Ron­nie Arias

Re­cla­ma un lu­gar en la TV y aca­ba de pu­bli­car su pri­mer li­bro, “Fa­ma”. En pa­re­ja des­de ha­ce 25 años, di­ce que es ca­paz de reír­se de to­do.

Noticias - - SUMARIO - CECILIA BOULLOSA @chi­cae­lec­tri­ca

Es­tá en pa­re­ja ha­ce 25 años. Cuen­ta que em­pe­za­ron sien­do ami­gos y que son de dos uni­ver­sos di­fe­ren­tes.

Ves­ti­do en Pra­da vin­ta­ge, Ron­nie Arias se en­tre­ga al jue­go de las fo­tos co­mo si fue­ra lo úl­ti­mo que fue­ra a ha­cer en es­te mun­do: con un en­tu­sias­mo que des­bor­da. Su de­par­ta­men­to, un pi­so en Re­co­le­ta, es­tá a me­dio ar­mar tras la mu­dan­za, pe­ro lo im­pres­cin­di­ble es­tá: sus cua­dros, sus dis­cos, sus li­bros y un ves­ti­dor fas­ci­nan­te, re­ple­to de te­so­ros conseguidos en mer­ca­dos de se­gun­da mano. Con­so­li­da­do en la ra­dio (con­du­ce “Sa­ra­sa” des­de 2010), su úl­ti­ma aven­tu­ra es el li­bro “Fa­ma: có­mo ser una estrella pop”, una es­pe­cie de ma­nual del “li­festy­le con­tem­po­rá­neo crio­llo” que com­bi­na di­se­ño, gastronomía, be­lle­za, via­jes, ar­te, se­xo y un cóc­tel de ítems de su ba­te­ría de in­tere­ses.

NO­TI­CIAS: De Vi­lla del Par­que a un ba­rrio top. No se pue­de que­jar, con­si­guió fa­ma y una bue­na di­rec­ción.

Ron­nie Arias: Igual to­da­vía soy una pro­me­sa, me fal­ta dar un sal­to.

NO­TI­CIAS: ¿Por qué cree que no le lle­gó el mo­men­to?

Arias: Por­que la te­le só­lo apues­ta a pro­duc­tos de cua­tro pa­ne­lis­tas y una si­lla. Pro­bé y no sé opi­nar de cual­quier co­sa, en­ton­ces pre­fie­ro man­te­ner­me en la ra­dio, don­de me sien­to se­gu­ro. No es­toy de­ses­pe­ra­do por bri­llar, me gus­ta tra­ba­jar. Si el li­bro fun­cio­na, po­dría es­cri­bir el res­to de mi vi­da.

NO­TI­CIAS: ¿Cuál es el pro­gra­ma en el que se sen­ti­ría có­mo­do?

Arias: Me gus­ta el pe­rio­dís­ti­co, la en­tre­vis­ta. Tam­po­co hay un pro­gra­ma pe­rio­dís­ti­co en la te­le, el pe­rio­dis­mo ca­lle­je­ro no exis­te más, los no­ti­cie­ros son ma­ga­zi­nes. Vi­vi­mos un mo­men­to que pi­de un cam­bio.

NO­TI­CIAS: ¿Con pre­su­pues­to li­bre, qué ha­ría?

Arias: Ha­ría un buen pe­rio­dís­ti­co con mi­llen­nials, me gus­ta­ría sa­ber có­mo pien­san, qué les pa­sa. La te­le es­tá de­ses­pe­ra­da por­que pa- se al­go. Lo te­rri­ble es que no ha­ya prue­bas por­que na­die tie­ne pla­ta, pe­ro la gen­te ve Net­flix, es­tá ávi­da de con­te­ni­dos.

NO­TI­CIAS: Con­ta­ba y se reía de que só­lo fue­ron nue­ve per­so­nas a que le fir­ma­ran el li­bro.

