El re­gre­so a la cru­da reali­dad

La con­cien­cia por co­mer sano re­tor­na des­pués del co­no­ci­do ma­ra­tón Gua­da­lu­pe-Re­yes, pe­ro re­to­mar el buen ca­mino es difícil, sobre to­do si quie­ren per­der­se sa­na­men­te los ki­los ga­na­dos.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Arieh Gold­berg K

Es ne­ce­sa­rio desechar las die­tas de re­vis­ta que ofre­cen una solución má­gi­ca; lo me­jor es acu­dir con un ba­ria­tra cer­ti­fi­ca­do.

LLE­GÓ ENERO y el pro­pó­si­to más so­li­ci­ta­do es ba­jar de pe­so. Pe­ro a mu­chas per­so­nas no les im­por­ta el mé­to­do ni la for­ma, so­lo lo­grar­lo, aun­que ex­pon­gan su sa­lud y su vi­da con tal de ha­cer del pro­pó­si­to una pe­li­gro­sa reali­dad. ¡Ta­ma­les, pa­vo re­lleno, pier­na al horno, bu­ñue­los, ga­lle­tas, pas­tel de fru­tas, ca­ra­me­los, nue­ces, cho­co­la­tes y al­cohol! Es ca­si im­po­si­ble que al­guien se re­sis­ta a to­dos es­tos man­ja­res. Lle­gó la Na­vi­dad y de­sa­pa­re­ció la con­cien­cia sa­lu­da­ble. A es­to se le co­no­ce co­mo am­ne­sia na­vi­de­ña. En Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, es nor­mal que mu­chos co­men­ce­mos a fes­te­jar des­de el 12 de di­ciem­bre has­ta el 6 de enero, el fa­mo­so puen­te Gua­da­lu­pe-Re­yes, lo que sig­ni­fi­ca ca­si un mes co­mien­do, be­bien­do y con un gran pre­tex­to pa­ra no ejer­ci­tar­nos. A es­to se le su­ma el he­cho de que mu­chos via­ja­mos a va­ca­cio­nar o a vi­si­tar a nuestros pa­rien­tes y ami­gos, o te­ne­mos la ca­sa lle­na. To­do es­to, na­tu­ral­men­te, al­te­ra to­dos nuestros pa­tro­nes ali­men­ti­cios. Pues bien­ve­ni­do a la reali­dad. Die­tas hay mu­chas. Las re­vis­tas, in­ter­net, apli­ca­cio­nes y ami­gos ofre­cen una am­plia va­rie­dad, ade­más de que hay cien­tos de li­bros es­pe­cia­li­za­dos en el te­ma.

De los re­gí­me­nes die­té­ti­cos exis­ten­tes, un al­to por­cen­ta­je fun­cio­na, pe­ro es so­lo tem­po­ral, des­pués vie­ne el te­mi­do re­bo­te y las re­per­cu­sio­nes pa­ra la sa­lud, pues­to que la ma­yo­ría es­tán ba­sa­das en eli­mi­nar al­gún gru­po de ali­men­tos y abu­sar de otro, lo cual pro­vo­ca fuer­tes des­com­pen­sa­cio­nes en el or­ga­nis­mo. Ge­ne­ral­men­te, es­tas die­tas son muy ex­tre­mis­tas. Se prohí­be con­su­mir hi­dra­tos de car­bono y se re­co­mien­da co­mer una al­ta can­ti­dad de pro­teí­nas y gra­sas, en­ton­ces, por la ac­ción del me­ta­bo­lis­mo, el cuer­po pier­de agua y uti­li­za las re­ser­vas de pro­teí­na que exis­ten en los múscu­los, pe­ro la gra­sa cor­po­ral se que­da ahí. Ade­más, si la per­so­na no se ha he­cho una re­vi­sión mé­di­ca an­tes de em­pe­zar una die­ta y re­sul­ta que tie­ne al­ta el azú­car, co­les­te­rol o tri­gli­cé­ri­dos, una ali­men­ta­ción de es­te ti­po po­dría oca­sio­nar­le da­ños per­ma­nen­tes. Tam­bién pue­de su­ce­der que al­guien con co­li­tis si­ga una die­ta don­de de­ba con­su­mir gran can­ti­dad de ali­men­tos cru­dos, lác­teos y pro­duc­tos irri­tan­tes, en­ton­ces la in­fla­ma­ción del co­lón au­men­ta­rá, de­sen­ca­de­nan­do un pro­ble­ma ma­yor.

Pe­ro eso no es to­do, in­clu­so pa­ra quie­nes no tie­nen nin­gún pa­de­ci­mien­to, una die­ta des­equi­li­bra­da e in­com­ple­ta re­sul­ta un pe­li­gro, pues pue­de oca­sio­nar anemia y se­rias deficiencias nu­tri­men­ta­les.

Por ejem­plo, en las die­tas ba­sa­das en la in­ges­ta de pro­teí­nas y gra­sas, no exis­te un ade­cua­do apor­te de ácido fó­li­co, vitamina C, hie­rro, mag­ne­sio, en­tre otros. En las que se abu­sa de los hi­dra­tos de car­bono, en las cua­les se co­me, prin­ci­pal­men­te, arroz y fru­tas, fal­tan vi­ta­mi­nas, co­mo A y B12, así co­mo hie­rro y cal­cio.

Mien­tras que, en las die­tas al­tas en fi­bra, don­de se sue­le in­di­car una ali­men­ta­ción prees­ta­ble­ci­da y el con­su­mo de es­ta an­tes de ca­da co­mi­da, se pro­du­cen deficiencias de vi­ta­mi­nas A, D, E, K y B12.

