CIEN­CIA PA­RA LA CON­SER­VA­CIÓN

En el sur de Si­na­loa, in­ves­ti­ga­do­res de la UNAM res­ca­tan la ri­que­za de Pla­ya Es­pí­ri­tu, una re­gión con­ver­ti­da en pas­ti­za­les. Ha­ce unos años ha­bía va­cas pas­tan­do; hoy hay des­de ja­gua­res has­ta aves mi­gra­to­rias y tor­tu­gas gol­fi­nas.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ra­quel Za­pien

In­ves­ti­ga­do­res de la UNAM res­ca­tan la ri­que­za de una re­gión con­ver­ti­da en pas­ti­za­les. Ha­ce unos años ha­bía va­cas pas­tan­do; hoy hay des­de ja­gua­res has­ta aves mi­gra­to­rias y tor­tu­gas gol­fi­nas.

EL GA­NA­DO ocu­pó el es­pa­cio que an­tes era tran­si­ta­do por ja­gua­res, los pas­tos fo­rra­je­ros des­pla­za­ron sel­vas y los bos­ques de man­glar fue­ron re­lle­na­dos con tie­rra en el sur de Si­na­loa des­de tiem­pos de la Co­lo­nia. Hoy, la ve­ge­ta­ción na­ti­va em­pie­za a re­po­blar sus an­ti­guos te­rri­to­rios y, con ella, la fau­na. La na­tu­ra­le­za responde a los es­fuer­zos de con­ser­va­ción que des­de ha­ce cin­co años im­ple­men­tan in­ves­ti­ga­do­res de la UNAM pa­ra res­ca­tar lo que aún que­da en eco­sis­te­mas de al­ta bio­di­ver­si­dad. Al ini­cio se te­nían re­gis­tros de 90 es­pe­cies de ani­ma­les en la zo­na, pe­ro hoy se sa­be que exis­ten al me­nos 282, de las cua­les, 50 es­tán en las lis­tas de ries­go y cin­co, en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Los te­rre­nos for­man par­te del pro­yec­to tu­rís­ti­co Cen­tro In­te­gral­men­te Pla­nea- do (CIP) Pla­ya Es­pí­ri­tu, que desa­rro­lla el Fon­do Na­cio­nal de Fo­men­to al Tu­ris­mo (Fo­na­tur) en el mu­ni­ci­pio de Es­cui­na­pa, sobre una su­per­fi­cie de 2,381 hec­tá­reas en co­lin­dan­cia con las Ma­ris­mas Na­cio­na­les de los es­ta­dos de Si­na­loa y Na­ya­rit, las cua­les fue­ron in­clui­das en la lis­ta de hu­me­da­les de im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal en 1995 (si­tios Ram­sar).

Aquí ya no hay par­ce­las ni co­rra­les, en su lu­gar hay ár­bo­les que han vuel­to a echar raí­ces: ce­dros, pal­mas de co­qui­llo de acei­te y man­gles que po­co a po­co ga­nan al­tu­ra. Des­de ra­nas del ta­ma­ño de una uña has­ta ja­gua­res ha­bi­tan el es­pa­cio en el que an­tes pas­ta­ban las va­cas.

Du­ran­te es­tas fe­chas, las aves mi­gra­to­rias de­jan el frío de Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pa­sar el in­vierno en Es­cui- na­pa; por es­tos días se les en­cuen­tra en la pla­ya, unas so­bre­vo­lan­do el mar, otras hur­gan­do la are­na en bus­ca de ali­men­to. Son las aves playeras, o pla­ye­ri­tos, co­mo les lla­ma la gen­te.

El mo­sai­co de ve­ge­ta­ción es­tá com­pues­to por cin­co eco­sis­te­mas que han lo­gra­do sobrevivir a la ac­ción hu­ma­na: man­glar, du­nas cos­te­ras, hu­me­da­les in­ter­du­na­rios de agua dul­ce, sel­va ba­ja ca­du­ci­fo­lia y sel­va me­dia­na sub­ca­du­ci­fo­lia. Fren­te a la fran­ja cos­te­ra tam­bién se ex­tien­den 800 hec­tá­reas de palmar co­co­te­ro que fue in­tro­du­ci­do a fi­na­les de los años 70.

Há­bi­tats han si­do per­tur­ba­dos en di­fe­ren­tes eta­pas del desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión. Des­de la épo­ca prehis­pá­ni­ca has­ta la actualidad, las ma­ris­mas han so­por­ta­do la pre­sión de la pes­ca en tan­to que

la ve­ge­ta­ción sil­ves­tre fue men­gua­da por tie­rras de pas­to­reo a par­tir del Vi­rrei­na­to.

