La ni­ña que ha­ce fe­li­ces a otros ni­ños

“Al hos­pi­tal no pue­den en­trar los re­nos, ni el ca­me­llo, ni el ele­fan­te, ni el ca­ba­llo, por eso ha­go co­lec­tas”: Va­le

Newsweek en Español - - PORTADA - POR ANA ÁVI­LA Y CA­MI­LA SÁN­CHEZ BO­LA­ÑO @anaa­vi­la­me­xi­co y @Ca­mi­laSa­nB

VA­LE lle­gó a on­co­lo­gía cuan­do te­nía nue­ve años. En­ton­ces pen­sa­ba que las per­so­nas “te­nían una vi­da fe­liz, con cho­co­la­te ca­lien­te y su fa­mi­lia cer­ca”. Al in­gre­sar en 2016 al hos­pi­tal Federico Gómez, se en­fren­tó a otra reali­dad. Co­no­ció a ni­ños que es­ta­ban so­los du­ran­te las qui­mio­te­ra­pias por­que sus fa­mi­lia­res no te­nían di­ne­ro pa­ra via­jar des­de sus pue­blos al hos­pi­tal de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Tam­bién se hi­zo ami­ga de Yo­se­lín, quien nun­ca ha­bía es­tre­na­do un ves­ti­do nue­vo y so­ña­ba te­ner uno de prin­ce­sa. Va­le pen­só que qui­zá po­día ha­cer al­go al res­pec­to. So­li­ci­tó ayu­da a su gen­te cer­ca­na has­ta que lo­gró com­prar uno de la prin­ce­si­ta So­fía. Y co­men­zó a ha­cer más co­lec­tas y cam­pa­ñas: pa­ra pa­sa­jes, pa­ra com­prar ju­gue­tes en na­vi­dad e in­clu­so pa­ra pa­gar qui­mio­te­ra­pias.

Pa­ra Va­le to­do em­pe­zó con un do­lor en la pier­na. Lue­go le de­tec­ta­ron sar­co­ma de Ewing. Es­te ti­po de tu­mor se for­ma en el hue­so o en el te­ji­do sua­ve y afec­ta prin­ci­pal­men­te a ni­ños y ado­les­cen­tes.

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca Geo­gra­fía e In­for­má­ti­ca (INE­GI), los ti­pos de cán­cer que co­mún­men­te su­ce­den en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia son de ocu­rren­cia re­pen­ti­na, no tie­nen sín­to­mas evi­den­tes y po­seen un ín­di­ce ele­va­do de cu­ra­ción, ya que el tra­ta­mien­to del cán­cer in­fan­til ha me­jo­ra­do en su efec­ti­vi­dad, prin­ci­pal­men­te pa­ra las leu­ce­mias, que son la prin­ci­pal cau­sa de cán­cer en la in­fan­cia a ni­vel mun­dial.

Hay evi­den­cia de que en Mé­xi­co, du­ran­te el pe­rio­do de 2011 a 2016, apro­xi­ma­da­men­te 50 por cien­to de las muer­tes ob­ser­va­das por tu­mo­res ma­lig­nos en la po­bla­ción de 0 a 17 años se de­be a cán­cer de los ór­ga­nos res­pon­sa­bles de la pro­duc­ción de cé­lu­las san­guí­neas.

En la ac­tua­li­dad, Va­le si­gue asis­tien­do a sus qui­mio­te­ra­pias y se ha con­ver­ti­do en una gran ac­ti­vis­ta. “Co­no­cien­do a más ni­ños, vi que te­nían di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des. Ya no so­lo de ju­gue­tes, sino de me­di­ca­men­tos, ro­pa, di­ne­ro. Le pe­dí ayu­da a unas ma­más de mi escuela y así fui­mos ayu­dan­do a la gen­te y con­si­guien­do los me­di­ca­men­tos”.

