¿Mi­sión cum­pli­da?

Trump desea po­ner fin a las in­ce­san­tes gue­rras de Es­ta­dos Uni­dos. Los miem­bros de la mi­li­cia es­tán de acuer­do. So­lo se pre­gun­tan cuál es la me­jor ma­ne­ra de re­ti­rar­se y cuál fue la cau­sa por la que lu­cha­ron.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ja­mes La­por­ta

EL PRE­SI­DEN­TE es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump desea que los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses vuel­van a ca­sa. Die­ci­sie­te años des­pués de los ata­ques del 11/9, los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses ac­tual­men­te se en­cuen­tran en sie­te paí­ses si­guien­do le­yes anacró­ni­cas, y el co­man­dan­te en je­fe ha su­ge­ri­do que dos de esas pro­lon­ga­das gue­rras po­drían es­tar lle­gan­do a su fin.

Pa­san­do por al­to los con­se­jos de va­rios fun­cio­na­rios, el mes pa­sa­do de­cla­ró la vic­to­ria sobre el aún no de­rro­ta­do gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) y or­de­nó el re­ti­ro de 2,000 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses de Si­ria. Tam­bién re­du­jo de ma­ne­ra im­por­tan­te el nú­me­ro de sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses en Af­ga­nis­tán al or­de­nar al Pen­tá­gono que regresara a ca­sa a 7,000 ele­men­tos ac­ti­vos a prin­ci­pios de 2019.

De la mis­ma for­ma en que Geor­ge W. Bush de­cla­ró “Mi­sión cum­pli­da”, Trump ha afir­ma­do que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses vol­ve­rán a ca­sa on­dean­do la ban­de­ra de la vic­to­ria. Afir­mó en Twit­ter que, si sus pre­de­ce­so­res hu­bie­ran traí­do a los sol­da­dos a ca­sa e inu­ti­li­za­do a los militantes ex­tre­mis­tas, ha­brían si­do pro­cla­ma­dos hé­roes na­cio­na­les.

El cre­cien­te can­san­cio del pú­bli­co con las gue­rras in­ter­mi­na­bles fue un im­por­tan­te fac­tor en la elec­ción de Trump, de acuer­do con va­rios es­tu­dios. Los elec­to­res se sien­ten frus­tra­dos por las po­lí­ti­cas de re­la­cio­nes ex­te­rio­res que com­pro­me­ten a los sol­da­dos y al di­ne­ro de los es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro ca­re­cen de una de­fi­ni­ción cla­ra de vic­to­ria; en otras pa­la­bras, no cuen­tan con una es­tra­te­gia de sa­li­da. La se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren, can­di­da­ta pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial de 2020 y que sue­le ser una fe­roz crí­ti­ca de Trump, ha di­cho a la prensa que es­tá de acuer­do con el pre­si­den­te en cuan­to al re­ti­ro de tro­pas de Si­ria y Af­ga­nis­tán. Y los mi­li­ta­res, ese 1 por cien­to de los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses que so­por­tan to­da la car­ga, es­tán de acuer­do. Fun­cio­na­rios ac­tua­les y an­te­rio­res del Pen­tá­gono de­cla­ra­ron a News­week que Trump no se equi­vo­ca al desear ter­mi­nar con esas gue­rras, y que el pre­si­den­te tie­ne ra­zón al de­cir que al­gu­nas de las crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do son in­jus­tas.

Cin­cuen­ta y seis por cien­to de los mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses ac­ti­vos y ju­bi­la­dos aprue­ban el tra­ba­jo que Trump es­tá ha­cien­do, mien­tras que 43 por cien­to de ellos lo desaprue­ban, de acuer­do con una re­cien­te en­cues­ta rea­li­za­da por As­so­cia­ted Press en to­do el país (AP en­cues­tó a más de 4,000 mi­li­ta­res y veteranos del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se). Cin­cuen­ta y uno por cien­to pien­sa que el go­bierno de Trump ha he­cho que Es­ta­dos Uni­dos es­té más se­gu­ro con­tra el te­rro­ris­mo; 35 por cien­to pien­sa lo con­tra­rio.