Las die­tas ba­jas en ca­lo­rías y en sa­les mi­ne­ra­les no son adecuadas pa­ra quie­nes ha­cen ejer­ci­cio de mo­de­ra­da in­ten­si­dad por­que se po­dría pre­sen­tar un cua­dro de des­com­pen­sa­ción me­ta­bó­li­ca y elec­tro­lí­ti­ca.

Ten­ga cui­da­do con las clí­ni­cas y los pro­duc­tos mi­la­gro­sos, don­de se ofre­cen tra­ta­mien­tos pa­ra ba­jar de pe­so en un mes. Es­tas clí­ni­cas, así co­mo su­ce­de en in­ter­net y en al­gu­nas re­vis­tas, no ofre­cen tra­ta­mien­tos in­di­vi­dua­li­za­dos ni ava­la­dos por un mé­di­co.

Exis­ten mu­chas clí­ni­cas que uti­li­zan me­di­ca­men­tos, mu­chos de los cua­les no es­tán au­to­ri­za­dos pa­ra el ma­ne­jo de la obe­si­dad, co­mo lo son la hor­mo­na ti­roi­dea, an­fe­ta­mi­nas, diu­ré­ti­cos.

Tam­po­co se de­ben uti­li­zar los pro­duc­tos que se anun­cian co­mo re­me­dios má­gi­cos pa­ra ba­jar de pe­so por­que prác­ti­ca­men­te nin­guno tie­ne fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos. Re­sul­tan ser una gran char­la­ta­ne­ría y no es­tán re­gu­la­dos por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. Tam­bién ten­ga cui­da­do con los pro­duc­tos “na­tu­ris­tas” por­que al­gu­nos, aun­que sean na­tu­ra­les, tam­bién pue­den ser muy da­ñi­nos co­mo el co­do de frai­le o los hon­gos alu­ci­nó­ge­nos.

El pro­ble­ma no se re­suel­ve con me­di­ca­men­tos. To­da­vía no exis­te la píl­do­ra má­gi­ca, ni es re­co­men­da­ble se­guir die­tas de re­vis­tas, lo que ver­da­de­ra­men­te se ne­ce­si­ta es ha­cer cam­bios en los há­bi­tos de vi­da ba­jo un es­que­ma per­so­na­li­za­do, y prac­ti­car al­gún de­por­te o ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La obe­si­dad es un pro­ble­ma com­ple­jo que re­quie­re la in­ter­ven­ción de un mé­di­co ba­ria­tra que ve­ri­fi­que la sa­lud del pa­cien­te, un nu­trió­lo­go que le en­se­ñe nue­vos há­bi­tos ali­men­ti­cios, un en­tre­na­dor fí­si­co, en­car­ga­do de re­co­men­dar una ru­ti­na de ejer­ci­cio y, en al­gu­nos ca­sos, de un psi­có­lo­go, por­que es po­si­ble que la per­so­na co­ma en ex­ce­so por al­gún des­ajus­te emo­cio­nal o ten­ga muy ba­ja au­to­es­ti­ma y se sien­ta re­cha­za­do por su en­torno.

Ade­más, ca­da per­so­na es úni­ca, ge­né­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca­men­te, con dis­tin­tos re­que­ri­mien­tos de acuer­do con su edad, gé­ne­ro, ti­po de vi­da, si es se­den­ta­ria o muy ac­ti­va, si tra­ba­ja de no­che o de día. De­bi­do a es­tas in­con­ta­bles di­fe­ren­cias, na­die pue­de ser tra­ta­do igual que otro y ca­da per­so­na re­quie­re una aten­ción in­di­vi­dual y un plan ali­men­ti­cio per­so­na­li­za­do.

Por lo tan­to, lo re­co­men­da­ble es acu­dir con un ba­ria­tra y un nu­trió­lo­go pa­ra que ha­gan una eva­lua­ción del es­ta­do fí­si­co y nu­tri­cio­nal del pa­cien­te y, sobre la ba­se de es­to, ela­bo­ren un ré­gi­men per­so­na­li­za­do y en­se­ñen al pa­cien­te a co­mer de for­ma ade­cua­da, por­que los efec­tos de las die­tas son tem­po­ra­les y los re­bo­tes oca­sio­nan da­ños al co­ra­zón, pues es­te se lle­na de gra­sa pa­ra pro­te­ger­se de las fluc­tua­cio­nes de pe­so y la per­so­na se tras­for­ma en un po­ten­cial can­di­da­to a un in­far­to.

Así que es ne­ce­sa­rio desechar las die­tas de re­vis­ta que ofre­cen una solución má­gi­ca pa­ra to­dos y lo me­jor es acu­dir con un ba­ria­tra cer­ti­fi­ca­do, quien de­be­rá so­li­ci­tar el apo­yo del res­to de los es­pe­cia­lis­tas im­pli­ca­dos en el te­ma pa­ra dar­le a la per­so­na que pa­de­ce de ex­ce­so de pe­so un ma­ne­jo in­te­gral.

La es­tra­te­gia pa­ra co­rre­gir los há­bi­tos de ali­men­ta­ción es si­mi­lar a la de apren­der un nue­vo idio­ma.

Se tra­ta de un ob­je­ti­vo que cual­quie­ra pue­de al­can­zar, siem­pre y cuan­do re­ci­ba la orien­ta­ción ade­cua­da y, ade­más, es­té dis­pues­to a in­ver­tir to­do su es­fuer­zo. Y prac­ti­car­lo dia­ria­men­te pa­ra per­fec­cio­nar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.