His­to­ria de la gui­ta Ha­blar ha­cia aden­tro: el li­de­raz­go en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na en el mun­do di­gi­tal re­sul­ta cla­ve pa­ra las em­pre­sas. La agencia Ay­nou ofre­ce una pla­ta­for­ma.

El li­bro del pe­rio­dis­ta Sil­vio San­ta­ma­ri­na re­la­ta la tras­tien­da de la cul­tu­ra mo­ne­ta­ria na­cio­nal. Ajus­tes pa­trió­ti­cos y bi­lle­tes bes­tia­les.

Noticias - - STAFF - JUAN LUIS GON­ZÁ­LEZ jl­gon­za­lez@per­fil.com @jua­ne­le­gon­za­lez

Sil­vio San­ta­ma­ri­na an­ti­ci­pa su li­bro en el que re­ve­la la tras­tien­da de la cul­tu­ra mo­ne­ta­ria na­cio­nal.

No

hay na­da en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad que sea eterno, que per­ma­nez­ca igual, que no se trans­for­me. Las ideas cam­bian, lo que p pa­re­ce na­tu­ral de­ja de ser­lo, las cos­mo­vi­sion mo­vi­sio­nes van y vie­nen y las reali­da­des se de­rrumb de­rrum­ban. Es­ta con­cep­ción de lo fi­ni­to de ab­so­lu­ta ab­so­lu­ta­men­te to­do, que es­tu­dia­ron fi­ló­so­fos de la ta­lla de He­gel, Marx o Kant, po­dría te­ner alg al­gún ti­po de li­mi­ta­ción so­bre uno de los as­pec­tos as­pe más hu­ma­nos del ser hu­mano: la pa­sión por ate­so­rar, cui­dar o usu­fruc­tuar el pe­da­zo pe­daz de lo que sea que lle­gue a sus ma­nos, una in­cli­na­ción mu­cho más an­ti­gua que el ca­pi­ta­lis­mo ca­pi­ta o la pro­pie­dad pri­va­da tal co­mo se la co­no­ce hoy. Esa pul­sión por po­seer aun­que sea el pla­to de co­mi­da dia­rio en­contr en­con­tró, a lo lar­go de los tiempos, su ca­na ca­nal pre­fe­ri­do en el di­ne­ro, en for­ma d de me­ta­les pre­cio­sos, bol­sas de e es­pe­cias, bi­lle­tes de pa­pel, mo­ne­das d de oro, en­tre otras. Y, co­mo cuen­ta Sil­vio San­ta­ma­rí­na en su ópe­ra pri­ma, es tam­bién una ma­nía bien rio­pla­ten­se, que vie­ne des­de los tiempos en que San Mar­tín ajus­ta­ba las cuen­tas pa­trio­tas con una fir­me­za en­vi­dia­ble pa­ra los aman­tes del re­cor­te del Es­ta­do o en los que el vi­rrey So­bre­mon­te huía con un ca­rrua­je lleno de pro­me­sas. Es que de eso tra­ta “His­to­ria de la gui­ta”, el li­bro que aca­ba de sa­car Edi­to­rial Pla­ne­ta: de la bús­que­da de ese gen la­tino, ca­si inal­te­ra­ble, del amor por, en la­tín, el “Ar­gen­tum”. Ade­más, el tex­to es un via­je atra­pan­te al vi­rrei­na­to es­pa­ñol, a los pri­me­ros años de in­de­pen­den­cia, a los chan­chu­llos que ha­cían los fun­da­do­res de la pa­tria pa­ra ga­nar un man­go más o pa­ra gas­tar un man­go me­nos.

NO­TI­CIAS: ¿Cuán­to di­ce la pla­ta de la so­cie­dad que la usa, la ate­so­ra o la in­vier­te? ¿Qué con­te­ni­do po­lí­ti­co tie­ne el di­ne­ro?

