Ma­riano Mar­tí­nez: for­ma par­te de “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes”, fil­ma una pe­lí­cu­la y pro­du­ci­rá otra. Dra­mas de la in­fan­cia, fi­de­li­dad y fa­mi­lia en­sam­bla­da.

For­ma par­te de “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes”, fil­ma una pe­lí­cu­la y pro­du­ci­rá otra. Dra­mas de la in­fan­cia, fi­de­li­dad y fa­mi­lia en­sam­bla­da.

Noticias - - SUMARIO - VA­LE­RIA GAR­CÍA TES­TA @val­gar­cia­tes­ta

Can­sa­do pe­ro enér­gi­co, así des­cri­be Ma­riano Mar­tí­nez su es­ta­do ac­tual. Ade­más de ser par­te de “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes” (Tea­tro As­tros), ar­ma el equi­po pa­ra una pe­lí­cu­la que na­ció de una idea ori­gi­nal su­ya y que pro­du­ci­rá el año pró­xi­mo, una co­me­dia fa­mi­liar so­bre el pa­sa­je de la ado­les­cen­cia a la adultez. Tam­bién co­mien­za a fil­mar “So­la”, ópe­ra pri­ma de Jo­sé Ci­ca­la, don­de ha­rá de un ex­com­ba­tien­te que ca­yó en la in­di­gen­cia des­pués de re­ci­bir un dis­pa­ro en la pier­na. Sal­van­do las dis­tan­cias, Mar­tí­nez vi­vió la im­po­si­bi­li­dad fí­si­ca en car­ne pro­pia. A los 9 era el “hom­bre ara­ña” del ba­rrio, pri­me­ro en Vi­lla Sol­da­ti, des­pués en Ave­lla­ne­da. Has­ta que un co­lec­ti­vo le pa­só por en­ci­ma a su pier­na y un ye­so mal pres­crip­to le oca­sio­nó gan­gre­na. Es­tu­vo cer­ca de la ampu­tación y re­cién a los 13 vol­vió a ca­mi­nar. Aquel ac­ci­den­te, pien­sa aho­ra, le dio es­tir­pe de gue­rre­ro. “La vi­da me fre­nó de gol­pe, me pu­so el lí­mi­te que no es­ta­ba re­ci­bien­do”.

NO­TI­CIAS: ¿Qué re­cuer­da de esos años?

Ma­riano Mar­tí­nez: Do­lor y su­fri­mien­to. Y fuer­za men­tal pa­ra sa­ber que iba a sa­lir. Nun­ca creí que me iban a cor­tar la pier­na, aun­que los pro­nós­ti­cos de­cían que sí. Cuan­do me sal­van la pier­na, ha­bía una cer­te­za de que no iba a cre­cer co­mo la otra, o sea que me men­ta­li­za­ba co­mo una per­so­na con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, y a su vez, no lo que­ría acep­tar. Es­tu­ve mu­cho sin ca­mi­nar y cuan­do uno es­tá quie­to…

NO­TI­CIAS: Pue­de ob­ser­var.

Mar­tí­nez: Exac­to, y ya era ob­ser­va­dor. Ter­mi­né la pri­ma­ria con una maes­tra par­ti­cu­lar que ve­nía a ca­sa, te­nía un en­fer­me­ro que me ayu­da­ba cuan­do sa­lí del hos­pi­tal y mu­cho te­ma fa­mi­liar in­ten­so.

NO­TI­CIAS: Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do se re­cu­pe­ró, ¿cier­to?

Mar­tí­nez: Sí, ahí se ter­mi­nan de se­pa­rar. En­tre que no sa­bía si la pier­na me iba a cre­cer y la si­tua­ción fa­mi­liar… Na­da, la vi­ví (son­ríe).

Cuan­do a los 13 se ani­mó a ca­mi­nar sin mu­le­tas ni bas­tón, prac­ti­có si­pal­ki, ju­gó al rugby y, a los 18, se hi­zo ac­tor. La po­pu­la­ri­dad fue otro gol­pe, tan im­pac­tan­te co­mo la quie­tud obli­ga­da de los años an­te­rio­res. NO­TI­CIAS: Se ha­brá sen­ti­do in­ven­ci­ble.

Mar­tí­nez: Sí. To­do es­tá en la ca­be­za, en lo que uno quie­ra que pase.

NO­TI­CIAS: Pe­ro hay co­sas que no de­pen­die­ron de us­ted, co­mo la de­ten­ción de su pa­dre en 2008. Mar­tí­nez: El te­ma de mi vie­jo, sí. NO­TI­CIAS: ¿Hoy tie­ne bue­na re­la­ción con él?

