La irrup­ción de la ul­tra­de­re­cha

Noticias - - TESIS -

Ha­ce ape­nas cua­tro me­ses, el gran fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les bra­si­le­ñas que se acer­ca­ban era Lu­la da Sil­va; a pe­sar de es­tar en­tre re­jas, con­ser­va­ba el 30 por cien­to de las in­ten­cio­nes de vo­to, mien­tras que Jair Bol­so­na­ro, un po­lí­ti­co ve­te­rano un tan­to ex­tra­va­gan­te que era pro­cli­ve a ha­cer de­cla­ra­cio­nes es­can­da­lo­sas que in­dig­na­ban a los biem­pen­san­tes, ara­ña­ba el 17 por cien­to.

En aque­llos días ya re­mo­tos, a na­die se le ocu­rrió que el pa­la­dín de la “ul­tra­de­re­cha” po­dría es­tar por ano­tar­se un triun­fo his­tó­ri­co en el país más gran­de de Amé­ri­ca la­ti­na. Si bien dos años an­tes los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían sor­pren­di­do a ca­si to­dos los pro­nos­ti­ca­do­res al ele­gir a Do­nald Trump cuan­do los en­cues­ta­do­res da­ban por des­con­ta­do que Hi­llary Clin­ton ga­na­ría por un mar­gen de­mo­le­dor, los es­pe­cia­lis­tas en ta­les asun­tos su­po­nían que se­ría ab­sur­do su­po­ner que al­go pa­re­ci­do po­dría su­ce­der en Bra­sil.

Se equi­vo­ca­ban. Re­sul­tó que la sed de cam­bio era tan in­ten­sa que ca­si se­sen­ta mi­llo­nes de bra­si­le­ños, en­tre ellos mu­chí­si­mos ne­gros y otros que Bol­so­na­ro se las ha­bía arre­gla­do pa­ra mal­tra­tar, pa­sa­ron por al­to sus even­tua­les re­pa­ros pa­ra dar­le una vic­to­ria con­tun­den­te en una re­gión en que, con fre­cuen­cia, el desen­la­ce de las con­tien­das elec­to­ra­les de­pen­de de un pu­ña­do de vo­tos.

Una vez con­fir­ma­do co­mo pre­si­den­te elec­to, Bol­so­na­ro sua­vi­zó un po­qui­to su dis­cur­so, com­pro­me­tién­do­se a ser fiel a la Bi­blia, la Cons­ti­tu­ción y, pa­ra ex­tra­ñe­za de mu­chos, el ejem­plo brin­da­do por aquel fla­ge­lo de fas­cis­tas y co­mu­nis­tas, Winston Churchill. Con to­do, aun cuan­do op­te por go­ber­nar de ma­ne­ra me­nos bru­tal que la pre­vis­ta por los con­ven­ci­dos de que lo que quie­re es res­tau­rar el ré­gi­men mi­li­tar de más de una ge­ne­ra­ción atrás, es evi­den­te que, co­mo Trump y me­dia do­ce­na de lí­de­res eu­ro­peos, Bol­so­na­ro es pro­duc­to del har­taz­go que tan­tos sien­ten lue­go de dé­ca­das de pre­do­mi­nio po­lí­ti­co y, so­bre to­do, cul­tu­ral más o me­nos pro­gre­sis­ta.

Es por tal mo­ti­vo que es­tos re­bel­des contra “las eli­tes” sue­len en­sa­ñar­se con los me­dios pe­rio­dís­ti­cos que a su jui­cio sir­ven de vo­ce­ros del vie­jo es­ta­blish­ment y que se de­di­can a ata­car­los, a su en­ten­der in­jus­ta­men­te, por vio­lar to­das las re­glas de la “co­rrec­ción po­lí­ti­ca” que creían se­ría permanente pe­ro que, se­gún pa­re­ce, só­lo ha­brá si­do una mo­da pa­sa­je­ra. Pues

bien: ¿qué tie­nen en co­mún Bol­so­na­ro, Trump, el ita­liano Mat­teo Sal­vi­ni, la fran­ce­sa Ma­ri­ne Le Pen, el hún­ga­ro Vik­tor Or­bán, el aus­tría­co Se­bas­tian Kurz, el ru­so Vla­di­mir Pu­tin, la gen­te de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia y otros, mu­chos otros, que con­for­man la lla­ma­da ul­tra­de­re­cha que es­tá ga­nan­do po­der con ra­pi­dez en di­ver­sas par­tes del mun­do?

