Mu­cha­chos bol­so­na­ris­tas: Al­fre­do Ol­me­do, Ivo Cut­za­ri­da y Eduar­do Fein­mann son al­gu­nos de los que ce­le­bra­ron al nue­vo pre­si­den­te bra­si­le­ño. Ni­co­lás Már­quez y Agus­tín La­je quie­ren ser los in­te­lec­tua­les de la nue­va de­re­cha na­cio­nal. Lu­cha contra la "ideo­lo­gí

Quié­nes son los re­fe­ren­tes de la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca en la Ar­gen­ti­na. Pe­lea con los pro­gres.

Noticias - - SUMARIO - GISELLE LECLERCQ gle­clercq@per­fil.com @gi­se­lle­le­clercq

Sien­ten que por fin pue­den de­cir lo que pien­san y creen que, por pri­me­ra vez des­pués de mu­cho tiem­po, sus ideas tie­nen re­so­nan­cia en la re­gión. El triun­fo de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, ade­más, les dio le­gi­ti­mi­dad pú­bli­ca y ya co­mien­zan a tra­zar las es­tra­te­gias pa­ra cons­truir una Ar­gen­ti­na sin pro­gre­sis­mo, al que ca­li­fi­can co­mo el mal de to­dos los ma­les. Or­gu­llo­sos de la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca, in­cen­dia­rios y sin te­mor a he­rir sus- cep­ti­bi­li­da­des, los mu­cha­chos bol­so­na­ris­tas se es­tán or­ga­ni­zan­do. A pe­sar de que to­da­vía no tie­nen una es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca, los re­fe­ren­tes de es­te sec­tor ase­gu­ran que, en el cor­to pla­zo, Ar­gen­ti­na pue­de ser tes­ti­go del na­ci­mien­to de un nue­vo es­pa­cio que no ten­ga ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con el kirch­ne­ris­mo, pe­ro tam­po­co con el ma­cris­mo, al que acu­san de con­ti­nuar con la ma­triz pro­gre­sis­ta y es­ta­tal he­re­da­da. Se de­fi­nen a sí mis­mos co­mo los lí­de­res de la neo­de­re­cha y se iden­ti­fi­can co­mo “reac­cio­na­rios”. De­fien­den la eco­no­mía de mer­ca­do y el achi­que del Es­ta­do, pe­ro su prin­ci­pal cau­sa es la lu­cha contra lo que ellos de­no­mi­na­ron “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”. Por esa ra­zón, la dis­cu­sión por la le­ga­li­za­ción del abor­to, la edu­ca­ción se­xual in­te­gral y la ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro sue­len ser los te­rre­nos don­de pre­fie­ren dar la ba­ta­lla y don­de en­con­tra­ron fuer­tes alia­dos co­mo los pas­to­res de las igle­sias evan­gé­li­cas más con­ser­va­do­ras y un sec­tor de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. Pa­ra es­te gru­po, el triun­fo de Bol­so­na­ro re-

afir­ma el gi­ro a la de­re­cha -aun­que es­ta es una ca­te­go­ría po­lí­ti­ca del si­glo pa­sa­do que pa­re­cía su­pe­ra­da- que se ob­ser­va en Oc­ci­den­te. Ejem­plos no les fal­tan: men­cio­nan a Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos; la sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea (Bre­xit); el no acuer­do de paz de las FARC en Co­lom­bia; el as­cen­so de Fa­bri­cio Al­va­ra­do en Cos­ta Ri­ca o el cre­ci­mien­to de VOX en Es­pa­ña, en­tre otros.