Mar­tí­nez: Muy bue­na. Cuan­do pa­só eso, me sa­lió ayu­dar­lo, de­fen­der­lo, le pu­se un abo­ga­do, iba (a verlo). El dis­tan­cia­mien­to fue por otra si­tua­ción fa­mi­liar que me en­te­ré en ese mo­men­to. Me enojé y vol­ví a te­ner esa bron­ca que me pa­só al­gu­nas ve­ces con la fa­mi­lia. Con los años ne­ce­si­té per­do­nar­lo por­que me pe­sa­ban más las co­sas bue­nas. Me hi­zo bien acer­car­me, tan­to a mi vie­jo co­mo a mi vie­ja, por­que tam­bién tu­ve te­mas con ella. Ha­bía una ne­ce­si­dad de per­do­nar­los pa­ra po­der ser esa per­so­na que quie­ro, si no te­nés una co­sa aden­tro que no te per­mi­te… NO­TI­CIAS: ¿Se sien­te ali­via­do? Mar­tí­nez: Sí, ca­da vez más. Igual los cam­bios lle­van un pro­ce­so e im­pli­can do­lor. No doy cá­te­dra ni quie­ro dar un con­se­jo, só­lo di­go mi ex­pe­rien­cia: pa­ra cam­biar hay que po­ner­le, pa­ra de­cir­lo en crio­llo, mu­cha ga­rra, hue­vo u ova­rios, y equi­vo­car­se. Co­mo los ani­ma­les que an­ti­ci­pan el tsu­na­mi, in­tu­ye las tor­men­tas per­so­na­les y ha­ce un par de años sin­tió la mis­ma ener­gía que la que te­nía pre­vio al ac­ci­den­te del co­lec­ti­vo. “Tu­ve ese re­gis­tro de que se ve­nía, de que te­nía que mo­di­fi­car al­go en mi ac­ti­tud, que te­nía que or­de­nar­me y de­cir que no a un mon­tón de co­sas”.

NO­TI­CIAS: ¿Te­nía que ver con lo la­bo­ral o lo per­so­nal?

Mar­tí­nez: Con to­do, con to­mar otras de­ci­sio­nes, otro com­por­ta­mien­to. Me cos­ta­ba po­ner lí­mi­tes. Por suer­te lo pu­de ver y lo mo­di­fi­qué. Pe­ro eso trae con­se­cuen­cias en el en­torno, ami­gos, tra­ba­jo y me hi­zo bien. Hoy, a se­ma­nas de cum­plir 40, sien­to que lle­go co­mo quie­ro lle­gar.

NO­TI­CIAS: Ha­bla de dos años, es más o me­nos el tiem­po en el que ter­mi­nó la re­la­ción con La­li Es­pó­si­to e ini­ció la de Ca­mi­la Ca­va­llo.

Mar­tí­nez: Sí, pe­ro no tie­ne que ver con eso. Cuan­do me reaco­mo­dé, es­ta­ba con La­li. No te­nía que ver con el amor, te­nía que ver con un te­ma mío, al­go in­terno que siem­pre tra­ba­jé por­que sien­to que me hi­ce al an­dar. A la dis­tan­cia, sien­to que lo que me

Creo que me hi­ce al an­dar. A la dis­tan­cia, sien­to que mis vie­jos tu­vie­ron la me­jor in­ten­ción, pe­ro eran muy chi­cos. En mi ca­sa no ha­bía au­to­ri­dad, ha­cía lo que que­ría.

pa­só fue que mis vie­jos tu­vie­ron la me­jor in­ten­ción, pe­ro eran muy chi­cos (N.de la R.: Cuan­do él na­ció, su ma­dre te­nía 16 y su pa­dre, 17). En mi ca­sa no ha­bía au­to­ri­dad, el lí­mi­te era mío, sen­tía que ha­cía lo que que­ría. NO­TI­CIAS: ¿Les po­ne lí­mi­tes a sus hi­jos? Mar­tí­nez: Sí, y no es fá­cil. Es una lí­nea del­ga­da en­tre el pa­dre com­pin­che y el que po­ne lí­mi­tes. NO­TI­CIAS: ¿Con la ma­má de Oli­via (9) y Mi­lo (5) tie­ne la bue­na re­la­ción que mues­tra?

Mar­tí­nez: (Se ríe). Sí, cla­ro, ima­gí­na­te to­do eso ac­tua­do es tre­men­do, es “La ca­sa de las flo­res”.

NO­TI­CIAS: Tra­ba­ja en “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes”, ¿qué va­lor le da a la ver­dad?

Mar­tí­nez: Es muy im­por­tan­te, hoy eli­jo la ver­dad. Di­go hoy por­que siem­pre es aho­ra, lo otro ya pa­só, lo im­por­tan­te es el mo­men­to.

NO­TI­CIAS: ¿Sos­tu­vo víncu­los a par­tir de la men­ti­ra?