Sin em­bar­go, fun­cio­na­rios mi­li­ta­res afir­man que el de­seo de Trump de ob­te­ner re­sul­ta­dos in­me­dia­tos en las es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad na­cio­nal a lar­go pla­zo lo es­tá per­ju­di­can­do: las gue­rras no ter­mi­nan en mo­men­tos icónicos (con ex­cep­ción, qui­zás, de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial). Y la vic­to­ria, es­pe­cial­men­te en Af­ga­nis­tán, es una ilu­sión.

LA DIANA SUE­NA, LO QUIE­RAS O NO

El tuit sur­gió un mi­nu­to des­pués de la me­dia­no­che, ho­ra del Es­te, el 1 de enero. El anun­cio par­tió del De­par­ta­men­to de De­fen­sa: Pa­trick Sha­nahan, exe­je­cu­ti­vo de Boeing sin ex­pe­rien­cia mi­li­tar y con un año y me­dio en el go­bierno, era aho­ra el se­cre­ta­rio in­te­ri­no de De­fen­sa.

La diana sue­na, lo quie­ras o no, me di­jo una vez un com­pa­ñe­ro de la Ma­ri­na. Tra­duc­ción: sa­bía­mos que es­to iba a su­ce­der, y así fue. El tuit de­jó cla­ro que Ja­mes Mat­tis, el úl­ti­mo de los ge­ne­ra­les ca­li­fi­ca­dos co­mo “adul­tos” en el go­bierno, y fran­co opo­si­tor al re­ti­ro de tro­pas de Si­ria, es­ta­ba fue­ra.

Des­de que Es­ta­dos Uni­dos in­ter­vino por pri­me­ra vez en la gue­rra ci­vil de Si­ria en 2014, la hue­lla es­ta­dou­ni­den­se ha cre­ci­do, y cuen­ta ac­tual­men­te con cer­ca de 2,000 sol­da­dos. En cuan­to al Es­ta­do Is­lá­mi­co, los cálcu­los su­gie­ren que tie­ne ac­tual­men­te en­tre 25,000 y 30,000 com­ba­tien­tes y sim­pa­ti­zan­tes in­te­gra­dos en la po­bla­ción lo­cal.

Una fuen­te de al­to ran­go del De­par­ta­men­to de De­fen­sa de­cla­ró a News­week, tres días an­tes de la sa­li­da de Mat­tis, que nin­gún ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba fe­liz con la de­ci­sión de re­ti­rar a los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses de Si­ria. La re­ti­ra­da po­dría pro­vo­car un re­sur­gi­mien­to de ISIS, si­mi­lar al au­men­to de la in­fluen­cia y la con­quis­ta de te­rri­to­rios lo­gra­da por los ta­li­ba­nes en Af­ga­nis­tán. El tiempo de­di­ca­do a es­ta­ble­cer alian­zas en la re­gión y a en­tre­nar a las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias pa­re­ce un des­per­di­cio, se­ña­la el ofi­cial. ¿Pa­ra qué el de­rra­ma­mien­to de san­gre y el sa­cri­fi­cio si, al fi­nal, Es­ta­dos Uni­dos iba a de­jar a los kur­dos ex­pues­tos a una ma­sa­cre? Es­to sin men­cio­nar los cos­tos pa­ra las per­so­nas y las na­cio­nes.