Sil­vio San­ta­ma­ri­na: El des­fi­le de sím­bo­los, ros­tros, ani­ma­les, mo­nu­men­tos, pai­sa­jes, a lo lar­go de la his­to­ria de­mues­tra que los bi­lle­tes y las mo­ne­das, el cash, tie­ne un as­pec­to co­mu­ni­ca­cio­nal muy cla­ro, de so­be­ra­nía y de re­la­to ideo­ló­gi­co de gue­rra en­tre fac­cio­nes in­ter­nas. Los eco­no­mis­tas sue­len to­mar al di­ne­ro co­mo un me­ro ins­tru­men­to de in­ter­cam­bio, pe­ro la his­to­ria, la an­tro­po­lo­gía y la psi­co­lo­gía de­mues­tran que no es tan así. No es que el true­que fue pri­me­ro y lue­go vino la gui­ta a me­jo­rar­lo: los an­tro­pó­lo­gos sos­tie­nen que en reali­dad no hu­bo so­cie­da­des con pu­ro true­que, y que el di­ne­ro con­vi­ve con el true­que. NO­TI­CIAS: ¿Y en el ca­so rio­pla­ten­se? San­ta­ma­ri­na: La gui­ta en la vi­da de los pri­me­ros ar­gen­ti­nos ocu­pa­ba un lu­gar muy emo­cio­nal, bas­tan­te in­fan­til. Te­nía­mos ob­se­sión por el te­ma, pe­ro a la vez cier­ta cul­pa, cier­to pu­dor pa­ca­to, pro­ba­ble­men­te he­re­da­do del ca­to­li­cis­mo es­pa­ñol, que lo con­ver­tía en un ta­bú. Por eso ese ape­go tan nues­tro por los pró­ce­res que mu­rie­ron en la mi­se­ria, co­mo si ese me­ro dato de un mo­men­to de la vi­da fue­ra la ga­ran­tía de que esa per­so­na fue ho­nes­ta y en­tre­ga­da a la cau­sa pa­trió­ti­ca siem­pre. Creo que esa ambivalencia per­du­ra has­ta hoy.

NO­TI­CIAS: En los úl­ti­mos tiempos hu­bo un gran de­ba­te al­re­de­dor de los bi­lle­tes: el nue­vo Go­bierno de­ci­dió re­em­pla­zar a los pró­ce­res por ani­ma­les.

San­ta­ma­ri­na: Es­ta polémica por los ani­ma­li­tos tie­ne un an­te­ce­den­te his­tó­ri­co. Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, e in­clu­so des­pués, abun­da­ron los bi­lle­tes con mo­ti­vos zoo­ló­gi­cos: va­cas, ove­jas, aves­tru­ces y otras bes­tias de nues­tro folclore. In­clu­so se fil­tró al­gún can­gu­ro por ahí, por­que mu­chos bi­lle­tes se en­car­ga­ban a im­pren­tas ex­tran­je­ras, y ahí les po­nían los di­bu­ji­tos que ya te­nían gra­ba­dos en sus pla­cas. Aho­ra, en los co­mien­zos de la pa­tria, era ló­gi­co que no hu-

bie­ra pró­ce­res lo­ca­les pa­ra re­tra­tar. Pe­ro es lla­ma­ti­vo que hoy, con dos si­glos de his­to­ria, la Ar­gen­ti­na no mues­tre pró­ce­res en su mo­ne­da. No sé si es­tá bien o mal, pe­ro es cla­ro que se tra­ta de una pos­tu­ra ofi­cial res­pec­to del pe­so y de la ca­li­dad de los de­ba­tes his­tó­ri­cos du­ran­te la era K.

NO­TI­CIAS: ¿Por qué la in­ves­ti­ga­ción so­bre la pla­ta y no so­bre eco­no­mía, co­mo se sue­le ha­cer? San­ta­ma­ri­na: Hay mu­cho es­cri­to so­bre la eco­no­mía na­cio­nal, pe­ro ca­si siem­pre se ha­bla de la ma­cro: pa­re­ce que que­re­mos ha- blar po­co de la pla­ta en ma­nos in­di­vi­dua­les, de se­res hu­ma­nos con­cre­tos, sean po­bres o ri­cos, pró­ce­res o fun­cio­na­rios olvidados, ar­gen­ti­nos reales es­con­dien­do o de­rro­chan­do gui­ta. Es­to no es un tra­ta­do de eco­no­mía ni de his­to­ria eco­nó­mi­ca, más bien to­do lo con­tra­rio. Son pu­ras anéc­do­tas pi­can­tes pa­ra abrir el de­ba­te, pa­ra que ha­ble­mos me­jor de di­ne­ro, no más, sino más opor­tu­na­men­te, y con me­nos pre­jui­cios, mie­dos ni fan­ta­sías in­ma­du­ras. Si to­do eso fue­ra po­si­ble, cla­ro. El li­bro ni si­quie­ra es so­bre los pró­ce­res: el pro­ta­go­nis­ta es el cash. De he­cho, hay mu-

