Com­pac­to con fu­tu­ro

So­lu­cio­nes de avan­za­da, se­gu­ri­dad y mo­tor ren­di­dor. Pre­cio ele­va­do y ga­ran­tía cor­ta.

Noticias - - MOTORES - AU­GUS­TO BRUGO MAR­CÓ EDI­TOR DE RE­VIS­TA PA­RA­BRI­SAS

Co­rría

el año 1999 y apa­re­cía en nues­tro país el Mer­ce­des-Benz Cla­se A, un au­to que lle­ga­ba pa­ra rom­per los es­que­mas de to­do lo co­no­ci­do. Era un pe­que­ño mo­no­vo­lu­men que cos­ta­ba po­co más de vein­te mil pe­sos, y su cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad anun­cia­ba: “Em­pie­ce el nue­vo si­glo en un Mer­ce­des”. Tu­vo un acep­ta­ble ni­vel de ven­tas a ni­vel mun­dial, y lue­go, en 2004, apa­re­ció una se­gun­da ge­ne­ra­ción (que nun­ca se ofre­ció en nues­tro mer­ca­do) y que me­jo­ró en to­do, pe­ro man­te­nien­do el mis­mo con­cep­to.

Hoy nos to­ca ma­ne­jar la cuar­ta ge­ne­ra­ción, y des­cri­bir es­te modelo no es fá­cil, ya que pre­sen­ta un re­plan­teo es­té­ti­co tan pro­fun­do co­mo su­til, que de­ter­mi­nó un vehícu­lo más ar­mó­ni­co y mo­derno, pe­ro sin al­te­rar el es­ti­lo que lo ca­rac­te­ri­za. Las di­men­sio­nes au­men­ta­ron en tan­to que su pe­so se re­du­jo en 20 kg. Po­see es­me­ra­da aten­ción en los de­ta­lles y bue­na ca­li­dad de los ma­te­ria­les. Se res­pi­ra mu­cha tec­no­lo­gía con un ta­ble­ro com- ple­ta­men­te di­gi­tal y se com­ple­men­ta con una pan­ta­lla de 10,25 pul­ga­das des­de las que se ope­ran dis­po­si­ti­vos de con­trol y en­tre­te­ni­mien­to a tra­vés del sis­te­ma tác­til, o a tra­vés del pad que apa­re­ce en la con­so­la cen­tral. Es muy in­tui­ti­vo y de res­pues­ta rá­pi­da que per­mi­te te­ner to­da la in­for­ma­ción al al­can­ce de un de­do. Mu­chas de las fun­cio­nes tam­bién se pue­den ac­cio­nar des­de el vo­lan­te, que tam­bién dis­po­ne de pe­que­ños sen­so­res tác­ti­les.

Otra no­ve­dad es el co­man­do por voz. Una es­pe­cie de Si­ri de Ap­ple. Al pro­nun­ciar la fra­se “Ho­la Mer­ce­des” (en ri­gor, al­can­za con de­cir “Mer­ce­des”), una voz fe­me­ni­na pre­gun­ta: “¿Qué pue­do ha­cer por us­ted?”. Si la res­pues­ta es una or­den di­rec­ta, y com­pa­ti­ble con los equi­pos dis­po­ni­bles rá­pi­da­men­te se­rá eje­cu­ta­da.

Atrás, el es­pa­cio pa­ra las pier­nas me­jo­ró, pe­ro si­gue sien­do al­go li­mi­ta­do pa­ra per­so­nas que pro­me­dian el me­tro ochen­ta. El mo­tor del A200 es un 1.3 con tur­bo de 163 ca­ba­llos que se des­ta­ca por pres­ta­cio­nes y ren­di­mien­to en ru­ta. Tam­bién hay una ver­sión más po­ten­te, el A250 con más de 200 ca­ba­llos. El pre­cio es al­to pa­ra un au­to de su seg­men­to: 51.200 dó­la­res, la ga­ran­tía es de ape­nas dos años y tam­po­co po­see rue­da de au­xi­lio.

ES­TI­LO. Las di­men­sio­nes au­men­ta­ron en tan­to que su pe­so se re­du­jo en 20 kg. Po­see es­me­ra­da aten­ción en los de­ta­lles y bue­na ca­li­dad de los ma­te­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.