Arias: Fue un bal­da­zo de agua fría por­que me es­pe­ra­ba, no sé... Ti­ni Stoes­sel. Ten­go 200.000 per­so­nas en Ins­ta­gram, un mi­llón en Twit­ter. Ven­dí en to­dos la­dos que iba a pre­sen­tar el li­bro y vie­nen nue­ve per­so­nas, de las cua­les dos eran mi ma­má y mi her­ma­na.

NO­TI­CIAS: ¿Es ca­paz de reír­se de to­do?

Arias: Me gus­ta­ría que to­dos fué­ra­mos ca­pa­ces de reír­nos de to­do. Es lo más sa­lu­da­ble. Los ar­gen­ti­nos to­da­vía te­ne­mos un pa­lo en el or­to con res­pec­to a lo que po­de­mos ha­cer. La gen­te es­ta­ba ho­rro­ri­za­da por­que el día que fa­lle­ció mi vie­jo hi­ce una fies­ta. Vi­ne a mi ca­sa y ar­ma­mos co­mo una no­che de Na­vi­dad: los cin­co hi­jos, mi vie­ja, los ma­ri­dos de ca­da uno y los so­bri­nos. Fes­te­ja­mos que el ti­po ha­bía es­ta­do en nues­tras vi­das 50 años. La gen­te me pre­gun­ta: ¿siem­pre es­tás con­ten­to? No, ten­go unos ba­jo­nes in­fer­na­les.

NO­TI­CIAS: ¿A qué edad sa­lió del clo­set?

Arias: A los 16. No sen­tía pre­sión, pe­ro te­nía mie­do de te­ner ca­ra de pu­to ti­po Pe­dri­to Ri­co. Siem­pre me gus­tó ser va­rón, nun­ca tu­ve pro­ble­ma con mi se­xua­li­dad.

NO­TI­CIAS: ¿Con Er­nes­ti­na Pais qué pa­só?

Arias: Er­nes­ti­na es una bo­lu­da. Con­té al­go que ni si­quie­ra era agre­si­vo: que ella no es­ta­ba bien y que no ha­bía si­do ge­ne­ro­sa. Un año que fue la peor pe­sa­di­lla de mi vi­da. No ha­bía cli­ma pa­ra tra­ba­jar. Era es­tar en un ve­lo­rio.

NO­TI­CIAS: ¿“Ma­ña­nas in­for­ma­les” no ten­dría que ha­ber se­gui­do?

Arias: O ha­ber es­pe­ra­do. Di­je que

el pro­ble­ma era que ha­bía una viu­da real y una viu­da te­le­vi­si­va. Ella sa­lió ti­po fe­mi­na­zi di­cien­do “la ver­sión ofi­cial la doy yo”.

NO­TI­CIAS: Di­jo que no sa­bía ha­cer el pro­gra­ma.

Arias: Por eso ella des­pués va a Me­tro y cho­ca la pri­me­ra mañana con un pun­to de ra­ting. ¿En­ton­ces ella no sa­be ha­cer ra­dio? No cho­qué “Ma­ña­nas in­for­ma­les”.

NO­TI­CIAS: ¿Sin­tió pre­sión de re­em­pla­zar a Jorge Guinz­burg?

Arias: Oja­lá hu­bie­ra sen­ti­do la pre­sión de re­em­pla­zar­lo, no pu­de ha­cer na­da. No me de­ja­ron. No le echo la cul­pa a na­die. El te­ma es que uno tie­ne que tra­ba­jar. Tu­ve cán­cer, es­tu­ve un año ca­si mu­do y fui to­dos los días a la ra­dio.

NO­TI­CIAS: En el li­bro tam­bién ha­bla de dro­gas.

Arias: Cuan­do Juan (Castro) es­ta­ba mal, le di­je: “Las dro­gas son has­ta los 30, des­pués hay que cre­cer”. Sé que hay gen­te que no pue­de. Las dro­gas son par­te de la ex­pe­ri­men­ta­ción de la ju­ven­tud, ne­gar­lo es ta­par la reali­dad. La Ar­gen­ti­na ma­ta a su ju­ven­tud. Re­pre­sión, Gue­rra de Mal­vi­nas, dro­gas, po­bre­za; a los que más les afec­ta es a los ado­les­cen­tes. No le da­mos va­lor a la ju­ven­tud.