Ni­co­lás Már­quez y Agus­tín La­je pre­ten­den ser los in­te­lec­tua­les de es­te mo­vi­mien­to en la Ar­gen­ti­na. Los au­to­res de “El li­bro ne­gro de la nue­va iz­quier­da” de­ci­die­ron cons­truir sus li­de­raz­gos en tres es­pa­cios: en las es­cue­las y uni­ver­si­da­des de Amé­ri­ca la­ti­na a don­de van a dic­tar con­fe­ren­cias; en la es­cri­tu­ra de li­bros y, so­bre to­do, en las re­des so­cia­les, don­de sus pu­bli­ca­cio­nes sue­len cru­zar el lí­mi­te de lo acep­ta­ble por ser dis­cri­mi­na­to­rias o agre­si­vas. Sin em­bar­go, nin­guno se mo­les­ta fren­te a es­ta crí­ti­ca y ase­gu­ran que la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión los am­pa­ra. En la es­fe­ra pú­bli­ca ca­da vez son más los per­so­na­jes que ad­hie­ren abier­ta­men­te a es­te sis­te­ma de ideas. El eco­no­mis­ta Ja­vier Mi­lei, el ac­tor Ivo Cut­za­ri­da, el dipu­tado Al­fre­do Ol­me­do y el pe­rio­dis­ta Eduar­do Fein­mann son al­gu­nos de los que ce­le­bra­ron la de­rro­ta de Fer­nan­do Had­dad en Bra­sil y, en lí­neas ge­ne­ra­les, cum­plen a ra­ja­ta­bla el de­cá­lo­go del buen reac­cio­na­rio. AGEN­DA RE­NO­VA­DA. A di­fe­ren­cia de bue­na par­te de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos, La­je y Már­quez sos­tie­nen que las ca­te­go­rías “iz­quier­da” y “de­re­cha” con­ti­núan sien­do vá­li­das pa­ra des­cri­bir a los sis­te­mas po­lí­ti­cos y sus lí­de­res. Sin em­bar­go, con­si­de­ran que la día­da que ca­rac­te­ri­zó al mun­do en el si­glo XX se trans­for­mó con la caí­da del Mu­ro de Berlín. Des­de en­ton­ces, se­gún los au­to­res, la iz­quier­da aban­do­nó la lu­cha eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca pa­ra tras­la­dar­se al te­rreno de la cul­tu­ra y, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años, al te­rreno de la se­xua­li­dad. “La iz­quier­da an­tes iba a las fá­bri­cas a bus­car obre­ros pe­ro eso no exis­te más. El obre­ro aho­ra no quie­re cam­biar el mun­do sino el ce­lu­lar. Por eso se in­ven­ta­ron nue­vos con­flic­tos”, ase­gu­ra Már­quez.

Pa­ra La­je, es­ta “ba­ta­lla cul­tu­ral” es pro­pia de la pos­mo­der­ni­dad y en Ar­gen­ti­na el cre­ci­mien­to de es­ta nue­va de­re­cha, so­bre to­do en­tre los jóvenes, se ace­le­ró con la dis­cu­sión so­bre la le­ga­li­za­ción del abor­to. “El pro­gre­sis­mo es­tá lle­van­do ade­lan­te una lu­cha mo­ra­li­zan­te. Y esa mo­ra­li­dad que se ha he­cho he­ge­mó­ni­ca hi­zo emer­ger el dis­cur­so de lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to co­mo una for­ma de re­be­lar­se contra el sta­tu quo. Lo que pre­do­mi­na hoy es una reac­ción en contra de lo que hoy se llama ideo­lo­gía de gé­ne­ro, den­tro de lo cual con­clu­ye el fe­mi­nis­mo ra­di­cal, el abor­tis­mo y las cues­tio­nes LGTB. To­da esa mo­ra­li­na pro­gre­sis­ta y en gran medida hi­pó­cri­ta es lo que ha des­per­ta­do la con­cien­cia de mu­chos”, ase­gu­ra La­je y agre­ga: “El abor­to fue un pun­to de in­fle­xión por­que sir­vió pa­ra que es­tos gru­pos to­ma­ran con­cien­cia de ma­yo­ría. An­tes es­ta­ban en­ce­rra­dos en un es­pi­ral de si­len­cio ba­jo el cual el pro­gre­sis­mo los ha­bía

su­mer­gi­do. Ellos no exis­tían, eran na­da y de pron­to se vio a mi­llo­nes mar­char por las mis­mas ideas”.

