Edu­car con una vi­sión de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos

Newsweek en Español - - PORTADA -

En mar­zo de 2014, el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE) y la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) sig­na­ron uno de los acuer­dos más re­le­van­tes pa­ra el ám­bi­to edu­ca­ti­vo de México. El Con­ve­nio de Co­la­bo­ra­ción tie­ne la fi­na­li­dad de es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de coope­ra­ción pa­ra im­pul­sar ac­cio­nes con­jun­tas que con­tri­bu­yan a que maes­tros y alum­nos ten­gan un me­jor co­no­ci­mien­to, res­pe­to y ejer­ci­cio de los de­re­chos hu­ma­nos. Des­de su fir­ma, el con­ve­nio ha al­can­za­do a unos 57,500 do­cen­tes, lo que se ha tra­du­ci­do en un im­pac­to a por lo me­nos 1 mi­llón 124,800 alum­nos. A ca­si cin­co años de ha­ber­se im­ple­men­ta­do, se han da­do va­rios re­sul­ta­dos. Co­mo par­te de es­te com­pro­mi­so, el Co­le­gia­do Na­cio­nal de Vin­cu­la­ción So­cial del SNTE pro­mue­ve y da se­gui­mien­to a las ac­ti­vi­da­des de­ri­va­das de la alian­za, en­tre las cua­les se des­pren­den la pu­bli­ca­ción del “Pro­to­co­lo de actuación pa­ra una es­cue­la li­bre de vio­len­cia” —una he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir el fe­nó­meno del aco­so es­co­lar ( bull­ying)—, así co­mo la­bo­res que in­clu­yen con­fe­ren­cias par­ti­ci­pa­ti­vas so­bre igual­dad de gé­ne­ro, cur­sos y ta­lle­res so­bre el de­sa­rro­llo de com­pe­ten­cias so­cio­emo­cio­na­les, con­fe­ren­cias en lí­nea so­bre de­re­chos hu­ma­nos y los Cer­tá­me­nes de De­re­chos Hu­ma­nos SNTE-CNDH.

La par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y com­pro­me­ti­da de las sec­cio­nes sin­di­ca­les a lo lar­go del país ha si­do fun­da­men­tal pa­ra con­cre­tar es­tos pro­gra­mas en­tre los do­cen­tes.

Ade­más, el con­ve­nio cuen­ta con un pro­gra­ma de­no­mi­na­do Em­ba­ja­do­res del SNTE, el cual bus­ca la re­va­lo­ra­ción so­cial de la es­cue­la pú­bli­ca y sus maes­tros a tra­vés de per­so­nas que, por su trayectoria re­le­van­te a fa­vor de la so­cie­dad, re­gre­san a la es­cue­la pú­bli­ca pa­ra apo­yar­la.

“En el SNTE com­par­ti­mos los idea­les de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das; jus­to ha­ce unos días ce­le­bra­mos los 70 años de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos. En­tre es­tos de­re­chos, fir­ma­dos por nues­tro país, es­tá el de­re­cho a la edu­ca­ción, y es­te es, pa­ra el sin­di­ca­to, uno de los pi­la­res de su queha­cer, mi­sión y vi­sión: el de­re­cho a una edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad con equi­dad”, ma­ni­fies­ta la maes­tra María An­to­nie­ta Gar­cía Las­cu­rain, coor­di­na­do­ra del Co­le­gia­do Na­cio­nal de Vin­cu­la­ción So­cial del SNTE.

Y con­ti­núa: “Por esa ra­zón, des­de ha­ce va­rios años he­mos tra­ba­ja­do con la CNDH, por­que com­par­ti­mos los prin­ci­pios de la De­cla­ra­ción y

cree­mos que los de­ben apren­der to­dos los ni­ños que asis­ten a las au­las, así co­mo las fa­mi­lias. Es­ta­ble­ci­mos es­te con­ve­nio por­que pen­sa­mos que una de las me­jo­res for­mas de par­ti­ci­par es con la for­ma­ción de los maes­tros. Na­die en­se­ña lo que no sa­be, na­die pue­de en­se­ñar lo que no vi­ve, por eso los pro­fe­so­res de­be­mos co­no­cer y po­seer ele­men­tos pa­ra que en el au­la po­da­mos for­ta­le­cer en los ni­ños la prác­ti­ca de los de­re­chos hu­ma­nos”.

Des­de la fir­ma del con­ve­nio se han rea­li­za­do unas 320 con­fe­ren­cias pre­sen­cia­les so­bre de­re­chos hu­ma­nos, las cua­les han reuni­do a más de 30,000 do­cen­tes. Con ello se cal­cu­la que se podría haber im­pac­ta­do a 900,000 alum­nos.