NO­TI­CIAS: ¿Al cuer­po le da mu­cha im­por­tan­cia?

Arias: Mu­chí­si­ma, es otra adic­ción. Ten­go una ten­den­cia a engordar. Cuan­do hi­ce “Ma­ña­nas in­for­ma­les” es­ta­ba tan de­pri­mi­do que to­ma­ba fer­net a las diez de la mañana. Cuan­do ter­mi­nó la tem­po­ra­da, me ha­bía car­ga­do quin­ce ki­los, era Do­ña To­ta. Ha­go ca­lis­te­nia, pe­so con mi cuer­po, mu­cho en­tre­na­mien­to du­ro, me gus­ta es­tar fit. NO­TI­CIAS: ¿Có­mo se lle­va con el po­li­amor?

Arias: No ten­go la más pu­ta idea por­que amo a una so­la per­so­na. No ha­blo de fi­de­li­dad, sino de amor. En to­do ca­so es po­li­se­xo. No creo que se

pue­da amar a dos per­so­nas al mis­mo tiem­po.

NO­TI­CIAS: ¿Ha­ce mu­cho que es­tá enamo­ra­do de la mis­ma per­so­na? Arias: 25 años.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo se co­no­cie­ron? Arias: Él es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría, te­nía pe­lo lar­go, bar­ba. Yo vi­vía en San Tel­mo y sa­ca­ba a pa­sear a la pe­rra. Un día él me di­jo: “Vos sos Ron­nie Arias”. Em­pe­za­mos sien­do ami­gos por­que él nun­ca ha­bía te­ni­do una ex­pe­rien­cia gay. Le di­je que pri­me­ro te­nía que vi­vir su vi­da. Y lo hi­zo. Creo que es­ta­mos uni­dos por­que so­mos de dos uni­ver­sos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Me es­cu­cha en la ra­dio y me di­ce lo que es­tu­vo bien y mal.

NO­TI­CIAS: ¿Sien­te que se hi­zo a sí mis­mo?

Arias: Fue un apren­di­za­je a gol­pes. Aban­do­né el co­le­gio en ter­cer año. Des­pués com­pré un título se­cun­da­rio pa­ra po­der es­tu­diar ci­ne pe­ro cuan­do cur­sé di­rec­ción de fo­to­gra­fía, que ha­bía que ha­cer cuen­tas, di­je “Es­to no es lo mío”. Por mu­chos años pen­sé que ha­bía co­me­ti­do un error, pe­ro mi edi­tor Gon­za­lo Gil me di­jo que no hu­bie­ra si­do la per­so­na que soy hoy. Él me dio la pri­me­ra po­si­bi­li­dad de es­cri­bir. Fir­ma­ba co­mo Iván Tram­pa en la re­vis­ta Ve­nus. Tam­po­co es­tu­dié pe­rio­dis­mo, me hi­ce en la ca­lle.

Pre­sen­té el li­bro y vi­nie­ron nue­ve per­so­nas. Fue un bal­da­zo de agua fría por­que me es­pe­ra­ba... Ti­ni Stoes­sel. Ten­go 200.000 per­so­nas en Ins­ta­gram, un mi­llón en Twit­ter.

Bar: Lab Tos­ta­do­res. Me­dios: C5N, TN, Bue­nos Días Amé­ri­ca, Per­fil, Pá­gi­na/12 (to­do di­gi­tal). Vino: Zuc­car­di. Ro­pa: Bo­li­via, Le­vi’s. Za­pa­ti­llas: Adi­das, Pu­ma. Mo­to: Scoo­ter Be­ne­lli. Ce­lu­lar: iP­ho­ne. Ban­co: San­tan­der Río. Tar­je­tas: Amex, Vi­sa. Lí­neas Aé­reas: Bri­tish Air­ways, Ame­ri­can Air­li­nes.

CO­RA­ZÓN CO­RA­ZÓN. Es­tá en pa­re­ja ha­ce 25 años. Cuen­ta que em­pe­za­ron sien­do ami­gos y que son de uni­ver­sos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.