To­dos son na­cio­na­lis­tas: re­pu­dian al glo­ba­lis­mo de quie­nes di­cen que el Es­ta­do-na­ción es una an­ti­gua­lla ob­so­le­ta que de­be­ría ser re­em­pla­za­do por be­nig­nos or­ga­nis­mos su­pra­na­cio­na­les. Tam­bién reivin­di­can los “va­lo­res tra­di­cio­na­les” en que la fa­mi­lia es con­si­de­ra­da la ba­se in­sus­ti­tui­ble de la so­cie­dad, la mu­jer de­be­ría c cum­plir un rol que, des­de ha­ce mu­chos mi­le­nos, es di­fe­ren­te del que se con­si­de­ra apro­pia­do pa­ra el hom­bre –de ahí la mi­so­gi­nia que les atri­bu­yen los fe­mi­nis­tas–, y sien­ten des­pre­cio por los de­lin­cuen­tes, ne­gán­do­se a tra­tar­los co­mo víc­ti­mas de un or­den in­jus­to.

Aun­que al­gu­nos se afir­man ag­nós­ti­cos, reivin­di­can el ju­deo­cris­tia­nis­mo por en­ten­der que desem­pe­ñó un pa­pel fun­da­men­tal en la for­ma­ción del Oc­ci­den­te, y por lo tan­to son con­tra­rios al is­lam que tra­tan co­mo una ame­na­za exis­ten­cial. Res­pal­dan a Israel que se ve ro­dea­do por enemi­gos ven­ga­ti­vos re­suel­tos a des­truir­lo y a ma­sa­crar a sus ha­bi­tan­tes ju­díos. Ca­li­fi­car­los de “fas­cis­tas” o “neo­na­zis”, co­mo ha­cen los asus­ta­dos por lo que es­tá su­ce­dien­do con la es­pe­ran­za de des­le­gi­ti­mar­los a ojos de los vo­tan­tes, es una exa­ge­ra­ción: has­ta aho­ra, nin­guno se ha pro­pues­to or­ga­ni­zar ban­das de uni­for­ma­dos pa­ra ca­zar a quie­nes se opon­gan a las ini­cia­ti­vas, que siguen sien­do bas­tan­te va­gas, que tie­nen en men­te.

La irrup­ción im­pre­vis­ta en tan­tos lu­ga­res de la “ul­tra­de­re­cha” se de­be a la sen­sa­ción de que, pa­ra la vie­ja cla­se obre­ra y una pro­por­ción cre­cien­te de la cla­se me­dia, el con­sen­so cen­tris­ta, que en los años úl­ti­mos se ha des­li­za­do ha­cia la iz­quier­da, ha fra­ca­sa­do. Quie­ren al­go dis­tin­to.

Pa­ra más se­ñas, tan­to en Bra­sil co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, quie­nes no se han vis­to be­ne­fi­cia­dos por los cam­bios eco­nó­mi­cos po­si­bi­li­ta­dos por los ver­ti­gi­no­sos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que siguen con­cre­tán­do­se, se sien­ten aban­do­na­dos a su suer­te por la iz­quier­da pro­gre­sis­ta que en otras épo­cas su­po de­fen­der­los. Ya no con­fían en los par­ti­dos so­cia­lis­tas eu­ro­peos que en al­gu­nos paí­ses pa­re­cen es­tar en vías de ex­tin­ción, o, en Es­ta­dos Uni­dos, los de­mó­cra­tas, cu­yos mi­li­tan­tes pa­re­cen más preo­cu­pa­dos por los pre­sun­tos de­re­chos de los tran­se­xua­les a usar los ba­ños re­ser­va­dos pa­ra mu­je­res que por la si­tua­ción desas­tro­sa en que se en­cuen­tran quie­nes han vis­to ce­rrar­se las fá­bri­cas lo­ca­les al de­ci­dir los due­ños tras­la­dar la pro­duc­ción a Chi­na, Ban­gla­desh o Mé­xi­co.

