La dis­ci­pli­na del bie­nes­tar

La cul­tu­ra del well­ness no im­pli­ca so­lo ha­cer ejer­ci­cio y nu­trir­te sa­na­men­te, sino bus­car la fe­li­ci­dad co­no­cién­do­te a ti mis­mo.

Newsweek en Español - - INTERNACIONAL -

El well­ness (“bie­nes­tar”, en cas­te­llano) es una dis­ci­pli­na que to­dos los días ga­na mi­les de adep­tos en mu­chas par­tes del mun­do. El Na­tio­nal Well­ness Ins­ti­tu­te, con se­de en Es­ta­dos Uni­dos, lo de­fi­ne co­mo un pro­ce­so ac­ti­vo me­dian­te el cual la per­so­na se con­cien­cia y ha­ce cier­tas elec­cio­nes en vis­ta de una exis­ten­cia más ple­na. Es de­cir, el well­ness ha­ce hin­ca­pié en el es­ta­do del ser en su con­jun­to y en su con­ti­nuo desa­rro­llo, lo cual pue­de in­cluir con­di­cio­nes men­ta­les, fí­si­cas y es­pi­ri­tua­les, así co­mo so­cia­les, la­bo­ra­les y de sa­lud am­bien­tal.

De ma­ne­ra más sen­ci­lla, al­gu­nos otros sec­to­res lo de­fi­nen co­mo una fi­lo­so­fía que in­clu­ye el bie­nes­tar, for­ma fí­si­ca y fe­li­ci­dad hu­ma­nos y que atien­de las es­fe­ras fí­si­cas, emo­cio­na­les, es­pi­ri­tua­les, in­te­lec­tua­les, me­dioam­bien­ta­les y so­cia­les.

En Mé­xi­co exis­te una can­ti­dad im­por­tan­te de cen­tros y clu­bes que bus­can sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias de es­te es­ti­lo de vi­da. Al­gu­nos de los sec­to­res que atien­den son la me­di­ci­na pre­ven­ti­va y per­so­na­li­za­da, el fit­ness y sus apli­ca­cio­nes en dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, el tu­ris­mo y la co­mi­da sa­lu­da­ble, nu­tri­ción y pér­di­da de pe­so, así co­mo la me­di­ta­ción y las se­sio­nes de be­lle­za y re­la­ja­ción.

“De lo que se tra­ta es de en­con­trar un ba­lan­ce en­tre bie­nes­tar fí­si­co y men­tal de ma­ne­ra in­ter­na, pe­ro co­nec­tán­do­lo con el en­torno”, opi­na Fer­nan­do Guz­mán Ló­pez, di­rec­tor comercial de Sports World, una em­pre­sa ope­ra­do­ra de clu­bes de­por­ti­vos en Mé­xi­co y la úni­ca com­pa­ñía pú­bli­ca en la in­dus­tria del bie­nes­tar en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Los di­ver­sos seg­men­tos y áreas que abar­can la vi­da well­ness, aña­de, son la sa­lud, ali­men­ta­ción, acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co, bie­nes­tar emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. “De ma­ne­ra ex­ter­na, com­pren­de el es­tar en sin­to­nía con la fa­mi­lia, la so­cie­dad y el me­dioam­bien­te”.

Ade­más, ex­pli­ca que es­te es­ti­lo de vi­da in­cre­men­ta la tran­qui­li­dad, la con­cen­tra­ción, la pro­duc­ti­vi­dad y la con­vi­ven­cia hu­ma­na con el mun­do, re­du­cien­do ni­ve­les de an­sie­dad, es­trés, con­flic­to y de­pre­sión. “No hay me­jor in­ver­sión que en no­so­tros mis­mos, y la di­men­sión del va­lor de di­cha in­ver­sión so­lo es ca­ra cuan­do no se rea­li­za”.

Por su par­te, el cor­po­ra­ti­vo In­te­gra­ti­ve Well­ness Mé­xi­co apun­ta que los be­ne­fi­cios que es­ta dis­ci­pli­na brin­da a quien la prac­ti­ca abar­ca lo­grar un ma­yor en­fo­que y con­cen­tra­ción, au­men­tar la ener­gía y la re­sis­ten­cia, des­pe­jar la men­te y fo­men­tar la crea­ti­vi­dad, re­la­jar y li­be­rar ten­sio­nes emo­cio­na­les y mus­cu­la­res, re­du­cir el ries­go de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo, for­ta­le­cer el co­ra­zón y ayu­dar a com­ba­tir la an­sie­dad, la de­pre­sión y el es­trés.

“Ya no so­lo me in­tere­sa ‘es­tar en for­ma’, sino que ade­más bus­co un equi­li­brio cuer- po-men­te por­que ¿de qué me sir­ve es­tar en for­ma si no soy fe­liz? Por ello, las téc­ni­cas del

well­ness no ne­ce­sa­ria­men­te son pa­ra per­der pe­so, ni pa­ra de­sa­rro­llar una gran mus­cu­la­tu­ra, sino que van más allá y coor­di­nan el tra­ba­jo fí­si­co con el psi­co­ló­gi­co, y ade­más lo ha­cen de for­ma ame­na y sin ge­ne­rar es­trés. No so­lo se tra­ta de ha­cer un po­co de ejer­ci­cio y co­mer sano, sino ade­más se de­be de bus­car la fe­li­ci­dad, apren­der a co­no­cer­se a uno mis­mo, ges­tio­nar me­jor nues­tro tiempo libre y re­la­cio­nes so­cia­les, apren­der a re­la­jar­nos, me­di­tar, dor­mir bien, res­pe­tar el me­dioam­bien­te, apren­der a res­pi­rar co­rrec­ta­men­te, et­cé­te­ra”, ex­pli­ca el cor­po­ra­ti­vo.

Aun­que po­dría pen­sar­se que pa­ra adop­tar la cul­tu­ra well­ness es ne­ce­sa­rio ins­cri­bir­se en un club o cen­tro es­pe­cia­li­za­do, la ver­dad es que pe­que­ñas ac­cio­nes pue­den ayu­dar a cual­quier per­so­na a lo­grar un ma­yor es­ta­do de bie­nes­tar. De acuer­do con expertos en el te­ma, bas­ta, por ejem­plo, con de­di­car al­gu­nos mi­nu­tos del día a res­pi­rar co­rrec­ta­men­te me­dian­te al­gu­na téc­ni­ca de me­di­ta­ción, usar al­gu­na fra­gan­cia fru­tal o flo­ral en ca­sa o en la ha­bi­ta­ción, ador­nar el ho­gar con pé­ta­los de flo­res o ve­las, es­cu­char mú­si­ca re­la­jan­te, be­ber té ca­lien­te pa­ra es­ti­mu­lar el sen­ti­do del gus­to, de­di­car una ma­ña­na o tar­de al mi­mo per­so­nal o prac­ti­car un po­co de yo­ga u otra dis­ci­pli­na que ayu­de a for­ta­le­cer el cuer­po y men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.