‘Exvangélicos’: los ‘mi­llen­nials’ que hu­yen de la re­li­gión

Newsweek en Español - - CONTENTS - Por Ni­na Bur­leigh

Mi­les de jó­ve­nes es­tán aban­do­nan­do la Igle­sia cris­tia­na-evan­gé­li­ca de Es­ta­dos Uni­dos. A di­fe­ren­cia de sus pa­dres, mu­chos lu­chan a fa­vor de la jus­ti­cia so­cial pa­ra los mi­gran­tes, las per­so­nas LGBTQ, y se opo­nen al en­car­ce­la­mien­to en ma­sa. Co­no­ce quié­nes son los “exvangélicos”.

ALEX CAMIRE de­jó la igle­sia po­cos me­ses an­tes de que su pas­tor anun­cia­ra des­de el púl­pi­to que la elec­ción de Do­nald Trump ha­bía si­do “un mi­la­gro del Se­ñor”. El tra­ba­ja­dor so­cial de 29 años, ori­gi­na­rio de Con­nec­ti­cut, ha­bía si­do cria­do en la tra­di­ción evan­gé­li­ca; sus pa­dres se ca­sa­ron ba­jo ese ri­to. Sin em­bar­go, la fe de Camire co­men­zó a men­guar una dé­ca­da an­tes, cuan­do su igle­sia con­si­de­ró al al­coho­lis­mo de su ma­dre, y el pos­te­rior di­vor­cio de sus pro­ge­ni­to­res, co­mo un pe­ca­do. Más tar­de, la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria se­cu­lar le en­se­ñó que “el mun­do”, es de­cir, la co­mu­ni­dad fue­ra de la igle­sia, no lo arras­tra­ría hacia una cloa­ca de se­xo y dro­gas, co­mo le ha­bían en­se­ña­do des­de ni­ño. El pa­ten­te apo­yo de su pas­tor hacia Trump lo con­ven­ció de que ha­bía to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta. Ja­son De­sau­tels, de Ca­li­for­nia, co­men­zó de ma­ne­ra si­mi­lar a du­dar de su fe cuan­do era ado­les­cen­te. Una se­ma­na des­pués del bom­bar­deo en la Ciu­dad de Oklaho­ma, el mi­nis­tro de su igle­sia arre­me­tió con­tra “los pue­blos del de­sier­to” y los mu­sul­ma­nes. “Cuan­do se re­ve­ló que el cul­pa­ble ha­bía si­do un na­cio­na­lis­ta blan­co, el mi­nis­tro no se dis­cul­pó ni di­jo na­da más”, re­cuer­da De­sau­tels. “Y a los adul­tos

no pa­re­cía mo­les­tar­les. Eso fue lo que plan­tó la se­mi­lla”.

Más tar­de, sien­do sol­da­do de in­fan­te­ría del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se en Irak, De­sau­tels, que ac­tual­men­te tie­ne 39 años, se ale­jó aún más de la Igle­sia. “Es­ta­ba en la tie­rra del Pa­triar­ca Abraham”, di­ce. “Y tu­ve un ex­tra­ño mo­men­to es­pi­ri­tual en el que me di cuen­ta de que esas fa­mi­lias ha­bían vi­vi­do en es­te ve­cin­da­rio des­de an­tes de que Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tie­ra en una na­ción, y aquí es­tá­ba­mos no­so­tros, di­cién­do­les qué ha­cer”. Rom­pió to­da re­la­ción con la igle­sia cuan­do su her­ma­na se de­cla­ró abier­ta­men­te gay y sin­tió que te­nía que pe­dir per­dón a sus pa­dres.

Bla­ke Chas­tain, de 35 años, in­gre­só en la Uni­ver­si­dad Wes­le­ya­na de In­dia­na la se­ma­na del 9/11, con la es­pe­ran­za de gra­duar­se en el se­mi­na­rio. En lu­gar de ello, co­men­zó a ale­jar­se de la Igle­sia cuan­do no pu­do con­ci­liar lo que apren­día en los es­tu­dios bí­bli­cos con el apo­yo de su pro­fe­sor hacia la gue­rra de Irak. “El cris­tia­nis­mo con­ser­va­dor”, di­ce, “iba en con­tra de las en­se­ñan­zas de la Bi­blia”. De­jó la escuela y co­men­zó a es­cri­bir y a pro­du­cir su pro­pio pod­cast. Su nom­bre: Ex­van­ge­li­cal (Ex­van­gé­li­co).