“Aho­ra mis­mo, los ge­ne­ra­les tra­ba­jan pa­ra ase­gu­rar­se de que el re­ti­ro sea or­de­na­do, se­gu­ro y con el me­nor ries­go pa­ra ope­ra­cio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras, así co­mo pa­ra las re­la­cio­nes con nuestros so­cios lo­ca­les”, se­ña­la la fuen­te, que tie­ne co­no­ci­mien­to de los pla­nes en Si­ria. “¿La de­ci­sión [de Trump] to­mó por sor­pre­sa [a los lí­de­res mi­li­ta­res]? Sí. Pe­ro el pre­si­den­te

“Esas per­so­nas mu­rie­ron con­fian­do en que ha­bía un plan me­jor que ‘ yo no sé, arré­glen­se­las por ahí du­ran­te unos años’, pe­ro no lo ha­bía”.

or­de­nó al­go, y su tra­ba­jo es pro­por­cio­nar­le la me­jor ma­ne­ra de ob­te­ner­lo. Ellos no ha­cen po­lí­ti­ca”.

La de­ci­sión del re­ti­ro to­ma­da por el pre­si­den­te no se co­mu­ni­có a tra­vés de los ca­na­les ade­cua­dos an­tes de que él la tui­tea­ra, se­ña­la la fuen­te. En la con­ver­sa­ción previa a una de­ci­sión, nor­mal­men­te in­ter­vie­ne el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Eso no ocu­rrió, lo que pro­vo­có preo­cu­pa­ción en­tre los al­tos man­dos mi­li­ta­res (y los alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses) sobre las mu­chas in­te­rro­gan­tes y el vo­lu­ble pre­si­den­te.

Fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses de­cla­ra­ron a News­week que el re­pen­tino re­ti­ro del ejér­ci­to de­bi­li­ta­ría las alian­zas de Es­ta­dos Uni­dos con sus alia­dos regionales, le da­ría a Ru­sia e Irán la li­ber­tad de res­ta­ble­cer una pre­sen­cia mi­li­tar ple­na y una ba­se só­li­da en el Me­di­te­rrá­neo, y ha­ría que los com­ba­tien­tes kur­dos, res­pal­da­dos por Es­ta­dos Uni­dos, que­da­ran vul­ne­ra­bles an­te una cam­pa­ña de ata­ques aé­reos tur­cos que aca­ba­ría diez­mán­do­los. Una re­ti­ra­da com­ple­ta sig­ni­fi­ca­ría re­nun­ciar a una va­lio­sa po­si­ción re­gio­nal an­te fuer­zas que ame­na­zan los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos en esa zo­na, ade­más de los in­tere­ses de alia­dos co­mo Is­rael y, en cier­ta me­di­da, Jor­da­nia.

“Se re­quie­re tiempo pa­ra ga­ran­ti­zar que se cuen­ta con los me­ca­nis­mos ade­cua­dos de ve­ri­fi­ca­ción y equi­li­brio cuan­do se de­ci­de re­ti­rar la pre­sen­cia mi­li­tar de esa ma­ne­ra. Las alian­zas, pa­sa­das, pre­sen­tes y fu­tu­ras, po­drían que­dar en ries­go per­ma­nen­te. La es­tra­te­gia y las prio­ri­da­des po­drían cam­biar, pe­ro ne­ce­si­ta­mos ocu­par­nos de los efec­tos de cual­quier de­ci­sión”, se­ña­la la fuen­te de al­to ran­go del De­par­ta­men­to de De­fen­sa.

El se­na­dor Lind­sey Graham, de Ca­ro­li­na del Sur, per­sua­dió al frus­tra­do pre­si­den­te de ra­len­ti­zar la re­ti­ra­da de Si­ria y ex­pan­dir el pla­zo de 30 días a cua­tro me­ses, con­fir­mó News­week. La no­ti­cia fue di­vul­ga­da pri­me­ro por The New York Ti­mes. Graham des­cri­bió las con­di­cio­nes que el pre­si­den­te cum­pli­ría an­tes de re­ti­rar a las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses. En­tre ellas, se en­cuen­tra la des­truc­ción per­ma­nen­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co, la di­sua­sión de las ope­ra­cio­nes ira­níes y la pro­tec­ción de los com­ba­tien­tes kur­dos. Los fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono se sen­tían incómodos con el pla­zo tan cor­to y los ob­je­ti­vos ten­ta­ti­vos. El ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal John Bol­ton se­ña­ló que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses se que­da­rían en Si­ria has­ta que ISIS fue­ra de­rro­ta­do y Tur­quía ga­ran­ti­za­ra no ata­car a los kur­dos. En po­cas pa­la­bras, se tra­ta de una obra en pro­ce­so.