En al­gu­nos paí­ses co­mo Bra­sil, la iz­quier­da pro­gre­sis­ta, cons­cien­te de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra so­lu­cio­nar o ate­nuar los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por los cam­bios so­cio­eco­nó­mi­cos, se des­mo­ra­li­zó has­ta tal pun­to que sus lí­de­res se con­cen­tra­ron en apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des pa­ra en­ri­que­cer­se per­so­nal­men­te, lo que, por su­pues­to, con­tri­bu­yó enor­me­men­te a su des­pres­ti­gio y al re­sul­ta­do de la elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do.

En Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, los mo­vi­mien­tos pro­gre­sis­tas se abur­gue­sa­ron. Pue­de que sus di­ri­gen­tes no fue­ran tan co­rrup­tos co­mo sus equi­va­len­tes bra­si­le­ños, pe­ro, mer­ced a sus víncu­los con el Es­ta­do e ins­ti­tu­cio­nes afi­nes, lo­gra­ron ase­gu­rar­se in­gre­sos muy su­pe­rio­res a los al­can­za­bles por el grue­so de sus com­pa­trio­tas que, al en­te­rar­se de lo que ocu­rría, reac­cio­na­ron co­mo los eu­ro­peos del blo­que co­mu­nis­ta cuan­do vie­ron a sus go­ber­nan­tes dis­fru­tar im­pú­di­ca­men­te de lu­jos “bur­gue­ses” que les eran ne­ga­dos. Sa­bían que a par­tir del ini­cio de los años vein­te del si­glo pa­sa­do los co­mu­nis­tas ha­bían to­ma­do el igua­li­ta­ris­mo eco­nó­mi­co por una “en­fer­me­dad in­fan­til del iz­quier­dis­mo”, pe­ro así y to­do, se sen­tían ofen­di­dos por el es­pec­tácu­lo brin­da­do. En la ac­tua­li­dad,

la bre­cha ca­da vez más am­plia que se­pa­ra a los in­te­gran­tes de las di­ver­sas cla­ses po­lí­ti­cas de los de­más es­tá pro­vo­can­do con­se­cuen­cias pa­re­ci­das. Co­mo es na­tu­ral, la apa­ri­ción re­pen­ti­na de Bol­so­na­ro en Bra­sil, don­de en un lap­so muy bre­ve cam­bió drás­ti­ca­men­te el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, ha si­do fes­te­ja­da con jú­bi­lo por los “ul­tra­de­re­chis­tas” de otras la­ti­tu­des que sue­ñan con pro­ta­go­ni­zar ha­za­ñas si­mi­la­res en sus pro­pios paí­ses. Lo mis­mo que sus enemi­gos de­cla­ra­dos de la iz­quier­da, se creen mi­li­tan­tes de un mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal –lo que, por tra­tar­se de na­cio­na­lis­tas, es un tan­to pa­ra­dó­ji­co–, que no po­drá sino con­ti­nuar ad­qui­rien­do más pe­da­zos de po­der. Asi­mis­mo, es pro­ba­ble que, en do­ce­nas de paí­ses, po­lí­ti­cos am­bi­cio­sos pro­cu­ren apli­car va­rian­tes del re­ce­ta­rio de Bol­so­na­ro; elo­gia­rán más a los mi­li­ta­res, pe­di­rán a los po­li­cías y jue­ces que tra­ten con ma­yor du­re­za a los de­lin­cuen­tes, se opon­drán a la in­mi­gra­ción des­con­tro­la­da y ha­bla­rán más de la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia que, a jui­cio de mu­chos, si­gue sien­do blan­co de una cam­pa­ña de des­truc­ción pro­gre­sis­ta. No es nin­gún se­cre­to que el idea­rio re­cién adop­ta­do por Bol­so­na­ro se ase­me­ja mu­cho al evan­gé­li­co que, al ha­cer hin­ca­pié en la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de ca­da uno pa­ra su­pe­rar­se en si­tua­cio­nes su­ma­men­te di­fí­ci­les, se di­fe­ren­cia del pre­di­ca­do por los obis­pos ca­tó­li­cos y los iz­quier­dis­tas que cul­pan a “la so­cie­dad” o al “ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je” por las des­gra­cias su­fri­das por los so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te re­za­ga­dos.