Los fer­ti­li­zan­tes que se uti­li­zan en los campos agrí­co­las cer­ca­nos y las des­car­gas de aguas re­si­dua­les han con­ta­mi­na­do los man­tos freá­ti­cos y su so­bre­ex­plo­ta­ción em­pie­za a pro­vo­car la in­fil­tra­ción de agua sa­li­na.

A par­tir de 2014, in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Mar y Lim­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), con se­de en Ma­zatlán, se en­car­gan de la im­ple­men­ta­ción de nue­ve pro­gra­mas am­bien­ta­les en­ca­mi­na­dos a la res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción de di­chos eco­sis­te­mas.

Re­fo­res­tan el área con ve­ge­ta­ción na­ti­va y es­tu­dian el com­por­ta­mien­to de las di­fe­ren­tes es­pe­cies de fau­na; la ca­li­dad del agua del acuí­fe­ro que atra­vie­sa por el pre­dio es mo­ni­to­rea­da y se abren ca­na­les de agua dul­ce pa­ra reha­bi­li­tar hu­me­da­les, se vigila el des­pla­za­mien­to de la lí­nea de cos­ta y se pro­te­ge a las tor­tu­gas ma­ri­nas que arri­ban a las pla­yas.

Las em­pre­sas que brin­dan sus ser­vi­cios en el in­te­rior del pre­dio son su­per­vi­sa­das pa­ra que aca­ten las dis­po­si­cio­nes am­bien­ta­les y dis­pon­gan ade­cua­da­men­te de sus desechos. To­dos los pro­gra­mas tie­nen se­gui­mien­to y son eva­lua­dos pe­rió­di­ca­men­te.

Ra­quel Bri­se­ño Due­ñas, acre­di­ta­da am­bien­tal, ase­gu­ra que no exis­ten an­te­ce­den­tes si­mi­la­res en la zo­na pre­vio a la im­ple­men­ta­ción de di­chos pro­gra­mas, de ma­ne­ra que se em­pe­zó por rea­li­zar un diag­nós­ti­co de la bio­di­ver­si­dad exis­ten­te pa­ra des­pués apli­car me­to­do­lo­gías pro­ba­das cien­tí­fi­ca­men­te, las cua­les se han adap­ta­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas del lu­gar y a las va­ria­cio­nes am­bien­ta­les que se han pre­sen­ta­do.

El ob­je­ti­vo de es­te tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, se­ña­la, es ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de la fau­na me­dian­te la reha­bi­li­ta­ción de los há­bi­tats.

“Nues­tra vi­sión fue en­trar y ha­cer un diag­nós­ti­co del si­tio pa­ra que los pro­gra­mas au­to­ri­za­dos pu­die­ran ser eva­lua­dos; es­to nos per­mi­te, des­pués de cin­co años, te­ner pro­pues­tas pa­ra que los pro­gra­mas sean ac­tua­li­za­dos, orien­ta­dos de una ma­ne­ra más efi­cien­te”, pun­tua­li­za.

El co­no­ci­mien­to que se ha ge­ne­ra­do en es­te tiempo, aña­de, es fun­da­men­tal pa­ra im­pul­sar un pro­yec­to de desa­rro­llo tu­rís­ti­co sus­ten­ta­ble con una ba­se cien­tí­fi­ca.

EL ORI­GEN DE LOS PRO­GRA­MAS

Du­ran­te es­tos días de enero, los te­rre­nos de Pla­ya Es­pí­ri­tu aún con­ser­van el ver­dor que de­ja­ron las llu­vias, pe­ro en­tran­do la pri­ma­ve­ra las plan­tas de la sel­va ba­ja em­pe­za­rán a ti­rar sus ho­jas, al­gu­nas has­ta que­dar des­nu­das; a sim­ple vis­ta pa­re­ce­rá que se han se­ca­do, pe­ro so­lo es­ta­rán re­ser­van­do el agua que les que­da pa­ra po­der sobrevivir y flo­re­cer en la épo­ca de se­cas, cuan­do los es­te­ros se agrie­tan y el sol que­ma. En­ton­ces las co­pas de las ama­pas amarillas y del pa­lo blan­co des­ta­ca­rán por su in­ten­so co­lor.

El CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu (an­tes Cos­ta Pa­cí­fi­co) se con­ci­bió en 2007 co­mo un desa­rro­llo que am­plia­ría la ofer­ta tu­rís­ti­ca del país y de­to­na­ría la eco­no­mía re­gio­nal ba­jo la ope­ra­ción de Fo­na­tur. El pro­yec­to se apro­bó en 2008 por la Se­cre­ta­ria de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co (SHCP) y ese mis­mo año se rea­li­za­ron las pri­me­ras obras de in­fra­es­truc­tu­ra.

