La mil­pa: la me­jor alia­da pa­ra cum­plir la die­ta en 2019

Newsweek en Español - - NEWS - Por Pa­lo­ma García Cas­ti­lle­jos

ES­TE AÑO, em­pe­zar la die­ta pue­de ser más sen­ci­llo de lo que pen­sa­bas. La res­pues­ta es­tá en el sis­te­ma de cul­ti­vo de los pue­blos prehis­pá­ni­cos me­xi­ca­nos que si­gue vi­gen­te has­ta hoy y cu­yos in­gre­dien­tes pue­des en­con­trar prác­ti­ca­men­te en cual­quier lu­gar. Ha­bla­mos de la mil­pa, un po­li­cu­ti­vo don­de con­vi­ven maíz, fri­jol, chi­le, to­ma­te, ca­la­ba­za y hier­bas sil­ves­tres lla­ma­das que­li­tes. Ca­da plan­ta apor­ta di­fe­ren­tes nu­trien­tes al sue­lo, los cua­les ayu­dan a las de­más a ge­ne­rar un sis­te­ma ali­men­ta­rio com­ple­to y equi­li­bra­do.

CÓ­MO FUN­CIO­NA LA MIL­PA

Ha­cer po­li­cul­ti­vos es sus­ten­ta­ble pa­ra el en­torno, pues se ge­ne­ran es­pa­cios de co­exis­ten­cia en­tre plan­tas. El maíz, el per­so­na­je prin­ci­pal del sis­te­ma mil­pa, uti­li­za el ni­tró­geno que de­jan las ma­tas de fri­jol pa­ra com­ple­tar su con­te­ni­do proteico.

Las ca­la­ba­zas, con sus enor­mes ho­jas, re­tie­nen el agua en la tie­rra e im­pi­den la se­quía. Y el chi­le des­pren­de cap­sai­ci­na, el ele­men­to res- pon­sa­ble del pi­cor y de ale­jar a los ani­ma­les y las pla­gas del cul­ti­vo.

Des­de la do­mes­ti­ca­ción del maíz, los pue­blos me­soa­me­ri­ca­nos co­men­za­ron a de­sa­rro­llar el cul­ti­vo de mil­pas co­mo un sis­te­ma in­te­gral y productivo a tra­vés del tiempo.

La ma­gia tam­bién su­ce­de en el mo­men­to en que to­dos los ele­men­tos se com­bi­nan en un pla­ti­llo. Es­ta si­ner­gia de in­gre­dien­tes no so­lo es be­né­fi­ca pa­ra el sue­lo, sino pa­ra la nu­tri­ción hu­ma­na.

En las mil­pas se han in­te­gra­do di­fe­ren­tes es­pe­cies co­mo el ama­ran­to, epa­zo­te, cha­yo­te y mu­chas va­rie­da­des de que­li­tes, y tam­bién se con­si­de­ran “de ca­sa” el no­pal con sus tu­nas y los aga­ves.

Es fá­cil re­co­no­cer que es­te sis­te­ma tie­ne de to­do: car­bohi­dra­tos com­ple­jos en el maíz; car­bohi­dra­tos sim­ples en las tu­nas, agua­miel y ca­la­ba­zas; pro­teí­nas en fri­jo­les; y vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les en chi­les y to­ma­tes. Y por si aca­so hay ne­ce­si­dad de re­gu­lar el azú­car en la san­gre, los no­pa­les son los en­car­ga­dos de ha­cer­lo.

INI­CIA­CIÓN EN LA DIE­TA DE LA MIL­PA

Pue­des co­men­zar la die­ta de la mil­pa sus­ti­tu­yen­do los pro­duc­tos de­ri­va­dos del tri­go —co­mo pas­tas y pan— con tor­ti­llas y pro­duc­tos he­chos de ha­ri­na de maíz.

Eli­mi­nar el glu­ten ayu­da­rá a que te des­in­fla­mes más rá­pi­do sin des­com­pen­sar­te.

Si eres de los que to­man li­cua­dos ver­des por las ma­ña­nas, agre­ga que­li­tes. Hay va­rias es­pe­cies y ca­da una apor­ta pro­pie­da­des úni­cas, ade­más de dar­le un sa­bor com­ple­ta­men­te dis­tin­to a tu bebida. Al­go que no pue­de fal­tar son los no­pa­les en cru­do, que ni­ve­lan el azú­car en el to­rren­te san­guí­neo.

Pue­des re­cu­rrir a las tu­nas dul­ces y edul­co­ran­tes pro­ve­nien­tes de aga­ve co­mo la miel de ma­guey si ex­tra­ñas el azú­car.

Agre­ga guar­ni­cio­nes ri­cas a tus co­mi­das. Pa­ra evi­tar gra­sas pre­pá­ra­te una en­sa­la­da ti­bia con gra­nos de elo­te, ca­la­ba­za y to­ma­ti­llos de mil­pa. Aro­ma­tí­za­la con epa­zo­te o con ho­ja san­ta, per­fec­ta pa­ra acom­pa­ñar pro­teí­nas co­mo el po­llo.

En lu­gar de con­su­mir ba­rras ener­gé­ti­cas op­ta por el ama­ran­to, un in­gre­dien­te que ayu­da a ab­sor­ber gra­sas y apor­tar ener­gía de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Hoy en día es muy co­mún que los ga­na­dos sean ali­men­ta­dos con mez­clas de gra­nos y maíz, por lo que si pro­vie­nen de lu­ga­res cer­ti­fi­ca­dos pue­des te­ner ac­ce­so a pro­teí­nas ani­ma­les que se ali­men­tan de la mis­ma ma­ne­ra. Co­mer ali­men­tos de mil­pa es evo­car y ren­dir ho­me­na­je de al­gu­na ma­ne­ra a los agri­cul­to­res me­xi­ca­nos. El año 2019 tam­bién es un mo­men­to de re­fle­xión en el que, más allá de la es­té­ti­ca, de­be­mos ve­lar por la nu­tri­ción y la sus­ten­ta­bi­li­dad de nues­tro en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.