Éx­ta­sis y psi­co­te­ra­pia

La an­sie­dad so­cial de adul­tos con au­tis­mo po­dría re­du­cir­se con psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Aris­tos Geor­giou

UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN en eta­pa ini­cial apun­ta a que las se­sio­nes de psi­co­te­ra­pia en que los pa­cien­tes re­ci­ben do­sis con­tro­la­das de MDMA (3,4-me­ti­len­dio­xi-me­tan­fe­ta­mi­na, tam­bién co­no­ci­do co­mo “éx­ta­sis”) po­drían re­du­cir los sín­to­mas de an­sie­dad so­cial en adul­tos con au­tis­mo. Ha­ce po­co, la re­vis­ta Psy­chop­har­ma­co­logy pu­bli­có los resultados del pri­mer en­sa­yo clí­ni­co pa­ra tra­tar la an­sie­dad so­cial me­dian­te la lla­ma­da “psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA”, y los ha­llaz­gos demuestran que los sín­to­mas dis­mi­nu­ye­ron de ma­ne­ra im­por­tan­te y per­sis­ten­te.

Pa­tro­ci­na­do por la or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va Mul­ti­dis­ci­pli­nary As­so­cia­tion for Psy­che­de­lic Stu­dies (MAPS), el pe­que­ño es­tu­dio pi­lo­to in­clu­yó a 12 par­ti­ci­pan­tes, to­dos ellos adul­tos con tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta y ma­ni­fes­ta­cio­nes de an­sie­dad so­cial mar­ca­das o muy gra­ves.

Los vo­lun­ta­rios to­ma­ron par­te de dos se­sio­nes de psi­co­te­ra­pia en las que ocho pa­cien­tes re­ci­bie­ron una do­sis de MDMA mien­tras que los cua­tro res­tan­tes re­ci­bie­ron un pla­ce­bo inac­ti­vo. Asi­mis­mo, to­dos par­ti­ci­pa­ron en se­sio­nes pre­pa­ra­to­rias e in­te­gra­ti­vas adi­cio­na­les.

Con ob­je­to de eli­mi­nar el ses­go en los resultados, los in­ves­ti­ga­do­res de Los An­ge­les Bio­me­di­cal Re­search Ins­ti­tu­te, en el Cen­tro Mé­di­co Har­bor-UCLA, ig­no­ra­ban cuá­les vo­lun­ta­rios ha­bían re­ci­bi­do MDMA o pla­ce­bo; me­to­do­lo­gía que se co­no­ce co­mo “dou­ble-blind study”.

En los me­ses pos­te­rio­res a la te­ra­pia, el equi­po cien­tí­fi­co hi­zo el se­gui­mien­to de to­dos los par­ti­ci­pan­tes y ha­lló que las me­di­das de an­sie­dad so­cial re­fle­ja­ban una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor en los in­di­vi­duos so­me­ti­dos a la psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA que en quie­nes ha­bían re­ci­bi­do el pla­ce­bo.

En una prue­ba que sue­le apli­car­se pa­ra eva­luar el im­pac­to de la fo­bia so­cial (co­no­ci­da co­mo Es­ca­la de An­sie­dad So­cial de Lie­bo­witz o LSAS, por sus si­glas en in­glés), el gru­po MDMA mos­tró una re­duc­ción pro­me­dio de 44.1 pun­tos res­pec­to de 19.3 pun­tos en el gru­po pla­ce­bo.

“Des­pués del tra­ta­mien­to, lo más no­ta­ble pa­ra mu­chos par­ti­ci­pan­tes fue la ma­yor con­fian­za en sí mis­mos pa­ra in­ter­ac­tuar en am­bien­tes so­cia­les, un es­fuer­zo que an­tes les re­sul­ta­ba abru­ma­dor”, de­cla­ró Char­les Grob, uno de los au­to­res del es­tu­dio.

Los vo­lun­ta­rios que re­ci­bie­ron la psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA ma­ni­fes­ta­ron te­ner una ma­yor con­fian­za du­ran­te sus in­ter­ac­cio­nes so­cia­les en la es­cue­la, con amis­ta­des, en el lu­gar de tra­ba­jo y en sus re­la­cio­nes ro­mán­ti­cas.

“Fue co­mo si es­tu­vie­ra ex­pe­ri­men­tan­do lo me­jor de mí, vien­do el mun­do por pri­me­ra vez y vién­do­me por pri­me­ra vez”, se­ña­ló un par­ti­ci­pan­te. Otro di­jo: “Com­pren­dí que la co­mu­ni­ca­ción no so­lo es ha­blar. Aho­ra, an­tes de ha­blar, me doy el tiem­po pa­ra to­mar con­cien­cia de mis emo­cio­nes y las emo­cio­nes de los de­más”.

Los resultados del es­tu­dio de­mos­tra­ron, por otra par­te, la se­gu­ri­dad de las do­sis li­mi­ta­das de MDMA en un am­bien­te te­ra­péu­ti­co con­tro­la­do. Du­ran­te los ex­pe­ri­men­tos, los par­ti­ci­pan­tes no tu­vie­ron reac­cio­nes ad­ver­sas gra­ves, si bien fue fre­cuen­te que in­for­ma­ran de an­sie­dad y di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cen­trar­se.

