ma­má a fuer­za’, vie­ne des­de la ca­sa, mu­chas ve­ces las mis­mas ma­dres lo me­ten”.

—¿A qué le tie­nes mie­do?

—A es­tan­car­me, a en­ve­je­cer sin evo­lu­cio­nar. Me da mie­do no avan­zar y ce­gar­me, no me gus­ta­ría que­dar­me co­mo la mis­ma per­so­na siem­pre.

—¿Por eso sa­lis­te de Quie­ro Club?

—Yo creo que sí.

LA CI­TA: “El fe­mi­nis­mo no es gue­rra, el te­ma no es pe­lear­nos, sino dia­lo­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.