Pa­ra con­ti­nuar con el desa­rro­llo, se tra­mi­tó la au­to­ri­za­ción de la Ma­ni­fes­ta­ción de Im­pac­to Am­bien­tal (MIA) an­te la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les. La apro­ba­ción se ob­tu­vo en 2011,

pe­ro al si­guien­te año se mo­di­fi­có y se con­di­cio­nó a Fo­na­tur a im­ple­men­tar una se­rie de pro­gra­mas pa­ra mi­ti­gar y com­pen­sar los im­pac­tos am­bien­ta­les.

Pa­ra cum­plir con es­tos re­qui­si­tos, Fo­na­tur bus­có la co­la­bo­ra­ción de la UNAM con el fin de rea­li­zar los pro­gra­mas ne­ce­sa­rios que com­pen­sa­ran el im­pac­to am­bien­tal. Tam­bién se in­clu­ye­ron pro­pues­tas de la so­cie­dad ci­vil, las cua­les tam­bién ha­bían ma­ni­fes­ta­do sus preo­cu­pa­cio­nes.

Aho­ra se ana­li­za la am­plia­ción del pro­yec­to, pe­ro la MIA so­lo apli­ca pa­ra una eta­pa prio­ri­ta­ria de 800.20 hec­tá­reas, por lo que las fa­ses sub­se­cuen­tes del com­ple­jo es­tán su­je­tas a la ob­ten­ción de nue­vas au­to­ri­za­cio­nes en ma­te­ria ur­ba­na y am­bien­tal.

DE LA CO­LO­NIA A NUESTROS DÍAS

En el si­glo XVII, cuan­do los es­pa­ño­les ya ha­bían ex­ten­di­do sus pro­vin­cias a lo que hoy es el nor­te de Mé­xi­co, exis­tió una ha­cien­da de 513 hec­tá­reas en el pre­dio co­no­ci­do co­mo Las Ca­bras, ubi­ca­do en la is­la del Pal­mi­to de Ver­de, Es­cui­na­pa. Ahí pas­ta­ban los to­ros y va­cas de Bar­to­lo­mé Ver­de Ro­jas, quien re­gis­tró la pro­pie­dad co­mo su­ya en 1668 an­te el go­bierno de la Nue­va Viz­ca­ya.

“Fue la ha­cien­da ga­na­de­ra más im­por­tan­te del no­roes­te de la Nue­va Es­pa­ña que se tie­ne re­gis­tra­da”, ase­gu­ra Gilberto Ló­pez Ro­drí­guez, cro­nis­ta de Es­cui­na­pa. Des­de ahí se mo­vía el ga­na­do bo­vino a los te­rri­to­rios que en es­tos mo­men­tos ocu­pan Gua­da­la­ja­ra y Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra co­mer­cia­li­zar­lo, se­ña­la. El re­co­rri­do se ha­cía a pie y po­día du­rar me­ses.

En el li­bro Si­na­loa en la historia, de Car­los Gran­de, se men­cio­na que, en el trans­cur­so del si­glo XVII, a la pro­pie­dad se in­cor­po­ra­ron nue­vos te­rre­nos que con­tri­bui­rían a con­so­li­dar su im­por­tan­te co­mer­cia­li­za­ción ga­na­de­ra. En 1671, por ejem­plo, se ob­tu­vo una li­cen­cia pa­ra sa­car a la ven­ta 2,300 no­vi­llos, to­ros y to­ru­nos en el reino de la Nue­va Es­pa­ña.

Gilberto Ló­pez re­fie­re que la ha­cien­da lle­gó a con­tar con 11,225 ca­be­zas de ga­na­do en 1738, las cua­les es­ta­ban a car­go de Mar­cos Gaxiola, el ter­cer due­ño has­ta en­ton­ces. A prin­ci­pios del si­glo XX la tie­rra fue ad­qui­ri­da por Na­ti­vi­dad To­le­do, pa­dre del ex­go­ber­na­dor de Si­na­loa An­to­nio To­le­do Co­rro, en so­cie­dad con la fa­mi­lia Es­cu­tia de Ma­zatlán.

Pa­ra 1995, el ha­to ga­na­de­ro in­cluía 61,440 ani­ma­les, de los cua­les el 70 por cien­to eran re­ses, se­gún re­gis­tros de Jo­sé Al­ber­to Ma­cías Gu­tié­rrez, pri­mer cro­nis­ta de Es­cui­na­pa.

