La ver­dad so­bre el IN­CAA:

El go­bierno pu­so un pie en el IN­CAA pa­ra cor­tar un su­pues­to ca­so de co­rrup­ción y aglu­ti­nó en su con­tra a la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Noticias - - SUMARIO - MA­XI­MI­LI­ANO SARDI msar­di@per­fil.com @ma­xi_­sar­di

el des­pi­do de Ale­jan­dro Ca­cet­ta al fren­te del ins­ti­tu­to re­vo­lu­cio­nó a to­da la in­dus­tria del ci­ne que vi­ve de los sub­si­dios. De­nun­cias de recortes y la co­rrup­ción he­re­da­da de la era K.

Una ba­ta­lla épi­ca se desató tras el pe­di­do de re­nun­cia a Ale­jan­dro Ca­cet­ta en el IN­CAA. Dig­na de una pe­lí­cu­la bé­li­ca con elen­co mul­ti­es­te­lar, más cer­ca­na a los tan­ques de Holly­wood que a las pro­duc­cio­nes lo­ca­les. Acu­sa­do por el mi­nis­tro de Cul­tu­ra Pa­blo Ave­llu­to de du­do­sos ma­ne­jos ad­mi­nis­tra­ti­vos, por no de­cir abier­ta­men­te de co­rrup­to, y de ti­bio a la ho­ra de ha­cer lim­pie­za en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ne y Ar­tes Au­dio­vi­sua­les, Ca­cet­ta con­tó in­me­dia­ta­men­te con el apo­yo de la tro­pa ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Di­rec­to­res de ci­ne, pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios, y so­bre to­do ac­to­res, sa­lie­ron a ban­car­lo.

El ex di­rec­ti­vo de Pa­ta­go­nik (com­pa­ñía in­te­gra­da por Ar­tear y Pol-ka –Cla­rín y Suar– en so­cie­dad con Dis­ney) ya es­ta­ba afue­ra. Pe­ro la pe­lea, no era por el ho­nor del pro­duc­tor de “Me ca­sé con un bo­lu­do” –sal­vo con­ta­dos ca­sos–, si no por la ca­ja de la que se nu­tre to­do el ci­ne lo­cal. “Van a in­ter­ve­nir el IN­CAA”; “Lo van a ce­rrar”; “Van a des­fi­nan­ciar el ci­ne”; “Es to­do pa­ra fa­vo­re­cer al Gru­po Cla­rín”. Esas fue­ron al­gu­nas de las lí­neas más usa­das en el guión de la pe­lea, que se plas­mó pri­me­ro en una rá­fa­ga de tuits, y to­mó lue­go for­ma de vi­deo vi­ral fil­ma­do con el ce­lu.

“La re­mo­ción de Ca­cet­ta es un abu­so e in­tro­mi­sión a la Ley de Ci­ne, la in­dus­tria en­te­ra reac­cio­nó a fa­vor de la au­tar­quía y au­to­no­mía de In­caa" afir­mó el se­na­dor na­cio­nal y di­rec­tor de ci­ne, Fer­nan­do "Pino" So­la­nas. La grie­ta abier­ta en­tre ac­to­res y pro­duc­to­res de ci­ne (los K y los no K, los gran­des y chi­cos de la in­dus­tria) se ce­rra­ba tras un ob­je­ti­vo co­mún: el fi­nan­cia­mien­to. El IN­CAA con sus

$900 mi­llo­nes de fon­dos pa­ra pe­lí­cu­las y do­cu­men­ta­les (las más ta­qui­lle­ras reciben has­ta 17 mi­llo­nes), ge­ne­ra unos 170 tí­tu­los al año. Y las más gran­des ge­ne­ran has­ta 700 pues­tos de tra­ba­jo.

“En es­to es­toy ali­nea­do con mis co­le­gas. Es una de las po­cas ve­ces en las que vi que reac­cio­nó to­do el co­lec­ti­vo de la ac­ti­vi­dad”, se su­mó Ri­car­do Da­rín, ha­bi­tual­men­te en la ve­re­da de en­fren­te. Es­ta­ban to­dos.