Es­tos tres hom­bres es­tán en la van­guar­dia de un cre­cien­te mo­vi­mien­to en­tre los mi­llen­nials, el cual da una nue­va for­ma a la Igle­sia evan­gé­li­ca y al pa­no­ra­ma po­lí­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos. Des­de la dé­ca­da de 1970, los evan­gé­li­cos de ra­za blan­ca han cons­ti­tui­do la co­lum­na vertebral de la ba­se re­pu­bli­ca­na. Sin em­bar­go, aho­ra que los miem­bros más jó­ve­nes re­cha­zan el vi­ru­len­to par­ti­dis­mo de la era de Trump y de­jan la igle­sia, di­cha ba­se se vuel­ve ca­da vez más pe­que­ña y más vie­ja. Las ci­fras son re­ve­la­do­ras: ha­ce 20 años, ape­nas 46 por cien­to de los pro­tes­tan­tes evan­gé­li­cos te­nían más de 50 años; aho­ra, 62 por cien­to de ellos su­pe­ran esa edad. La edad pro­me­dio de los evan­gé­li­cos de ra­za blan­ca es de 55 años. So­lo 10 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses de me­nos de 30 años se iden­ti­fi­can a ellos mis­mos co­mo evan­gé­li­cos de ra­za blan­ca. El éxo­do de los jó­ve­nes es tan ve­loz que los de­mó­gra­fos pro­nos­ti­can que los evan­gé­li­cos pro­ba­ble­men­te de­ja­rán de ser una fuer­za po­lí­ti­ca im­por­tan­te en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2024. Y las fi­su­ras ya co­mien­zan a ver­se. En las elec­cio­nes in­ter­me­dias de 2018, las en­cues­tas de sa­li­da mos­tra­ron que los evan­gé­li­cos de ra­za blan­ca apo­ya­ron a los re­pu­bli­ca­nos en una pro­por­ción de 75 a 22 por cien­to, mien­tras que el res­to de la po­bla­ción vo­tan­te fa­vo­re­ció a los de­mó­cra­tas en una pro­por­ción de 66 a 32 por cien­to. Sin em­bar­go, los evan­gé­li­cos mos­tra­ron una pro­ba­bi­li­dad li­ge­ra­men­te me­nor de apo­yar a los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra en 2018 que la que mos­tra­ron al apo­yar a Trump en 2016, lo cual pu­do ha­ber con­tri­bui­do a la re­cu­pe­ra­ción de es­ca­ños en la Cá­ma­ra por par­te de los de­mó­cra­tas. El apo­yo a Trump de­cli­nó más en­tre los va­ro­nes evan­gé­li­cos de ra­za blan­ca que en­tre las mu­je­res. La bre­cha de gé­ne­ro de 11 pun­tos en­tre hom­bres y mu­je­res evan­gé­li­cas de 2016 se re­du­jo a 6 en las elec­cio­nes in­ter­me­dias.

Des­de lue­go, los cris­tia­nos evan­gé­li­cos han si­do re­com­pen­sa­dos por apo­yar a Trump tras so­por­tar ocho años de va­gar en el de­sier­to po­lí­ti­co de Oba­ma. Tie­nen a dos jue­ces con­ser­va­do­res en la Su­pre­ma Cor­te, y nue­ve miem­bros del ga­bi­ne­te han pro­fe­sa­do su fe evan­gé­li­ca, al igual que un alu­vión de le­yes y ór­de­nes eje­cu­ti­vas que arre­me­ten con­tra los ro­les de gé­ne­ro, el abor­to y los de­re­chos de la co­mu­ni­dad LGBTQ. Sin em­bar­go, los ex­per­tos afir­man que es­to po­dría re­pre­sen­tar la úl­ti­ma re­com­pen­sa pa­ra un po­der po­lí­ti­co en de­ca­den­cia. A di­fe­ren­cia de sus pa­dres, a la ge­ne­ra­ción más jo­ven no la ani­man las gue­rras culturales; mu­chos de sus miem­bros lu­chan a fa­vor de la jus­ti­cia so­cial pa­ra los mi­gran­tes y las per­so­nas LGBTQ, y es­tán con­tra el en­car­ce­la­mien­to en ma­sa, pos­tu­ras que es­tán más en lí­nea con las del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

