Ca­da can­ción re­pre­sen­ta una bús­que­da de mí mis­ma: Pe­dri­na

Ca­da can­ción re­pre­sen­ta una bús­que­da de mí mis­ma:

Newsweek en Español - - NEWS - Por An­to­nio Cruz

LA SO­NO­RA MATANCERA so­na­ba una y otra vez en una pe­que­ña ca­sa en El Quin­dío. Es­con­di­da en el Eje Ca­fe­te­ro de Co­lom­bia, ahí en­tre las fin­cas de ca­fé con su aro­ma que inun­da las ma­ña­nas, Pe­dri­na en­so­ña­ba con los tim­ba­les, trom­pe­tas, el son cu­bano y los co­ros del ca­ri­be.

“Me gus­ta es­cri­bir sobre el amor y el desamor, ha­cer­lo sin ti­mi­dez y sin com­pli­ca­cio­nes. Ha­cer­lo di­rec­to, co­mo ha­blar de amor con un ami­go”, di­ce.

Ca­da can­ción que com­po­ne, agre­ga, re­pre­sen­ta una bús­que­da de sí mis­ma. Nun­ca po­dría sa­cri­fi­car la ca­li­dad de una le­tra, ase­gu­ra Pe­dri­na, can­tan­te de pop al­ter­na­ti­vo. Le im­por­ta ex­pre­sar un men­sa­je más allá de que fun­cio­ne la ri­ma o que ten­ga la mé­tri­ca es­pe­ra­da pa­ra cier­to mi­nu­to o que de­ba fun­cio­nar pa­ra la ra­dio. Eso, in­sis­te, es al­go que no le in­tere­sa ha­cer.

–¿Có­mo es que Pe­dri­na en es­tos tiem­pos es­cri­be de amor?

–No es muy co­mún hoy en día, sobre to­do con los gé­ne­ros ur­ba­nos que son tan ri­cos en pro­duc­ción y beat, creo que han des­cui­da­do un po­co es­ta par­te de li­te­ra­tu­ra en las letras. Es mú­si­ca pa­ra bai­lar, pe­ro pa­re­ce que no fue­ra ne­ce­sa­rio, mu­chos se­gui­mos apre­cian­do un buen men­sa­je en la mú­si­ca y con sen­ti­do, una for­ma de es­cri­bir cui­da­da. Soy fa­ná­ti­ca de la mú­si­ca vie­ja, de la ran­che­ra, del tan­go, bo­le­ro y tríos, pien­so que esa for­ma de es­cri­bir sobre el amor es con la que me iden­ti­fi­co.

—¿Qué hay en Prisma, tu dis­co re­cien­te?

—“Hoy” es la can­ción más bai­la­ble del dis­co, es un dan­ce hall, na­rra un mo­men­to muy tem­prano del enamo­ra­mien­to, esa eta­pa de atrac­ción cuan­do al­guien te gus­ta. En cam­bio, “Há­bla­me” es una in­vi­ta­ción a ha­blar, den­tro de mu­cha tris­te­za, pa­ra re­sol­ver los ma­len­ten­di­dos. Tam­bién hay rup­tu­ras y can­cio­nes de des­pe­di­da muy do­lo­ro­sas.

—¿Lo úl­ti­mo que es­cu­chas­te de Mé­xi­co que te ha­ya sor­pren­di­do?

—Da­vid Agui­lar, me gus­ta mu­cho su voz, es muy lin­da, me gus­ta­ría mu­cho ha­cer al­go con él, tam­bién con Ca­lon­cho.

–En “Há­bla­me” can­tas que to­do sa­lió mal, ¿cuán­do fue la úl­ti­ma vez que al­go te sa­lió mal?

–Ha­ce muy po­co, ha­ce un año fue com­pli­ca­do, mi ca­rre­ra es una gran par­te del to­tal de mi vi­da, pue­do di­fe­ren­ciar una co­sa de la otra. Hu­bo mu­chos cam­bios, tan­to ad­mi­nis­tra­ti­vos co­mo con el má­na­ger que te­nía, fue­ron trau­má­ti­cos. Pe­ro cuan­do la ma­rea se cal­ma en­tien­des que fue­ron cam­bios po­si­ti­vos.

—De esa ex­pe­rien­cia a aho­ra, hay una Pe­dri­na dis­tin­ta.

–Me sien­to más fuer­te, he per­di­do mie­dos a equi­vo­car­me, a de­cir que no, a no com­pla­cer y a no gus­tar. Mu­chas ve­ces ha­ces to­do pen­san­do en com­pla­cer a los de­más, pe­ro hoy lo que más me im­por­ta es sen­tir­me sa­tis­fe­cha con­mi­go mis­ma.

—¿La úl­ti­ma vez que te sen­tis­te dé­bil?

Pe­dri­na sus­pi­ra, su son­ri­sa aba­rro­ta­da de blan­co lle­na el lu­gar, ha­ce pau­sas in­ter­mi­ten­tes y en­tre ri­sas responde: “To­dos los días, pe­ro me per­mi­to cin­co mi­nu­tos de de­bi­li­dad y llo­rar, pe­ro sé que a los cin­co mi­nu­tos ten­go que lim­piar­me las lá­gri­mas y se­guir”.

—¿La úl­ti­ma vez que hi­cis­te al­go pa­ra que na­die te ol­vi­da­ra?

–Mi her­ma­na. Es una per­so­na muy im­por­tan­te en mi vi­da, la más, creo. Ella tie­ne sín­dro­me de Down, es mi her­ma­na me­nor, en ella he en­con­tra­do un pro­pó­si­to de vi­da, ha­cer co­sas por ella me mo­ti­va mu­cho más que ha­cer más co­sas por mí.

LA CI­TA: “Mu­chos se­gui­mos apre­cian­do un buen men­sa­je en la mú­si­ca y con sen­ti­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.