En el Go­bierno or­ga­ni­za­ron pron­ta­men­te la de­fen­sa, ce­rra­ron fi­las y uni­fi­ca­ron dis­cur­so. Mar­cos Pe­ña des­min­tió en­fá­ti­ca­men­te las ver­sio­nes so­bre un “plan se­cre­to pa­ra des­truir el ci­ne na­cio­nal”, que ha­bían cir­cu­la­do du­ran­te Se­ma­na San­ta co­mo ca­de­nas de What­sApp. “Es una gran men­ti­ra sin nin­gún fun­da­men­to. No hay in­ten­ción de des­fi­nan­ciar al ci­ne, al teatro y a la mú­si­ca, ni de eli­mi­nar ni mo­di­fi­car el fon­do", in­sis­tió el je­fe de Ga­bi­ne­te. Los te­mo­res de los ac­to­res es­ta­ban apo­ya­dos en un in­for­me que reali­zó la fun­da­ción FIEL.Pe­ro tan­to en el área que ma­ne­ja Ni­co­lás Du­jov­ne, co­mo en la ENACOM ase­gu­ran que esos fon­dos por el con­tra­rio se van a a am­pliar con “el co­bro a las pla­ta­for­ma de vi­deo a de­man­da on li­ne (OTT)”, se­gún la pre­si­den­ta de la co­mi­sión re­dac­to­ra del an­te­pro­yec­to de ley de co­mu­ni­ca­cio­nes con­ver­gen­tes, Silvana Giu­di­ci.

LUZ. Al pe­di­do de re­nun­cia de Ale- jan­dro Ca­cet­ta le si­guió la de­sig­na­ción en su lu­gar de Ralph Haiek (has­ta aho­ra vi­ce­pre­si­den­te), con ex­pe­rien­cia en te­le y ci­ne (di­ri­gió Mu­chMu­sic, Fas­hion Tv y Play­boy TV,

en­tre otras), y fi­lia­ción pe­ro­nis­ta: fue de­cano de la UMET, la Fa­cul­tad ban­ca­da por Víc­tor San­ta Ma­ría (pre­si­den­te del PJ en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res); y mon­tó Cons­truir TV, el ca­nal de te­le­vi­sión de la Uo­cra. Ami­go de la in­fan­cia de Mau­ri­cio Ma­cri, ha­bía si­do a prio­ri el hom­bre ele­gi­do por el go­bierno pa­ra se­cun­dar a Ca­cet­ta, y aho­ra el aban­de­ra­do de la gua­da­ña de ge­ren­tes K, y la ges­ta an­ti­co­rrup­ción. El día de su asun­ción lle­gó la re­mo­ción de los ge­ren­tes de Ad­mi­nis­tra­ción, Raúl Se­guí; de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les, Ró­mu­lo Pu­llol, y de Au­di­to­ría in­ter­na, Rolando Orei­ro. Los re­em­pla­za­ron Juan Gar­cía Aram­bu­ru y Juan Lan­da­bu­ru –que ya ve­nían tra­ba­jan­do den­tro del IN­CAA– y Ni­co­lás Yoc­ca, ex ge­ren­te ge­ne­ral de Ra­dio Mi­tre y Con­ti­nen­tal. Con Ca­cet­ta se ha­bía ido tam­bién su mano de­re­cha, Ser­gio Bar­to­luc­ci, un ex ge­ren­te de Ban­co Ga­li­cia a quien la en­ti­dad des­pi­dió por “pér­di­da de con­fian­za” por ha­ber vio­la­do el có­di­go de éti­ca del ban­co: le ini­cia­ron una cau­sa por es­ta­fa (Juz­ga­do Cri­mi­nal 34, ex­pe­dien­te 35878/201). A Bar­to­luc­ci atri­bu­yen ha­ber ha­ber su­ma­do al “ma­xi­kios­co” de la ges­tión kirch­ne­ris­ta en el IN­CAA sus pres­ta­do­res, co­mo el ca­so de una empresa an­tes de­di­ca­da al agro re­con­ver­ti­da en pres­ta­do­ra de re­pa­ra­cio­nes edi­li­cias, a la cual se con­tra­ta­ba fre­cuen­te­men­te con fac­tu­ras in­fe­rio­res a los 300.000 pe­sos, por de­ba­jo del radar que exi­ge el lla­ma­do a li­ci­ta­ción.