Otros efec­tos se­cun­da­rios in­de­sea­bles in­clu­ye­ron fa­ti­ga, ce­fa­lea (do­lor de ca­be­za), sen­si­bi­li­dad al frío e in­cre­men­tos en la fre­cuen­cia car­dia­ca, la pre­sión ar­te­rial y la tem­pe­ra­tu­ra, aun­que nin­gún ca­so re­qui­rió de una in­ter­ven­ción mé­di­ca.

“Es­pe­ra­mos que nues­tro es­tu­dio sir­va de fun­da­men­to pa­ra in­ves­ti­ga­cio­nes fu­tu­ras que ex­plo­ren la se­gu­ri­dad y la efi­ca­cia de MDMA pa­ra el tra­ta­mien­to de la an­sie­dad so­cial en po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles”, agre­gó Grob.

EM­PA­TÍA Y CO­NE­XIÓN

El es­tu­dio re­cien­te fue mo­ti­va­do por una in­ves­ti­ga­ción pre­via con adul­tos con au­tis­mo, quie­nes des­cri­bie­ron sus ex­pe­rien­cias con MDMA en ám­bi­tos re­crea­ti­vos. En di­cha in­ves­ti­ga­ción, 91 por cien­to de los par­ti­ci­pan­tes ma­ni­fes­tó in­cre­men­tos en las sen­sa­cio­nes de em­pa­tía y co­ne­xión, en tan­to que 86 por cien­to afir­mó que pu­do co­mu­ni­car­se con mu­cha más fa­ci­li­dad.

Da­vid Nutt, neu­ro­psi­co­far­ma­có­lo­go de Im­pe­rial Co­lle­ge Lon­dres, es­pe­cia­lis­ta en in­ves­ti-

ga­cio­nes so­bre los efec­tos de las dro­gas en el ce­re­bro, di­jo que los resultados del es­tu­dio re­cien­te eran “muy in­tere­san­tes”. “Por pri­me­ra vez, demuestran que MDMA tie­ne efec­tos pro-so­cia­les en in­di­vi­duos con au­tis­mo, igual que en las per­so­nas sin es­tos tras­tor­nos”, co­men­tó pa­ra News­week. “[Los resultados] su­gie­ren tam­bién que po­dría em­pe­zar a uti­li­zar­se co­mo tra­ta­mien­to; pe­ro an­tes, te­ne­mos que re­ti­rar [a MDMA] del Lis­ta­do 1 de la Con­ven­ción so­bre sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas de la ONU, la cual li­mi­ta mu­cho las in­ves­ti­ga­cio­nes”. El au­tis­mo es un tras­torno del desa­rro­llo que du­ra to­da la vi­da, y afec­ta la ma­ne­ra co­mo el in­di­vi­duo per­ci­be el mun­do e in­ter­ac­túa con los de­más. El es­pec­tro au­tis­ta en­glo­ba una ga­ma de tras­tor­nos pa­re­ci­dos, co­mo el sín­dro­me de As­per­ger. “Fue co­mo si es­tu­vie­ra ex­pe­ri­men­tan­do lo me­jor de mí, vien­do el mun­do por pri­me­ra vez y vién­do­me por pri­me­ra vez”. Los in­di­vi­duos de es­te es­pec­tro sue­len pa­de­cer de an­sie­dad so­cial; sin em­bar­go, los me­di­ca­men­tos an­sio­lí­ti­cos con­ven­cio­na­les mu­chas ve­ces re­sul­tan in­efi­ca­ces en per­so­nas con au­tis­mo. Has­ta aho­ra, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos (FDA, por sus si­glas en in­glés) no ha apro­ba­do sus­tan­cias di­ri­gi­das, es­pe­cí­fi­ca­men­te, a los adul­tos con au­tis­mo y an­sie­dad so­cial, de suer­te que cual­quier tra­ta­mien­to po­ten­cial –co­mo la psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA– se­rá re­ci­bi­do con su­mo in­te­rés. Es im­por­tan­te en­fa­ti­zar que el es­tu­dio más re­cien­te con­sis­tió de una mues­tra muy pe­que­ña, por lo que sus ha­llaz­gos de­ben in­ter­pre­tar­se con cau­te­la has­ta que pue­dan ha­cer­se in­ves­ti­ga­cio­nes ul­te­rio­res. Ya se ha­bía de­mos­tra­do el po­ten­cial de la psi­co­te­ra­pia asis­ti­da con MDMA pa­ra el tra­ta­mien­to de di­ver­sos pa­de­ci­mien­tos, des­de el tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co has­ta la de­pre­sión y la adic­ción al al­cohol.

ES­TE AR­TÍCU­LO FUE AC­TUA­LI­ZA­DO PA­RA IN­CLUIR LOS CO­MEN­TA­RIOS DE DA­VID NUTT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.