Cuan­do To­le­do Co­rro asu­mió la pro­pie­dad, man­tu­vo la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra y ad­qui­rió más pre­dios has­ta su­mar 4,500 hec­tá­reas; de ahí ven­dió 2,284 a Fo­na­tur en 2008, co­rres­pon­dien­tes al ran­cho Las Ca­bras. Pa­ra 2009, el or­ga­nis­mo de­di­ca­do al desa­rro­llo de des­ti­nos tu­rís­ti­cos com­pró más te­rre­nos que en con­jun­to su­man 2,381 hec­tá­reas.

La dis­po­ni­bi­li­dad de agua dul­ce en la zo­na be­ne­fi­ció el desa­rro­llo de la ga­na­de­ría in­ten­si­va; la agri­cul­tu­ra no flo­re­ció igual por las con­di­cio­nes del sue­lo, de ma­ne­ra que so­lo los pas­ti- za­les fo­rra­je­ros in­tro­du­ci­dos lo­gra­ron pros­pe­rar. El palmar co­co­te­ro que se in­cor­po­ró en la fran­ja cos­te­ra a fi­na­les de los años 70 tam­bién se adap­tó.

En los te­rre­nos que aho­ra ocu­pa el CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu aún se pue­de apre­ciar que las con­di­cio­nes na­tu­ra­les del en­torno fue­ron mo­di­fi­ca­das por el sec­tor agro­pe­cua­rio. Sin em­bar­go, aún exis­ten re­lic­tos, es de­cir, áreas que con­ser­van la ve­ge­ta­ción ori­gi­nal y que de­mues­tran re­si­lien­cia; pe­ro sin un pro­gra­ma de con­ser­va­ción po­drían des­apa­re­cer.

CO­BER­TU­RA VE­GE­TAL CO­MO ES­TRA­TE­GIA

Di­cen que na­die co­no­ce me­jor las plan­tas de la zo­na que San­tos Si­llas Quintero, se­rá por­que na­ció y cre­ció en­tre ellas. Ha­ce 67 años, la par­te­ra en­te­rró en la tie­rra el om­bli­go de es­te hom­bre, se­gún dic­ta la cos­tum­bre. Des­de en­ton­ces él ha es­ta­do li­ga­do a ese te­rri­to­rio. Su in­fan­cia la vi­vió en Las Ca­bras cuan­do ya era pro­pie­dad de la fa­mi­lia To­le­do, en don­de años des­pués tra­ba­jó en ac­ti­vi­da­des del cam­po.

Aho­ra, don San­tos se en­car­ga de re­co­lec­tar se­mi­llas y frag­men­tos de ta­llos de es­pe­cies pro­te­gi­das o de im­por­tan­cia bio­ló­gi­ca que en­tre­ga en el vi­ve­ro del CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu pa­ra su re­pro­duc­ción y pos­te­rior tras­plan­te. Su co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co sir­ve de apo­yo a los cien­tí­fi­cos en­car­ga­dos de re­cu­pe­rar la co­ber­tu­ra ve­ge­tal.

El tra­ba­jo de don San­tos es fun­da­men­tal, pues el rescate del ma­te­rial ge­né­ti­co ve­ge­tal y su re­pro­duc­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra res­tau­rar los eco­sis­te­mas del lu­gar, ya que en el in­te­rior del pre­dio na­da más que­dan tres ce­dros blan­cos, un ár­bol de tem­pis­que y muy po­cos ejem­pla- res de tru­cha, ama­pa y co­qui­llo de acei­te, to­dos clasificados en pe­li­gro de ex­tin­ción, jun­to con cua­tro ti­pos de man­gle.

Se es­ti­ma que en to­tal exis­ten 196 es­pe­cies de flo­ra, en­tre las que se en­cuen­tran ár­bo­les ma­de­ra­bles, plan­tas de in­te­rés pa­ra la in­dus­tria cos­mé­ti­ca y de ali­men­tos, así co­mo las me­di­ci­na­les que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes han si­do uti­li­za­das por la gen­te de las co­mu­ni­da­des. Pe­ro, ade­más, sus ho­jas, flo­res, fru­tos y se­mi­llas son fuen­te de pro­teí­na pa­ra la fau­na; de esa for­ma, por ejem­plo, los ca­mi­chi­nes, hi­gue­ras y gua­ya­bos sil­ves­tres pro­por­cio­nan ali­men­to y re­fu­gio a las aves.

Por eso, al in­cre­men­tar la den­si­dad ve­ge­tal se ge­ne­ran con­di­cio­nes pa­ra que los ani­ma­les en­cuen­tren re­fu­gio, ali­men­ta­ción, si­tios de re­pro­duc­ción y anida­ción, ex­pli­ca por su par­te Da­niel Be­ní­tez Par­do, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de Ma­ne­jo In­te­gral de Flo­ra.