Fi­nal­men­te, al an­te­rior lis­ta­do se su­mó la re­nun­cia del rec­tor de la ENERC (Es­cue­la Na­cio­nal de Ex­pe­ri­men­ta­ción y Rea­li­za­ción Ci­ne­ma­to- grá­fi­ca), Pa­blo Ro­vi­to, de­fen­di­do de ma­ne­ra uná­ni­me por la mo­vi­li­za­ción de ac­to­res y di­rec­to­res. Va­rias ve­ces en la mi­ra del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (es in­ves­ti­ga­do por desvío de fon­dos). Ro­vi­to ocu­pa­ba un car­go que se con­cur­sa y te­nía su man­da­to ven­ci­do. Pe­ro Ca­cet­ta ha­bía dor­mi­do las ges­tio­nes pa­ra re­em­pla­zar­lo, aun­que Ave­llu­to le ha­bía acer­ca­do un in­for- me en el que da­ba cuen­ta de irre­gu­la­ri­da­des: las más no­ta­bles eran el al­qui­ler por par­te del IN­CAA de un pre­dio en Cons­ti­tu­ción (Ar­te­ci­ne­ma, don­de fun­cio­na un Es­pa­cio IN­CAA), pro­pie­dad de Ro­vi­to (16%), los pro­duc­to­res Da­niel Bur­man y Fer­nan­do Sokolowicz; y la cons­truc­ción de cua­tro edi­fi­cios pa­ra la ENERC sin ha­cer un lla­ma­do a li­ci­ta­ción.

En la ór­bi­ta del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra creen que a Ca­cet­ta no le lla­mó la aten­ción por­que él in­cu­rría en un pro­ce­so si­mi­lar al pro­mo­ver el al­qui­ler por 700.000 pe­sos men­sua­les de un pre­dio pro­pie­dad de la eco­nó­mi­ca­men­te com­pli­ca­da Ci­ne­co­lor (so­cia de Pa­ta­go­nik, la empresa de la que Ca­cet­ta fue CFO has­ta el 30 de di­ciem­bre de 2015) pa­ra la ins­ta­la­ción de la Ci­ne­ma­te­ca Na­cio­nal, so­bre el que la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción ad­vir­tie­ron a Ca­cet­ta del con­flic­to de in­tere­ses (re­so­lu­ción 523/16).

NO­TI­CIAS ha­bló con Ca­cet­ta cuan­do re­cién ha­bía asu­mi­do en sus funciones. Y la no­che de su re­nun­cia, vo­ce­ros del pre­si­den­te del IN­CAA se co­mu­ni­ca­ron con la re­vis­ta pa­ra ofre­cer una en­tre­vis­ta. Enoja­do con Ave­llu­to (“el mi­nis­tro que me to­có en suer­te”) a quien res­pon­sa­bi­li­za­ba por el “car­pe­ta­zo” que lo en­su­cia­ba, Ca­cet­ta ame­na­za­ba con pren­der el ven­ti­la­dor. Pe­ro na­da de eso su­ce­dió. “No quie­ro ver otro pe­rio­dis­ta en mi vi­da”, fue la fra­se con la que pre­fi­rió can-

ce­lar la char­la, fiel a la cir­cuns­pec­ción ex­hi­bi­da un año atrás, cuan­do an­ti­ci­pan­do el con­flic­to, NO­TI­CIAS le ha­bía pre­gun­ta­do jus­ta­men­te por la po­si­bi­li­dad de recortes en la plantilla, au­di­to­rías de la ges­tión pa­sa­da y pre­sen­te, trans­pa­ren­cia y pu­bli­ci­dad en los pro­ce­sos de ad­ju­di­ca­ción de sub­si­dios... “No ven­go a ha­cer una ca­za de bru­jas, ni a ha­cer po­lí­ti­ca, ven­go a ha­cer ci­ne”, con­tes­tó vi­si­ble­men­te in­có­mo­do con las preguntas.

“Me hu­bie­ra gus­ta­do que tu­vie­ra una ac­ti­tud más de­ci­di­da en la lu­cha con­tra los kios­cos, kios­qui­tos, ma­xi­kios­cos y po­li­rru­bros”, dis­pa­ró Ave­llu­to tras su sa­li­da. “Ha­ce mu­chos años que des­de el IN­CAA hay no­ti­cias de fuer­tes bol­so­nes de co­rrup­ción. Hay unos cuan­tos ex ti­tu­la­res (del or­ga­nis­mo) de­nun­cia­dos pe­nal­men­te. Y aden­tro re­sis­ten per­so­nas que se desem­pe­ñan por años con ar­gu­cias le­ga­les pa­ra que­dar­se. La lu­cha es con­tra las ca­pas geo­ló­gi­cas que se en­quis­tan en el Es­ta­do”, coin­ci­dió el ti­tu­lar de Me­dios y Ser­vi­cios Pú­bli­cos, Her­nán Lom­bar­di, que des­pi­dió a 21 di­rec­ti­vos de Ra­dio Na­cio­nal, por lo que tu­vo que dar ex­pli­ca­cio­nes an­te el Se­na­do el miér­co­les pa­sa­do.