Es­tas sal­ve­da­des se omi­tie­ron en el anun­cio ori­gi­nal del pre­si­den­te, emi­ti­do el 19 de di­ciem­bre, y que to­mó al Pen­tá­gono por sor­pre­sa, lo que pro­vo­có la sa­li­da de Mat­tis. El 5 de enero, Ke­vin Swee­ney, je­fe de ga­bi­ne­te del De­par­ta­men­to de De­fen­sa, re­nun­ció.

LA DE AF­GA­NIS­TÁN ES UNA GUE­RRA FA­LLI­DA

Los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses han es­ta­do en Si­ria por tan so­lo unos cua­tro años. Sin em­bar­go, han per­ma­ne­ci­do en Af­ga­nis­tán du­ran­te 17, por lo que su re­ti­ra­da de la gue­rra más pro­lon­ga­da de Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho más com­pli­ca­da.

En el cor­to pla­zo, los fun­cio­na­rios de Was­hing­ton te­men que una re­ti­ra­da com­ple­ta eche por tie­rra las ac­tua­les ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas con el ob­je­ti­vo de re­con­ci­liar las di­fe­ren­cias en­tre Ka­bul, el Ta­li­bán y Es­ta­dos Uni­dos, al tiempo que se re­for­za­ría la vi­sión de que la pa­la­bra de Es­ta­dos Uni­dos no es al­go en lo que se pue­da con­fiar.

Sin em­bar­go, las gue­rras pos­te­rio­res al 11/9 han du­ra­do más de dos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, y la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria en los círcu­los mi­li­ta­res y de veteranos de Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de las de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes de que exis­ten avan­ces, es que Af­ga­nis­tán es una gue­rra fa­lli­da que se ha pro­lon­ga­do más de la cuen­ta y ha acu­mu­la­do inú­ti­les po­lí­ti­cas de re­la­cio­nes ex­te­rio­res, ade­más de cos­tar­le la vi­da a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses y gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro a los con­tri­bu­yen­tes. Al­gu­nos veteranos de la gue­rra de Af­ga­nis­tán afir­man que les ale­gra­ría ver que la gue­rra ter­mi­na­ra, pe­ro mu­chos se han pre­gun­ta­do por qué mu­rie­ron sus ca­ma­ra­das, ¿aca­so fue por na­da? Es­ta es una pre­gun­ta que los per­si­gue. De he­cho, quie­nes pe­lea­ron al prin­ci­pio de la gue­rra han vis­to có­mo el Ta­li­bán re­cu­pe­ra te­rri­to­rios en los que se de­rra­mó san­gre es­ta­dou­ni­den­se.

“Es­toy de acuer­do con quie­nes pien­san que [la re­ti­ra­da] es una ac­ción acer­ta­da”, di­ce Lu­cas Dyer, ex­sar­gen­to del Es­ta­do Ma­yor de la In­fan­te­ría de Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos y ve­te­rano con 13 años de servicio en la in­fan­te­ría y en Af­ga­nis­tán. “Pe­ro la pre­gun­ta es, ¿pa­ra qué fue to­do es­to? Sé pa­ra qué sir­vió mi par­te, sé por qué mu­rie­ron mis in­fan­tes de ma­ri­na. Es difícil ce­rrar un ca­pí­tu­lo de es­ta gue­rra, o de cual­quier otra”.

