Fonseca: ce­le­bra la vi­da con Agus­tín

Newsweek en Español - - CONTENTS - Por Ca­mi­la Sánchez Bolaño

EL NA­CI­MIEN­TO de un hi­jo no es cual­quier acon­te­ci­mien­to. Es un mo­men­to de ce­le­bra­ción y ca­da pa­dre de­ci­de có­mo hon­ra­rá el mo­men­to en que lle­ga al mun­do. El cantante co­lom­biano Fonseca ha de­ci­di­do brin­dar­le a su hi­jo al­go que sin du­da es muy per­so­nal: su oc­ta­va pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca. Agus­tín es el nom­bre del nuevo ál­bum de es­te can­tau­tor que ha si­do ga­na­dor de cin­co pre­mios Grammy y es, tam­bién, el nom­bre de su ter­cer hi­jo. En en­tre­vis­ta con Newsweek México, Fonseca ha­bla de lo que sig­ni­fi­ca traer un hi­jo al mun­do, de lo que im­pli­ca ser pa­dre en su lí­nea de tra­ba­jo y de lo que la mú­si­ca le ha en­se­ña­do a tra­vés de los años. —¿Por qué ti­tu­lar Agus­tín tu ál­bum? —Siem­pre el día de lan­za­mien­to de un ál­bum es un te­ma que pien­sas mu­cho con la dis­que­ra. La fe­cha de lan­za­mien­to se fue mo­vien­do has­ta que que­dó pa­ra el 9 de no­viem­bre. Jus­to, Agus­tín es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra na­cer el 5 de no­viem­bre y yo no ha­bía en­con­tra­do un nom­bre pa­ra el ál­bum. Me gus­ta que el tí­tu­lo de los ál­bu­mes sea una pa­la­bra que de­fi­na el mo­men­to en el que es­toy en mi vi­da, y cuan­do las dos co­sas se jun­ta­ron ya no ha­bía mu­cho más que pen­sar. —¿Có­mo es ser pa­dre en es­ta épo­ca? —Ser pa­pá es lo má­xi­mo, los hi­jos son la ben­di­ción más gran­de de la vi­da. Ob­via­men­te, ver el mun­do y lo que en él pa­sa me ge­ne­ra mu­cha an­sie­dad, pe­ro al fi­nal del día creo que lo que uno tie­ne que ha­cer es criar a gen­te bue­na pa­ra que le ayu­de al mun­do y que así sea­mos mu­chos más los bue­nos que los ma­los, creo que de eso se tra­ta to­do. —¿Con­si­de­ras que es­ta es tu me­jor pro­duc­ción has­ta aho­ra? —La en­se­ñan­za que me ha da­do la mú­si­ca a lo lar­go de mi ca­rre­ra es que de­be­mos de per­der el mie­do a ex­plo­rar dis­tin­tos gé­ne­ros y so­ni­dos. En Agus­tín lo hi­ce una vez más y fui más allá con to­do lo que que­ría ex­plo­rar. Tra­ba­jé con 11 pro­duc­to­res dis­tin­tos, lo que sig­ni­fi­ca dar­le 11 co­lo­res dis­tin­tos al ál­bum, y me pa­re­ce que lo­gré ser ecléc­ti­co. En ver­dad con­si­de­ro que he evo­lu­cio­na­do en mi mú­si­ca por­que la evo­lu­ción es per­der el mie­do a ex­pe­ri­men­tar. —¿En qué mo­men­to crees que se en­cuen­tra la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na? —Creo que es­tá vi­vien­do un mo­men­to gi­gan­te, pues se vol­vió un gé­ne­ro que a es­ca­la mundial le gus­ta a la gen­te. Es­ta­mos en el me­jor mo­men­to y eso nos ayu­da a lle­var un men­sa­je de lo que so­mos: co­mo co­lom­bia­nos la mú­si­ca se ha con­ver­ti­do en un ape­lli­do im­por­tan­te, y cuan­do la gen­te pien­sa en Co­lom­bia, pien­sa en mú­si­ca. —¿Có­mo de­ci­dis­te ha­blar en ‘una va­ca por los cha­mos’? —Ha si­do muy do­lo­ro­so ver to­da la can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos que lle­gan a Co­lom­bia y, so­bre to­do, las con­di­cio­nes en las que lle­gan. Cuan­do su­pe la can­ti­dad de mu­je­res em­ba­ra­za­das que es­ta­ban lle­gan­do a Co­lom­bia, sin las con­di­cio­nes que de­ben de te­ner pa­ra lle­var bien su em­ba­ra­zo, me to­có el co­ra­zón. Los ve­ne­zo­la­nos siem­pre nos han da­do la mano a los co­lom­bia­nos, y aho­ra nos to­ca dar­les la mano a ellos, que es­tán pa­san­do por un mo­men­to muy di­fí­cil. —¿Có­mo ves la si­tua­ción que es­tá vi­vien­do México con la ca­ra­va­na mi­gran­te? —To­dos los paí­ses que es­ta­mos re­ci­bien­do es­tos grandes gru­pos mi­gra­to­rios te­ne­mos que en­ten­der que no es fá­cil, hay que en­ten­der la si­tua­ción y dar­nos la mano en­tre la­ti­nos, por­que “hoy eres tú, ma­ña­na soy yo”. Es­ta si­tua­ción no tie­ne un fin cer­cano, por lo que creo que los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­be­rían de te­ner un plan B. —Tu co­la­bo­ra­ción con Melendi, “Sim­ples de co­ra­zón”, es pro­fun­da. ¿Por qué de­be­mos ser sim­ples de co­ra­zón? —Al fi­nal del día el co­ra­zón es el que man­da. Tú pue­des pla­near y ser to­do un es­tra­te­ga con tu vi­da, pe­ro al fi­nal el co­ra­zón es el que te va de­cir por dón­de ir y uno tie­ne que es­cu­char al co­ra­zón y ser fiel. Fonseca cuen­ta con más de 141 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y más de 723,000 mi­llo­nes de vi­si­tas en su ca­nal de vi­deos. Es uno de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes en la es­ce­na en Co­lom­bia y en to­da Latinoamérica. Con es­ta nue­va pro­duc­ción, Agus­tín, el can­tau­tor fue no­mi­na­do al La­tin Grammy 2018 por “Sim­ples co­ra­zo­nes” en la ca­te­go­ría de me­jor can­ción tro­pi­cal.

LA CI­TA: “He evo­lu­cio­na­do en mi mú­si­ca por­que la evo­lu­ción es per­der el mie­do a ex­pe­ri­men­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.