“Me in­tere­só mu­cho la du­re­za de los ajus­tes de San Mar­tín: hoy el ajus­te sue­na a ma­la pa­la­bra de lí­der mez­quino, pe­ro ajus­tar fue una tác­ti­ca cla­ve del Li­ber­ta­dor”.

chas his­to­rias de ar­gen­ti­nos de a pie, pí­ca­ros de ba­ja es­to­fa, gen­te co­mún que por al­gún mo­ti­vo que­dó en los ar­chi­vos de la his­to­ria di­ne­ra­ria na­cio­nal. De to­dos mo­dos, no fal­tan anéc­do­tas de pró­ce­res. Me in­tere­só mu­cho la du­re­za de los ajus­tes de San Mar­tín co­mo ad­mi­nis­tra­dor du­ran­te su cam­pa­ña li­ber­ta­do­ra con­ti­nen­tal: hoy el ajus­te sue­na a ma­la pa­la­bra de lí­der mez­quino, pe­ro ajus­tar fue una tác­ti­ca cla­ve del Li­ber­ta­dor. Tam­bién me lla­mó la aten­ción el dato de que el tan odia­do vi­rrey So­bre­mon­te, el que hu­yó con el te­so­ro pú­bli­co cuan­do in­va­die­ron los in­gle­ses, no que­dó tan mal pa­ra­do en la me­mo­ria his­tó­ri­ca cor­do­be­sa, que lo tie­ne ca­ta­lo­ga­do co­mo un muy buen ad­mi­nis­tra­dor an­tes de que fue­ra vi­rrey y es­ta­ba a car­go de Cór­do­ba.

NO­TI­CIAS: ¿En el si­glo XX em­pe­zas­te a tra­ba­jar? ¿Hay se­gun­do to­mo?

San­ta­ma­ri­na: En la bús­que­da bi­blio­grá­fi­ca y de do­cu­men­ta­ción his­tó­ri­ca so­bre el si­glo XIX, fue­ron apa­re­cien­do te­mas pa­ra tra­ba­jar so­bre el si­glo XX has­ta la ac­tua­li­dad... es ca­si can­ta­do que el re­la­to de­be con­ti­nuar en otro li­bro. El tra­ba­jo igual se­rá di­fe­ren­te, en­tre otras co­sas por­que ha­brá dis­po­ni­bles fuen­tes vi­vien­tes pa­ra en­tre­vis­tar.

NO­TI­CIAS: De to­dos los bi­lle­tes y mo­ne­das que es­tu­dió, ¿cuál es tu pre­fe­ri­do?

San­ta­ma­ri­na: El pe­so de 1827 con la ca­ra de Geor­ge Washington, el pri­mer pró­cer que apa­re­ce en bi­lle­tes ar­gen­ti­nos, só­lo que se tra­ta de un pa­dre de otra pa­tria, no de la nues­tra. Más allá de la anéc­do­ta, me in­tere­só el cos­ta­do se­mióti­co del te­ma, el di­ne­ro co­mo un signo que pa­re­ce muy pal­pa­ble, con un va­lor evi­den­te, pe­ro que en el fon­do no va­le na­da, es ca­si pa­pel pi­ca­do. Esa dua­li­dad de sen­ti­do y la uni­ver­sa­li­dad de la ob­se­sión mo­ne­ta­ria siem­pre me atra­je­ron, co­mo una ven­ta­na pa­ra es­piar las en­tra­ñas de la con­di­ción hu­ma­na. Ade­más, di­cen que la me­jor ma­ne­ra de nun­ca ga­nar gui­ta es vol­vién­do­se un estudioso del di­ne­ro.

NO­TI­CIAS: ¿La his­to­ria la es­cri­ben los que con­tro­lan el di­ne­ro?

San­ta­ma­ri­na: Lue­go de es­tos tres años de in­ves­ti­ga­ción no me que­dó tan cla­ro que el di­ne­ro res­pon­die­ra a un con­trol cen­tra­li­za­do. Al con­tra­rio, si al­go ca­rac­te­ri­zó las pri­me­ras dé­ca­das de la Ar­gen­ti­na fue la anar­quía mo­ne­ta­ria. Y ese caos pa­re­ce que si­gue, ¿no?

LA NO­VE­DAD Edi­to­rial Pla­ne­ta aca­ba de lan­zar el li­bro de Sil­vio San­ta­ma­ri­na, edi­tor eje­cu­ti­vo de NO­TI­CIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.