CÁ­MA­RA. El mis­mo día, el te­ma del IN­CAA lle­gó a la Cá­ma­ra de Dipu­tados. El blo­que ofi­cia­lis­ta y al­gu­nos otros ban­ca­ron a Ave­llu­to. Tal el ca­so de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer (GEN): “To­mó la de­ci­sión co­rrec­ta Ave­llu­to. Ca­cet­ta era uno de los fun­cio­na­rios con con­flic­tos de in­tere­ses. Yo vi los ex­pe­dien­tes que de­mues­tran con­tra-

El Mi­nis­tro de Cul­tu­ra le mos­tró el in­for­me a Ca­cet­ta un mes atrás. Y las res­pues­tas del di­rec­tor del IN­CAA no lo con­ven­cie­ron.

ta­cio­nes irre­gu­la­res”. Los opo­si­to­res es­gri­mie­ron la ban­de­ra del ajus­te y el va­cia­mien­to. Fiel a su nue­vo per­fil you­tu­ber y stan­du­pe­ro, Jo­sé Ot­ta­vis ar­mó un vi­deí­to en el que di­ce: “es­ta­mos vi­vien­do es­ta 'Ab­zur­dah' 'His­to­ria Ofi­cial' de Mau­ri­cio Ma­cri. Un 'Re­la­to Sal­va­je' so­bre el ac­cio­nar del pre­si­den­te del IN­CAA (...) Ma­cri quie­re be­ne­fi­ciar a al­guien (..) A los que nos gus­ta el ci­ne per­de­mos 'Un Lu­gar en el Mun­do'”. Y va­rios más re­cu­rrie­ron a la cá­ma­ra –del ce­lu–, co­mo ha­bían he­cho an­tes los ac­to­res (Na­ta­lia Orei­ro, Ale­jan­dro Awa­da, Do­lo­res Fon­zi, Gri­sel­da Si­ci­lia­ni, Ho­ra­cio Fon­to­va, Juan Mi­nu­jin, Leo Sbaraglia, Lu­ciano Cá­ce­res y Pa­blo Ra­go, en­tre otros) en un com­pi­la­do ges­ta­do por el di­rec­tor de ci­ne Luis Puenzo, promotor tam­bién de una de las jun­ta­das en las puer­tas del Ins­ti­tu­to. En el vi­deo, di­ver­sos fa­mo­sos ase­gu­ran que el “Ins­ti­tu­to de Ci­ne pa­só a ser un ins­ti­tu­to in­ter­ve­ni­do. La des­ti­tu­ción del pre­si­den­te del IN­CAA es una cor­ti­na de hu­mo que es­con­de una ope­ra­ción. De­trás de esa cor­ti­na me­diá­ti­ca es­tán los fon­dos del ci­ne. Es­to es un plan de ne­go­cios, es­tán en jue­go las ins­ti­tu­cio­nes de la ley del ci­ne”. El ex­pa­tria­do Viggo Mortensen lle­gó tar­de a la con­vo­ca­to­ria, y por eso el su­yo se dio so­lo. Ha­blan­do a cá­ma­ra unos 35 se­gun­dos, con una re­me­ra de San Lo­ren­zo, la es­tre­lla de “El Se­ñor de los Ani­llos” di­ce: “Los sis­te­mas de apo­yo es­ta­tal al ci­ne en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na y Fran­cia son ejem­plos úni­cos y exi­to­sos del fo­men- to cul­tu­ral, y son ad­mi­ra­dos en to­do el mun­do. Así que Ma­cri, Ave­llu­to y to­dos los fan­fa­rro­nes neo­li­be­ra­les: dé­jen­se de jo­der. No a la des­truc­ción del ci­ne ar­gen­tino”.

“La ver­dad es que es­tán so­bre­ac­tuan­do. Los vi­deos son in­so­por­ta­bles. En­tien­do el his­trio­nis­mo, pe­ro por Dios, qué pe­lo­tu­dos! Apa­re­cen en el vi­deo di­cien­do lo que no es­tá pa­san­do. Si­guen in­ven­tan­do una co­sa que no es­tá su­ce­dien­do”, los ma­tó Ma­rio Pergolini en Vor­te­rix. Hay un “pre­jui­cio” de la gen­te del ci­ne “con Ma­cri y lo que se hi­zo con el IN­CAA", pa­só en lim­pio más ele­gan­te­men­te Beatriz Sarlo.

