El he­re­de­ro

Tras la en­fer­me­dad de su pa­dre, el hi­jo ma­yor to­ma el con­trol de su for­tu­na. Dis­tan­cia del po­der.

Noticias - - INFORMACIÓ­N GENERAL - FE­DE­RI­CO FAHSBENDER ffahs­ben­[email protected]­fil.com

Hay una his­to­ria que se re­pi­te es­tos días en los pa­si­llos de los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py, con­ta­da por ju­ga­do­res que co­no­cen bien los me­ca­nis­mos del po­der. En ella, Raúl Mo­ne­ta, el ex ban­que­ro es­tre­lla del me­ne­mis­mo trans­for­ma­do en alia­do me­diá­ti­co y es­tra­té­gi­co del go­bierno K, de­sig­na al su­ce­sor de su im­pe­rio. Es una es­ce­na tal vez dig­na de “El Pa­drino”, un ges­to fi­nal épi­co, que ha­bría ocu­rri­do ha­ce po­cos me­ses. Pos­tra­do en su ca­ma por una ra­ra en­fer­me­dad -un vi­rus del que po­co se sa­be y del que na­da se co­men­ta en pú­bli­co- frá­gil y de­bi­li­ta­do al ex­tre­mo, ape­nas cons­cien­te, un es­cri­bano le pi­dió que se­ña­le con un bas­tón al nue­vo en­car­ga­do de li­de­rar su Gru­po, su fas­tuo­so y mul­ti­mi­llo­na­rio en­tra­ma­do de em­pre­sas y me­dios, al en­car­ga­do de he­re­dar su man­to. Mo­ne­ta se­ña­ló sin du­dar. El bas­tón apun­tó a su hi­jo ma­yor, Raúl Cruz.

Así, Mo­ne­ta pa­dre da­ba fin a su ci­clo y ter­mi­na­ba con su pro­pio mi­to, su pro­pia fi­gu­ra os­cu­ra. Pe­ro Raúl Cruz no se pa­re­ce a su pa­dre. El hi­jo ma­yor siem­pre ha­bía vis­to con cier­ta dis­tan­cia sus ne­go­cios du­do­sos, sus múl­ti­ples jui­cios, el ajedrez de alian­zas y con­flic­tos con po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios de pe­so que mar­ca­ron su vi­da. Ja­más se mez­cló en sus jue­gos con el po­der. Con el li­de­raz­go del Gru­po en sus ma­nos, sa­bía que he­re­da­ba una mo­chi­la pe­sa­da, un con­glo­me­ra­do eco­nó­mi­co lleno de fren­tes abier­tos. El hi­jo con­ver­ti­do en je­fe lan­zó en reunio­nes de ne­go­cios pos­te­rio­res la fra­se que mar­có su nue­va ges­tión: “Quie­ro ter­mi­nar con los li­ti­gios de mi vie­jo”. En­ton­ces,

Mo­ne­ta, en­fer­mo y dé­bil, se­ña­ló con

un bas­tón an­te un es­cri­bano a su

hi­jo ma­yor, Raúl Cruz, co­mo su

su­ce­sor en los ne­go­cios fa­mi­lia­res.

se en­con­tró con un an­ti­guo y po­de­ro­so enemi­go de su pa­dre, y bus­có una so­lu­ción.

En el 2010, el mi­llo­na­rio Ma­tías Gar­fun­kel se aso­ció a Mo­ne­ta pa­dre pa­ra la com­pra de las ra­dios Rock & Pop y Splen­did, en­tre otras emi­so­ras. La unión ter­mi­nó en una gue­rra amar­ga. Gar­fun­kel de­man­dó a Mo­ne­ta por de­frau­da­ción en una cau­sa ra­di­ca­da en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nº31. ¿El bo­tín prin­ci­pal que re­cla­ma­ba? 18 millones de dó­la­res pro­ve­nien­tes de tres so­cie­da­des offs­ho­re. Gar­fun­kel pe­leó du­ro; ob­tu­vo una cau­te­lar en el AFSCA pa­ra que el Gru­po Mo­ne­ta no ven­da las ra­dios que él re­cla­ma­ba. Quie­nes co­no­cen el ex­pe­dien­te de cer­ca afir­man que has­ta bus­có am­pliar la que­re­lla a Raúl Cruz y a sus her­ma­nos, al­go que la Jus­ti­cia fi­nal­men­te no ad­mi­tió. Ya al man­do, el he­re­de­ro se reunió con Gar­fun­kel y su ac­tual so­cio en el Gru­po Vein­ti­trés, el em­pre­sa­rio Ser­gio Sz­pols­ki.