“Las plan­tas son las úni­cas ca­pa­ces de ge­ne­rar su pro­pio ali­men­to, y el res­to de la ca­de­na ali­men­ti­cia se pue­de ali­men­tar de ellas, gra­cias a eso hay vi­da”, pun­tua­li­za.

Des­de el pun­to de vis­ta bo­tá­ni­co, la sel­va me­dia­na que se en­cuen­tra en el si­tio es im­por­tan­te por ser la de ma­yor di­ver­si­dad y al­tu­ra de to­do Si­na­loa. Por otro la­do, la co­lin­dan­cia del pre­dio con las Ma­ris­mas Na­cio­na­les con­vier­te la re­gión en una zo­na de amor­ti­gua­mien­to pa­ra el te­rri­to­rio de man­gla­res más con­ser­va­do del Pa­cí­fi­co me­xi­cano, des­ta­ca Fran­cis­co Ama­dor Cruz, especialista en eco­lo­gía ve­ge­tal.

“Lo que se ha­ga en el si­tio im­pac­ta en las ma­ris­mas por­que no hay una ba­rre­ra fí­si­ca, hay una in­fluen­cia di­rec­ta”, ad­vier­te.

BIO­DI­VER­SI­DAD

Ca­da año, a par­tir de fe­bre­ro de 2015, se ha do­cu­men­ta­do el trán­si­to de ja­guar, el ter­cer fe­lino de ma­yor ta­lla a es­ca­la mun­dial, des­pués del león afri­cano y el ti­gre. Has­ta en­ton­ces, el pre­dio no apa­re­cía en la ba­se de da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das co­mo há­bi­tat del ja­guar.

Su pre­sen­cia es­tá re­la­cio­na­da con el in­cre­men­to de la co­ber­tu­ra fo­res­tal y, por lo tan­to, con la exis­ten­cia de fau­na de la cual se ali­men­ta, en­tre la que des­ta­ca la po­bla­ción de ve­na­dos, pe­ca­rís y ar­ma­di­llos.

A tra­vés del mo­ni­to­reo ha si­do po­si­ble iden­ti­fi­car a las di­ver­sas es­pe­cies de fau­na sil­ves­tre, sus há­bi­tos y áreas de dis­tri­bu­ción en el in­te­rior del te­rri­to­rio que com­pren­de el pro­yec­to tu­rís­ti­co y zo­nas con­ti­guas. Al­gu­nos de los ejem­pla­res no se ha­bían vis­to du­ran­te años o se ig­no­ra­ba su pre­sen­cia.

Al cie­rre de 2018, se re­gis­tra­ron 282 es­pe­cies de las cua­les 214 son aves, 36 rep­ti­les, 22 ma­mí­fe­ros y 10 an­fi­bios. Den­tro del lis­ta­do de re­gis­tros se en­cuen­tran 50 es­pe­cies pro­te­gi­das, cin­co de ellas en la ca­te­go­ría de pe­li­gro de ex­tin­ción.

Erik Na­va­rro Sán­chez, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de Ma­ne­jo In­te­gral de Fau­na, in­for­ma que se ha de­tec­ta­do ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­si­lien­cia en aque­llos lu­ga­res que han si­do reha­bi­li­ta­dos o que han lo­gra­do sub­sis­tir a los im­pac­tos ge­ne­ra­dos por ac­ti­vi­da­des humanas.

“Lo que pu­di­mos ob­ser­var du­ran­te es­tos cin­co años de tra­ba­jo es que, a pe­sar de que la mo­di­fi­ca­ción sea gran­de, mien­tras ha­ya es­pa­cios en don­de las es­pe­cies se pue­dan adap­tar lo van a ha­cer y los van a to­mar, no im­por­ta que sean pe­que­ños”, ma­ni­fies­ta.

Los es­fuer­zos de con­ser­va­ción de las tor­tu­gas ma­ri­nas tam­bién arro­jan evi­den­cias de re­cu­pe­ra­ción. A pa­so len­to, es­pe­cies de gol­fi­na, laúd y prie­ta, to­das en pe­li­gro de ex­tin­ción, anidan ca­da año en los 42 ki­ló­me­tros de pla­yas del mu­ni­ci­pio de Es­cui­na­pa, 12 de los cua­les son

ad­ya­cen­tes al pro­yec­to tu­rís­ti­co.

