Fa­mi­lia: el jui­cio por la Ru­ta del Di­ne­ro K em­pe­zó y tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Lá­za­ro Báez. Es­tán tam­bién sus hi­jos con quie­nes tie­ne mul­ti­ples di­fe­ren­cias.

La in­ter­na en­tre pa­dre e hi­jos en me­dio del jui­cio oral. Lu­cia­na, la ove­ja ne­gra del clan.

Noticias - - SUMARIO - RO­DIS RE­CALT rre­calt@per­fil.com @ro­dis­re­calt

El

jui­cio por la ru­ta del di­ne­ro K em­pe­zó y en­tre los pro­ta­go­nis­tas es­te­la­res es­tán Lá­za­ro Báez y sus hi­jos: Lu­cia­na, Mar­tín, Lean­dro y Me­li­na.

La fa­mi­lia, que du­ran­te años se mo­vió uni­da y ba­jo el man­do del pa­triar­ca, hoy es­tá pe­lea­da. El ma­yor pun­to de con­flic­to se­ría en­tre Lu­cia­na, la her­ma­na ma­yor, y el res­to de los her­ma­nos, con quie­nes ha te­ni­do di­fe­ren­tes dis­cu­sio­nes a lo lar­go del pro­ce­so. En­tre los mo­ti­vos de las pe­leas, cuen­tan alle­ga­dos, es­ta- rían los ne­go­cios de Mar­cos Mu­ller, ex es­po­so de Lu­cia­na, quien creó una fir­ma de­di­ca­da a la ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción de autos, ca­mio­nes, má­qui­nas agrí­co­las, mo­to­ci­cle­tas y cua­tri­ci­clos.

Quien se lle­va la ma­yor par­te de los enojos es Lá­za­ro Báez, a quien sus hi­jos le re­cla­man el mal pre­sen­te que es­tán pa­san­do. Has­ta ha­ce unos ocho me­ses, la úni­ca que lo vi­si­ta­ba era su hi­ja Lu­cia­na. Pa­ra en­ten­der es­ta grie­ta fa­mi­liar bas­ta con dos ejem­plos. A fi­na­les de ju­nio pa­sa­do fa­lle­ció la ma­dre de Lá­za­ro y al ve­la­to­rio no fue su hi­jo Mar­tín, y en las fo­tos so­lo se lo ve a Lean­dro acom­pa­ñan­do a su pa­dre a lle­var el ca­jón. El otro ejem­plo es el mo­do en que es­tán or­ga­ni­za­das las de­fen­sas del em­pre­sa­rio de la obra pú­bli­ca K y sus hi­jos. Los Báez es­tán di­vi­di­dos en tres gru­pos de abogados. Lá­sa­ro allá por ju­lio cam­bió de de­fen­sor: an­tes lo ase­so­ra­ba Ma­xi­mi­li­ano Rus­co­ni (abo­ga­do de Ju­lio De Vi­do y Die­go La­go­mar­sino, en­tre otros) y aho­ra lo re­pre­sen­ta Víc­tor Hor­tel, ex di­rec­tor del ser­vi­cio pe­ni­ten­cia­rio du­ran­te el kirch­ne­ris­mo y crea­dor de “Va­ta­yón Mi­li­tan­te”, la agru­pa­ción de pre­sos que sim­pa­ti­za­ba con Cris­ti­na Kirch­ner. Mar­tín Báez con­tra­tó a Clau­dio Caf­fa­re­llo, mien­tras que Jorge Ve­láz­quez es el abo­ga­do de Lu­cia­na, Lean­dro y Me­li­na.

Du­ran­te el jui­cio, el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral Nº 4 ten­drá el desafío de re­sol­ver el ca­so con pre­mu­ra de­bi­do a que en abril ven­ce la pri­sión pre­ven­ti­va de Báez, quien cum­pli­rá tres años pre­so. Ca­be la po­si­bi­li­dad de pe­dir una ex­ten­sión más por seis me­ses. Du­ran­te el pri­mer día, el tri­bu­nal re­ci­bió de­ce­nas de plan­teos de las de­fen­sas pa­ra in­ten­tar sus­pen­der el pro­ce­so del jui­cio con di­fe­ren­tes ar­gu­men­tos. El pre­si­den­te del tri­bu­nal, Nés­tor Cos­ta­bel, anun­ció que la res­pues­ta a es­tos plan­teos es­ta­rá re­suel­ta pa­ra el pró­xi­mo miér­co­les 7 de no­viem­bre. A par­tir de aho­ra, to­dos los miér­co­les, la fa­mi­lia Báez se re­uni­rá en Co­mo­do­ro Py pa­ra las au­dien­cias, a pe­sar de ha­blar­se po­co.

HI­JOS. Lá­za­ro y Mar­tín (a su de­re­cha) man­tie­nen una re­la­ción tensa. Lean­dro, el va­rón más chi­co, es­tu­vo pe­lea­do con su her­mano ma­yor. Los tres tie­nen abogados di­fe­ren­tes.

HI­JAS. Me­li­na Báez, la me­nor de los cua­tro, tam­bién es par­te del jui­cio. La úni­ca que ha­bría man­te­ni­do una bue­na re­la­ción con su pa­dre es Lu­cia­na (cam­pe­ra azul).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.