Ma­cri no se da por ven­ci­do

Noticias - - TEESSIISS -

Con es­toi­cis­mo, ya que a di­fe­ren­cia de cier­tos otros po­lí­ti­cos nun­ca ha brin­da­do la im­pre­sión de que­rer ator­ni­llar­se al si­llón ri­va­da­viano, Mau­ri­cio Ma­cri di­ce es­tar “lis­to pa­ra con­ti­nuar” ocu­pán­do­lo si la gen­te cree que “es­te ca­mino del cam­bio” va­le la pe­na. Pue­de que ha­ya alu­di­do así a su even­tual re­elec­ción só­lo por­que te­me ver­se trans­for­ma­do pre­ma­tu­ra­men­te en un pa­to ren­go, pe­ro lo más pro­ba­ble es que se sien­ta ca­paz de cum­plir una au­tén­ti­ca ha­za­ña po­lí­ti­ca al triun­far en oc­tu­bre del año que vie­ne a pe­sar de ha­ber caí­do el país en una re­ce­sión bru­tal que se pro­lon­ga­rá por mu­chos me­ses más. Aun cuan­do só­lo sea cues­tión de una ilu­sión, el que Ma­cri fi­gu­re en­tre los fa­vo­ri­tos pa­ra ga­nar, con ba­lo­ta­je o sin uno, es de por sí un da­to muy sig­ni­fi­can­te.

Bien que mal, Ma­cri no es un lí­der ca­ris­má­ti­co del ti­po que pue­de ha­cer de una de­ba­cle una epo­pe­ya. Na­die lo ha acu­sa­do de ser un ora­dor fo­go­so ca­paz de en­tu­sias­mar a mul­ti­tu­des co­mo ha­cía Raúl Al­fon­sín en sus días de má­xi­mo es­plen­dor. Quie­nes lo co­no­cen per­so­nal­men­te, di­cen que es un hom­bre ama­ble, ca­ba­lle­res­co y leal, pe­ro los de­más lo en­cuen­tran un tan­to frío, co­mo si siem­pre pre­fi­rie­ra es­tar en otro lu­gar.

Es por ta­les mo­ti­vos por los que quie­nes pro­cu­ran va­ti­ci­nar có­mo evo­lu­cio­na­rá la po­lí­ti­ca na­cio­nal en los me­ses que nos se­pa­ran de las pró­xi­mas elec­cio­nes sue­len atri­buir el pro­ta­go­nis­mo de Ma­cri a las de­fi­cien­cias de sus pre­sun­tos ri­va­les. Ha­blan de la frag­men­ta­ción del po­li­fa­cé­ti­co mo­vi­mien­to pe­ro­nis­ta, lo po­co con­fia­bles que son al­gu­nos as­pi­ran­tes a li­de­rar­lo, las ex­tra­va­gan­cias de Cris­ti­na y sus alia­dos, la co­rrup­ción en es­ca­la in­dus­trial que era la mar­ca de fá­bri­ca del go­bierno an­te­rior, el pe­li­gro de que si ella re­gre­sa a la Ca­sa Ro­sa­da la Ar­gen­ti­na su­fra una ca­tás­tro­fe equi­pa­ra­ble con la que ha con­ver­ti­do a Ve­ne­zue­la en un país de fa­mé­li­cos re­gi­do por ban­das de­lic­ti­vas. Di­cho

de otro mo­do, en bue­na par­te del país es­tá for­mán­do­se el con­sen­so –du­bi­ta­ti­vo, pe­ro muy di­fun­di­do–, de que en vis­ta de las al­ter­na­ti­vas Ma­cri es el mal me­nor, que, por an­ti­pá­ti­co que sea, “el rum­bo” que ha to­ma­do es, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el úni­co que po­dría lle­var el país a un des­tino me­jor.

Pa­ra los más exi­gen­tes, pen­sar así es pro­pio de me­dio­cres, pe­ro aca­so con­ven­dría re­pe­tir la fra­se de Vol­tai­re se­gún la cual “lo per­fec­to es enemi­go de lo bueno”. Una y otra vez la Ar­gen­ti­na se ha de­ja­do ten­tar por po­lí­ti­cos que se mo­fa­ban de las “or­to­do­xias” que tan­tos be­ne­fi­cios ha­bían pro­du­ci­do en otras la­ti­tu­des, dan­do a en­ten­der que un país tan pri­vi­le­gia­do po­dría dar­se el lujo de em­pren­der ca­mi­nos no ap­tos pa­ra pu­si­lá­ni­mes. Pa­re­ce­ría que el grue­so de la cla­se me­dia, in­clu­yen­do a mu­chos que se vie­ron de­pau­pe­ra­dos en dé­ca­das re­cien­tes pe­ro que así y to­do se afe­rran a los va­lo­res “bur­gue­ses” que los pro­gres pro­pen­den a des­pre­ciar, ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que lo que el país pre­ci­sa no es “más ima­gi­na­ción”, co­mo pi­den los abu­rri­dos por la mo­de­ra­ción reivin­di­ca­da por Cam­bie­mos, sino más so­brie­dad, rea­lis­mo y sen­ti­do co­mún.