La es­pe­cie más abun­dan­te es la gol­fi­na, la cual re­gis­tra un in­cre­men­to en el nú­me­ro de ni­dos res­ca­ta­dos y crías li­be­ra­das en los sie­te años en los que se ha im­ple­men­ta­do el Pro­gra­ma de Pro­tec­ción y Con­ser­va­ción de Tor­tu­gas Ma­ri­nas y el Cam­pa­men­to Tor­tu­gue­ro, el pri­me­ro del ex­tre­mo sur de Si­na­loa y el pri­mer pro­gra­ma en ope­rar den­tro del CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu. En es­te pe­rio­do se re­por­tó un to­tal de 424,883 tor­tu­gui­tas que in­gre­sa­ron en el mar.

Las ni­da­das son res­ca­ta­das y tras­la­da­das al cam­pa­men­to pa­ra su pro­tec­ción e in­cu­ba­ción en vi­ve­ro. Se mo­ni­to­rean las pla­yas de arri­bo, se mi­de la tem­pe­ra­tu­ra de la are­na pa­ra evi­tar da­ños a em­brio­nes y se rea­li­za un se­gui­mien­to sa­te­li­tal de hem­bras y ma­chos adul­tos pa­ra co­no­cer su dis­tri­bu­ción es­pa­cial. Los dos úl­ti­mos ejem­pla­res ma­chos en por­tar un dis­po­si­ti­vo de ras­treo sobre su ca­pa­ra­zón fue­ron bau­ti­za­dos con el nom­bre de Pa­blo y Fer­nan­do, a quie­nes se les ubi­có por úl­ti­ma vez fren­te a las cos­tas de Gue­rre­ro y Si­na­loa, res­pec­ti­va­men­te.

LA VI­DA DE NO­CHE

En la os­cu­ri­dad ab­so­lu­ta las es­tre­llas se mul­ti­pli­can. Pa­re­cen es­tar más cer­ca y al al­can­ce de quien las ob­ser­va. El so­ni­do de las olas que se rom­pen es más fuer­te y per­cep­ti­ble en la pro­fun­di­dad de la no­che que apa­ren­ta cal­ma. Pe­ro no to­dos duer­men; en la fran­ja de pla­ya, fren­te al palmar co­co­te­ro, las tor­tu­gas ma­ri­nas lle­gan a desovar y el per­so­nal del cam­pa­men­to tor­tu­gue­ro rea­li­za re­co­rri­dos pa­ra res­ca­tar sus hue­vos y pro­te­ger­los de los de­pre­da­do­res.

Cer­ca de ahí, en­tre la sel­va ba­ja y me­dia­na, los mur­cié­la­gos se en­cuen­tran ac­ti­vos y la le­chu­za del cam­pa­na­rio, de ros­tro blan­co, plano y en for­ma de co­ra­zón, ras­trea el te­rreno des­de la ra­ma de un ár­bol en bus­ca de roe­do­res pa­ra ali­men­tar­se.

En la ma­ña­na se­rá po­si­ble apre­ciar con cla­ri­dad las hue­llas de co­yo­tes, ve­na­dos, lin­ces, ja­gua­res y otros ma­mí­fe­ros en las ori­llas de las la­gu­nas y es­pe­jos de agua. El bu­lli­cio y el can­to de las aves in­di­can que el día avan­za.

AL RESCATE DE LOS ECO­SIS­TE­MAS COS­TE­ROS

Hay in­di­cios de que en la zo­na ha­bía pan­ta­nos an­tes de que fue­ra re­lle­na­da y apla­na­da pa­ra usar­se co­mo par­ce­las y co­rra­les. En la mor­fo­lo­gía del sue­lo aún se per­ci­ben una se­rie de de­pre­sio­nes for­ma­das per­pen­di­cu­lar­men­te a la lí­nea de cos­ta, que dé­ca­das o si­glos atrás tu­vie­ron agua, co­mo las que se en­cuen­tran en buen es­ta­do de con­ser­va­ción en las Ma­ris­mas Na­cio­na­les Na­ya­rit.

Pa­ra re­es­ta­ble­cer es­te ti­po de hu­me­dal se abrie­ron ca­na­les con ma­qui­na­ria pe­sa­da. Ape­nas hu­bo agua. Des­pués se acon­di­cio­na­ron pla­yo­nes y se ins­ta­la­ron pla­ta­for­mas pa­ra que la fau­na te­rres­tre y acuá­ti­ca los pu­die­ra uti­li­zar co­mo há­bi­tat.

Los in­ves­ti­ga­do­res que par­ti­ci­pan en el Pro­gra­ma de Res­tau­ra­ción y Reha­bi­li­ta­ción de Hu­me­da­les tam­bién mi­den el ni­vel del agua, sa­li­ni­dad, tem­pe­ra­tu­ra y nu­trien­tes de las ma­ris­mas y de eva­luar el es­ta­do de los bos­ques de man­glar de for­ma per­ma­nen­te.