Matt­hew Moo­res, ex­sar­gen­to de la In­fan­te­ría de Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos, co­man­dan­te de tan­que re­ti­ra­do por mo­ti­vos mé­di­cos y ve­te­rano en Af­ga­nis­tán, de­cla­ró a News­week que él cul­pa a los ar­qui­tec­tos de la gue­rra, no a los sol­da­dos. “Es­tos eran pro­fe­sio­na­les que mu­rie­ron ha­cien­do su tra­ba­jo. No mu­rie­ron por na­da; mu­rie­ron pa­ra pro­te­ger y apo­yar a los hom­bres y mu­je­res a su iz­quier­da y a su de­re­cha”, di­ce Moo­res. “Hay no­ble­za en ello, y na­da pue­de qui­tár­se­la. Sin em­bar­go, lo que me enoja es que esas per­so­nas mu­rie­ron con­fian­do en que ha­bía un plan me­jor que ‘yo no sé, arré­glen­se­las por ahí du­ran­te unos años’, pe­ro no lo ha­bía”.

“Arre­glár­se­las” se re­fie­re a los co­men­ta­rios he­chos el mes pa­sa­do por el ge­ne­ral ju­bi­la­do del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se Stan­ley McChrys­tal, ex­co­man­dan­te de las fuer­zas de la OTAN en Af­ga­nis­tán. Le di­jo al se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, que su “me­jor su­ge­ren­cia” era que un pe­que­ño nú­me­ro de fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses se que­da­ran en Af­ga­nis­tán y “se las arre­gla­ran por ahí”, de acuer­do con un au­dio fil­tra­do, ob­te­ni­do por Task & Pur­po­se, un si­tio de noticias en lí­nea que cu­bre a las co­mu­ni­da­des mi­li­tar y de veteranos.

Mien­tras tan­to, no es po­si­ble ver en el te­rreno nin­gún cam­bio en la par­ti­ci­pa- ción de Es­ta­dos Uni­dos. “No ocu­rre na­da en Af­ga­nis­tán aho­ra mis­mo”, se­ña­la el ofi­cial de al­to ran­go del De­par­ta­men­to de De­fen­sa. “Pien­so que el go­bierno no pre­vió el aluvión de ata­ques lan­za­dos por los lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en re­la­ción con la re­ti­ra­da”.

Des­de que el pre­si­den­te anun­ció que la pre­sen­cia de sol­da­dos en Af­ga­nis­tán se re­du­ci­ría a la mi­tad, lo cual fue con­si­de­ra­do por mu­chas per­so­nas co­mo el pre­lu­dio de una re­ti­ra­da com­ple­ta en un mo­men­to da­do, Graham ha pro­mo­vi­do el ar­gu­men­to del Pen­tá­gono que los re­por­te­ros de la fuen­te mi­li­tar co­men­za­ron a es­cu­char ha­ce me­ses. “Las con­di­cio­nes en Af­ga­nis­tán, en el mo­men­to pre­sen­te, ha­cen que el re­ti­ro de los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses sea una es­tra­te­gia de al­to ries­go”, es­cri- bió Graham en Twit­ter. “Si con­ti­nua­mos en nues­tro cur­so ac­tual, pon­dría­mos en mar­cha la pér­di­da de to­das nues­tras ga­nan­cias y pre­pa­ra­ría­mos el ca­mino pa­ra un se­gun­do 11/9”.

Mu­chos mi­li­ta­res ac­ti­vos y ju­bi­la­dos de Es­ta­dos Uni­dos pien­san que el De­par­ta­men­to de De­fen­sa ha en­con­tra­do una nue­va lí­nea pa­ra jus­ti­fi­car el man­te­ni­mien­to de la lla­ma­da “gue­rra eter­na”, re­em­pla­zan­do ar­gu­men­tos co­mo “es­ta­mos pa­san­do el pun­to crí­ti­co” y “es­ta­mos lo­gran­do avan­ces”.