Co­mo par­te de es­ta alian­za, en 2015 se ini­ció un cur­so en lí­nea de­no­mi­na­do “Con­vi­ven­cia es­co­lar des­de la pers­pec­ti­va de los de­re­chos hu­ma­nos”. Me­dian­te es­te mé­to­do se han for­ma­do 14 ge­ne­ra­cio­nes de do­cen­tes, las cua­les su­man 27,454 maes­tros y han im­pac­ta­do a apro­xi­ma­da­men­te 323,600 alum­nos.

“En es­tos tiem­pos he­mos vis­to el re­na­cer en el mun­do de ten­den­cias dis­cri­mi­na­to­rias, de po­lí­ti­cas fran­ca­men­te de in­to­le­ran­cia en con­tra de la di­ver­si­dad y de los prin­ci­pios que se su­po­nía que to­do el mun­do ha­bía asu­mi­do”, ma­ni­fies­ta la coor­di­na­do­ra del ór­gano res­pon­sa­ble de las ac­ti­vi­da­des del Con­ve­nio de Co­la­bo­ra­ción SNTE-CNDH. “Fren­te a es­tas reali­da­des de in­to­le­ran­cia y vio­len­cia en la so­cie­dad te­ne­mos que for­ta­le­cer la cultura de la no vio­len­cia, de la paz. La me­jor for­ma de ha­cer­lo es a tra­vés del apo­yo a los do­cen­tes, de su for­ma­ción y la en­tre­ga de ins­tru­men­tos que les per­mi­tan desa­rro­llar esas ta­reas en las au­las”.

En es­te sen­ti­do, aña­de que hoy en día ni la es­cue­la ni los maes­tros pue­den ser res­pon­sa­bles úni­cos y ab­so­lu­tos de la edu­ca­ción, sino que los pri­me­ros so­cios acom­pa­ñan­tes en la ta­rea de edu­car con una vi­sión de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos son los pa­dres de fa­mi­lia.

“La fa­mi­lia edu­ca, y edu­ca en buen o mal sen­ti­do. Los pa­dres, co­mo cual­quier otro gru­po, tam­bién tie­nen que apren­der có­mo com­par­tir con sus hi­jos es­tos prin­ci­pios. Aque­llas prác­ti­cas que eran co­mu­nes ha­ce no mu­cho, co­mo los gol­pes al ni­ño, se ha de­mos­tra­do que las­ti­man su au­to­es­ti­ma y no lle­van a nin­gún si­tio. Hoy te­ne­mos que pro­pi­ciar, des­de eda­des muy tem­pra­nas, el diálogo, de otra ma­ne­ra no po­de­mos es­pe­rar que, cuan­do los ni­ños sean adul­tos, ejer­zan una ciu­da­da­nía res­pon­sa­ble. Por eso nues­tra re­la­ción con los pa­dres de fa­mi­lia es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca.

In­ci­so su­ma­men­te re­le­van­te del con­ve­nio son los Cer­tá­me­nes Na­cio­na­les de De­re­chos Hu­ma­nos, los cua­les re­pre­sen­tan la cul­mi­na­ción de un tra­ba­jo que a lo lar­go del año se nu­tre de las en­se­ñan­zas que los es­pe­cia­lis­tas de la CNDH ofre­cen en muy di­ver­sas ac­ti­vi­da­des a lo lar­go del país.

Pa­ra es­tos cer­tá­me­nes, des­de ha­ce tres años se con­vo­ca a alum­nos, do­cen­tes y pa­dres de fa­mi­lia pa­ra par­ti­ci­par en un con­cur­so y ex­pre­sar, me­dian­te en­sa­yos, di­bu­jos, vi­deos, cuen­tos o car­te­les, sus vi­sio­nes y vi­ven­cias so­bre los de­re­chos hu­ma­nos.

Por ejem­plo, en la con­vo­ca­to­ria co­rres­pon­dien­te a 2018 par­ti­ci­pa­ron 1,678 tra­ba­jos. El SNTE y la CNDH pre­mia­ron a los tres pri­me­ros lu­ga­res en las ca­te­go­rías de his­to­rie­ta, con el tí­tu­lo “El de­re­cho hu­mano al agua”, pa­ra es­tu­dian­tes de pri­me­ro, se­gun­do y ter­cer gra­do de pri­ma­ria, y “El de­re­cho a una vi­da li­bre de vio­len­cia”, pa­ra alum­nos de cuar­to, quin­to y sex­to gra­do.

