Po­sa­das con en­torno in­clu­si­vo

“Sueño con un Mé­xi­co em­pá­ti­co… un lu­gar en don­de la com­pren­sión y la em­pa­tía sean la ba­se de to­do”: Gerardo Ga­ya Real

Newsweek en Español - - PORTADA - POR CA­MI­LA SÁN­CHEZ BO­LA­ÑO @Ca­mi­laSa­nB

ÁLVARO tie­ne 9 años y de to­dos los ras­gos que de­fi­nen su per­so­na­li­dad hay una ca­rac­te­rís­ti­ca que es dis­tin­ta a la de mu­chos otros: tie­ne au­tis­mo. Su pa­dre, Gerardo Ga­ya Real, es­tá de­ci­di­do a que su con­di­ción sea ob­ser­va­da so­lo co­mo una cua­li­dad que com­par­te jun­to con otros 20,000 ni­ños que ca­da año na­cen con au­tis­mo.

Cuan­do diag­nos­ti­ca­ron a su hi­jo, Gerardo bus­có or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes que lo ayu­da­ran a él y a su fa­mi­lia, a com­pren­der lo que pa­sa­ba. Se dio cuen­ta de que exis­tían va­rias, pe­ro lo ha­cían “puer­tas aden­tro”, es de­cir, fal­ta­ba vi­si­bi­li­dad. “No po­de­mos in­cluir lo que des­co­no­ce­mos por­que a par­tir de la vi­si­bi­li­dad po­de­mos pro­vo­car un cam­bio sis­te­má­ti­co de fon­do. Por más que aten­da­mos a las per­so­nas con au­tis­mo, si la so­cie­dad no com­pren­de el te­ma, no sir­ve de na­da. No sir­ve te­ner a un ni­ño per­fec­ta­men­te in­ter­ve­ni­do si no va po­der ir a la escuela por­que la escuela no sa­be que ha­cer con él”, cuen­ta Gerardo quien a raíz de es­tos pro­ble­mas fun­dó Ilu­mi­ne­mos de Azul, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que fo­men­ta la in­clu­sión de per­so­nas con au­tis­mo a tra­vés de la vi­si­bi­li­za­ción y la con­cien­ti­za­ción.

Ilu­mi­ne­mos de Azul ha apo­ya­do a más de 16,000 fa­mi­lias de dis­tin­tos es­ta­dos de la re­pú­bli­ca. “La in­clu­sión par­te de la fa­mi­lia por­que có­mo lo van a acep­tar en la escuela si tu mis­mo no lo acep­tas den­tro de tu con­tex­to fa­mi­liar o tus amis­ta­des”, di­ce Gerardo quien ha­ce tres me­ses abrió, jun­to con su equi­po de so­lo seis per­so­nas, una lí­nea de apo­yo emo­cio­nal.

Gerardo ha vis­to cam­bios muy im­por­tan­tes en la for­ma en que se per­ci­be es­ta con­di­ción de vi­da. “El au­tis­mo em­pie­za a for­mar par­te de la con­ver­sa­ción y ya no es ra­ro de­cir que ten­go un hi­jo con au­tis­mo. Veo mu­cho más in­te­rés, mu­cha más vi­si­bi­li­dad y so­bre to­do que cuan­do di­ces que tie­nes un hi­jo con au­tis­mo la gen­te ya no po­ne ca­ra de sus­to”.

Es­te año, Ilu­mi­ne­mos de Azul rea­li­za una po­sa­da na­vi­de­ña con un en­torno in­clu­si­vo. El fes­te­jo de­cem­brino se­rá pa­ra 50 fa­mi­lias y en ella par­ti­ci­pa­rán dis­tin­tos vo­lun­ta­rios, in­fluen­cers, ni­ños con au­tis­mo y sus fa­mi­lias.

Se­rá una fies­ta en la que po­drán dis­fru­tar de las tra­di­cio­nes na­vi­de­ñas sin preo­cu­par­se por el en­torno. “Es un lu­gar en don­de to­dos sa­be­mos que no pa­sa na­da si el ni­ño sa­le co­rrien­do por­que el San­ta Claus le dio mie­do o si de­ci­de que no quie­re co­mer lo que hay”, cuen­ta Gerardo ex­pli­can­do que en es­ta po­sa­da lo es­pe­cial es el con­tex­to y el en­torno.

Las per­so­nas que par­ti­ci­pan en los pues­tos de co­mi­da y jue­gos es­tán sen­si­bi­li­za­das, en­ton­ces no ha­brá nin­gún pro­ble­ma si las ni­ñas o ni­ños con au­tis­mo avien­tan las co­sas o si no par­ti­ci­pan. Ade­más, alum­nos de uni­ver­si­da­des co­mo la Ibe­roa­me­ri­ca­na y Anáhuac hi­cie­ron co­lec­tas de ju­gue­tes que re­par­ti­rán en el fes­te­jo.

“Sueño con un Mé­xi­co em­pá­ti­co, un lu­gar en don­de pue­das ir a un res­tau­ran­te y la per­so­na de al la­do no te juz­gue por­que tu hi­jo se pa­ró o gri­tó, un lu­gar en don­de la com­pren­sión y la em­pa­tía sean la ba­se de to­do, por­que eso es la in­clu­sión”, con­clu­ye Gerardo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.