Es­tas ac­cio­nes son re­le­van­tes por­que el CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu tie­ne 23 ki­ló­me­tros de co­lin­dan­cia con los hu­me­da­les cos­te­ros de la Re­gión Prio­ri­ta­ria pa­ra la Con­ser­va­ción Ma­ris­mas Na­cio­na­les, que con­for­man los es­ta­dos de Si­na­loa y Na­ya­rit.

Por la mis­ma ra­zón, en 2016 se reali­zó un diag­nós­ti­co de la lí­nea de cos­ta

a lo lar­go de 42 ki­ló­me­tros del mu­ni­ci­pio de Es­cui­na­pa y tres del mu­ni­ci­pio de Ro­sa­rio pa­ra iden­ti­fi­car una po­si­ble pér­di­da de pla­ya se­ca en el área de in­te­rés, y aun­que no se en­con­tra­ron afec­ta­cio­nes, se pu­do an­ti­ci­par que cual­quier al­te­ra­ción po­dría rom­per con el equi­li­brio ac­tual generando da­ños ca­tas­tró­fi­cos en uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de la re­gión.

DE­TEC­TAN CON­TA­MI­NA­CIÓN EN ACUÍ­FE­RO

La prin­ci­pal fuen­te de abas­to de agua pa­ra con­su­mo hu­mano y ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas de la zo­na es el acuí­fe­ro La­gu­na Agua Gran­de, uno de los po­cos man­tos freá­ti­cos del país en ser es­tu­dia­dos en lo que res­pec­ta a la can­ti­dad y ca­li­dad de sus aguas. Es­ta ac­ti­vi­dad se ini­ció en 2016 pa­ra vi­gi­lar que el desa­rro­llo del CIP Pla­ya Es­pí­ri­tu no ge­ne­re afec­ta­cio­nes sobre el re­cur­so.

Me­dian­te los aná­li­sis fí­si­co-quí­mi­cos y mi­cro­bio­ló­gi­cos que se rea­li­zan, se de­tec­tó que el acuí­fe­ro es­tá sien­do con­ta­mi­na­do por los agro­quí­mi­cos que se uti­li­zan en las tie­rras de cul­ti­vo y por las des­car­gas re­si­dua­les de co­mu­ni­da­des asen­ta­das cuen­ca arri­ba que ca­re­cen de un sis­te­ma de dre­na­je.

Tam­bién se con­fir­mó la in­fil­tra­ción de agua sa­li­na en al­gu­nos tra­mos del man­to freá­ti­co por so­bre­ex­plo­ta­ción, in­for­ma el in­ves­ti­ga­dor Mar­tín So­to Ji­mé­nez, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de Mo­ni­to­reo Pie­zo­mé­tri­co y Ca­li­dad del Agua Sub­te­rrá­nea.

El especialista en quí­mi­ca acuá­ti­ca de­ta­lla que pa­ra el mo­ni­to­reo se cuen­ta con una red de 40 po­zos dis­tri­bui­dos en

el pre­dio pa­ra la to­ma de mues­tras que son ana­li­za­das en la­bo­ra­to­rio.

El es­tu­dio, que se rea­li­za de for­ma cons­tan­te, in­clu­ye un lis­ta­do de apro­xi­ma­da­men­te 180 pla­gui­ci­das y ele­men­tos al­ta­men­te tó­xi­cos co­mo ura­nio, ar­sé­ni­co, plo­mo, cad­mio, co­bre y mer­cu­rio.

So­to Ji­mé­nez acla­ra que la con­ta­mi­na­ción mi­cro­bio­ló­gi­ca y quí­mi­ca pre­sen­te en el acuí­fe­ro es ori­gi­na­da por fuen­tes ex­ter­nas y pre­vias al desa­rro­llo tu­rís­ti­co, po­lí­gono que ac­tual­men­te fun­cio­na co­mo zo­na de pro­tec­ción del man­to freá­ti­co. Sin em­bar­go, no se­rá po­si­ble me­jo­rar la ca­li­dad mi­cro­bio­ló­gi­ca o quí­mi­ca de las aguas sub­te­rrá­neas den­tro del pre­dio en tan­to no se to­men me­di­das que pre­ven­gan la con­ta­mi­na­ción en la par­te más al­ta de la cuen­ca.

“En fun­ción de ese diag­nós­ti­co es po­si­ble pro­po­ner al­ter­na­ti­vas de ma­ne­jo pa­ra que el acuí­fe­ro pue­da res­tau­rar­se lo más que se pue­da a su con­di­ción na­tu­ral tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad”, apun­ta.