Por esa ca­rac­te­rís­ti­ca de ac­tuar só­lo por opo­si­ción a lo que es­tá de­lan­te es que se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con la ca­li­fi­ca­ción de “reac­cio­na­rios”. “La pa­la­bra ‘reac­cio­na­rio’ no me asus­ta, me iden­ti­fi­ca”, di­ce Már­quez.

En la Ar­gen­ti­na, se­gún los au­to­res, la de­re­cha his­tó­ri­ca­men­te es­tu­vo di­vi­di­da en tres co­rrien­tes: el na­cio­na­lis­mo, el con­ser­va­du­ris­mo y el li­be­ra­lis­mo. Uni­dos por el es­pan­to al avan­ce pro­gre­sis­ta, co­men­za­ron a unir­se y a crear una agen­da co­mún y di­fe­ren­te a la de sus an­te­ce­so­res. Se­gún La­je, has­ta ha­ce no tan­to, la de­re­cha es­ta­ba más preo­cu­pa­da por el re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co, so­bre to­do de la dé­ca­da del ‘70 que por otros asun­tos. “La de­re­cha jo­ven aho­ra es­tá en una ins­tan­cia de reac­ción a los te­mas ins­ta­la­dos por el pro­gre­sis­mo co­mo el in­di­ge­nis­mo, el fe­mi­nis­mo, la ideo­lo­gía de gé­ne­ro y, en al­gu­nos ca­sos, tam­bién pue­de ser el am­bien­ta­lis­mo, el ve­ga­nis­mo y to­dos los nue­vos is­mos que im­pli­can una vi­sión mo­ra­li­zan­te de lo po­lí­ti­co”, afir­ma.

A par­tir de ahí se ex­pli­ca el em­pe­ci­na­mien­to de es­tos au­to­res y de sus sim­pa­ti­zan­tes ideo­ló­gi­cos con las mi­li­tan­cias re­la­cio­na­das a la se­xua­li­dad. El tono aca­dé­mi­co que usan se trans­for­ma cuan­do tie­nen que re­fe­rir­se a los ho­mo­se­xua­les, les­bia­nas y trans. Di­cen que “los tra­ves­tis se disfrazan de mu­je­res” y ha­cen una permanente re­fe­ren­cia a la con­di­ción bio­ló­gi­ca de hombres y mu­je­res. Ese cos­ta­do se ex­pri­me al má­xi­mo en las re­des don­de, por ejem­plo, Már­quez lle­gó a tui­tear: “Si un se­ñor tie­ne cán­cer de prós­ta­ta pe­ro tra­mi­ta el DNI de mu­jer: ¿des­apa­re­ce el cán­cer de prós­ta­ta?”.

Se­gún ellos, “la ideo­lo­gía de gé­ne­ro es un con­jun­to de ideas an­ti­cien­tí­fi­cas que, con pro­pó­si­tos po­lí­ti­cos, des­arrai­gan de la se­xua­li­dad hu­ma­na to­da con­no­ta­ción na­tu­ral y la re­du­cen só­lo al as­pec­to cul­tu­ral”. En es­te sen­ti­do, de­nun­cian que “el pro­gre­sis­mo se adue­ñó de to­dos los ám­bi­tos

del po­der” y, que con el apor­te eco­nó­mi­co de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, fi­nan­cian el “adoc­tri­na­mien­to” de la so­cie­dad. Por eso se opu­sie­ron con fir­me­za a la ley de edu­ca­ción se­xual in­te­gral, a la que cues­tio­nan por es­tar “car­ga­da de ideo­lo­gía”.