La pe­que­ña ha in­vo­lu­cra­do en sus ac­cio­nes de ayu­da a su ma­má, pa­pá, tía, ami­gas, pe­dia­tra, mé­di­cos del hos­pi­tal y a la co­mu­ni­dad de su pri­ma­ria. De he­cho, a tra­vés de una tía que tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS), Va­le in­ves­ti­gó có­mo con­se­guir me- di­ci­nas. Lue­go la ma­má de una ami­ga su­ya, que es ve­te­ri­na­ria, le ayu­dó a con­se­guir “qui­mios”.

La idea de ha­cer co­lec­tas de ju­gue­tes ocu­rrió en la na­vi­dad de 2016, jus­to la pri­me­ra que ella pa­só en el hos­pi­tal. “Me di cuen­ta que los ni­ños es­ta­ban en una ca­ma ais­la­dos y no te­nían con qué en­tre­te­ner­se. Ellos no pue­den es­tar con su fa­mi­lia en na­vi­dad. En el área de tras­plan­tes es­tán so­los, tal vez le dan per­mi­so a una per­so­na pa­ra en­trar, pe­ro la sa­can des­pués de un ra­to”.

Va­le cuen­ta que ni a San­ta Claus ni a los Re­yes Ma­gos les per­mi­ten en­trar a los hos­pi­ta­les. “Es por el te­ma de los ani­ma­les —ex­pli­ca—. No tie­nen per­mi­ti­do el ac­ce­so. No pue­den en­trar los re­nos, ni el ca­me­llo, ni el ele­fan­te, ni el ca­ba­llo”. Es por ello que de­ci­dió ar­mar una cam­pa­ña de re­co­lec­ción de ju­gue­tes.

Su ma­má la gra­ba­ba con el ce­lu­lar y ella edi­ta­ba los vi­deos. “Vi­vi­mos por el bos­que de Tlal­pan y ahí nos íba­mos. Con los ár­bo­les de­trás yo de­cía lo que ne­ce­si­tá­ba­mos y mi ma­má me gra­ba­ba”, cuen­ta. Des­pués com­par­tían los vi­deos en gru­pos ce­rra­dos y por What­sApp. En la pri­me­ra cam­pa­ña re­ci­bie­ron ju­gue­tes usa­dos, pe­ro de bue­na ca­li­dad. En 2017 cam­bió de pla­nes y so­lo hi­zo co­lec­ta de ju­gue­tes nue­vos. “No pe­di­mos mu­chos re­qui­si­tos, el pun­to es ha­cer fe­li­ces a los ni­ños. Pe­lu­ches no po­de­mos dar; es lo úni­co. Pa­ra el área de tras­plan­tes son me­jo­res los le­gos”.

Va­le ade­más so­li­ci­tó per­mi­so a la di­rec­to­ra de su escuela y, sa­lón por sa­lón, fue ex­pli­can­do por qué ne­ce­si­ta­ba jun­tar ju­gue­tes. Lo­gró re­co­lec­tar 700, con lo cual hu­bo su­fi­cien­tes pa­ra to­dos los ni­ños y ni­ñas. “Nos al­can­zó pa­ra to­do on­co­lo­gía. Es­pe­ra­mos es­te año al­can­zar los mil ju­gue­tes”, di­ce es­pe­ran­za­da.

Con to­do y las se­sio­nes de tra­ta­mien­to, Va­le si­gue es­tu­dian­do en la escuela. En oca­sio­nes, des­pués de la qui­mio sa­le muy can­sa­da; se le ba­jan tan­to las de­fen­sas, que de­be re­po­sar. Pe­ro tan pron­to se re­cu­pe­ra, en­cien­de de nue­vo su ne­cia vo­lun­tad y vuel­ve co­mo una in­can­sa­ble.

En es­tos días se le pue­de ver, des­pués de clases, en la ca­lle con una bol­sa de lla­ve­ros: los es­tá ven­dien­do pa­ra jun­tar pa­ra el pa­go de los me­di­ca­men­tos de los ni­ños en el hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.