El re­sul­ta­do es un blo­que con­ser­va­dor ca­da vez más pequeño, al­go que po­dría de­bi­li­tar al po­der po­lí­ti­co cris­tiano de ra­za blan­ca y, en con­se­cuen­cia, a un Par­ti­do Re­pu­bli­cano cu­yo fu­tu­ro de­pen­de de su alian­za con la de­re­cha re­li­gio­sa. Es un enig­ma que Barry Gold­wa­ter, pa­dre del mo­derno con­ser­va­du­ris­mo del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pro­nós­ti­co en 1994: “Re­cuer­den lo que les di­go: cuan­do es­tos pre­di­ca­do­res to­men el con­trol del par­ti­do, y se­gu­ra­men­te lo ha­rán, se­rá un te­rri­ble y con­de­na­do pro­ble­ma”.

¿EL FIN DE LA ALIAN­ZA?

La aso­cia­ción de la de­re­cha re­li­gio­sa con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano tie­ne sus raíces en el fa­llo emi­ti­do en 1954 por la Su­pre­ma Cor­te en el ca­so de Brown vs. el Con­se­jo de Edu­ca­ción de To­pe­ka, tras el cual los su­re­ños de ra­za blan­ca co­men­za­ron a huir de las es­cue­las pú­bli­cas de­bi­do a la abo­li­ción for­za­da de la se­gre­ga­ción ra­cial. Abrie­ron las lla­ma­das aca­de­mias de se­gre­ga­ción: es­cue­las re­li­gio­sas exen­tas de im­pues­tos. Cuan­do el IRS, el or­ga­nis­mo tri­bu­ta­rio de Es­ta­dos Uni­dos, fue tras los co­le­gios

evan­gé­li­cos co­mo la Uni­ver­si­dad Bob Jo­nes, en la que se prohi­bía ofi­cial­men­te que sus alum­nos sa­lie­ran con per­so­nas de otras ra­zas, es­tas es­cue­las en­fren­ta­ron la pér­di­da de su exen­ción fis­cal.

Eso ha­bía sig­ni­fi­ca­do la rui­na fi­nan­cie­ra. Sin em­bar­go, un ac­ti­vis­ta re­pu­bli­cano lla­ma­do Paul Wey­rich, con el apo­yo del se­gre­ga­cio­nis­ta del Oes­te y mul­ti­mi­llo­na­rio cer­ve­ce­ro Jo­seph Coors, for­jó alian­zas con lí­de­res re­li­gio­sos del sur co­mo Jerry Fal­well y ca­bil­deó con éxi­to pa­ra apa­ci­guar al IRS. La Ma­yo­ría Mo­ral ha­bía na­ci­do, y en 1980, se anun­ció co­mo una fuer­za po­lí­ti­ca al ayu­dar a Ro­nald Rea­gan a lle­gar a la Ca­sa Blan­ca. Los es­tra­te­gas re­pu­bli­ca­nos uti­li­za­ron los te­mas del abor­to y el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo pa­ra ci­men­tar la unión y lle­var a las ur­nas a los cris­tia­nos de de­re­cha.

Es­ta re­la­ción se man­tu­vo só­li­da por dé­ca­das, y los evan­gé­li­cos se con­vir­tie­ron en un blo­que con­fia­ble de apo­yo pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Des­de el año 2000, PAC­TO CON EL DIA­BLO: El evan­ge­lis­ta Billy Graham pro­nun­cia un ser­món en Ca­ro­li­na del Nor­te en 1962; Trump ha­bla en un even­to del Día Na­cio­nal de la Ora­ción en el Ro­se Gar­den en 2017; el se­na­dor Gold­wa­ter, que ad­vir­tió que si los pre­di­ca­do­res to­ma­ban el con­trol del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, se­ría “un te­rri­ble y con­de­na­do pro­ble­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.