El in­ves­ti­ga­dor men­cio­na que cer­ca del 75 por cien­to del agua que se con­su­me en Mé­xi­co pro­vie­ne de acuí­fe­ros, los cua­les, en su ma­yo­ría, pre­sen­tan al­gún ni­vel de so­bre­ex­plo­ta­ción, con­ta­mi­na­ción o sa­li­ni­za­ción. Pe­se a ello, aña­de, exis­ten po­cos es­tu­dios al res­pec­to y los que se rea­li­zan se en­fo­can en co­no­cer el vo­lu­men de agua dis­po­ni­ble pa­ra su ex­plo­ta­ción.

“Los procesos que ocu­rren den­tro de es­te acuí­fe­ro (La­gu­na Agua Gran­de) nos es­tá sir­vien­do a no­so­tros pa­ra es­ta­ble­cer las ba­ses de có­mo se com­por­tan los man­tos freá­ti­cos cos­te­ros en el país y en el mun­do”, apun­ta.

LA LEC­CIÓN APREN­DI­DA

Los in­ves­ti­ga­do­res que par­ti­ci­pan en los pro­gra­mas am­bien­ta­les coin­ci­den en que sí es po­si­ble res­tau­rar há­bi­tats im­pac­ta­dos con un sus­ten­to cien­tí­fi­co, aun­que los re­sul­ta­dos no son in­me­dia­tos.

“Va a to­mar tiempo, pe­ro es­ta­mos en un pun­to lí­mi­te de lo­grar­lo por to­do el tra­ba­jo que se ha ve­ni­do rea­li­zan­do”, afir­ma Ra­quel Bri­se­ño Due­ñas, acre­di­ta­da am­bien­tal y en­car­ga­da del Ban­co de In­for­ma­ción de Tor­tu­gas Ma­ri­nas del Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Mar y Lim­no­lo­gía de la UNAM.

Por el mo­men­to, en el ex­tre­mo sur si­na­loen­se ya exis­ten pla­nes de ma­ne­jo y mar­cos de re­fe­ren­cia úti­les pa­ra el se­gui­mien­to de las la­bo­res de con­ser­va­ción. Lo que em­pe­zó co­mo un trá­mi­te am­bien­tal ha per­mi­ti­do crear una lí­nea ba­se de co­no­ci­mien­to inexis­ten­te has­ta ha­ce unos años, ca­paz de fre­nar el de­te­rio­ro y su in­mi­nen­te im­pac­to en las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y en la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción.

La historia y el pre­sen­te con­fir­man que la bio­di­ver­si­dad siem­pre ha si­do el prin­ci­pal ac­ti­vo eco­nó­mi­co de la re­gión y que su con­ti­nui­dad de­pen­de del apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos que si­guen sien­do ex­plo­ta­dos co­mo si fue­sen in­fi­ni­tos.

Es­cui­na­pa, la tie­rra del ca­ma­rón, del co­co y los su­cu­len­tos man­gos de ex­por­ta­ción le de­be su fa­ma. En es­tos ins­tan­tes, mien­tras las bom­bas ex­traen agua del sub­sue­lo, nue­vas plán­tu­las de man­glar se afe­rran a las ori­llas de las ma­ris­mas apro­ve­chan­do que aún hay agua y nu­trien­tes dis­po­ni­bles. Con mo­ver la mi­ra­da, se al­can­za a ver que las ama­pas prie­tas pin­tan de ro­sa los ce­rros. Se­rá en fe­bre­ro cuan­do em­pie­cen a for­mar las vai­nas que ex­pul­sa­rán sus se­mi­llas ala­das en bus­ca de un lu­gar en el que pue­dan ger­mi­nar.

CO­LI­BRÍ PI­CO AN­CHO: De las 282 es­pe­cies de fau­na re­gis­tra­das, 214 son aves, y de es­tas, seis son co­li­bríes.

ANILLAMIENTO y to­ma de da­tos bio­ló­gi­cos de un co­lo­rín sie­te­co­lo­res, ave mi­gra­to­ria que se en­cuen­tra ba­jo pro­tec­ción es­pe­cial en Mé­xi­co.

TECOLOTE BAJEÑO: El com­por­ta­mien­to y la dis­tri­bu­ción de las di­ver­sas es­pe­cies de fau­na son es­tu­dia­dos pa­ra de­ter­mi­nar cuál es la me­jor for­ma de ma­ne­jar­las y pro­te­ger­las.

TOR­TU­GAS GOL­FI­NAS MA­CHO re­gre­san al mar con un dis­po­si­ti­vo sa­te­li­tal sobre su co­ra­za co­mo par­te de las ac­cio­nes de mo­ni­to­reo y con­ser­va­ción de la es­pe­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.