¡COR­TEN! “Ca­cet­ta fue par­te de una ho­rri­ble y tor­pe ope­re­ta", se enojó Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla tras la sa­li­da del que to­dos se­ña­la­ban co­mo su pro­te­gi­do en el IN­CAA. El di­rec­tor de “El hi­jo de la no­via” y “El se­cre­to de sus ojos” ha­bía si­do uno de los más acé­rri­mos de­fen­so­res del PRO du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial (son con­ta­dos en el ci­ne). Y era el can­di­da­to na­tu­ral a la pre­si­den­cia del Ins­ti­tu­to tras la vic­to­ria en las ur­nas. Pe­ro no qui­so. “Una de las co­sas que Cam­pa­ne­lla quie­re acla­rar es que él no lo pu­so a Ca­cet­ta en el IN­CAA, por­que to­do el mun­do lo re­pi­te y no es ver­dad. Lo que pa­só es que el Go­bierno que­ría po­ner a al­guien de su círcu­lo, y Cam­pa­ne­lla se opu­so a que fue­se una per­so­na que no ve­nía de la in­dus­tria del ci­ne. En­ton­ces le di­je­ron que pro­pu­sie­ra nom­bres. La in­dus­tria vo­tó. El pri­mer ele­gi­do di­jo 'ni en pe­do' y el se­gun­do fue Ca­cet­ta”, ex­pli­có a NO­TI­CIAS un pro­duc­tor cer­cano a Cam­pa­ne­lla. Fi­nal­men­te, el di­rec­tor al­mor­zó el miér­co­les pa­sa­do con el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, y es­te le dio los mo­ti­vos pa­ra la re­mo­ción de Ca­cet­ta. La in­for­ma­ción le ha­bía si­do acer­ca­da por un abo­ga­do de una cá­ma­ra de pro­duc­to­res de ci­ne, la APRI (Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res y Rea­li­za­do­res In­de­pen­dien­tes), a al­guien del ri­ñón de Pe­ña ha­cía un mes y me­dio atrás. Eran los gas­tos fir­ma­dos por la ad­mi­nis­tra­ción Ca­cet­ta en el 2016 y lo que iba del 2017, que el IN­CAA no en­tre­ga­ba si no era por me­dio de re­cur­sos de am­pa­ro. Y en ellos cons­ta­ban al­gu­nas las ero­ga­cio­nes que ge­ne­ra­ban du­das. Los “kios­cos” a los que ha­cía re­fe­ren­cia Ave­llu­to in­cluían gas­tos cró­ni­cos en ce­rra­je­ría de ofi­ci­nas en las que ca­si no hay puer­tas, viá­ti­cos y ca­te­ri­ng so­bre­va­lua­dos, com­pras de in­su­mos y con­tra­ta­cio­nes de pu­bli­ci­dad in­fla­das. Cuen­tan que el mi­nis­tro de Cul­tu­ra le pi­dió ex­pli­ca­cio­nes al di­rec­tor del IN­CAA ha­ce un mes. Y que las res­pues­tas de Ca­cet­ta no con­ven­cie­ron a Ave­llu­to. El in­for­me que ma­ne­ja­ba el go­bierno le resultó mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra la re­mo­ción. Pe­ro pa­ra la in­dus­tria es la pri­mer bom­ba en la gue­rra por los fon­dos del ci­ne. La ca­ja que ce­rró la grie­ta.

BA­FI­CI POLITIZADO "Hay lis­tas ne­gras y lo di­cen", se in­dig­nó Ce­ci­lia Roth, acom­pa­ña­da por Pa­tri­cio Contreras en la aper­tu­ra del BA­FI­CI. La puer­ta del ci­ne Gau­mont se vio col­ma­da por es­tu­dian­tes de ci­ne del ENERC que car­ga­ron con­tra Ave­llu­to.

VIGGO MORTENSEN “Ma­cri, Ave­llu­to y to­dos los fan­fa­rro­nes neo­li­be­ra­les: dé­jen­se de jo­de­rˮ.

LEO­NAR­DO SBARAGLIA LUIS PUENZO “El ci­ne na­cio­nal no le qui­ta re­cur­sos ni a los ju­bi­la­dos, ni a los maes­tros, ni a los hos­pi­ta­les.ˮ “Quie­ren des­ar­ti­cu­lar to­do lo que tie­ne que ver con el ci­neˮ. JUAN JO­SÉ CAM­PA­NE­LLA “Lo que hi­cie­ron con Ca­cet­ta fue una...

REA­LI­ZA­DOR. El di­rec­tor y pro­duc­tor de ci­ne lle­va ade­lan­te "Amor y Anar­quía", pri­mer film de Agustina Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.