DAR es lo im­por­tan­te

“Tra­ta­mos de ayu­dar en días en los que otros no lo ha­cen”: De­li­na Gon­zá­lez

Newsweek en Español - - PORTADA - POR JOR­GE SALAS

ES NA­VI­DAD. Es tiem­po de com­par­tir, dar, re­ci­bir. Y tam­bién de cum­plir los sue­ños. A ve­ces los pro­pios y, me­jor aún, los aje­nos.

Tal co­mo lo ha he­cho De­li­na Gon­zá­lez, quien des­de una aso­cia­ción ayu­da a cum­plir los sue­ños de ni­ños que pa­de­cen en­fer­me­da­des que ame­na­zan sus vi­das.

Aun­que ca­da uno de los sue­ños que han lo­gra­do ha­cer reali­dad son es­pe­cia­les, De­li­na cuen­ta que hay dos que la lle­nan de emo­ción. “El pri­me­ro fue con Lau­ra, ella te­nía 11 años y lo úni­co que que­ría era co­no­cer a los in­te­gran­tes de la Ma­ri­na de Mé­xi­co. Ob­tu­vi­mos el te­lé­fono y me pa­sa­ron con un te­nien­te quien me di­jo que se­ría un pla­cer apo­yar­nos por­que él ha­bía te­ni­do un her­mano en­fer­mo y en Es­ta­dos Uni­dos le hi­cie­ron un de­seo reali­dad, en­ton­ces me di­jo que aho­ra a él le to­ca­ba dar lo que a ellos le die­ron. Lau­ri­ta via­jó a Ve­ra­cruz, re­ci­bió los ho­no­res ma­ri­nos que so­lo re­ci­ben el pre­si­den­te y los al­tos man­dos. Fue un de­seo má­gi­co, pe­ro lo que real­men­te que­ría la ni­ña era sa­ber por qué los ma­ri­nos te­nían los za­pa­tos tan lim­pios”.

De­li­na co­men­zó en es­to del vo­lun­ta­ria­do por una cues­tión de suer­te, qui­zá. Ella era de las per­so­nas que apo­ya­ban una vez al mes o una vez al año a al­gu­na aso­cia­ción, y un día tra­ba­jan­do (es tra­duc­to­ra) sa­lió un men­sa­je en in­ter­net so­bre una fun­da­ción que cum­plía de­seos pa­ra ni­ños en­fer­mos en Es­ta­dos Uni­dos y ne­ce­si­ta­ba una tra­duc­to­ra. Man­dó una so­li­ci­tud, pe­ro no que­dó; “en­ton­ces vino es­ta par­te de me­jor ser vo­lun­ta­ria. A ve­ces uno tie­ne ga­nas de ha­cer, pe­ro no sa­be pa­ra dón­de. Así em­pe­cé yo, te­nía tan­tas ga­nas y me lle­gó el mo­men­to”.

Fue así co­mo con otras ami­gas, que tam­bién ya rea­li­za­ban vo­lun­ta­ria­do, se jun­tó y for­mó la aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro DAR, A. C., la cual se pu­so de pro­pó­si­to crear mo­men­tos de ale­gría y es­pe­ran­za, cum­plien­do sue­ños de ni­ños y jó­ve­nes que pa­de­cen en­fer­me­da­des que li­mi­tan y ame­na­zan sus vi­das. Con es­to ayu­dan, en gran me­di­da, a su re­cu­pe­ra­ción emo­cio­nal.

El pequeño equi­po de De­li­na bus­ca de to­das las for­mas po­si­bles (ven­den pul­se­ras, piden do­na­ti­vos, rea­li­zan lla­ma­das) lo­grar los sue­ños de los ni­ños, los cua­les pue­den ser des­de una ta­ble­ta electrónica has­ta co­no­cer a Jus­tin Bie­ber (una pe­que­ña ni­ña lo­gró co­no­cer a es­te ar­tis­ta gra­cias a que una aso­cia­ción en Es­ta­dos Uni­dos lo­gró dar­les el con­tac­to). “Es­te año se­rá la se­gun­da vez que lle­va­re­mos cin­co ni­ños con to­da su fa­mi­lia a Dis­ney; aun­que no lo creas, la ma­yo­ría de los pe­que­ños no sue­ña con eso, sino con ir a la pla­ya o a Cha­pul­te­pec.

“El se­gun­do sueño que más me ha emo­cio­na­do —re­la­ta De­li­na—, fue el que le rea­li­za­mos a Ben­ja­mín, de ocho años. A él no nos to­ca­ba co­no­cer­lo, íba­mos pa­san­do por los pa­si­llos del hos­pi­tal, lo vi­mos y co­men­za­mos a pla­ti­car con él. El de­seo de Ben­ja­mín era ser po­li­cía y que­ría te­ner un PSP (Play Sta­tion Por­ta­ble). La Po­li­cía Fe­de­ral siem­pre se ha por­ta­do muy her­mo­so con nues­tros ni­ños y es­ta no fue la ex­cep­ción. Tu­vo su día má­gi­co, se subió a la mo­to y, al otro día, cu­rio­sa­men­te, fue el Día del Po­li­cía, por lo que lo in­vi­ta­ron, lo hi­cie­ron po­li­cía ho­no­ra­rio y co­no­ció al pre­si­den­te. Ahí mis­mo le di­mos su PSP y él es­tu­vo fe­liz, aun­que es­ta­ba muy en­fer­mo. Va­rios me­ses des­pués, re­ci­bí una lla­ma­da de su abue­li­ta. Ella me di­jo que él ha­bía fa­lle­ci­do y que le ha­bía pe­di­do que nos re­gre­sa­ra el PSP por­que que­ría que otro ni­ño lo dis­fru­ta­ra por­que él ya no iba a po­der ha­cer­lo... A mí se me ca­yó el mun­do al es­cu­char eso, nun­ca na­die nos ha­bía re­gre­sa­do na­da. A la se­ma­na, lle­gó la abue­li­ta y nos dio el PSP, y días des­pués, un chi­qui­llo nos lo pi­dió y fue her­mo­so por­que lo­gra­mos dar­le cie­rre al de­seo de Ben­ja­mín”.

Des­de ha­ce cua­tro años, en es­tas épo­cas na­vi­de­ñas De­li­na y el gru­po de vo­lun­ta­rios que di­ri­ge lle­van ju­gue­tes a ni­ños de di­ver­sos hos­pi­ta­les don­de mu­chas per­so­nas no tie­nen tan­to ac­ce­so pa­ra po­der lle­var al­go.

“Tra­ta­mos de que sean en días en los que otros no van y tra­ta­mos de lle­var ju­gue­tes pa­ra to­dos, lo cual se vuel­ve un re­to. Lo que que­re­mos es que ca­da pa­cien­te re­ci­ba uno de­pen­dien­do de su edad y que a un chi­co de 19 no le va­ya a to­car un ob­se­quio pa­ra uno de tres”.

En DAR, re­cal­ca De­li­na, hay co­le­gios que nos han apo­ya­do pa­ra rea­li­zar dis­tin­tos sue­ños, y en di­ciem­bre tam­bién nos ayu­dan jun­tan­do ju­gue­tes; in­clu­so ha ha­bi­do ve­ces en que los alum­nos nos acom­pa­ñan pa­ra que pue­dan ver de cer­ca lo que sus ac­cio­nes pro­vo­can en los de­más: “Ha­cer es­to (el vo­lun­ta­ria­do) te va a dar tan­tas co­sas, tan­tos mo­men­tos que de ver­dad te va ha­cer que va­lo­res lo que tie­nes y lo que pue­des dar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.