ALIA­DOS. El dis­cur­so de es­te sec­tor en­con­tró, co­mo en Bra­sil, un fuer­te res­pal­do en los sec­to­res más con­ser­va­do­res del cris­tia­nis­mo. En Ar­gen­ti­na eso no só­lo se vio en las mar­chas contra el abor­to sino tam­bién en la ma­ni­fes­ta­ción que se hi­zo el 28 de oc­tu­bre fren­te al Con­gre­so contra la edu­ca­ción se­xual in­te­gral. La con­cen­tra­ción, alen­ta­da por la or­ga­ni­za­ción na­ci­da en Pe­rú “Con mis hi­jos no te me­tas”, es­tu­vo do­mi­na­da por sím­bo­los re­li­gio­sos y du­ran­te to­da la tar­de se fue­ron or­ga­ni­zan­do, de for­ma es­pon­tá­nea, gru­pos de cu­ras ca­tó­li­cos o pas­to­res evan­gé­li­cos que re­za­ban u ora­ban en ron­da. To­dos los ora­do­res que subie­ron al es­ce­na­rio in­vo­ca­ron a Dios y ase­gu­ra­ban que la di­vi­ni­dad les da­ba la le­gi­ti­mi­dad ne­ce­sa­ria pa­ra cues­tio­nar el ac­cio­nar de los le­gis­la­do­res.

Se­gún Már­quez, en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca la­ti­na, “los par­ti­dos con­ser­va­do­res en­con­tra­ron un buen apo­yo en las igle­sias evan­gé­li­cas y gra­cias a ellas ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos”. Ade­más, ase­gu­ró que a pe­sar de ser ca­tó­li­co es­pe­ra que es­te sec­tor “em­pie­ce a ha­cer po­lí­ti­ca por­que tie­ne la gen­te y las bue­nas in­ten­cio­nes”.

En es­te as­pec­to, La­je se di­fe­ren­cia: “Pa­ra mí es im­por­tan­te dar un dis­cur­so se­cu­lar. La nue­va de­re­cha no es por de­fi­ni­ción cris­tia­na aun­que sí hay una ba­se cris­tia­na im­por­tan­te. La de­re­cha de­be ser abier­ta a cual­quier ti­po de cre­do e in­clu­so al no cre­do. Es un sis­te­ma de ideas que de­bie­ra po­der ser ra­cio­nal­men­te acep­ta­do por cual­quier hom­bre o mu­jer que ame la li­ber­tad”, di­ce.

Sin em­bar­go, es­ta ex­pre­sión de de­seo del es­cri­tor es­tá le­jos de ver­se en la prác­ti­ca. De he­cho, los re­fe­ren­tes pú­bli­cos cer­ca­nos a es­te sec­tor es­tán ca­da vez más re­li­gio­sos. Sin ir más le­jos, el dipu­tado Ol­me­do, que as­pi­ra a ser el Bol­so­na­ro crio­llo, se bau­ti­zó en el evan­ge­lis­mo en ma­yo del 2017 y el pri­mer fren­te po­lí­ti­co que co­mien­za a or­ga­ni­zar­se en el país, el Fren­te Fe­de­ral Fa­mi­lia y Vi­da (ver re­cua­dro), tie­ne una fuer­te pre­sen­cia re­li­gio­sa. ENEMI­GOS. Los re­fe­ren­tes de es­te

“NO DE­BE­RÁ EX­TRA­ÑAR­NOS QUE, EN AR­GEN­TI­NA, VA­YAN A SUR­GIR NUE­VOS LI­DE­RAZ­GOS CO­MO EL DE BOL­SO­NA­RO”, ASE­GU­RA LA­JE.

es­pa­cio ase­gu­ran que sus ideas son con­tra­rias al “es­ta­blish­ment” y, so­bre to­do, cues­tio­nan a la cor­po­ra­ción me­diá­ti­ca y se de­fi­nen a sí mis­mos co­mo “out­si­ders” del sis­te­ma. “Quien ha­bla hoy contra el es­ta­blish­ment no es He­bert Mar­cu­se, el ideó­lo­go de la nue­va iz­quier­da, sino Do­nald Trump y eso só­lo se pue­de dar en un con­tex­to en el cual la iz­quier­da per­dió el mo­no­po­lio de la re­bel­día. A es­to se le su­ma que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­blan más o me­nos igual, tie­ne una mirada si­mi­lar so­bre el fe­mi­nis­mo y los gru­pos LGTB y to­das las uni­ver­si­da­des usan los mis­mos tér­mi­nos sin po­ner en du­da los nue­vos dog­mas pro­gre­sis­tas”, in­sis­te La­je.