En es­te certamen tam­bién se dis­tin­guió, en el ru­bro de vi­deo, a las tres me­jo­res pro­duc­cio­nes en las te­má­ti­cas “De­re­chos hu­ma­nos y mi­gra­ción”, pa­ra es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria, y “Di­ver­si­dad se­xual y de­re­chos hu­ma­nos”, en edu­ca­ción me­dia su­pe­rior. En ma­te­ria de en­sa­yo se pre­mió a do­cen­tes con el te­ma “La in­clu­sión en el au­la”.

Ex­pli­ca la maes­tra Gar­cía Las­cu­rain: “Es­tos cer­tá­me­nes dan pie al de­ba­te. Quie­nes di­fun­den la con­vo­ca­to­ria en las au­las son los do­cen­tes, es de­cir, promueven en­tre sus alum­nos la ge­ne­ra­ción de pro­pues­tas, y eso es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de ha­cer con­cien­cia so­bre dis­tin­tos te­mas, to­dos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos que vi­vi­mos co­ti­dia­na­men­te”.

En otro or­den de ideas, la coor­di­na­do­ra del Co­le­gia­do Na­cio­nal de Vin­cu­la­ción So­cial des­ta­ca que el “Pro­to­co­lo de actuación pa­ra una es­cue­la li­bre de vio­len­cia” tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ofre­cer los pro­ce­di­mien­tos pa­ra aten­der de ma­ne­ra in­me­dia­ta, en la es­cue­la, el re­gis­tro de los ca­sos de aco­so es­co­lar y ca­na­li­zar­los ade­cua­da­men­te, así co­mo for­ta­le­cer las prác­ti­cas de con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca pa­ra lo­grar es­pa­cios edu­ca­ti­vos li­bres de vio­len­cia, en la in­clu­sión y el res­pe­to a la dig­ni­dad hu­ma­na:

“En el sin­di­ca­to nos di­mos cuen­ta de que no exis­tía un ins­tru­men­to que per­mi­tie­ra to­mar me­di­das pa­ra en­cau­zar los pro­ble­mas del aco­so es­co­lar, y que es­to po­nía en ries­go a los pro­pios maes­tros por­que, mu­chas ve­ces por ac­tuar, por es­tar com­pro­me­ti­dos con lo que su­ce­de en su sa­lón, po­dían ser su­je­tos ellos mis­mos de aco­so por­que tal vez al­guien no es­tu­vie­ra de acuer­do con la me­di­da que to­ma­ba. Así, nos di­mos a la ta­rea de tra­ba­jar con la CNDH y con el Conapred en un pro­to­co­lo que per­mi­tie­ra a los maes­tros ac­tuar de una ma­ne­ra res­pon­sa­ble y res­pal­da­da por or­ga­ni­za­cio­nes res­pe­ta­das en es­te te­rreno”.

Fi­nal­men­te, ma­ni­fies­ta que pa­ra que los maes­tros pue­dan aten­der la am­plia agen­da re­la­cio­na­da con el bie­nes­tar in­te­gral de los ni­ños y los ado­les­cen­tes, los pro­fe­so­res re­quie­ren ur­gen­te­men­te de una fi­gu­ra co­no­ci­da co­mo des­car­ga la­bo­ral:

“La ta­rea del do­cen­te no se ago­ta en el tiem­po que pa­sa fren­te a sus alum­nos en el sa­lón de cla­se, que es el tiem­po por el cual es re­mu­ne­ra­do. Los maes­tros tie­nen que tra­ba­jar con los pa­dres de fa­mi­lia, pre­pa­rar sus cla­ses, ca­pa­ci­tar­se. ¿Pe­ro a qué ho­ra tra­ba­ja­rán con ellos si re­ci­ben un suel­do so­lo por las ho­ras que es­tán fren­te a gru­po? En mu­chos paí­ses hay un tiem­po de des­car­ga la­bo­ral, que son las ho­ras que se des­ti­nan pa­ra es­tos tra­ba­jos. Es­tas ho­ras de des­car­ga pue­den per­mi­tir al maes­tro tra­ba­jar, en­tre otros, los te­mas de de­re­chos hu­ma­nos, sa­lud emo­cio­nal, au­to­es­ti­ma, con los pa­dres de fa­mi­lia, te­mas hoy por hoy fun­da­men­ta­les en una edu­ca­ción in­te­gral”.

“Los pro­fe­so­res de­be­mos co­no­cer y po­seer ele­men­tos pa­ra que en el au­la po­da­mos for­ta­le­cer en los ni­ños la prác­ti­ca de los de­re­chos hu­ma­nos”.

María An­to­nie­ta Gar­cía Las­cu­rain, coor­di­na­do­ra del Co­le­gia­do Na­cio­nal de Vin­cu­la­ción So­cial del SNTE.

Ma­te­ria­les de apo­yo uti­li­za­dos pa­ra la for­ma­ción de los alum­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.