Ba­rack Oba­ma

Al progreso lo ali­men­ta la es­pe­ran­za y no el ci­nis­mo:

Newsweek en Español - - INTERNACIONAL -

Ro­bert F. Ken­nedy sa­bía una o dos co­sas sobre la es­pe­ran­za. Ha­ce me­dio si­glo, ha­bía es­pe­ran­za en el fu­tu­ro, es­pe­ran­za en la gen­te, es­pe­ran­za en nues­tra ca­pa­ci­dad de ha­cer las co­sas me­jor, de ser me­jo­res, eso lo mo­ti­vó a desafiar a un pre­si­den­te en fun­cio­nes de su pro­pio par­ti­do y desafiar la cons­cien­cia de la na­ción.

Y a tra­vés de las ciu­da­des ace­re­ras, los aba­rro­ta­dos proyectos de vi­vien­da so­cial y las ven­to­sas re­ser­vas de na­ti­vos ame­ri­ca­nos, Bobby re­vi­ta­li­zó un es­pí­ri­tu es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­ba muy apa­lea­do y to­da­vía se tam­ba­lea­ba por los ase­si­na­tos, dis­tur­bios y pro­tes­tas, y el odio. Y él te­nía am­bi­ción y cla­ri­dad mo­ral. Él ar­gu­men­ta­ba a fa­vor de la uni­dad sobre la di­vi­sión, de la com­pa­sión sobre las sos­pe­chas mu­tuas, de la jus­ti­cia sobre la in­to­le­ran­cia y de­sigual­dad. Y de pie, en al­gu­na pla­ta­for­ma im­pro­vi­sa­da, tal vez en la ca­jue­la de un con­ver­ti­ble o la gón­do­la de un ca­mión, a ve­ces ha­blan­do en un mi­cró­fono di­mi­nu­to mien­tras un asis­ten­te sos­te­nía una bo­ci­na por­tá­til, él se sen­tía au­tén­ti­co, y se sen­tía ve­raz, no di­ri­gi­do o preem­pa­que­ta­do co­mo tan­tí­si­mas per­so­nas en la vi­da pú­bli­ca.

Por ello es que, cuan­do ves las fotos y ves las pe­lí­cu­las de ese pe­río­do no­ta­ble, lo que re­sal­ta es el mar de ma­nos que lo ro­dea­ba al pa­re­cer do­quie­ra que él fue­ra. De­ce­nas de ma­nos, cien­tos de ma­nos, mi­les, de to­da for­ma y co­lor, las ma­nos ter­sas de los ni­ños y las ma­nos arru­ga­das y can­sa­das de los vie­jos, y to­das le­van­ta­das.

Él en­ten­día que no era un op­ti­mis­mo cie­go lo que ven­día. La es­pe­ran­za nun­ca es una ig­no­ran­cia ter­ca an­te las pe­nu­rias y cruel­da­des que tan­tí­si­mos su­fren o an­te los re­tos enor­mes que en­fren­ta­mos ca­da vez más y más en es­te mun­do im­per­fec­to... [Es] una creen­cia en la bon­dad, el in­ge­nio hu­mano y, tal vez más que na­da, nues­tra ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­nos con los otros y ver a los otros en no­so­tros mis­mos, y que si da­mos lo me­jor de no­so­tros, en­ton­ces tal vez po­da­mos ins­pi­rar a otros a ha­cer lo mis­mo.

Han pa­sa­do 50 años des­de que per­di­mos a Bobby, y tal pa­re­ce que es­ta­mos ba­ta­llan­do con al­gu­nos de los mis­mos pro­ble­mas que él veía en 1968, cuan­do yo te­nía 7 años; to­da­vía es­ta­mos li­dian­do con la po­bre­za, la de­sigual­dad, el ra­cis­mo, la in­jus­ti­cia, la de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal y un flu­jo cons­tan­te de vio­len­cia sin sen­ti­do, a cau­sa de to­do eso, a ve­ces pue­de ser ten­ta­dor su­cum­bir al ci­nis­mo, la creen­cia de que la es­pe­ran­za es una tram­pa engañabobos. Y peor aún, en una épo­ca en la que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán di­vi­di­dos y nuestros lí­de­res pa­re­cen es­tar con­ten­tos con in­ven­tar cual­quier he­cho que con­si­de­ren con­ve­nien­te, mu­chí­si­mas per­so­nas han lle­ga­do a du­dar in­clu­so sobre la idea mis­ma de te­ner pun­tos en co­mún, in­sis­tien­do en que lo me­jor que po­de­mos ha­cer es re­ti­rar­nos a nues­tras es­qui­nas res­pec­ti­vas, po­ner las ca­rre­tas en círcu­lo y ha­cer­le la gue­rra a cual­quie­ra que no sea co­mo no­so­tros.