Fue una ne­go­cia­ción len­ta, de me­ses, que trans­cu­rrió en­tre des­pa­chos de abo­ga­dos, ba­res y la nue­va se­de del Gru­po Mo­ne­ta en el pi­so 13 del “ru­le­ro”, el edi­fi­cio de 9 de Ju­lio y Li­ber­ta­dor. Se ha­bló de “ac­ti­vos”, en un pri­mer mo­men­to, un tér­mino na­da es­pe­cí­fi­co. Que Gar­fun­kel se que­da­se con las ra­dios era una po­si­bi­li­dad le­ja­na. Pe­ro ha­ce quin­ce días, Raúl Cruz fir­mó la trans­fe­ren­cia de Rock & Pop y Splen­did a Gar­fun­kel y Sz­pols­ki, con el edi­fi­cio de la pri­me­ra de las ra­dios so­bre la ca­lle Freyre en Co­le­gia­les in­clui­do en el pa­que­te. Es­to cu­brió dos ter­cios de los 18 millones de dó­la­res que re­cla­ma­ba Gar­fun­kel, que es­ta­ba en Fran­cia al mo­men­to de la fir­ma. El ha­cha que­dó en­te­rra­da. La cau­te­lar del AFSCA se eli­mi­nó, lo mis­mo el jui­cio por de­frau­da­ción. Pa­ra Raúl Cruz, ya era un pro­ble­ma me­nos, y un pro­ble­ma sig­ni­fi­ca­ti­vo. Al­tas fuen­tes en el ne­go­cio de me­dios des­cri­ben a la Rock & Pop co­mo “lle­na de pa­si­vos y con­tin­gen­cias, una bom­ba de tiem­po em­pre­sa­rial”. Que el Gru­po Mo­ne­ta pen­sa­ba re­ti­rar­se pro­gre­si­va­men­te del ne­go­cio de me­dios no es un se­cre­to. “No de­jan mu­cha gui­ta”, ad­mi­te un alle­ga­do. El je­fe del nue­vo im­pe­rio tie­ne co­sas más im­por­tan­tes que aten­der.

NA­CI­DO Y CRIA­DO. Con es­tu­dios en el pres­ti­gio­so co­le­gio New­man y la Uni­ver­si­dad de San An­drés más un pos­gra­do de ne­go­cios en Fran­cia, con ex­pe­rien­cia en em­pre­sas co­mo la po­de­ro­sa fi­nan­cie­ra Me­rrill Lynch y há­bil ju­ga­dor de rugby -ex in­te­gran­te de los Pu­mi­tas-, Raúl Cruz, que adel­ga­zó va­rios ki­los en los úl­ti­mos me­ses gracias a una die­ta, fue for­ma­do co­mo un ver­da­de­ro he­re­de­ro. “Es el tí­pi­co hi­jo ma­yor res­pon­sa­ble su­ce­sor de su vie­jo”, afir­ma al­guien que lo co­no­ce bien. Des­de jo­ven in­te­gró los di­rec­to­rios de las fir­mas de su pa­dre. La pri­me­ra fue en 1999, se­gún el Bo­le­tín Ofi­cial: Cor­po­ra­ción de los An­des SA, jun­to a María Clau­dia Arro­yo Be­ne­gas, mu­jer his­tó­ri­ca de Mo­ne­ta. Las com­po­si­cio­nes so­cie­ta­rias en­tre pa­dre e hi­jo se re­pi­tie­ron: Cor­po­ra­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Co­mu­ni­ca­cio­nes en el 2007, en una lar­ga lista de nom­bres jun­to a Da­niel Ha­dad; la edi­to­rial In­fo­me­dia. Raúl Cruz tam­bién se sen­tó en los di­rec­to­rios de Ra­dio­di­fu­so­ra Me­tro -la so­cie­dad anó­ni­ma que en­glo­ba a la hoy prin­ci­pal FM del Gru­po tras la trans­fe­ren­cia a Gar­fun­kel- y Rock & Pop Pro­duc­cio­nes, don­de ate­rri­zó tres años atrás. No se tra­tó so­lo del ne­go­cio de me­dios al cual su pa­dre lo arri­mó. Tam­bién fue par­te de fir­mas co­mo Ml­port In­ver­sio­nes, cons­ti­tuí­da en 2012 con el abo­ga­do Eduar­do Pearson -cu­ña­do de Raúl Cruz y nom­bre tam­bién re­pe­ti­do en las so­cie­da-

des del en­tra­ma­do Mo­ne­ta- y una de las ma­yo­res es­pe­ran­zas ac­tual del gru­po, Trac­tus Lo­gís­ti­ca, de la cual Raúl pa­dre le ce­dió la pre­si­den­cia a Raúl hi­jo a co­mien­zos de es­te año, con su sa­lud en de­cli­ve. Tam­bién, es­tá la Es­tan­cia La Re­pú­bli­ca, el ha­ras y ca­ba­ña ga­na­de­ra del con­glo­me­ra­do y se ha­bla de otros em­pren­di­mien­tos lu­cra­ti­vos co­mo ex­trac­ción de pe­tró­leo y desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios.