He aquí una ra­zón por la que los cul­tos evan­gé­li­cos es­tán ga­nan­do te­rreno tan­to en Bra­sil y Amé­ri­ca Cen­tral, co­mo en otras par­tes de Amé­ri­ca la­ti­na a cos­ta de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. En vez de dar a en­ten­der que una even­tual me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da se­rá con­se­cuen­cia de un gran cam­bio uni­ver­sal en que po­cos real­men­te creen, ase­ve­ran que se de­be­rá a los es­fuer­zos de ca­da uno, una ac­ti­tud que re­fle­ja más res­pe­to por la dig­ni­dad per­so­nal del in­di­vi­duo al ase­gu­rar­le que su des­tino de­pen­de­rá más de sus pro­pias de­ci­sio­nes que de la vo­lun­tad aje­na. Se­rá por di­cha ra­zón, y por la aus­te­ri­dad que los ca­rac­te­ri­za, que en Amé­ri­ca la­ti­na los in­te­gran­tes de las co­mu­ni­da­des evan­gé­li­cas pro­pen­den a as­cen­der eco­nó­mi­ca­men­te más que la ma­yo­ría de sus com­pa­trio­tas. En do­sis mo­de­ra­das, los se­gui­do­res de Trump, Bol­so­na­ro, Sal­vi­ni com­par­ten el ape­go a va­lo­res tra­di­cio­na­les. Eso no plan­tea nin­gún ries­go, an­tes bien, ayuda a ha­cer más cohe­ren­tes a so­cie­da­des que de otro mo­do po­drían frag­men­tar­se en una mul­ti­tud de “iden­ti­da­des” ri­va­les, co­mo en efec­to es­tá su­ce­dien­do en Es­ta­dos Uni­dos. En cam­bio, una so­bre­do­sis de tra­di­cio­na­lis­mo sí se­ría pe­li­gro­sa. Aun­que fue pre­vi­si­ble que tar­de o tem­prano se pro­du­ci­ría una reac­ción fren­te a la ofen­si­va que han em­pren­di­do quie­nes as­pi­ran a mo­di­fi­car ra­di­cal­men­te to­das las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, em­bis­tien­do con vi­ru­len­cia contra mo­da­li­da­des que han du­ra­do mi­le­nios, ade­más de in­ten­tar re­es­cri­bir la his­to­ria co­mún y rein­ven­tar el idio­ma, en el ca­so de Bol­so­na­ro, aún más que en el de Trump, la ten­ta­ción de ir de­ma­sia­do le­jos po­dría ser tan fuer­te que los ex­ce­sos co­me­ti­dos por sus par­ti­da­rios sean tan san­gui­na­rios co­mo los que la iz­quier­da es­tá per­pe­tran­do en Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua.

* PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Ai­res He­rald”.

BOL­SO­NA­RO. Es el úl­ti­mo emer­gen­te de un fe­nó­meno mun­dial: el de­sen­can­to con la po­lí­ti­ca.

Por JA­MES NEIL­SON*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.