Al­gu­nos ma­cris­tas in­sis­ten en que lo que el país es­tá ex­pe­ri­men­tan­do es una “re­vo­lu­ción cul­tu­ral”, pe­ro tal vez se­ría más apro­pia­do ca­li­fi­car de “con­tra­rre­vo­lu­ción” lo que es­tá ocu­rrien­do por de­ba­jo de la su­per­fi­cie. Son ca­da vez más los cons­cien­tes de que la lar­guí­si­ma cri­sis ar­gen­ti­na em­pe­zó en la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do cuan­do de­ma­sia­dos in­te­gran­tes de la cla­se di­ri­gen­te se de­ja­ron se­du­cir por dis­tin­tas va­rian­tes del fa­ci­lis­mo vo­lun­ta­ris­ta.

Tal ac­ti­tud se vio es­ti­mu­la­da por la con­vic­ción pa­trió­ti­ca de que, por ser un país ri­co –du­ran­te mu­chos años es­ta idea tan de­bi­li­tan­te sir­vió co­mo una se­ña de iden­ti­dad–, la Ar­gen­ti­na no ten­dría que preo­cu­par­se por te­mas mi­se­ra­bles co­mo la pro­duc­ti­vi­dad y el aho­rro, ya que lo úni­co que real­men­te im­por­ta­ba era el re­par­to de lo ya exis­ten­te. El re­sul­ta­do fue que, año tras año, la so­cie­dad se fa­go­ci­ta­ba a sí mis­ma has­ta que­dar ca­si va­cía.

En la ac­tua­li­dad, el pre­ca­rio “mo­de­lo” so­cio­eco­nó­mi­co vi­gen­te de­pen­de del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Si por al­gu­na ra­zón Ch­ris­ti­ne La­gar­de y sus téc­ni­cos, que por for­tu­na cuen­tan con el res­pal­do fuer­te de Do­nald Trump, de­ci­die­ran que se­ría inú­til se­guir apo­yán­do­lo, se cae­ría en pe­da­zos, con con­se­cuen­cias sin du­da te­rri­bles pa­ra la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes del país.

Pue­de ar­güir­se, co­mo ha­cen los crí­ti­cos de la ges­tión de Ma­cri, que an­te la co­rri­da cam­bia­ria de abril, cuan­do el pe­so se achi­có de gol­pe y, por enési­ma vez, la in­fla­ción em­pren­dió vue­lo ha­cia la es­tra­tós­fe­ra, el Go­bierno pu­do ha­ber reac­cio­na­do de otra ma­ne­ra, pe­ro a es­ta al­tu­ra las op­cio­nes que se­gún ellos aún exis­tían son de in­te­rés me­ra­men­te aca­dé­mi­co. Nos gus­te o no nos gus­te, has­ta que por fin las fi­nan­zas na­cio­na­les es­tén en or­den, el Go­bierno no po­drá co­rrer el ries­go que le su­pon­dría desoír los con­se­jos –me­jor di­cho, ór­de­nes–, de los en­car­ga­dos de ve­lar por la sa­lud del sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial.

Lo en­tien­den no só­lo los pe­ro­nis­tas “ra­cio­na­les” que va­ci­lan en­tre apro­ve­char una opor­tu­ni­dad aca­so irre­pe­ti­ble pa­ra des­ha­cer­se de Ma­cri y ayu­dar­lo pa­ra que quien lo re­em­pla­ce no he­re­de una si­tua­ción in­fer­nal que se­ría to­da­vía peor que la de fi­nes de 2001, sino tam­bién los or­gu­llo­sa­men­te irra­cio­na­les a quie­nes les en­can­tan los fra­ca­sos co­lec­ti­vos que, en es­te ca­so co­mo en otros, atri­bui­rían al “neo­li­be­ra­lis­mo”, el “im­pe­ria­lis­mo”, la “oli­gar­quía” y va­ya a sa­ber qué más. Así pues, en las elec­cio­nes que po­co a po­co se acer­can, a los vo­tan­tes les to­ca­rá ele­gir en­tre una ver­sión pe­ro­nis­ta de la ges­tión ma­cris­ta que se­ría más o me­nos la mis­ma, y una nue­va fies­ta nac&pop que a lo su­mo du­ra­ría un par de me­ses.

Se­ría por lo tan­to com­pren­si­ble que bue­na par­te de la ciu­da­da­nía op­ta­ra por per­mi­tir que Ma­cri si­guie­ra al man­do; en­ten­de­ría que, pa­se lo que pa­sa­re, no ha­brá na­da cla­ra­men­te me­jor pa­ra el país que con­ti­nuar con el ajus­te que se pu­so en mar­cha al dar­se cuen­ta el in­ge­nie­ro de que el “gra­dua­lis­mo” se ha­bía ago­ta­do.

Da­das las cir­cuns­tan­cias in­ter­na­cio­na­les, es pa­ra­dó­ji­co que ha­ya mo­ti­vos pa­ra pen­sar que, lue­go de mu­chas dé­ca­das de ex­cen­tri­ci­dad au­to­des­truc­ti­va, la Ar­gen­ti­na fi­nal­men­te ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que, por des­gra­cia, el cen­tris­mo mo­de­ra­do re­pre­sen­ta­do por Ma­cri y sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.