La vi­da de Bobby Ken­nedy nos re­cuer­da que de­be­mos re­cha­zar di­cho ci­nis­mo. Él nos re­cuer­da eso gra­cias a los hom­bres y mu­je­res que ayu­dó a ins­pi­rar, gra­cias a las olas que pro­vo­có, gra­cias a las ac­cio­nes a me­nu­do no re­co­no­ci­das de los or­ga­ni­za­do­res sin­di­ca­lis­tas, los tra­ba­ja­do­res por los de­re­chos ci­vi­les, los ac­ti­vis­tas por la paz y los lí­de­res es­tu­dian­ti­les, las co­sas sí me­jo­ra­ron de he­cho.

En los años que han pa­sa­do des­de la muer­te de Bobby, de­ce­nas de mi­llo­nes han sa­li­do de la po­bre­za. Al­re­de­dor del mun­do, la po­bre­za ex­tre­ma dis­mi­nu­yó, y más ni­ñas em­pe­za­ron a te­ner ac­ce­so a una edu­ca­ción. Mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses ten­drían la pro­tec­ción de se­gu­ros de sa­lud que an­tes no es­ta­ban dis­po­ni­bles pa­ra ellos. Ese progreso es ali­men­ta­do por la es­pe­ran­za. No es­tá ali­men­ta­do por el mie­do. No es­tá ali­men­ta­do por el ci­nis­mo. Y es­to tal vez sea lo más im­por­tan­te: no de­pen­de de un lí­der ca­ris­má­ti­co sino que, más bien,

de­pen­de de las ac­cio­nes con­ti­nuas de los so­ña­do­res y rea­li­za­do­res de to­dos los es­tra­tos de la vi­da, quie­nes li­bran la ba­ta­lla jus­ta to­dos los días, in­clu­so cuan­do no los to­man en cuen­ta.

Ha­ce seis años, al hi­jo de Lucy McBath le dis­pa­ra­ron y lo ma­ta­ron en el es­ta­cio­na­mien­to de una ga­so­li­ne­ra por­que los mu­cha­chos en el au­to, al pa­re­cer, te­nían la mú­si­ca de­ma­sia­do fuer­te, y ella con­vir­tió ese do­lor en es­pe­ran­za y su es­pe­ran­za en un es­ca­ño en el pró­xi­mo Con­gre­so, pos­tu­lán­do­se des­ca­ra­da­men­te en con­tra de los ca­bil­de­ros de las ar­mas de fue­go en el gran es­ta­do de Geor­gia. Ella ga­nó.

Y lue­go te­ne­mos a los es­tu­dian­tes de Par­kland. To­da­vía no pa­sa un año des­de que un ti­ro­teo ma­si­vo arrebató 17 vi­das en su es­cue­la, pe­ro me­nos de un mes des­pués, esos es­tu­dian­tes ayu­da­ron a au­men­tar la edad mí­ni­ma pa­ra com­prar un ri­fle en Flo­ri­da. Am­plia­ron los pe­río­dos de es­pe­ra an­tes de una com­pra. Un par de se­ma­nas des­pués de eso, ins­pi­ra­ron a cien­tos de mi­les a mar­char en la ca­pi­tal de la na­ción y por to­do el país. Y, por su­pues­to, no han ga­na­do to­das las ba­ta­llas pe­ro, en lí­nea, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las ca­lles, en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios, se han con­ver­ti­do en al­gu­nas de las vo­ces más elo­cuen­tes y efec­ti­vas en con­tra de la vio­len­cia con ar­mas de fue­go. Y so­lo es­tán em­pe­zan­do. ¿Quién sa­be qué ha­rán en cuan­to pue­dan ren­tar de ve­ras un au­to?

Olas de es­pe­ran­za. Ese es el le­ga­do, ese es el es­pí­ri­tu que Bobby Ken­nedy cap­tó, de pie sobre un au­to des­tar­ta­la­do ha­ce 50 años. Es­tos son los des­cen­dien­tes de los hom­bres, mu­je­res y ni­ños que al­za­ron las ma­nos al cie­lo, tra­tan­do de re­ci­bir un po­co de es­pe­ran­za. El 44o pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, a Oba­ma le con­ce­die­ron el Pre­mio Ola de Es­pe­ran­za en De­re­chos Hu­ma­nos Ro­bert F. Ken­nedy el 12 de di­ciem­bre. Es­to es un ex­trac­to de su dis­cur­so, com­par­ti­do con News­week.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.