Es­cu­ché por pri­me­ra vez el len­gua­je de Graham en sep­tiem­bre de 2018 a tra­vés del bri­ga­dier ge­ne­ral de la In­fan­te­ría de Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos, Ro­ger Tur­ner, ex­co­man­dan­te de las Fuer­zas Es­pe­cia­les del Su­roes­te en Af­ga­nis­tán. “Es­ta­mos evi­tan­do que se re­pi­tan las con­di­cio­nes pre­vias al 11/9”, se­ña­ló Tur­ner. Va­rios in­fan­tes de ma­ri­na que sir­vie­ron con el ge­ne­ral de una es­tre­lla en 2017 me di­cen que, en el te­rreno, esa afir­ma­ción se tra­du­ce

“El pre­si­den­te or­de­nó al­go, y su tra­ba­jo es pro­por­cio­nar­le la me­jor ma­ne­ra de ob­te­ner­lo. Ellos no ha­cen po­lí­ti­ca”.

co­mo “ha­cer que una si­tua­ción jo­di­da es­té me­nos jo­di­da”. Tur­ner en­ca­be­zó el pri­mer des­plie­gue de in­fan­tes de ma­ri­na de re­gre­so a la pro­vin­cia su­re­ña de Hel­mand des­de 2014, co­mo par­te de la nue­va es­tra­te­gia de Trump.

“Cuan­to más fuer­tes se vuel­van las fuer­zas de se­gu­ri­dad af­ga­nas, tan­to me­nos ten­dre­mos que ha­cer”, di­jo Trump al des­cri­bir la po­lí­ti­ca de su go­bierno en agos­to de 2017. “Los af­ga­nos ase­gu­ra­rán y construirán su pro­pia na­ción, y de­fi­ni­rá su pro­pio fu­tu­ro. Que­re­mos que ten­gan éxi­to”.

En ese mo­men­to, Trump di­jo que com­pren­día la in­sa­tis­fac­ción de los es­ta­dou­ni­den­ses: “Tam­bién com­par­to su frus­tra­ción por una po­lí­ti­ca ex­te­rior que ha gas­ta­do de­ma­sia­do tiempo, ener­gía, di­ne­ro y, de ma­ne­ra más im­por­tan­te, vi­das humanas, en tra­tar de re­cons­truir paí­ses a nues­tra imagen y se­me­jan­za, en lu­gar de fa­vo­re­cer nuestros in­tere­ses de se­gu­ri­dad por en­ci­ma de cua­les­quier otras con­si­de­ra­cio­nes”.

La re­tó­ri­ca de cam­pa­ña de Trump con fre­cuen­cia se cen­tró en te­ner éxi­to en aque­llo en lo que sus pre­de­ce­so­res ha­bían fra­ca­sa­do, ase­gu­ran­do que él po­día po­ner fin rá­pi­da­men­te a los gru­pos te­rro­ris­tas y a los erro­res de po­lí­ti­ca ex­te­rior he­re­da­dos. Trump no pro­me­tió ex­plí­ci­ta­men­te sa­lir de Af­ga­nis­tán, es­cri­bió Aa­ron Bla­ke, de The Was­hing­ton Post, sin em­bar­go, al in­sis­tir en su opo­si­ción a la gue­rra de Irak, pa­re­cía mos­trar­se a fa­vor de la no in­ter­ven­ción.

Trump ha di­cho que las gue­rras de los pre­si­den­tes Geor­ge W. Bush y Ba­rack Oba­ma han si­do un des­per­di­cio de di­ne­ro. Y aun­que su go­bierno ha uti­li­za­do la mis­ma le­gis­la­ción del Con­gre­so que pu­so en mar­cha las gue­rras en Irak y Af­ga­nis­tán pa­ra ex­pan­dir o re­vi­ta­li­zar con­flic­tos ar­ma­dos en Ye­men, So­ma­lia, Li­bia, Iraq y Ní­ger, es difícil afir­mar que se equi­vo­ca.