Már­quez opi­na en la mis­ma lí­nea y es fe­roz con las uni­ver­si­da­des, a las que de­fi­ne co­mo “fá­bri­cas de pro- gres”. “Lue­go esos jóvenes son pe­rio­dis­tas, po­lí­ti­cos, tie­nen ca­na­les en YouTu­be o dan cla­se. Es de­cir, ter­mi­nan sien­do los in­flu­yen­tes en sus círcu­los”, agre­ga pa­ra ex­pli­car por qué las re­des so­cia­les se con­vir­tie­ron en su es­pa­cio pre­di­lec­to.

Con La­je y Már­quez co­mo in­te­lec­tua­les favoritos, ya hay po­lí­ti­cos dis­pues­tos a ga­nar al elec­to­ra­do que mi­ró las elec­cio­nes bra­si­le­ñas con asom­bro. “No de­be­rá ex­tra­ñar­nos que en Ar­gen­ti­na tam­bién va­yan a sur­gir nue­vos li­de­raz­gos que in­ten­ten se­guir el en­vión de es­te mo­vi­mien­to pen­du­lar que se vio con Bol­so­na­ro. Ol­me­do es un ejem­plo que hoy te­ne­mos a la mano. Creo que sor­pren­de­rá a mu­chos si lo­gra con­so­li­dar un es­pa­cio po­lí­ti­co na­cio­nal de de­re­cha, y meter gen­te en el Con­gre­so pa­ra re­pre­sen­tar a una ma­sa im­por­tan­te de ciu­da­da­nos que hoy no es­tán re­pre­sen­ta­dos”, con­clu­ye La­je.

Es­te gru­po es­tá con­ven­ci­do de que el ca­mino de la in­co­rrec­ción es el co­rrec­to y ca­da vez tie­nen más ad­he­ren­tes. Un dis­cur­so que has­ta ha­ce muy po­co era mar­gi­nal y pa­re­cía ha­ber si­do su­pe­ra­do por la am­plia­ción de de­re­chos y la to­le­ran­cia, vol­vió a la es­ce­na pú­bli­ca ab­so­lu­ta­men­te re­cru­de­ci­do.

Por es­tos días, los ana­lis­tas de­jan de ver a Fein­mann, Mi­lei, Cut­za­ri­da y Ol­me­do co­mo per­so­na­jes pin­to­res­cos y divertidos pa­ra el show te­le­vi­si­vo y em­pie­zan a ob­ser­var­los con es­pe­cial aten­ción. En de­fi­ni­ti­va, Bol­so­na­ro tam­bién cons­tru­yó su me­teó­ri­ca cam­pa­ña pre­si­den­cial a ba­se de co­men­ta­rios mi­só­gi­nos, ho­mo­fó­bi­cos y ra­cis­tas.

FO­TOS:

DE BA­JA. La Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca or­ga­ni­zó una jor­na­da contra la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” pe­ro se can­ce­ló por la pre­sión de los alum­nos.

FE­MI­NIS­TA. Barrancos sos­tie­ne que es­tos gru­pos es­tán “ho­rro­ri­za­dos” por la ho­mo­se­xua­li­dad y el les­bia­nis­mo.

ALIA­DOS. Los "bol­so­na­ros" mar­cha­ron jun­to a las igle­sias evan­gé­li­cas, el do­min­go 28, contra la edu­ca­ción se­xual in­te­gral.

AN­TES Y DES­PUÉS. Los gru­pos “bol­so­na­ris­tas” se hi­cie­ron fuer­tes tras ha­ber lo­gra­do que no se san­cio­na­ra la ley del abor­to.

AD­HE­SIO­NES. El Fren­te Fe­de­ral Fa­mi­lia y Vi­da fue ce­le­bra­do por el mé­di­co Abel Al­bino y por la ex le­gis­la­do­ra Cynt­hia Hot­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.