Mo­ne­ta pa­dre vi­si­tó las ofi­ci­nas cen­tra­les de su im­pe­rio en la ca­lle Tucumán por úl­ti­ma vez a fi­nes del año pa­sa­do, un sa­lu­do na­vi­de­ño. Po­co des­pués, Raúl Cruz des­em­bar­có co­mo prin­ci­pal di­rec­ti­vo. Pe­ro el nue­vo je­fe tra­jo un nue­vo es­ti­lo. Quie­nes co­no­cie­ron a Mo­ne­ta pa­dre lo des­cri­ben co­mo to­tal­men­te per­so­na­lis­ta, po­co co­mu­ni­ca­ti­vo, aman­te del con­trol y de to­mar las rien­das, que de­le­ga­ba po­co y na­da. Quie­nes tra­ba­ja­ron con Raúl hi­jo pin­tan un cua­dro ca­si opues­to. Lo des­cri­ben co­mo “afa­ble, co­mu­ni­ca­ti­vo, abier­to al diá­lo­go”. “Me pa­re­ció un pi­be ma­ca­nu­dí­si­mo”, di­ce un ca­pi­tán de la in­dus­tria de me­dios. “No le in­tere­sa el ma­ne­je po­lí­ti­co, pa­ra na­da”, afir­ma la mis­ma voz. A Raúl Cruz, el fan­tas­ma de su pa­dre no lo es­pan­ta.

Raúl pa­dre tu­vo un pro­fun­do in­te­rés en todo lo au­tóc­tono. Fue uno de los prin­ci­pa­les cria­do­res ca­ba­llos crio­llos, acu­mu­ló una cé­le­bre co­lec­ción de pon­chos y pla­te­ría. Todo es­to a Raúl Cruz nun­ca le in­tere­só de­ma­sia­do. Otro alle­ga­do apun­ta: “Los enemi­gos de su vie­jo no son sus enemi­gos”. Un ejem­plo de es­to fue su vi­si­ta a la es­tan­cia fa­mi­liar del dipu­tado del PRO Fe­de­ri­co Pi­ne­do en Sal­ta, con quien Mo­ne­ta man­tu­vo una fuer­te ri­va­li­dad. Ahí, Raúl Cruz fue uno más: “No ha­bló de su vie­jo, no ha­bló de ne­go­cios. Sa­bía que en­tre su vie­jo y Pi­ne­do es­tá todo mal, pe­ro no aco­tó al res­pec­to. Fue sú­per sim­pá­ti­co. To­dos lo quie­ren. O sea, sa­be­mos que tie­ne un pa­pá tur­bio, pe­ro eso a él no lo to­ca”.

CIER­TA DE­CA­DEN­CIA. El con­flic­to con Gar­fun­kel no fue el úni­co fren­te de tormenta pa­ra Rául Cruz. Hay pen­dien­te a re­sol­ver una gue­rra ju­di­cial

Mo­ne­ta hi­jo quie­re rom­per con el

es­ti­lo po­lé­mi­co de su pa­dre. Evi­ta la

po­lí­ti­ca y la con­fron­ta­ción. Se

acer­có a los enemi­gos de la fa­mi­lia.

que su pa­dre ini­ció con­tra el Gru­po Bulg­he­ro­ni. Y su pa­dre mis­mo se vuel­ve un pro­ble­ma. Di­ver­sas fuen­tes afir­man que el em­pre­sa­rio, al cual se lo apun­ta en di­ver­sas cau­sas ju­di­cia­les, fue eva­lua­do por un pe­ri­to y de­cla­ra­do in­ca­paz de de­cla­rar en in­da­ga­to­ria. La Jus­ti­cia, por ejem­plo, pla­nea­ba ci­tar­lo pa­ra que ha­ble por el ca­so Cic­co­ne, así co­mo al ban­que­ro Jor­ge Bri­to. Raúl Cruz es op­ti­mis­ta en la in­ti­mi­dad so­bre la sa­lud de su pa­dre, di­ce que la si­tua­ción no es tan gra­ve. Un im­por­tan­te em­pre­sa­rio ase­gu­ra lo con­tra­rio: “Es­tá ido, a ve­ces te re­co­no­ce, a ve­ces no. Tie­ne la pan­za hin­cha­da y las pier­nas flaquitas, no te pue­de ha­blar. Mo­ne­ta se quie­re mo­rir”.

MIÉR­CO­LES 4. Mo­ne­ta hi­jo sa­le de sus ofi­ci­nas. Es el nue­vo je­fe de las em­pre­sas fa­mi­lia­res.

Se ru­mo­rea un plan pa­ra re­lan­zar­la. Da­niel Vi­la se in­tere­só por com­prar­la es­te año. Otra AM me­nor del Gru­po, ca­da vez me­nos in­tere­sa­do en me­dios. Raúl Cruz ce­dió dos gran­des ra­dios a Ma­tías Gar­fun­kel pa­ra cal­mar una vie­ja gue­rra ju­di­cial. Con­ser­va...

EN FA­MI­LIA. A Raúl Cruz lo de­fi­nen co­mo un ti­po afa­ble”, al que no le in­tere­sa la te­má­ti­ca au­tóc­to­na co­mo a su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.