Mar­tí­nez: Sí… apren­dí un mon­tón de co­sas. Y eli­jo la ver­dad, eli­jo lle­var­me bien con la ma­má de mis hi­jos que es una bue­na per­so­na. NO­TI­CIAS: Se­rá una cons­truc­ción. Mar­tí­nez: Fue una cons­truc­ción de to­dos. To­dos que­re­mos lo me­jor pa­ra nues­tros hi­jos, ellos a sus hi­jos por adop­ción, lo di­go por mi pa­re­ja que es una ge­nia y la de Ju­li (Ju­lia­na Giam­bro­ni), que es un pi­be de 10. Hoy es­ta­ba vien­do las fo­tos del cum­ple de Oli­via y hay una de ella abra­za­da a Ma­tías que me emo­cio­na. NO­TI­CIAS: ¿No le dan ce­los? Mar­tí­nez: No, me emo­cio­na. Confío mu­cho en la ma­má de mis hi­jos, es cen­tra­da, no va a de­jar que al­guien los quie­ra mal. Lo mis­mo le pa­sa a Ju­li con Ca­mi­la (Ca­va­llo), Oli la ado­ra a Ca­mi­la, lo mis­mo Mi­lo. Vol­vien­do a lo de an­tes, sien­to que fui apren­dien­do, que voy en ca­mino a ser la per­so­na que siem­pre so­ñé ser y eso es muy im­por­tan­te.

NO­TI­CIAS: En la obra, es­tá en cues­tión la fi­de­li­dad. ¿Se ban­ca­ría una in­fi­de­li­dad? Mar­tí­nez: ¡No! NO­TI­CIAS: ¿Y abrir el jue­go a una re­la­ción abier­ta? Mar­tí­nez: No, no. Pa­ra mí la re­la­ción es de a dos.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo fue co­no­cer­se con Ca­mi­la al mis­mo tiem­po que eran tres, por­que Al­ma (15 me­ses) es­ta­ba “en pro­ce­so”? Mar­tí­nez: (Se ríe). Fue y es un desafío. NO­TI­CIAS: Di­jo que bus­ca­ron el em­ba­ra­zo. Mar­tí­nez: Sí, lo bus­ca­mos. NO­TI­CIAS: ¿Fue osa­do ha­cer­lo a po­co de co­no­cer­se?

Mar­tí­nez: (Se ríe). Sí, fue arries­ga­do. Hoy es­toy fe­liz, me mue­ro de amor. Ca­mi­la es una com­pa­ñe­ra… Es mi amor, más allá de que nos lle­va­mos 16 años. Es un te­ma, pe­ro es­tá vi­vien­do sus 24 años di­fe­ren­te de otras chi­cas de su edad por­que es ma­dre y era uno de sus sue­ños, más allá de que tie­ne otros, co­mo ex­pla­yar­se más en su ser ar­tis­ta, pinta muy bien y se pre­pa­ra pa­ra eso, y le gus­ta ac­tuar. Nos acom­pa­ña­mos pe­ro es lo que de­cís: de­ci­di­mos ser pa­dres y nos fui­mos co­no­cien­do en el pro­ce­so y tu­vi­mos nues­tros mo­men­tos. Pe­ro siem­pre pre­va­le­ció el diá­lo­go. El amor y la pa­sión es­tán, nos ama­mos, nos gus­ta­mos, te­ne­mos ga­nas de es­tar jun­tos, de cons­truir la fa­mi­lia y se­guir ca­da uno sus sue­ños. Eso es lo im­por­tan­te, te­ner ga­nas de que al otro le va­ya bien y reali­ce sus sue­ños.

NO­TI­CIAS: ¿Pro­pi­cia el cre­ci­mien­to de quien tie­ne al la­do o an­tes era más “cor­ta mam­bo”?

Mar­tí­nez: Nun­ca me vi cor­ta mam­bo. Ma­du­ré en un mon­tón de as­pec­tos pe­ro cor­ta mam­bo no por­que tam­po­co me gus­ta que me cor­ten las alas. NO­TI­CIAS: ¿Có­mo vi­ve la si­tua­ción del país?

Mar­tí­nez: Ten­go tres hi­jos y me preo­cu­pa po­der de­jar­les un país que es­té bien, con­so­li­da­do y digno pa­ra to­do el mun­do; y es­tá com­pli­ca­do. Me en­can­ta­ría que las co­sas fun­cio­nen, que los po­lí­ti­cos go­bier­nen pa­ra el país y no pa­ra ellos, que la pla­ta al­can­ce y la gen­te no se mue­ra de ham­bre. Co­mo ciu­da­da­nos te­ne­mos que te­ner con­cien­cia de que de­be­mos tra­ba­jar pa­ra que eso pase. Más allá de que so­mos víc­ti­mas de un mon­tón de si­tua­cio­nes, tam­bién so­mos res­pon­sa­bles de otras co­sas.

FO­TOS:

IN­QUIE­TO. Pro­ta­go­ni­za “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes” en el Tea­tro As­tros, en bre­ve co­mien­za a fil­mar “So­la” y vuel­ve a la pro­duc­ción con una co­me­dia fa­mi­liar.

PA­DRE MO­DERNO. Es pa­pá de Oli­via y Mi­lo (que tu­vo con Ju­lia­na Giam­bro­ni) y de la pe­que­ña Al­ma. En agos­to lle­ga­rá el ca­sa­mien­to con Ca­mi­la Ca­va­llo, a quien co­no­ció por Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.