En agos­to de 2017, Trump pa­re­ció com­pren­der lo que Oba­ma, su pre­de­ce­sor, apren­dió cuan­do tra­tó de po­ner fin a la gue­rra en Irak. “Un re­ti­ro apre­su­ra­do crea­ría un va­cío que los te­rro­ris­tas, en­tre ellos ISIS y Al-Qae­da, lle­na­rían ins­tan­tá­nea­men­te, jus­to co­mo ocu­rrió an­tes del 11 de sep­tiem­bre”. Sin em­bar­go, en abril asu­mió un tono dis­tin­to en un mi­tin rea­li­za­do en Mi­chi­gan. “He­mos gas­ta­do 7 bi­llo­nes de dó­la­res, bi­llo­nes, con b, 7 bi­llo­nes de dó­la­res en Orien­te Me­dio”, di­jo, men­cio­nan­do un cálcu­lo in­fla­do. “¿Sa­ben qué he­mos ob­te­ni­do a cam­bio? Na­da. Na­da”.

Un li­de­raz­go fuer­te y una es­tra­te­gia son más im­por­tan­tes que nun­ca, si Es­ta­dos Uni­dos pla­nea re­ti­rar­se. “Un re­ti­ro com­ple­to de Af­ga­nis­tán de­ja­ría a esa quis­qui­llo­sa na­ción a mer­ced de un Irán teo­crá­ti­co, una Chi­na en cre­ci­mien­to y, es­pe­cial­men­te, de la Ru­sia de Vla­di­mir Putin, sin men­cio­nar a Pa­kis­tán e In­dia, en una re­pe­ti­ción más del ‘Gran Jue­go’ pa­ra in­fluir en la re­gión”, es­cri­bió en sep­tiem­bre Jeff Stein de News­week.

“La sa­li­da de Mat­tis es un gran gol­pe”, de­cla­ró a News­week otro fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de De­fen­sa. “Ca­da vez es más difícil de­fen­der a Trump, in­clu­so en­tre los trum­pis­tas del Pen­tá­gono. So­mos pro­fe­sio­na­les y nos adap­ta­mos a la si­tua­ción, pe­ro nos preo­cu­pa es­tar en el caos aho­ra que Caos se ha ido”, ha­cien­do un jue­go de pa­la­bras con la se­ñal de lla­ma­da mi­li­tar de Mat­tis.

Sha­nahan y su co­man­dan­te en je­fe en­fren­tan un enor­me re­to. Es­ta­dos Uni­dos no ha ga­na­do nin­gu­na gue­rra im­por­tan­te en 30 años, pe­ro el país ha es­ta­do en gue­rra, en un lu­gar u otro, du­ran­te ca­si el mis­mo pe­rio­do. Los sol­da­dos nun­ca desean huir. ¿Pe­ro qué es me­jor: es­pe­rar la vic­to­ria o, sim­ple­men­te, de­cla­rar­la y vol­ver a ca­sa?

MA­NI­FES­TAN­TES afue­ra de la Ca­sa Blan­ca el 1 de abril de 2018.

TRUMP, que afir­ma que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses vol­ve­rán a ca­sa on­dean­do la ban­de­ra de la vic­to­ria, vi­si­ta a los sol­da­dos en Irak el 26 de di­ciem­bre, jun­to con Me­la­nia.

EL SE­CRE­TA­RIO in­te­ri­no de De­fen­sa Sha­nahan.

RUI­NAS en las afue­ras de Damasco, Si­ria.

UN FRUS­TRA­DO Trump fue con­ven­ci­do de ra­len­ti­zar los ejer­ci­cios na­va­les con Co­rea del Sur.

EL GE­NE­RAL del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se Mark Mi­lley en Var­so­via, Po­lo­nia.

SOL­DA­DOS es­ta­dou­ni­den­ses par­ten de la ba­se aé­rea de Ba­gram, en Af­ga­nis­tán.

EL SE­NA­DOR Graham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.